Archivo del Autor: Cristina Camarena

Enmarcar telas

>

¿Tenéis un Ikea a mano? Si es así podréis acceder a su estupenda colección de telas, bonitas y con un precio más que razonable. Fijaos en el uso que le ha dado Naptimejournal a estas coloridas telas de la más reciente colección. ¡Y más sencillo no puede ser! Sólo hay que recortar la tela al tamaño del marco seleccionado y montar el cuadro. De hecho ni siquiera las pega, permitiendo así cambiarlas cuando se canse de ellas o encuentre una tela que le guste más.

 

 

 

Una simpática composición de seis cuadros. Encuentro también genial la idea de exhibirlas en la cocina, un lugar donde casi nunca entran elementos decorativos hechos a mano.

 

Si no queréis poner la tela tras un cristal sinó a modo de lienzo, en Ikea también tienen unos marcos tensores específicos para eso.

 

Utensilios de cocina esenciales

>

¿Qué hace falta para cocinar? Aunque en realidad bien poco, he de confesar que me pierden los cacharros de cocina. Si tuviera cerca de casa una buena tienda de utensilios, menaje, cazuelas, cuchillos, etc., estaría completamente arruinada. Por suerte, no la hay (de las buenas), y además vence el sentido común y el bolsillo, porque en Internet y en las ciudades grandes sí que existen. Pero, en el fondo, hasta ahora estaba convencida de que no hacía falta tanta parafernalia.


¿Cuáles son vuestros 10 utensilios esenciales en la cocina?

He preguntado a cinco propietarios de fantásticos blogs de cocina reseñados ya en kireei: La cuina vermella, El delantal verde, ¿Te quedas a cenar? , My little things, Ondakin y estas han sido sus respuestas:

Todos coinciden en estos cinco básicos

Cucharas de palo
Tabla de cortar
Buenos cuchillos

Ollas y sartenes.¿Te quedas a cenar? me comentaba que si son de varios tamaños mejor. Como bien dice, inexplicablemente hay casas que sólo tienen una cazuela.

Y a partir de aquí, curiosamente, ya hay pocas coincidencias, hecho que viene a demostrar que estaba equivocada, que para cocinar sí que hacen falta bastantes cosas. En fin, tendré que martirizarme y adquirir más cachivaches.

*Además de los comentados, ¿Te quedas a cenar? me daba estos esenciales:

- Trapos (muchos trapos, me gustan más los de tela que los de papel).
- Delantal, MUY amplio, donde quepa yo, vaya.
- Mortero y maza; sólidos, buenos.
- Un calentador de agua (kettle).
- Muchos tupper de variados tamaños.
- Personalmente se me hace muy duro vivir sin horno (por el pan). Curiosamente, es lo único que necesito de verdad para hacer pan.

Comentaba, además, que la cuchara de madera sólo puede ser de boj porque las otras le dan dentera. Aunque últimamente le ha cogido gustillo a una espátula de Ittala de esas de silicona que aguanta sopotocientos grados.

Esta fue su conclusión: “Es curioso, nunca había pensado qué 10 cosas diría si me hicieran esa pregunta. Posiblemente, si me lo preguntas mañana, ¡te diría otros 10 diferentes!”, volviendo a redundar en la cantidad de esenciales que puede llegar a haber.

Aquí, una foto de su "kettle", algo viejita por los miles de litros de agua que ha calentado, pero aún en uso.

 

 

*My little things, recien venía de hacer el daring baker y tenía el tema fresquito. Aparte de los básicos, añadía lo siguiente:

- Lengua de gato, va fantástico no desperdicias nada de nada.
- El minipimer, por suerte o desgracia no tengo la kitchen aid, pero te aseguro que va fantastico, son de los que llevan varios utensilios, como barillas, picadora…
- Báscula.
- Un pincho para controlar que no este crudo.
- Papel sulforizado, o sea el vegetal para hornear.
- Bols para batir.
- Vasito medidor de líquidos.

 

            Foto de la tarta Dobos del daring baker.

 


*Delantal verde prefería:
- colador
- una boca sana y dientes fuertes (al respecto te mando un chiste gráfico estupendo para la ocasión)
Y, poco a poco, voy descubriendo las ventajas de algunos útiles eléctricos:
- batidora
- picadora
- licuadora

 

 

Me recomendó un blog llamado "cocina desenchufada", donde el autor defiende una cocina más artesanal, libre de robots y máquinas eléctricas y me envió este chiste que reza: “mi utensilio de cocina favorito siempre será el anticuado tenedor moviéndose automáticamente hacia mi boca”.

 

 


*La cuina vermella opina que:

- Una radio: sí, ya sabemos que no es un utensilio ¡pero nosotros mientras cocinamos necesitamos música!
- Báscula para pesar bien los ingredientes.
- Batidora eléctrica (en esto coinciden con Delantal verde). 
- Moldes de pastelería.
- Unas buenas manoplas para sacar los alimentos calientes del horno.

 

Y aquí la incomparable Radio Vermella, conocida por sus dulces melodías y exquisitas canciones, sazonado todo con el buen gusto de sus locutores.

 

 

Esta es la elección de Ondakin, directamente dió por sentado los cinco básicos:

- Batidora: sin ella estás muerto.
- Pasapurés: para triturar sin cambiar de color la comida, que es lo que hace la batidora.
- Chino: imprescindible para hacer salsas, sopas y cremas finas.
- Rodillo: para dar su merecido a cualquier masa.
- Varillas para batir: si tienes algún aparato eléctrico con ellas, mejor. Pero con las manuales ejercitas la muñeca, que es muy sano.
- Mortero: su presencia delata a un cocinero de verdad.
- Rallador: sigo buscando uno que no me llene de queso la cocina. Me encantaría probar éste, que es
eléctrico.
- Pelador: ahora mismo no tengo porque se me rompió, con lo que el 10% de las patatas, zanahorias y demás que pelo se va a la basura.
- Peso: aquí reivindico la tecnología punta. Los pesos digitales son infinitamente más precisos y cómodos, sobre todo los que tienen tara.
- Reloj de cocina: los dobles (que miden dos tiempos a la vez) son los mejores.

Además, hay un instrumento que no es esencial, pero que viene fenomenal para cortar verduras finitas: la mandolina. 

 

              Patatas envueltas de jamón y pimientos, de Ondakin.

 

Y para finalizar yo añadiría lo siguiente, teniendo en cuenta que coincido con los básicos: 


- El rallador microplane. Parece milagroso como ralla con esas diminutas cuchillas hiperafiladas. No sirve para todo, hay que tener otro pero es un invento estupendo.
- Una buena plancha para asar, de las amplias, para hacer enormes cantidades de verduras y pescado a la plancha. ¡Qué rico!
- Unas buenas tijeras de cocina: para lo que se resista al cuchillo. Ya se que todo se puede cortar con el cuchillo pero hay cosas que se cortan tan fácil con las tijeras. O será que mis cuchillos no son del todo buenos.- Bonitos platos y vasos. Si la ejecución es buena y la materia prima de calidad es una pena colocarlo todo sobre un atrezzo que desmerezca.
- Y, para acabar, una buena copa de vino. No siempre, pero en algunas ocasiones es la parte más divertido del proceso. Una copita de vino y alguna delicia para picar, no se puede pedir más.

 

 

 

Estas preciosidades las compré el otro día en un rastro. ¡Porcelana inglesa! Os sorprendería saber lo que me costó. A veces no hace falta gastar tanto para comprar algo bello.

 

Gracias chicos, ha sido divertido y gratificante contar con vosotros. Espero que sigáis comentándome vuestros hallazgos en materia de utensilios, ¡hasta conseguir mi ruina!

Y vosotros, ¿qué utensilio nunca falta en vuestra cocina?

 

Fieltro sobre bastidor de bordado

>

Soy una fan de los proyectos en fieltro. Tiene tantas posibilidades, ¡y la mayoría preciosas y sorprendentes! Como esta idea, vista en Checkout girl, el blog de Melissa Crowe, una artesana que realiza y vende estas composiciones en fieltro sobre bastidores de bordado. Me encanta la idea, es como dibujar sobre un lienzo. Y como también soy fan de los collages se me ocurre que también puede quedar bellísimo usando telas y otros materiales: botones, cintas…

Melissa utiliza una tela de lino de color neutro en la base y retales de fieltro para las composiciones. Si es para enmarcar el bastidor, al final corta la tela sobrante y pega las esquinas al bastidor con cola, pero este tipo de proyecto también lo usa para realizar otros elementos: saquitos, muñecas, cuadernos… Si os ha gustado, dadle un vistazo a su blog, vale la pena.

  

 

Un pedido por encargo para el aniversario de una pareja. 

 

Otro pedido por encargo realizado a partir de una foto de boda. 

 

 

 

 

Papel maché

>

El papel maché, paper maché o papier maché es una técnica que consiste en realizar esculturas con pasta de papel. Normalmente se usa papel de periódico (una buena manera de reciclarlo), por su porosidad y, o bien una mezcla de agua y harina, o bien agua y cola, siendo la más adecuada la de empapelar paredes. El papel se corta a tiras y se moja en la pasta hasta que esté bien empapado, a continuación se pega sobre la superficie en cuestión y se deja secar. El molde donde pegar el papel se puede preparar con alambres o con objetos tales como cilindros, cuencos, esferas, dependiendo de la forma que se quiera conseguir. Una vez bien seco sólo nos queda pintarlo. Veamos algunos ejemplos:

 

Una curiosa iniciativa de una artista que realiza estas divertidas familias por encargo. 

Visto en Middleburg.

 

O esta pareja de tortolitos de enormes ojos para colocar sobre una tarta nupcial 

Visto en Fishstikks

 

Alebrijes, una artesanía originaria de México, de vibrantes colores y caprichosas formas, normalmente representando animales imaginarios. ¡Gracias Claudia por compartirlo!

 

 

Las dos imagenes del photostream de Flavio Pastor.

 

           También de México las tradicionales calaveras.

Foto CC de Gruntzooki.

 

                             Un detalle para Halloween.

Visto en Countryliving.

 

                            Esta técnica es ideal para manualidades con niños. 

Visto en artprojectsforkids.

 

¿Habéis hecho alguna vez una escultura en papel maché?

 

 

 

Quiche de brócoli y champiñones

>

Si habéis hecho quiche alguna vez sabréis que es una receta relativamente sencilla y que da mucho juego, por sus posibles combinaciones, por representar un plato único y por poder comerse tanto en caliente como en frío. Las más conocidas son la quiche lorraine de origen francés, con jamón york o bacon, o la de puerros. Os voy a dar la receta de la que hice el otro día, con brócoli, zanahorias y champiñones. Probad con distintos ingredientes, tiene múltiples posibilidades, seguro que la incorporáis a vuestro recetario.

Algunas ideas: Con espárragos, cebolla caramelizada, calabacín, trozos de queso de rulo de cabra, espinacas, salmón ahumado, coles de bruselas, pollo, queso brie, boniato, tofu…

 

 

Ingredientes:

- Un rollo de pasta brisa.

- Media cebolla.

- Medio ramillete de brócoli.

- Una zanahoria grande o dos pequeñas.

- 125 grs de nata.

- 2 huevos.

- Queso emmental rallado (o el que más os guste)

- Una pizca de nuez moscada.

 

 

Proceso:

Precalentad el horno durante 10 minutos a 180 grados. Estirad la masa sobre una fuente de horno que vaya forrada con papel vegetal o untada de aceite y harina. Hay que pincharla un poco con el tenedor, cubrirla con papel de plata y poner algo que pese encima para que no hinche del todo. Mientras, picad las verduras y realizad un sofrito a fuego lento, añadiendo al final los champiñones. Con el agua que sueltan acabaran de cocerse las flores de brócoli y las zanahorias. Batid los huevos, y mezcladlos bien con la nata. Agregad el sofrito a esta mezcla y removed bien para que se incorporen los sabores. Añadid una pizca de nuez moscada.

Ya sólo nos queda retirar la bandeja del horno y verterlo todo por encima de la masa que ya estará precocida. Acabad poniendo queso por encima a vuestro gusto y metiéndolo en el horno durante 30 minutos a 180 grados.

 

Belula

>

Después del verano tenemos el placer de volver a nuestra sección de entrevistas con Belula, una artista que realiza preciosos muñecos, broches, collares y fundas para Ipod con el fieltro como material protagonista. Detrás de Belula está Vanessa Egido, soriana de nacimiento que vive en Zaragoza desde hace casi seis años. Licenciada en Bellas Artes en la universidad de Salamanca, y diseñadora gráfica de profesión.

 

 

¿Cómo empezaste a dedicarte a las creaciones en fieltro?

Siempre que podía, hacía bisutería en mis ratos libres, ya que siempre me han encantado las manualidades. Descubrí las posibilidades del fieltro cuando todavía estaba en la universidad… ¡y me enamoré de su textura, de su colorido, de su versatilidad!.
Hace 3 ó 4 años nació "belula", la marca que daría nombre comercial a mis creaciones. Principalmente hacía broches, collares, pendientes…, pero hace ahora más de año y medio, empecé a hacer mis pinitos con la Singer de mi abuela. Y poco a poco, a pedales, surgieron los pequeños "beluñecos", unos seres tiernos y entrañables, hechos con tela y fieltro, poniendo muchísimo cariño y mimando cada detalle en los acabados.

 

 

¿Cómo comercializas y promocionas tu trabajo?

Pues empecé a través del boca a boca, entre amigos y familiares, intentando sacar un dinerillo para un viaje que quería hacer, y poco a poco fuí descubriendo el mundo de los blogs e internet. Ahí voy colgando mis cositas y la gente me escribe al mail haciéndome encargos. Últimamente ando investigando ETSY, pero con el inglés se me está resistiendo un poco.


¿Qué dificultades encontráis tú y otros artesanos a la hora de desarrollar vuestra actividad?

La primera dificultad que encuentro es compaginarlo con el día a día, ya que es una actividad que empezó como un hobby (siempre me han gustado estas cosas), y poco a poco ha ido creciendo. Los últimos años se me ha ido un poco de las manos, ya que no es mi trabajo principal, y los horarios laborales no me dejan dedicarle todo el tiempo que yo quisiera…
Y la segunda dificultad es el espacio. Me gustaría tener un espacio en el que poder tener todos los materiales y poder desarrollar mis creaciones sin tener que invadir comedores, habitaciones…, a modo de taller!. Y puestos a pedir… un local para poder comercializarlos!, ya que la venta a través de terceros se complica y no es demasiado fructífera. Todo depende del material que quieras vender.

¿Qué planes futuros tienes?

Planes tengo muchos, eso es bueno, pero creo que no es el mejor momento para desarrollarlos, pero ten por seguro que "Belula" está en ese futuro.

 

Deseamos que Vanessa siga desarrollando sus estupendas creaciones. Personalmente me encanta todo su trabajo pero me he enamorado de la ballena y su bebé que aparece en su blog. ¿Os animáis a buscarla?

Ojalá el talento creativo no se tuviera que ver limitado por razones materiales. Quizá el cambio debe darse principalmente en el aprecio al trabajo artístico y hecho a mano como primer paso para alejarse de las compras de productos de baja calidad, producidos en masa de manera totalmente inadecuada, y empezar a adquirir creaciones de artistas, para uso propio y para regalo, productos inmensamente más bellos y significativos. Gracias Vanessa, ha sido un placer charlar contigo.