Archivo del Autor: Cristina Camarena

Cantos rodados

 

 

Intentad adivinar de que están hechos estos cantos rodados. Difícil, ¿eh?. Parecen muy reales. Son de fieltro, ni más ni menos. Diseñados por Ronel Jordaan en Johanesburgo y realizados por mujeres en un programa de creación de empleo, los comercializa Be sweet, una tienda especializada en productos creativos con un enfoque social y medioambiental. La primera foto es una alfombra y las siguientes cojines, nadie lo diría.
 

       


Y aquí lo podéis ver en acción

atelier charivari

Libros de tela

En una entrada anterior os mostré una idea para un mural vista en Calico. Cally-Cruze, su propietaria, tiene cinco hijos y un talento especial para coser vestidos de niña  y bolsos . Ya le comenté cuanto me gustaban y aproveché para pedirle permiso para enseñaros sus otras obras de arte, los quiet books. Cuando vi los quiet books de Cally me conmovió cuanto amor se le puede poner a una manualidad, el tiempo, la paciencia, la voluntad de hacer un libro una misma para el sol de tu vida, tu niño.
 
Cally realiza sus libros de tela y las otras cosas por encargo, tiene una larga lista de espera pero, como ella dice en su blog, ahora mismo lo que quiere es disfrutar de sus hijos, de lo pequeño y cotidiano. Promete meterse en harina más adelante, pero ahora mismo “it’s not time for big things, I won’t always have little. But I’ll always have later”. No hace falta traducción ¿verdad?
Gracias Cally, por tanta inspiración.

 

             

 

 

 

Vuelta al mundo

 

 

Siempre me ha apetecido dar la vuelta al mundo, pero no como turista sino como viajera, sin tener el camino trazado de antemano. Tengo unos amigos que lo hicieron después de casarse y antes de tener su primer hijo. Vendieron el piso que tenían y con el margen de beneficio que sacaron decidieron dejar sus trabajos, pasar un año sabático dando la vuelta al mundo y empezar de cero a la vuelta. Valiente decisión, nunca se han arrepentido.


Os mostramos una iniciativa similar de una pareja de entusiastas viajeros, amantes de la fotografía – a la vista está – , y de conocer nuevas gentes y nuevas culturas. Como dicen en su blog citando a Benigni “los mas importante es que cuando estés en el cielo te pases el día explicando historias de cuando estabas vivo”. Con semejante aventura van a tener relatos de sobra. Visitad su blog en Volta al món y disfrutad de las increíbles imágenes. ¡Gràcies Anna i Jordi!
 

 

 

Hacer conservas

Esto es algo que hacía mi abuela, e imagino que la mayoría de vuestras abuelas: conservas, sobre todo de tomate, una hortaliza que siempre viene bien tener en la despensa para cualquier salsa.
He visto este tutorial para hacer conserva de kiwis en instructables y he recordado aquellos botes de conservas en las despensas de entonces.
Los que ya hayáis hecho sabréis como va el proceso, es sencillísimo.
Se le da una ligera cocción al ingrediente en cuestión y se rellenan los botes de cristal esterilizados previamente. Para acabar, se hierven los botes cerrados para que se haga el vacío y tengan una larga duración.

La idea de conservar fruta me parece estupenda. Cuando no la tengamos fresca a mano solo tenemos que abrir la despensa, destapar un bote y a disfrutar. Se me ocurre que puede incluso representar un original regalo con una bonita etiqueta y un lazo.

 

 

Djavan, una caricia

El otro día en el coche saqué de la funda de CDs uno al azar y la fortuna me devolvió a Djavan. Hacía más de dos años que no lo escuchaba y, de repente, todos los niveles de tristeza se evaporaron de mi cuerpo, como un suspiro. Alguna música cura más que cualquier terapia y evoca todos los recuerdos que la memoria es incapaz de almacenar. Djavan es una caricia para el alma. Dedicado a Meisi con mucho cariño… Ay… Quanto querer cabe em meu coração.
 

 
 

Patchwork con viejas camisetas

Este es uno de los proyectos craft que más me ha entusiasmado últimamente: convertir viejas camisetas en una hermosa colcha patchwork. Cuantas y cuantas camisetas apreciadas han desaparecido y podría haberlas inmortalizado de esta manera: The Cure, The Smiths …

Pensándolo bien podría utilizar las camisetas de mi hijo y convertirlas en este collage de recuerdos. Ahora no me dará pena retirar camisetas que han quedado pequeñas.

Aquí y aquí podéis ver más imágenes del proceso. Conocer las técnicas básicas del patchwork es necesario. La autora de esta idea compró un trozo grande de tela de camiseta para la parte de atrás, y un material de relleno para darle grosor, formó el esquema de patchwork que deseaba en el suelo y lo unió con una cinta adhesiva especial. A partir de ahí lo que hizo fue coser a máquina todo a la vez formando zig-zags. Según ella, un proyecto sencillísimo. Habrá que probarlo.