Archivo del Autor: Cristina Camarena

Inspiration boards

En diez años he vivido en tres casas distintas y uno de los objetos que siempre he empaquetado con cuidado y cariño ha sido mi panel de corcho con recuerdos, fotos, entradas, postales… Es lo que en inglés se llama inspiration board, y en español, a falta de un término consensuado, llamaré panel de recuerdos. Curiosamente, ahora mismo sigue empaquetado pues mi última mudanza es provisional. Cuando me instale de nuevo jubilaré el viejo corcho y me haré un panel más decorativo y personal. Para ir cogiendo ideas, si os apetece también tener una ventanita de bellos e inspiradores retales llenos de significado, aquí tenéis algunos ejemplos.

 

            El siempre inspirador estilo de Geninne, tres paneles hechos con telas neutras.

 

 

            Pinzas pequeñas de madera sobre cuerda.

 

Del photostream flickr de Small fox in a big world.

 

 

                Pinzas de metal sobre barra. 

Visto en modish

 

                          De corcho pero con un precioso marco.

Visto en decor8.

 

                          Con las fotos directamente en la pared.

Del photostream de dottieangel.

 

              Con cintas entrecruzadas.

Foto CC de mamichan

 

Un ejemplo de panel para niños, con elásticos entrecruzados para no usar ningún elemento punzante para sujetar los recuerdos.

 

Visto en Martha Stewart.

 

Podéis ver más en el grupo flickr inspiration boards.

 

Otras lasañas

¿A quién no le gusta la lasaña? Imagino que alguien habrá, pero ¿verdad que es uno de los platos más populares? Hoy tengo ganas de lasaña, pero también de algo nuevo, así es que con estas dos ideas en la cabeza me he dispuesto a bucear por la red con la idea "otra lasaña es posible", y mirad qué delicias he encontrado:

 

             Lasaña vegana con pan de pueblo y berenjena:

Visto en veganyumyum.

 

              Lasaña con láminas de calabacín:

Visto en houseboateats

 

Sopa de lasaña, una sopa con los ingredientes típicos de manera que al comerla, cada cucharada recuerda su sabor:

Visto en eatingwelllivingthin.

 

Pastelón o lasaña con plátanos macho. Así es como se cocina en Puerto Rico. ¡Pura vida!

Visto en thenoshery.

 

              Lasaña de marisco:

Visto en Closetcooking.

 

Hagamos un pequeño juego: ¿Cual os gustaría probar? ¿Cual os ha despertado más curiosidad? Cocinaré la más votada durante el fin de semana y os detallaré la receta próximamente.

 

Eco-chic para la casa

¿Se puede ser ecológico y tener buen gusto a la vez? Frecuentemente se piensa que ecológico=hippy=alternativo=feo, pero nada más lejos de la realidad. Os voy a mostrar algunas ideas que desmontan esta asociación de ideas. Para tener una casa sostenible no es necesario sacrificar la belleza y la comodidad, como venimos repitiendo desde los inicios.
Recientemente se ha puesto de moda el término eco-chic que viene a representar lo que os cuento, la unión de estilo y medioambiente pero, ¡cuidado!, algunas empresas se aprovechan de esta tendencia creando productos excesivamente caros por el mero hecho de llevar la etiqueta verde. No estoy en contra de comprar productos verdes, más bien al contrario, pero aún estoy más a favor de reutilizar con gracia, buscar nuevos usos para cosas que vamos a tirar, usar la imaginación para llenar tus espacios de detalles propios.
 

                            Bandeja decorativa con botellas, jarrones, copas…

Visto en Wholeliving.

 

                             Salvamanteles hecho con tapones de corcho.

Visto en Wholeliving.

 

       Una percha hecha con una antigua regla.

Visto en diyideas.

 

 

                  Bodega con tubos de cartón.

Visto en las manualidades

 

                       Paragüero hecho con un tubo y papel adhesivo

Visto en Design sponge

 

Pastel de zanahoria

>

Este fin de semana pasado fue de lo más creativo. La lluvia obliga a quedarse en casa pero se abren otras posibilidades. Entre las cosas que hice está este pastel de zanahoria. Si os parece apetitoso por la foto aún os sorprenderá más el sabor si lo hacéis. Parece mentira que un pastel tan simple y con un vegetal como ingrediente principal esté tan bueno. Queda esponjoso y en su punto, ni muy empalagoso ni demasiado soso. Lo cubrí y rellené con queso pero podéis hacerlo con vuestro relleno preferido: chocolate, mermelada, nata… No me canso de recomendarlo.

 

 

 

Ingredientes para 8 raciones pequeñas:

3 huevos

250 grs de harina

100 grs de nueces picadas

2 zanahorias grandes ralladas

75 grs de aceite de girasol o maíz

75 grs de azúcar

1 cucharada grande de canela

1 cucharada grande de levadura

1/2 cucharada grande de gasificante

1/2 cucharada de sal

 

Mezclad los huevos, con el azúcar y el aceite, añadid las zanahorias ralladas finas. En un bol aparte juntad el resto de los ingredientes secos. Mezcladlo todo incorporando la mezcla de harina a la mezcla de huevo poco a poco para que se fundan bien los ingredientes.

Meted al horno en un recipiente debidamente engrasado o con papel vegetal durante 30 minutos a 180 grados o hasta que al meter un cuchillo salga seco.

Para la cobertura tenéis que mezclar bien una tarrina de 250 grs de queso tipo Filadelphia, 75 grs de mantequilla y 50 grs de azúcar glas.

 

Centro de flores con papel de seda

>

Este original centro de flores destaca por su simplicidad, delicadeza y belleza. Es de oncewed y está pensado, en principio, para las mesas de una boda, pero lo encuentro ideal para cualquier rincón, y totalmente adaptable al gusto de cada uno. Su autora los hizo para su propia boda en distintos colores y añadió en la base pequeños animales de papel con lo que acabaron pareciendo pequeños bosques.

 

 

Estos son los materiales necesarios: jarrón de cristal, musgo, ramita, pompones, tijeras, papel de seda, cola. Seguid el enlace para ver el tutorial completo y aquí podéis ver los originales.

 

 

Atención: Está prohibido recoger musgo del bosque. Se puede comprar en algunos bazares y en tiendas que vendan elementos y accesorios para pesebres.

 

 

Mini-álbumes de fotografía

Lo primero que he pensado al ver estos minilibros de fotografía ha sido: "esto lo voy a hacer yo, ¡cómo no se me ha ocurrido antes!". Molly Irwin tenía uno de estos libritos con fotos suyas, realizado como proyecto personal, pero cuando vió cuanto le gustaba toquetearlo a su hijo y como él mismo ya usaba su primera cámara, regalo de cumpleaños, decidió crearle uno. Enseguida se convirtió en el mejor pasatiempo para llevar en el coche, por ejemplo. Dice Molly que una vez has reunido los materiales este proyecto se acaba en menos de una hora.

 

            El álbum acabado, sujeto con un cordón de cuero. 

 

            Los materiales: regla, cutter, perforadora, pegamento y cartón donde pegar las fotos.

 

            El contenido del librito con anotaciones para cada foto. 

 

              Una delicia, no se puede decir menos.