Archivo del Autor: Cristina Camarena

Algunas fotos bellas

 

 

 

 

Del álbum Feet and legs de Celeste photography.

 

 

 

 

De la galería de Gloria Jiménez.

 

 

 

 

Del álbum Via rail de Clumsy bird.

 

De suéters a gorros

Ya conocéis mi debilidad por los proyectos de reciclaje de prendas para transformarlas en otra o en elementos para la casa. Los que os enseño parten de un suéter de lana y acaban convirtiéndose en calientes gorritos para niños. Aquí no hay que saber tejer, solo cortar y pegar… esto… quiero decir, cortar y coser. Si aún no habéis hecho pompones, aquí podéis ver el sencillo proceso.

 

 

 

   

Visto en Kojo designs.

 

 

 

 Visto en A hoot and a holler.

 

 

Pastel de chocolate de Nigella Lawson

 

Para muchos de vosotros la chef inglesa Nigella Lawson no será novedad pero, para los que aún no la conozcáis, se trata de una de las cocineras más conocidas en Gran Bretaña y posiblemente en el mundo, después de su rotundo éxito televisivo, editorial y comercial. Digo cocinera y chef por decirlo de alguna manera, porque en realidad Nigella no es ni una cosa ni la otra, pero nadie lo diría, claro. Más que nada Nigella es una experta en comunicación, escritora de temas gastronómicos y periodista,  siendo la fórmula de su éxito su enfoque relajado y cotidiano hacia la cocina, sin olvidar un toque de glamour y encanto.

En el prólogo del libro "How to be a domestic goddess" Nigella sugiere que no se trata de convertirse en una diosa doméstica, sino de sentirse como tal. La prosa de Nigella es muy cercana y su filosofía es la de volver a la cocina (después de unos años de descrédito de lo doméstico), pero por el placer de cocinar más que nada, sin presiones, como si de un hobby se tratase. Todo esto con un factor clave: el de simplificar, pero sin desangelar. Un enfoque que suscribo al 100%.

La receta que os muestro hoy se llama "store-cupboard chocolate orange cake", y debe ser el pastel de chocolate más sencillo del mundo. Como ella misma dice, es el tipo de pastel que puedes hacer en unos minutos cuando llegas del trabajo porque requiere ingredientes que se suelen tener en la despensa y se hace todo a mano, en un santiamén. ¡Probadlo! No es un pastel delicado y festivo, yo lo llamaría un todoterreno más bien, aunque a la hora de adornarlo siempre se le puede elevar la categoría. Y el aroma de naranja le da un toque genial. 

Aquí os muestro dos opciones de presentación. El corazón lo hice con una plantilla que me fabriqué yo misma y con azúcar glass espolvoreado.

 

     

 

 Ingredientes:

125 grs de mantequilla

100 grs de chocolate negro

300 grs de mermelada de naranja (en su defecto podéis usar cualquier otra, yo puse un poco menos, para no empalagar)

150 grs de azúcar

1 pizca de sal

2 huevos batidos

150 grs de harina

 

Proceso:

Se funde la mantequilla a fuego lento en una cacerola y se agrega el chocolate para que se funda también (no hace falta que esté al fuego todo el tiempo). A continuación se le agrega la mermelada, la sal, el azúcar y los huevos y se mezcla todo bien. Al final se le agrega la harina a poquitos para que se amalgame todo bien. Se mete en un recipiente preparado para hornear pasteles (untado de mantequilla y espolvoreado con harina) y al horno 50 minutos a 180 grados (o hasta que al meter un cuchillo salga seco, la mía estuvo lista en menos tiempo). Lo podéis acompañar con crême-fraîche o nata, si os apetece.

 

 

El ganache de chocolate que hice para cubrir el pastel se hace fundiendo chocolate con nata a partes iguales, aunque en mi caso me faltó la nata y lo hice con chocolate solamente. La pega así es que el chocolate se solidifica de nuevo al enfriarse.

 

 

Clasificar el correo

 

Siempre he sido un desastre a la hora de organizar facturas, recibos, folletos, impresos, correo en general. Me admira (por no decir envidio) la gente que tiene sus archivos perfectamente clasificados por temas, años, etc. Por eso me ha entusiasmado este organizador, no sólo es práctico, también es bello, hecho a mano e incluso decorativo. Es de bright and blithe y el tutorial incluye las plantillas con las etiquetas: para archivar, para pagar, se requiere alguna acción y para rellenar. Está en inglés, pero bueno, todo es ponerse y adaptarlo a la lengua de cada cual. Todo a mano y muy visual. Este lo hago seguro y ya van tropecientos en mi lista de futuros proyectos craft.

 

 

 
 

Algunas cosas bellas

 

 

 

 

Novedad en CoolBaby:

5 cajas diferentes para regalar como canastillas o en cualquier ocasión.

 

 

 

   

Nueva web de le petit paquebot.

 

 

              

 

Prendas infantiles únicas, hechas a mano y por encargo, de Piecita única.

 

 

         

 

Mobiliario infantil y elementos decorativos hechos con metal, pintura ecológica y fieltro,

de Kalma & Violeta.

 

Corta sandwiches de animales y cortasandwiches puzzle de Territorio mini.

 

Este mes, láminas personalizadas gratis por tu compra en Haciendo el indio.

 

 

 

Depeapa

 

Hace ya tiempo que me quedo embelesada mirando los collares de madera de Depeapa allá donde me los encuentro. En la inmensidad que representa lo que vemos todos los días en el sector del handmade, esos pequeños círculos de madera ilustrados de manera tan delicada brillan con especial intensidad. Y no solamente sus collares, también sus broches, muñecos e ilustraciones son poseedores de un estilo que los hace fácilmente distinguibles, finas líneas, colores cálidos, personajes melancólicos y encantadores.

He conversado un ratito con Verónica sobre su proyecto, sus inicios, y sus planes de futuro. Esta es su historia:

 

¿Cómo empieza Depeapa?  

Depeapa nace con la ilusión de dar a mis ilustraciones una nueva vida en forma de accesorios hechos a mano, muñecas… y todo lo que se me va ocurriendo.
Empezé con Depeapa de una forma nada premeditada a finales del verano de 2007.
Llevaba tiempo sin dibujar nada y tenía muchas ganas, había terminado Bellas Artes hacía 3 años y en ese momento trabajaba de diseñadora gráfica en un periódico.
Incluso el nombre Depeapa no se muy bien de dónde vino. Tengo costumbre de llevar siempre libretas donde apunto y dibujo de todo. En un principio parece que no valen para nada pero siempre saco algo… La libreta que tenía por aquél entonces la estrené con la palabra depeapa, no se por qué, la vería en algún sitio y me gustaba cómo sonaba.
Y la usé. Me gusta también su significado: "De principio a fin" "De la A a la Z".

 

 

Una vez te decides a explorar este camino ¿qué papel juega Internet en el desarrollo de tu marca?
 
Bajo ese nombre me abrí una cuenta en flickr y allí iba colgando fotos de las ilustraciones, las muñecas… y tuvieron muy buena acogida. Así que me animé a seguir haciendo cosas. Mi intención nunca fue vender nada, pero me comenzaron a llegar pedidos de las ilustraciones y muñecos y me dí cuenta del gran escaparate que es Internet. En enero del 2008 abrí mi blog y desde entonces no he dejado de pensar en crear cosas nuevas, siempre con mis dibujos como base. Me encanta la idea de pensar que mis personajes viajan a hogares de todo el mundo y se quedan allí a vivir. (sobre todo en las solapas). 

 

          

          

        

 

¿En qué punto te encuentras ahora mismo?, ¿dónde se venden tus creaciones?
 
Ahora Depeapa ocupa todo mi tiempo, disfruto mucho haciendo lo que hago.
Dibujar, pensar en nuevas creaciones, nuevos soportes donde aplicar mis ilustraciones y preparar pedidos para las tiendas y ferias, este año he participado en las dos últimas Ediciones del Nómada SuperMarket en Madrid y en la I Edición de Loverbooking en Málaga y me ha encantado la experiencia, es una forma de poner cara a gente que admiras su trabajo y que tienen tus mismas inquietudes.
En la actualidad vendo mis creaciones en tiendas de España, Francia, Portugal, Reino Unido y Grecia, además de la venta directa a través de la tienda online.

 

¿Cómo imaginas el futuro de Depeapa?

En mis planes de futuro está seguir creando nuevas cosas con Depeapa, ojalá con la misma acogida, y trabajar más de ilustradora.

 

 

  

Verónica de Arriba vive en Granada desde hace 5 años pero es de Bilbao, y esta es la vista que admiraba antes desde su terraza. No me extraña que dentro se cocieran estas joyas. ¡Suerte, Vero!