Archivo del Autor: Cristina Camarena

Restaurar muebles

>

¿Tenéis muebles antiguos que necesiten ser restaurados? ¿Alguno pasado de moda pero con posibilidades? Si es vuestro caso no os perdáis la sección before and after de design sponge para coger ideas o, simplemente, para admirar los espectaculares cambios que la gente es capaz de darle a los muebles, habitaciones, casas, etc. Mirad una muestra de sillas y sillones.

 

               

 

            

 

            

 

 

Gelatina de frutas con agar agar

>

 

Esta es una idea que aprendí hace un tiempo en un curso de cocina: realizar los postres de gelatina para los niños con agar agar en vez del preparado de gelatina que venden en supermercados.

Esta alga es muy nutritiva y digestiva, utilizándola para este popular postre le estaréis dando un valor añadido ya que, por lo común, las gelatinas industriales aportan pocas propiedades nutritivas por no decir ninguna.

Compradla en polvo, en la herboristería y si no la tienen, encargadla. El proceso es tan sencillo como hervir agua, añadir el agar agar en polvo, remover durante un par de minutos, apagar, añadir el zumo de fruta que deseéis, mejor si es natural, y dejar enfriar en la nevera. Podéis utilizar moldes pequeños de formas divertidas y una gran bandeja de donde iréis cortando raciones.

 

Foto vista en malaysiabest.

Una casa en Essaouira

>

 

Essaouira es un pueblo costero a dos horas de Agadir, en Marruecos. Allí situó Orson Welles su "Otelo" y Jimmy Hendrix encontró inspiración para su "Castles in the sand". Es también un lugar de peregrinaje de miles de hippies.

Viajar a Marruecos y no alojarse en una casa autóctona es perderse gran parte de su magia, pues se trata de viviendas tradicionales poseedoras de un encanto especial: formas simples, colores naturales, calidez en los detalles.

Ya os sugerimos hace poco otra idea de alojamiento distinta, una casa-barco, y con esta acogedora casa volvemos a incidir en la idea de viajar para disfrutar de la cultura anfitriona, en vez de transladarse a cualquier hotel impersonal de los que hay miles. De nuevo, un alojamiento asequible y con un atractivo particular.

 

 

 

 

Ensalada coleslaw

 

>

 

Si no conocéis esta tradicional ensalada americana probad a prepararla. Es sencilla y muy rica, la podéis hacer como guarnición de cualquier plato ahora en verano que apetece más el frescor de la verdura cruda. En Estados Unidos es la típica ensalada que acompaña multitud de platos, como hamburguesas, perritos calientes, sándwiches, pescado, barbacoas, etc.

Ingredientes:

Repollo.
Zanahoria.
Para la salsa: mayonesa, vinagre, azucar, sal y pimienta.

 

Cortad el repollo en juliana y la zanahoria a daditos pequeños. Mezclad los ingredientes para la salsa, incorporadlos a pequeñas cantidades para ir probando hasta dar con el sabor preferido.

Nota: hay alguna variación a la receta original, se le puede añadir también col lombarda en juliana, y cebolla y manzana a daditos. La salsa admite también mostaza si os gusta ese toque.
 

Foto vista en eatingtolive

 

Libros al lado de la cama

>

 

Siempre me sorprende la creatividad de la gente a la hora de guardar libros o álbumes ilustrados. Aquí tenemos otro ejemplo, visto en ohdeedoh, de cómo exponerlos de manera distinta, decorativa y práctica, siempre al alcance del niño. Un par de barras de cortinas, unos apliques, y una preciosa tela, nada más. Listo para llenar de libros y tenerlos a la mano en la cama. Esta idea me la guardo sin dudarlo. ¡Fijaos también en el mural del gallo en la pared!

 

 

         

 

Tie-dye, teñir camisetas

>
La técnica tie-dye para teñir camisetas fue muy popular en la época hippy pero aún hoy se sigue reactualizando  y pensamos que puede representar un estupendo proyecto para hacer con los niños este verano, una manera de pasar un rato divertido y la oportunidad de que luzcan sus propios diseños.
 
 
 
Necesitaréis camisetas blancas 100% algodón (u otra prenda que deseéis teñir), guantes de goma, tinte para ropa, barreños, utensilio de mango largo para remover, gomas o pinzas.
La técnica consiste en atar trozos de tela para esconderlos del poder del tinte, de ahí su nombre: tie-atar, dye-teñir.
Se pueden además usar varios colores, aunque a mi me gustan las menos vistosas, de un solo color. No olvidéis cubrir bien el área de trabajo con periódicos o bolsas para no dejar ni rastro al acabar. Seguid las instrucciones del tinte al pie de la letra; algunos tintes necesitan fijador, que suele venir en el mismo paquete, otros no.
 
Estos son algunas de las técnicas que se pueden realizar pero hay muchos más y lo mejor es inventar uno propio.
 
         Círculos:
 
          
 
 
        Rayas:
 
         
 
        Espiral:
 
         
 
Fotos vistas en familycrafts.
 
Y los resultados:
 
 
Visto en sunshinejoy
 
 
 
Visto en design mom.
 
 
Y no sólo camisetas para niños, ¿porqué no probar otro tipo de prendas? 
 
 
 
 
 
 
Visto en sunshinejoy.