Archivo del Autor: Cristina Camarena

Alexander Girard

Alexander Girard nació en Estados Unidos a principios de siglo XX y es famoso por su contribución al diseño en la industria textil americana. Su marca de la casa son los diseños coloridos y estampados geométricos, tan de moda ahora. Mirad, ¿no os parece algo totalmente actual? Se percibe perfectamente aquí la fuente de la que han bebido muchos diseñadores posteriores.

 

 

 

 

Me gusta esta cita suya "los juguetes son un microcosmos del mundo y los sueños del hombre; exhiben fantasía, imaginación, humor y amor. Son una valiosa muestra de la expresión de la imaginación del hombre".

 

Lo primero que vi de Girard fue este belén tan bello, y por eso, en estas fechas me he acordado de él y he pensado que os podría gustar conocerlo.

 

 

A través de la web house industries se pueden comprar algunos de sus productos, como puzzles, muñecos de madera, el belén, y juegos de memoria con sus diseños tan reconocibles.

 

 

 

 

Me encantan la calidez, alegría y sencillez de los diseños de Girard.

 

De revista a árbol de Navidad

 

 

 

 

Este debe ser el proyecto más sencillo de todos los que os hemos mostrado desde los inicios. Es de leemills y solo necesitáis una revista y vuestras manos. Los que nos seguís habitualmente sabréis que nos gusta enseñaros ideas para reciclar revistas, ¿verdad?. Pues aquí tenéis otra. Solo son tres pliegues por página: se empieza cogiendo la esquina derecha de la página y plegándola hacia el centro para formar un triángulo, después se vuelve a doblar ese triángulo de la misma manera, hacia el centro, y se acaba metiendo hacia dentro el trozo de papel que sobra abajo, seguid el enlace para ver las fotos explicativas.

Cuando pienso que ya no se le puede sacar más de sí a una revista aparece otra idea, incluso más original, espectacular y divertida. Lo vi tan fácil e inmediato que antes de publicar esta entrada me decidí a probar. ¡Mirad! No tardé ni media hora.

 

 

Pienso que los niños pueden disfrutar mucho haciendo este original árbol de Navidad reciclado.

 

Mis primeros softies

Uno de los propósitos para este nuevo curso que ya os comenté aquí era comprarme una máquina de coser y empezar a hacer mis primeros pinitos en el arte de la costura. La máquina aún no me la he comprado, a ver si me la traen los reyes, pero los pinitos ya han empezado, a mano, en forma de softies con viejas camisetas o sueters a los que ya no les daba uso.

Este buho tan colorido fue el primero que cosí y más simple no puede ser. ¡No me iba a complicar la vida justo en el estreno!. Para las que también queréis lanzaros a la piscina os diré que con saber hacer un pespunte ya podéis intentarlo. Este tipo de muñeco se realiza cortando dos piezas de tela con la forma deseada, uniéndolas del revés, dejando una pequeña abertura al final para rellenarlo (habiéndole dado la vuelta, claro está) y rematando ese corte al final. Los ojos, pico y patas los hice pegando el fieltro con pegamento para tela.

Para cortar el patrón os recomiendo dibujarlo primero en una hoja de papel o cartón, recortarla, situarla sobre la tela para, a continuación, dibujar el contorno sobre la tela. Tened en cuenta que el muñeco os saldrá un dedo más pequeño al realizar el pespunte por todo su contorno.

 

 

 

Me hizo mucha ilusión verlo acabado y pensar: "lo he hecho yo". Puede parecer una bobada pero fue una sensación muy agradable.

El segundo fue este elefante de orejas redondeadas, que parece una E acostada. Aquí hice un poco de trampa, pues una vez embastado se lo bajé a mi vecina para que le pasará el repunte con la máquina, como podéis apreciar en las orejas. Lo que me hubiera costado un par de horas, de esta manera fueron 10 minutos. Este lo hice para mi sobrina Julia, en su 12 cumpleaños, con una tela de una camiseta suya que había retirado. Fué una sorpresita para ella.

 

 

Y aquí mi tercera y, de momento, última "obra de arte", una casa-softie-cojín hecha también con diversas camisetas y sueters. Este aún es más fácil porque lo cosí del derecho, con una puntada de bordado. Más fácil pero mucho más elaborado, tiene más piezas que unir, y las ventanas y la puerta llevan un pequeño bordado en cadeneta. Le puse hasta una etiqueta.

 

                     

 

 Ya estoy pensando en el próximo. ¿Qué?, ¿os animáis? Os lo recomiendo, veréis como os engancháis. A mi me inspiraron los de Meisi, espero que estos también os hagan picar y que siga la cadena.

 

 

Algunas cosas bellas… para niños

  

Zapatitos de bebé de Maïta.

 

 Ratoncitos guardadientes de Confetti. Gracias, Angie!

 

 

             

 

Musis de Mar de color.

 

 

Patucos de ganchillo de Altra Vegada.

 

 

Tutorial para hacer una oveja Shaun de Craft Passion.

 

  

Gingerbread houses

Gingerbread es un dulce hecho con gengibre y azúcar y es la base para las navideñas gingerbread houses, casitas hechas con esta galleta y una variedad de coberturas y golosinas. Se basan en el cuento de Hansel y Grettel, seguro que habéis visto por la red, las hay espectaculares, casi como castillos. Pero yo he querido buscar alguna diferente y por suerte me he topado con las de neviepiecakes, mirad que preciosidad y que arte. Estas yo no me las podría comer.

Natasha, su autora, llama a este encanto de casa, eco-chic gingerbread house. Está cubierta con fondant y pintada con colorantes alimentarios. Fijaos en los detalles: molinillo de viento en el tejado, nido de pájaro en la fachada, la cola de un gatito entrando por la puerta (me he quedado sin habla con ese detalle), la bicicleta, la mesa y silla, el buzón para las cartas… Yo quiero una casa así, ¡pero para vivir!

 

 

 

La siguiente también es suya y es una casita para pájaros, más modesta en estructura que la anterior pero ¿no os parece maravillosa? Las dos las realizó Natasha para una exhibición de gingerbread houses en Brighton. ¡Menuda artista!

 

 

 

Y, para acabar, una idea para principiantes, por si os apetece hacer algo de este estilo y no sabéis por dónde empezar. Estas las he visto en craftstylish y se hacen con galletas, nata, y algunas golosinas, seguid el enlace para ver el tutorial completo. 

 

 

 

 

Medusas

Para alejarme un poco de lo cotidiano, hoy me he ido a relajarme al fondo marino que tanto me fascina e inspira. Estas increibles fotos de medusas son de Guido Mocafico, Suiza (1962), un fotógrafo que trabaja para revistas como Paris Vogue o The Face . Si queréis profundizar (nunca mejor dicho) más en su obra, aquí podéis ver su portafolio del que destacaría sus serpientes, arañas y naturalezas muertas.