Archivo del Autor: Cristina Camarena

Teatro de marionetas

>

Tengo unos amigos cuyos hijos montan una función de teatro todas las Navidades, inventada y ambientada por ellos mismos. Es una tradición familiar, iniciativa de los abuelos, y cada año les toca a unos u otros realizar la pequeña obra.

Me parece una idea fantástica, un espectáculo en casa usando lo que nada cuesta: la creatividad y la ilusión, a través del medio más real de representar ficción: el teatro. Como enamorada de este arte escénico que soy me ha encantado bucear para buscar ideas para teatros de marionetas caseros. Aquí tenéis unos ejemplos pero hay muchos más. ¿Habéis montado algún guiñol en casa vosotros?
 
Este se hace con cartón, pintura, y se le adjuntan unas cortinas:
 
 
Visto en kidinfo.
 
  
Estos dos se realizan con cortinas en en el marco de la puerta:
 
 
Visto en makesandtakes.
 
 
 
Visto en countryliving.
 
Por último, este visto en el blog de Katherine Marie de quien ya hablamos aquí, se realiza con una caja de zapatos, y fotos reales (se me ocurre que incluso se pueden utilizar otras fotos o dibujos de animales o personajes):
 
 
 
 
 
 
Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada y que es indispensable que las haya.
(
Eugene Ionesco)
 
El teatro es la poesí­a que se levanta del libro y se hace humana. (Federico García Lorca)
 

Pastel de frutas

>

Una nueva idea para la sección Cocinando con niños: hacer un pastel de frutas.

Este sencillo pastel se realiza con bizcocho, fruta (en este caso kiwi y fresas), nata montada  y chocolate (usad nata vegetal y cacao de algarroba como alternativa)
Se realiza en tres capas. La primera capa se rellena con chocolate, la segunda con la nata y la la parte de arriba se decora con las frutas realizando un bonito diseño. Se pueden poner más trozos de fruta en las capas si se desea.
  
Se guarda en la nevera unos 45 minutos. Los niños pueden cortar la fruta con cuchillos adecuados, rellenar el bizcocho con la nata y el chocolate, decorar la capa exterior, y, ñam, ñam, ¡comer!
 
Nota: Este bizcocho lo he comprado hecho pero si queréis realizarlo necesitaréis dos tazas de harina, levadura, tres cucharadas de azúcar, una cucharada de aceite,  tres huevos, un yogur y, si se desea, esencia de vainilla. Se hornea durante 20 minutos a 220ºC.
 
                       Primera capa:
 
 
                       Segunda capa:
 
 
                        La tarta al completo:
 
 
 

La mesa de los recuerdos

>

Los humanos somos propensos a acumular objetos materiales y si no que se lo digan a mi madre que no tira ni los bolis usados. Llenamos nuestras casas de recuerdos, detalles, pequeñeces y tonterías para el ojo ajeno pero joyas para nosotros. Exponer estos recuerdos siempre ha sido para mi misión imposible, la mayoría de mis tesoros ha acabado estropeándose por no cuidar su almacenaje, aparte de lo que ha quedado atrás en mis continuos traslados, donde siempre he hecho “limpieza”.

Por eso me ha gustado tanto este proyecto visto en sunset para convertir una mesa pequeña del estilo de la Lack de Ikea en una bonita mesa de exposición de recuerdos tapada con un marco con la suficiente profundidad como para albergar los objetos. Aquí han usado el marco Ribba también de Ikea.    
 
Mirad las fotos del proceso, el marco ha de ser un pelin más pequeño que la mesa, la exposición se monta sobre el tablero del cuadro y a continuación se tapa con el cristal (en el proyecto que vemos han cambiado el cristal por plástico) y, finalmente, se sujeta a la mesa con velcro de doble cara.
Un rincón único para el salón.
 

 

 

 

 

Yeondoo Jung

Nos ha gustado mucho el trabajo de este fotógrafo, Yeondoo Jung, un artista que interpreta dibujos de niños para crear su arte. 
A partir de dibujos que recolectó de niños de entre 5-7 años y más tarde de adolescentes Yeondoo creó fotografías tan llenas de fantasía como estas. Su colección se llama wonderland y podéis ver más en su web.
 

 

Limpieza ecológica

 

Hace tiempo que quiero prepararme un cubo de estos con un kit de limpieza ecológica. Nos han hecho pensar que es necesario comprar cantidad de productos de limpieza específicos para cada superficie y para cada mancha pero la realidad es que hay una serie de productos naturales que valen para casi todo.

He leído este artículo en care2  y me ha confirmado lo que os comento: preparar un kit de limpieza no tóxica es más económico que comprar productos convencionales y reduce considerablemente la cantidad de toxinas que una casa moderna produce.
 
Aquí os dejo algunas ideas:
 
Fregaderos y lavabos: Una mezcla de bicarbonato y vinagre con unas gotas de zumo de limón es suficiente. El bicarbonato actúa como elemento limpiador, y también mata los olores y ablanda el agua y el vinagre es un buen acompañante ya que desinfecta.
 
WC: La misma mezcla se puede utilizar. Si se quiere añadir un elemento de frescor el aceite esencial de menta es ideal para esto.
 
Cristales: Vinagre y un buen trapo, no se necesita más.
 
Suelos: Añadid al agua un chorro de vinagre y unas gotas de aceite esencial para darle un toque de aroma.
 
Ropa: Existen detergentes ecológicos cada vez más asequibles en grandes superficies. Vale la pena visitar la sección de limpieza del centro más cercano, las marcas blancas ecológicas no salen mal de precio. El percarbonato sódico es ideal para las manchas. ¡Ojo!, no confundir con el perborato, que sí que contamina.
También podéis optar por nuevos métodos de lavado, como la ecobolas y las nueces de lavado, productos que no hemos probado pero de los que se leen buenas referencias. En la ecotienda La Fageda podéis encontrar una selección de productos de este tipo.
 
Alfombras: El bicarbonato absorbe olores, probad a echar un poco en las alfombras antes de pasar la aspiradora.
 
¿Qué otros trucos de limpieza ecológica conocéis?
 
 

Elena Kalis

 

Esta fantasía marina de Elena Kalis apenas necesita texto. Son imágenes mágicas, y la magia no se explica.

 

 

 

 

Y esta es una de las fotos que más me ha gustado recientemente, tampoco hacen falta palabras.