Archivo del Autor: Cristina Camarena

Escenas de juego

>

Las fotos que os muestro a continuación pertenecen a la estupenda galería flickr de dimsum, bagels and crawfish, más concretamente al álbum cuyo título es Playing. Me gusta todo su photostream pero he seleccionado estas fotos que capturan instantes de juego entre hermanos. Como habéis podido comprobar, el juego es un elemento clave en Kireei, y estas fotos representan muchas de las cosas que nos gustan: juego libre, imaginativo, espacios naturales, creatividad … y la cámara que pone su mirada en la magia de lo cotidiano.

 

             Jugando con la lluvia. 

 

Un picnic en el jardín de casa acompañado de un montón de cuentos recién sacados de la biblioteca. 

 

             Piedras, corcho y arroz. 

 

            Construyendo una presa.

 

            Subiendo a un árbol. 

 

              Leyéndole un cuento a una muñeca, que descansa plácidamente en la bandolera. 

 

Gracias Lucía, espero que tu nueva vida en Europa os traiga un montón de aventuras, y bellos instantes que capturar.

 

Malmö, la ciudad sostenible

>

Hace unos años hice un viaje inolvidable por varios países de Escandinavia con dos amigas. Mochila a la espalda, pase de tren ilimitado y reservas en albergues de un día para el otro, para no llevar el camino trazado de antemano.

Una de los lugares que visitamos fue Malmö, preciosa ciudad del sur de Suecia a la que llegamos desde Dinamarca atravesando uno de los puentes más largos de Europa.

Lo que más nos llamó la atención fue su iniciativa de desarrollo sostenible, algo indispensable hoy en día, pero en muchos lugares aún en las antípodas. La zona oeste del puerto, un antiguo solar industrial, es hoy la ciudad del mañana, un sorprendente barrio con 600 viviendas, oficinas y tiendas equipadas con los últimos avances en materia de sostenibilidad.

Mirad unas fotos, además de ecológica, bella.

 

Visto en maskot

 

Visto en analysnorden

 

Visto en dagenshem.

 

Pero la iniciativa ecológica de Malmö no se reduce únicamente a este barrio, la ciudad alberga múltiples conferencias, estudios, plataformas de discusión, ferias de comercio justo, etc. Todo un ejemplo a seguir.

  

Merienda mágica

>

Me ha gustado mucho esta idea vista en bhg que convierte unos brownies y unos barquillos en varitas mágicas de hada. Todo lo que necesitáis es realizar unos cortes en los brownies (o magdalenas en su lugar), introducir los barquillos y decorar a vuestro gusto, con azúcar glass, moldes en forma de estrella y cualquier otro ingrediente con el que podáis decorar con una manga pastelera o con un biberón de cocina. Seguro que acaban desapareciendo como por arte de magia.

 

 

Estrellas decorativas

>

Lo más difícil de este proyecto craft visto en kfddesigns sea, quizás, encontrar los materiales, pues la realización de esta estrella decorativa estilo años 60 me parece pan comido. Una bola de poliestireno, insertar unos palos de madera en forma de estrella, y pintar con pintura de spray. Además, totalmente adaptable al color que más os apetezca.

 

 

 

 

 

Lluvia de confeti

>

Este proyecto craft, visto en Alphamom y realizado por Brenda Ponnay, es una manualidad, una decoración para una fiesta y una diversión.
La preparación del invento puede ser llevada a cabo por niños más mayores, esta manualidad hará las delicias de los niños a los que les gusten las construcciones y mecanismos. Seguid el enlace para ver las fotos del proceso de construcción de los pequeños cohetes, parece lo suficientemente autoexplicativo, pues incluso se incluye un gráfico. Básicamente necesitaréis un rollo de cartón, papel de colores y papel de seda para la decoración, confeti, hilos, celo y pegamento.
 

 

 

Y la parte festiva puede ser disfrutada por toda la familia. ¿A quien no le gustan unas risas bajo una lluvia de confeti, y la posterior juerga que se organiza?

Panna cotta

>

Este es uno de los postres más fáciles de hacer que existen. Eso sí, hay que prepararlo la víspera. Panna cota significa nata cocida en italiano y, en realidad, hay poco más. Sorprende que algo tan simple esté tan delicioso. Yo lo conocí en un restaurante italiano al que iba a comer con mis compañeros de trabajo. A mitad de jornada laboral ya se me estaba haciendo la boca agua pensando en el postre.

Ingredientes:

400 ml de nata

200 ml de leche

100 grs de azúcar

20 grs de gelatina neutra en láminas o agar agar

Mermelada, sirope o coulis de frutos rojos

 

Se hierve la nata, la leche y el azúcar durante unos minutos. Aparte, se mete la gelatina en agua fría unos minutos también. Cuando la gelatina esté blanda se agrega a la nata. A continuación hay que removerlo, y verterlo en un recipiente redondo o en flaneras individuales. Se deja enfriar y se mete en la nevera durante 24 horas. Al día siguiente se desmolda y se decora con mermelada de frutos rojos. Yo me he decantado por una de cereza que vi en el herbolario y me llamó la antención por ser un sabor que no había probado todavía. Probad a hacerlo, seguro que repetiréis.

 

 

Estas flaneras tienen más de treinta años, ¿se nota? La tabla con el gatito la compré en Londres hace veinte, es de las pocas cosas que he guardado a lo largo del tiempo, ojalá hubiera guardado más.