Archivo del Autor: Cristina Camarena

Pequeños grandes mundos. Láminas solidarias en Papel Picado

pequeños grandes mundos

 

Estas preciosas láminas se venden en la web de Papel Picado, pero ahí no queda la cosa. Son las láminas que han hecho Ivanke y Mey, fundadores del proyecto Pequeños Grandes Mundos, y sirven para financiar su maravillosa labor.

No sé si recordarás el proyecto sin ánimo de lucro Pequeños Grandes Mundos es un proyecto sin ánimo de lucro, desarrollado por Ivanke y Mey, que ya tuvimos la suerte de poder disfrutar en España, hace un tiempo. Ellos intentan poner en valor la vida y la cultura de los niños y niñas de todo el mundo, despertar su creatividad y reflexionar con ellos las posibilidades de cambio en su realidad más inmediata pero a la vez, de forma conectada con otros niños y niñas del planeta, todo ello a través de talleres de expresión artística. Os invito a verlo en su web.

Papel Picado vende sus láminas y así contribuye también al proyecto, unas láminas que han preparado fruto de su experiencia viajando por el mundo, recopilando frases dichas por niños y niñas de todos los rincones del planeta que han visitado, desde la selva en el Amazonas hasta aldeas donde viven tribus en Etiopía y Tanzania, pasando por el desierto en India, escuelas de chicos monjes budistas en Nepal y muchos lugares más.

Ellos lo cuentan así:

“Durante 2 años conocimos a muchos niñas y niños, cerca de 10 mil niños de 32 países y en contextos de lo más variado, con los que no solo dibujamos sino también jugamos y charlamos. Nos interesa mucho, nos encanta y nos parece muy importante saber que piensan de sí mismos y del mundo que los rodea. Conocer cuáles son sus sueños, sus miedos, sus juegos favoritos, las cosas que aman y también las que no le gustan. Fuimos recopilando frases, cosas que decían los niños y nos molaban. Un día, esas palabras, nos inspiraron a dibujar. Creamos ilustraciones que ahora son láminas y pueden estar en vuestra casa o ser un bonito regalo. Lo recaudado con la venta de las láminas será destinado para nuestro proyecto actual: dar talleres de arte en escuelas rurales de toda Argentina.”

Las podéis comprar aquí.

 

El mismo idioma

 

entonces las dibujo

 

Inventaría una máquina del tiempo

 

Inventaría unas palabras mágicas Las princesas son muy aburridas

 

Los monstruos tienen miedo

 

Quiero ser libre y sentarme como quiero

 

Tengo un sueño

Adviento día 19 de diciembre

Pagina-color-1-6001

 

El adviento de hoy lo dedico a la ilustradora Vireta. Autora conmigo de Mi Ciudad Imaginada, que muchos de vosotros conocéis, libro al que corresponde esta imagen. Vireta también ha colaborado en varios Kireei magazines, y en algunas de las ilustraciones de El mundo de las emociones. Espero poder colaborar en el futuro próximo con ella, y seguir publicando para vosotros más del universoVireta. Podéis conocerla mejor en su web y seguirla en su Instagram.

 

Sendak, nuevo punto de venta de Kireei en Barcelona

IMG_20171211_144323

 

Hoy visitamos una librería recién inaugurada en Barcelona, en la zona de la Sagrada Familia. Se trata de la librería Sendak, situada en la calle Còrsega, 461. La Sendak es una librería especializada en infantil y juvenil con especial atención al libro de calidad, con una cuidada selección. Núria y Aitor comienzan su andadura con mucho entusiasmo y ganas de cuidar al lector, de ofrecer asesoramiento a quien se acerque buscando publicaciones específicas y a ofrecer también una selección de juguetes que estimulen la imaginación de los más pequeños. Podéis conocerlos mejor en su web, su Facebook y su Instagram y a partir de ahora comprar allí nuestras publicaciones.

IMG_20171211_102936
IMG_20171211_144348 IMG_20171211_144419 IMG_20171211_144448 IMG_20171211_144522

Adviento día 18 de diciembre

5CAT-600x337

 

Hoy el adviento está dedicado a nuestra colaboradora Esther Gili. Esta ilustración que veis corresponde a una doble página de Olivia y las plumas, un cuento ilustrado escrito por Susanna Isern que seguro que muchas conocéis. Esther también ha ilustrado para La Mirada y para El libro de las Casas Bellas, y estoy seguro de que habrá más colaboraciones en el futuro. El trabajo de Esther en Olivia y las plumas es memorable, este libro se ha convertido en uno de vuestros favoritos. Podéis conocer mejor a estar en su web y en su Instagram.

 

Adviento día 17 de diciembre

©Paula G. Furió_A+P_39

 

Hoy nuestro calendario de adviento está dedicado a la fotógrafa Paula G. Furió. Con Paula hemos colaborado en el Kireei 9 que está recién salido del horno y también en una sesión fotográfica para La Mirada. Estoy segura de que seguiremos colaborando en el futuro. Paula hace fotos tan bellas como esta. Podéis conocerla mejor en su web y en su Instagram.

 

 

Adviento 16 de diciembre

yael frankel

 

Hoy dedico el calendario de adviento a dos colaboradoras que hicieron tándem en Kireei 8. La ilustradora Yael Frankel, y la escritora Florencia Gattari, ambas argentinas. Este es el texto de Florencia “TRES DESEOS” que Yael ilustró tan bellamente. Esta no será la única colaboración que Yael y Florencia harán con Kireei. Estamos preparando con las dos, aunque por separado, futuros proyectos de los que os contaré cosas cuando estén más avanzados. 

TRES DESEOS


…antes de soplar las velitas. Creo que así es como se ingresa socialmente al juego de pedir deseos. No de pedirle a alguien como quien reza o confía en alguna entidad superior, sino de pedirlos nomás, soltarlos al aire a ver qué pasa.

También con los dientes de león. Este verano mi hija los encontraba de a dos, de a tres, de a cinco en Córdoba, y los traía para que pidiéramos los deseos juntas. Y resultó un buen juego, porque nos deja compartir el momento y a la vez reservarnos lo que pedimos.

Ni loca me digas, mami, que si no no se te cumple.

La reserva es la condición para jugar de verdad, porque entonces no tenemos que editarnos las ganas. Como no nos hace falta calcular lo adecuado -lo que una estaría dispuesta a contar, lo que la otra podría escuchar- podemos compartir ese instante serio en que las dos buscamos para adentro, antes de soplar con todo el aire de los pulmones.

Y la primera estrella de la tarde, cómo no pedir ahí también. Que sea feliz, que no se enferme. Y a los tréboles: la cantidad de hojas es lo de menos. Que no se aburra de jugar conmigo. Y a las luciérnagas. Que siempre encuentre motivos para seguir deseando.

A mi hija le pareció que podía continuar la lista a su criterio. Así que empezamos a pedir deseos cuando veíamos un picaflor, cuando el agua del río venía manchada de espuma, cuando… Llegó un momento en que casi cualquier cosa alcanzaba. Si tuviera que pensar unas regularidades, diría que eran asuntos de la naturaleza: esos que no ocurren con demasiada frecuencia y que son bellos de ver.

Me conmueve el desparpajo. La facilidad que tiene para pedir, que viene de la mano de saber que no siempre se consigue. Y que no importa, porque se puede seguir pidiendo. Me alivian, me alegran esos lugares donde la encuentro tan cercana y a la vez tan distinta de mí.

En estos días, pedimos deseos cuando vemos caer hojas de los árboles. Tiene su dificultad porque hay que pensar lo que uno quiere antes de que la hoja se apoye en el suelo; si no, no funciona. Pero nosotras ya estamos entrenadas.