Archivo del Autor: Cristina Camarena

Jim´s pancakes

 

Jim’s pancakes ya han dado la vuelta al mundo en la blog-esfera pero no quería quedarme sin enseñároslos, los vi hace tiempo pero se me habían quedado rezagados. Increíble lo que este papá de una niña de 3 años puede llegar a idear y realizar con un simple crêpe o tortita. Además de los que veis, también tiene artefactos tales como una grua, o una noria. Cuenta Jim que su padre ya le preparaba pancakes con formas divertidas. ¡Qué buena herencia!

 

 

 

 

 

 

 

Cesta para la bicicleta

 

Nunca hubiera pensado en coser una cesta de tela para la bicicleta, pero viendo el resultado tan lindo, y el tutorial, que no parece complicado, pienso probar a hacerlo más adelante. ¡Directo a MiKireei! Seguid el enlace al blog de Noodle head para ver el proceso completo.

 

 

 

 

 

Espaguetis a la Matriciana

 

Mi amiga italiana Cristina (alias Cri) suele cocinar algo típico cuando viene a visitarnos. Estos spaghetti alla matriciana es la última receta que hizo, y son tan fáciles y ricos. Son como una boloñesa pero con taquitos de bacon en vez de carne picada. ¡Probadlos! Aquí no solemos salir de la carbonara y la boloñesa, seguro que cuando probéis estos los incorporaréis a vuestra rutina. No os pongo la receta detallada por eso, porque solo tenéis que cambiar de tipo de carne, lo demás es lo mismo, el sofrito con cebolla, ajo y tomate. Si os gusta el picante le podéis poner un poco de guindilla o cualquier pimiento picante.

 

 

 

 

Aprovecho esta entrada para mostraros este libro que compré el otro día: Petunia, de Roger Duvoisin, un cuento de los años 50 con ese aire vintage en las ilustraciones tan bonito. La historia contiene una enseñanza o moraleja pero con un toque de humor entrañable. Un libro adorable en definitiva.

 

 

 

 

 

 

Algunas cosas bellas

 

 

Cristal de Lyons Glass, visto en Mitchell & Dent’s.

  

Cerámica de Have you met Miss Jones, visto en Lushlee

  

 Puffs de Ferm, visto en A merry mishap.

 

Prints La vie est belle, de Eva Juliet.

 

 Bolso de Muxugorri.

 

 

Moñibotes

 

Todo en este proyecto casero nos ha gustado. Nos lo envía nuestra amiga y lectora Violeta. Es una manualidad de reciclaje, el resultado es bonito y divertido, el tutorial y fotos estan muy bien explicados e ilustrados, lo realizan Andrea y Diana, es fácil, entretenido y de gracioso nombre. ¿Se puede pedir más? Gracias, Violeta, nos ha hecho mucha ilusión.

  

 

 

 

 

 

 

 

 

Edad: a partir de 3 años.
Dificultad: muy fácil.
Ayuda: un poco de ayuda de papá y mamá.

Necesitamos:
- botes pequeños y redonditos de zumo.
- bolitas de porexpan
- fieltro de colores (vale tela e incluso papel decorado previamente por los niños).
- limpiapipas de colores.
- plumas de colores
- pegamento para tela
- pegamento de contacto

Procedimiento:


1-pintamos caritas en las bolas de porexpan.
2-pegamos las bolas de porexpan (con el pegamento de contacto) a los botes y dejamos secar un rato.
3- cortamos los limpiapipas a diferentes longitudes para hacer los pelos de los muñecos.
4- pinchamos en las cabezas de porexpan los pelos, de forma creativa. añadimos plumas u otros accesorios como los tapones de los botes a modo de sombrero.
5- cortamos el patrón de los vestidos y adornos varios (circulos, estrellas, triángulos..) de colores.
6- pegamos los adornos a los vestidos.
7- unimos los vestidos a los botes, pegándolos con pegamento de tela.
8- dejamos secar y ya tenemos nuestra simpática familia de moñibotes.
 

 

Ideas para la casa

 

De nuevo una recopilación de ideas para la casa que nos han gustado y queremos compartir. Seguro que os sirven de inspiración y, después de verlas, a lo mejor os sentís con ganas de hacer algún cambio en la casa.

 

 

Mesa y sillas de varios colores, visto en The inspired room.

 

Guirnalda de fieltro simulando bombillas de luces de colores, visto en mycakies.

 

Botes de especias y poster fotograma de Amelie, visto en Dos family.

 

Poster de Studio Violet y alfabeto en el cuarto de baño, visto en Design sponge.

 

Cestas de la compra como revisteros, visto en Morning’s light.

 

Podéis ver más ideas aquí y aquí.