Resultados de la búsqueda para: lentitud

Elogio de la lentitud

 

 

 

 

 

 

 

Hace mucho que quería leer Elogio de la lentitud, de Carl Honoré. Por fin he conseguido colarlo entre mi enorme lista de lecturas pendientes. Lo cierto es que se lee muy fácilmente, es un texto típico de periodista y se basa mucho en testimonios de personas "corrientes", técnica narrativa que a mi no me entusiasma. Pero, por otro lado, pone en palabras algo que yo ya hacía tiempo que sentía como una necesidad: dejar de correr de aquí para allá como un pollo decapitado (perdonad que use esta metáfora extraida del propio libro, pero me ha parecido tan ilustrativa: correr sin saber hacia dónde ni por qué).

Lo que más me ha sorprendido es que esta necesidad de frenar, esa aplicación del dicho popular (o si no es popular, al menos lo decía mi abuela) "vísteme despacio que tengo prisa", no solo es compartida por más gente sino que ha dado lugar a todo un movimiento con diferentes vertientes. Así, podemos encontrar Slow Food, una organización nacida en Bra (Italia) que defiende una vida sin prisas, comenzando por la mesa. Esto incluye dar la debida importancia al placer, al ritmo de las estaciones, a la relación social alrededor de la mesa, a la gastronomía tradicional, a la biodiversidad agroalimentaria…

Inspirada en Slow Food, ha surgido Slow Cities, una agrupación de pueblos y ciudades con el compromiso de incrementar la calidad de vida de sus ciudadanos a través de políticas de infraestructuras respetuosas con las características de la localidad y que promueven la sociabilidad, los negocios artesanales y el respeto por el medio natural.

Alimentado por la energía de estas asociaciones, se ha estructurado todo un movimiento mundial, llamado movimiento slow cuya filosofía comparto en buena parte. No se si he entendido la necesidad de agruparse en un movimiento organizado pero, sin lugar a dudas, me parece muy necesario reducir el ritmo de vida vertiginoso que llevamos y llegar a cierta calma, que nos permita reflexionar acerca de quienes somos, qué queremos y hacia dónde vamos. Y, sobre todo, disfrutar de los placeres de la vida saboréandolos y no solamente engullendo productos y servicios de consumo.

Esto me parece particularmente importante en el caso de los niños: muchos de ellos, agobiados por horarios escolares maratonianos, mil extraescolares y actividades de todo tipo, pasan de puntillas por su niñez sin tiempo para la imaginación, la creatividad o el simple aburrimiento (¡tan necesario!). Suscribo en especial la cita de Platón que Carl Honoré usa en su décimos capítulo ("Los hijos: la educación de niños pausados"):

"La clase de educación más eficaz es que el niño juegue entre cosas bellas".

 

Si os apetece saber más, podéis adquirir aquí Elogio de la lentitud.

 

Lo que admiro de los gatos

quote kireei 3

 

Por supuesto lo que voy a decir es fácil para los gatos porque solo tienen que seguir su instinto natural pero a mi me sirve en este post para reflexionar un poco sobre nuestro comportamiento, que es lo que me gusta hacer en los post de domingo. Nuestra manera de estar en el mundo, nuestro mindset, nuestros desajustes.

A lo que iba. Lo que admiro de los gatos es…

Su capacidad para buscar compañía cuando la necesitan y estar solos también cuando lo necesitan. Los gatos se autoregulan su necesidad de socialización.

Su actitud zen ante la vida. Un gato puede pasar horas contemplando la vida pasar. Son expertos en el aquí y ahora.

Su curiosidad.

Su lentitud a la hora de aclimatarse a los cambios. Uno de mis gatos se ha tomado un año para salir a la calle mientras que otros han salido desde el primer día. La gata es muy sensible a los cambios. Se toma su tiempo, sin prisa.

La manera como se cuidan unos a otros. Pocas cosas hay más tiernas que ver a un gato lamerle la cabeza a otro, los ojos, las orejas y la manera cómo se cuidan a sí mismos, podrían pasarse horas lamiéndose hasta dejarse completamente limpios.

Su elegancia.

Su ronroneo, la prueba indiscutible de que en ese momento están a gusto.

Su capacidad para hacer payasadas o hacer el ridículo sin que por ello pierdan su estatus de divos.

La manera cómo buscan su máximo confort, el rincón de la casa con rayito de sol, la cómoda (para ellos) caja de cartón, la pila de ropa recién planchada.

Y muchas cosas más.

Como decía al principio para los gatos todo esto les resulta fácil, solo siguen su instinto. Quizás sea ese nuestro problema, que hemos perdido tanto nuestros instintos naturales que no somos capaces de vivir una vida más alineada con nuestra esencia, hasta el punto de no saber ni siquiera cual es.

Los gatos, o en realidad cualquier animal, lo saben bien.

 

Talleres de bordado de Miga de pan

 

Tatu Carreta-left side-4

Miga de pan es una de las artesanas del bordado y del ganchillo con un mayor prestigio en nuestro entorno. Os hemos hablado de ella varias veces y también la tuvimos en una de nuestras revistas. Realizó para nosotros un caracol y una tortuga para nuestra edición sobre la lentitud, que guardamos como un tesoro. 

Adriana vive en Argentina pero pronto estará dando talleres de bordados en 7 ciudades españolas, no os podéis perder esta gran oportunidad. Seguid este enlace a The hobby maker para realizar vuestra inscripción, las plazas son limitadas.

Gatita en el jardin-3

Estos son los locales donde estará presente, muchos de ellos son punto de venta de Kireei magazine.

Madrid: del viernes 30 de Mayo al Domingo 1 de Junio en Contigo… alla fine del mondo. más info aquí

Sevilla: martes 3 y miércoles 4 de Junio en Devanalana. más info aquí

Málaga: del viernes 6 al domingo 8 de junio en Fabric Taller. más info aquí

Bilbao: martes 10 y miércoles 11 de junio en Trikotoki. más info aquí

Barcelona: del viernes 13 al domingo 15 de junio en Duduá. más info aquí.

Palma de Mallorca: del viernes 20 al domingo 22 de junio en OpenStudio79. más info aquí

Valencia: martes 24 y miércoles 25 de junio en Mikita Lapena. más info aquí:

La Coruña: martes 1 y miércoles 2 de julio en MAOE Studio&shop. más info aquí

Lion mask-6

 

 

Ciudades para niños, ciudades para todos

18-2-2013 8.2.31 1

 Foto de Sol Z.B.

“Recuerda cuando los niños jugaban en las calles? ¿Y cuando salían de casa cada mañana con su cartera y emprendían el camino al colegio? Hace unos años era una práctica normal, cotidiana y saludable que se ha ido perdiendo, sobre todo en las grandes ciudades, donde se ha sustituido por otra estampa: la de miles de coches tomando las calles, en doble o triple fila a la puerta de los colegios, con niños que entran y salen presurosos. Unos niños cada vez más sedentarios y menos autónomos y unas calles cada vez más atestadas de coches y contaminación. En los años 70, el 80% de los niños europeos de 7 y 8 años acudían solos al colegio. Veinte años después lo hacía el 9%, según el estudio sobre movilidad infantil de Hillman, Adams y Whitelegg. La Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, dice: “El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal”. ¿Hasta qué punto les estamos hurtando estos derechos cuando dejamos que las calles sean territorio casi exclusivo de los coches?”

“Los niños quieren recuperar la calle”. Tráfico y Seguridad Vial, nº 198, 2009.

 

ed244fca63b14a76820da0bd7f564f7e

En referencia a este problema escribí este fragmento del artículo “El tiempo o la vida” que aparece en el número 3 de Kireei magazine, dedicado a la lentitud: 

“Presionamos tanto a nuestros hijos que no les dejamos elegir su camino”, afirma Carl Honoré. El autor de “Bajo presión” afirma en este libro que los adultos hemos secuestrado la niñez y aplicamos la cultura del perfeccionismo consumista a toda nuestra vida, incluídos nuestros hijos. Honoré reclama una relajación en la planificación de la agenda del niño, más espacio para las emociones y tiempo para jugar. También es interesante la crítica que hace a la cautividad a la que es sometida la infancia, “de casa al cole atada en el coche” y siempre supervisada por los adultos. Esta observación entronca con el proyecto “Ciudad de los Niños” del pedagogo Francesco Tonucci, una propuesta que nace en 1991 en Fano (Italia) y que pretende tomar a los niños como parámetro y garantía de las necesidades de todos los ciudadanos en el gobierno de una ciudad. Se trata de construir una ciudad diversa y mejor para todos, en la que los niños puedan vivir de manera más autónoma y participativa. El eje central de todo el proyecto es la autonomía infantil: “Desde el inicio el proyecto ha asumido como uno de sus objetivos principales el hacer posible que los niños puedan salir de casa sin ser acompañados, para poder encontrarse con sus amigos y jugar en los espacios públicos de su ciudad: desde el patio de casa, a la acera, de la plaza al jardín. La necesidad de tener siempre el control directo de los adultos, impide a los niños vivir experiencias fundamentales, como explorar, descubrir, la aventura, la sorpresa, superando progresivamente los riesgos necesarios. La imposibilidad de probar estas emociones y de construir estos conocimientos, crea graves lagunas en la construcción de una personalidad adulta, en las reglas de comportamiento, de conocimiento y de defensa.”

Una ciudad amigable para los niños es también una buena ciudad para el resto de ciudadanos. Caminos escolares, pacificación de centros urbanos, desplazamientos en bicicleta… todo ello va configurando poco a poco una ciudad diferente, más tranquila, más humana.

frato_11

 

Muchas ciudades españolas han iniciado en los últimos años algunos proyectos de pacificación de los centros urbanos. También han impulsado iniciativas como los caminos escolares, que van mucho más allá de facilitar el trayecto a la escuela de los niños. De hecho, contando con la complicidad de familias, escuelas, comerciantes, asociaciones y ayuntamiento, se consigue convertir estos humildes caminos escolares en herramientas de transformación de las ciudades. No solo se trata de calidad de vida de la infancia y derecho a la autonomía personal de los niños sino también de fomentar la cohesión social y construir entre todos un modelo de ciudad diferente, promoviendo cambios a nivel de tráfico y urbanismo pero también de costumbres, valores y actitudes. 

¿Conocéis de primera mano iniciativas de pacificación de nucleos urbanos, caminos escolares y ciudades amigables para los niños? ¡Compartid vuestra experiencia con un comentario! 

Frato-6

Algunas lecturas recomendadas:

La ciudad de los niños

Camino escolar y movilidad infantil sostenible.

El derecho de los niños y las niñas a la movilidad. Jugar i Jugar.

Camí escolar, espai amic. Ajuntament de Barcelona. (Enlace en castellano).  

 

vignetta_2

Todas las imágenes de Francesco Tonucci (Frato)

 

Miga de pan en Kireei magazine 3

07-Snail-for-Kireei-Magazine-01

Uno de los reportajes a los que más cariño le tengo de Kireei magazine 3 es el de Adriana Torres, Miga de pan. Adriana es una artista argentina que es, a nuestro parecer y al de medio mundo, una virtuosa del ganchillo. Su trabajo en esta minuciosa técnica no solo ocupa estantes en tiendas sino que también aparece en exposiciones y ferias internacionales. Sus diseños y su uso del color son totalmente reconocibles y ampliamente admirados. 

Cuando nos planteamos hacerle una entrevista para la revista quisimos ir más allá y le hicimos un encargo especial: dos muñecos exclusivos para el tema central del número 3, la lentitud, y aquí los veis, un lindo caracol y una preciosa tortuga, que además de aparecer en su entrevista, se convirtieron en dos motivos más de la portada de Lady Desidia. Seguid el enlace al blog de Adriana donde ella cuenta cómo vivió este reportaje. Gracias Adriana, por tus bonitas palabras. 

06-Turtle-for-Kireei-Magazine-04

 

01-work-in-progress-for-Kireei-Magazine

 

02-work-in-progress-for-Kireei-Magazine-04

 

05-work-in-progress-for-Kireei-Magazine-06

 

KIREEI-interview

 

KIREEI-cover-detail

Comer para vivir

Eok

 

El número 3 de Kireei magazine, dedicado a la lentitud, cuenta con un interesante artículo de Isabel Rodríguez sobre el acompañamiento en los comedores escolares. La escuela en la que trabaja Isabel tiene un extraordinario proyecto de comedor escolar que ya ha llamado la atención de algunos medios de comunicación y de otras escuelas. El comedor se convierte en un ambiente pedagógico más, en el que los educadores y acompañantes comen con los niños en un ambiente familiar. Tan familiar que el comedor también está abierto a las familias.

En este comedor los niños se sirven solos, no se obliga a comer ninguna cantidad, los utensilios son “de verdad” (nada de plástico), la comida es en su mayor parte ecológica y lo más natural y local posible, y su funcionamiento mantiene una total coherencia con el proyecto de la escuela, respetando los procesos madurativos de los niños y teniendo especial cuidado con los aspectos emocionales.

Os invitamos a conocer las reflexiones de Isabel no solamente a través del artículo de Kireei magazine 3 sino también en este apunte de su blog, Menjar per viure, en el que explica cómo el hecho de escribir el artículo le dió la oportunidad de profundizar en este aspecto tan cotidiano de la escuela, en el que se pone en juego el vínculo del niño (con la comida, con los educadores, con la familia…). Y es que, como dice Isabel, el vínculo y las relaciones que el niño establece con su entorno son los elementos realmente importantes y esenciales del proceso educativo.

 

Cok

 

Ilustraciones realizadas para la revista por Susana del Baño