Cambiar las aulas y los horarios para una nueva escuela

orestad110

ØRESTAD COLLEGE, Copenhague – Estudio de arquitectura 3XN

La educación del futuro – que en realidad no debería llamarse así porque es la que necesitamos hoy – debe ser, según los expertos, aquella que proporcione un aprendizaje más autónomo y competencial. ¿Y qué significa esto? Pues preparar al alumno para que sea el protagonista de su propio aprendizaje y pueda seguir formándose durante toda la vida. Que no aprenda solamente ni principalmente contenidos que le vienen dados por el maestro sino estrategias y procedimientos para llegar por si mismo a los conocimientos que le hagan falta en cada momento, aprendiendo a relacionarlos de manera crítica. Que sepa, en definitiva, enfrentarse a los problemas que le surgirán en la vida real y no solamente aprenda a superar pruebas académicas.

¿Podemos hacer esto en la escuela actual? ¿Podemos hacerlo en aulas para 30 alumnos, con disposiciones espaciales pensadas para la clase magistral, con condiciones acústicas adversas, con rígidas divisiones horarias? 

Loris Malaguzzi afirmaba que los niños en la escuela tienen tres maestros: los adultos, sus iguales y el entorno físico. Francesco Tonucci, por su parte, dice que la escuela debería proporcionar un entorno rico, que solamente entrar ya supusiera un acto educativo, y que los espacios deberían ser adecuados con el mismo criterio y estima con la que decoramos nuestra casa. Según él, en vez de aulas lo que se necesitaría son talleres y laboratorios porque estos invitan a la acción mientras que un aula con pupitres de cara a una pizarra invita a la pasividad. 

Yo creo que tanto Malaguzzi como Tonucci tienen toda la razón: las actitudes, expectativas y acciones de los alumnos pueden estar condicionadas por elementos del entorno, a veces por elementos muy sutiles. El entorno determina las interacciones que el niño o el adolescente podrá establecer y las acciones que serán o no posibles. También condiciona el ánimo con el que se enfrentará a los retos que se planteen, dependiendo de las emociones que este entorno ayude a generar. La belleza, vista de esta manera, no es un lujo sino un derecho tal como defendía el arquitecto E. Nathan Rogers: la belleza no es una cuestión sólo de estética sino de dignidad. 

Así pues, debemos dejar de pensar en los espacios escolares como algo inmutable y repensarlos teniendo en cuenta aquellas actividades que queremos hacer, y cómo hacer que el espacio trabaje en la misma dirección que el proyecto de la escuela.

Que la escuela tradicionalmente se haya organizado en aulas, y que en cada aula haya pupitres, sillas y una pizarra al frente, donde se sitúa el profesor y hacia dónde miran todos los alumnos, no quiere decir que siempre tenga que ser así, ni que sea la mejor manera de trabajar en todas las situaciones. Desterremos el “siempre se ha hecho así” de nuestro argumentario e introduzcamos la pregunta “¿qué necesitamos del entorno para que se convierta en el tercer maestro de acuerdo con lo que queremos hacer?”. 

Si queremos tener más de un maestro en el aula, quizás tendremos que trabajar con grupos más numerosos de alumnos y necesitaremos espacios más grandes. Por el contrario, si disminuimos ratios, deberemos disponer de espacios más pequeños, tal vez rincones dentro de espacios abiertos para no fragmentar excesivamente la escuela. Quizás lo que hace falta es disponer de espacios abiertos y flexibles que puedan adaptarse a las necesidades del momento. Si los alumnos pueden desplazarse entre espacios, tendremos que prever aberturas de paso que favorezcan el tráfico fluido. 

Quizás ya no necesitaremos una pizarra. O a lo mejor nos harán falta muchas, en todas las paredes. Superficies donde compartir datos, informaciones y reflexiones, no solamente destinadas a ser usadas por el maestro sino por cualquier alumno que quiera compartir algo con sus compañeros. 

Si queremos que nuestros alumnos trabajen en equipo, debemos asumir que hablarán. No podemos pretender silencio y, por tanto, sería conveniente contemplar soluciones acústicas que favorezcan el aprendizaje dialógico sin convertir la escuela en un infierno sonoro. Quizás los paneles acústicos dejen de ser un lujo y se conviertan en un elemento clave. 

Y no podemos olvidarnos de los tiempos. ¿Podemos partir el aprendizaje en fracciones de una hora a golpe de timbre? ¿Deben los alumnos descansar cuando están cansados o solamente cuando “toca” descansar? ¿Si vemos una película, debemos partirla en dos clases porque en una no da tiempo y la hora de clase es sagrada? ¿Si hay actividades que en 20 minutos están hechas, por qué pensar con qué llenar una hora si tenemos otras cosas quizás más interesantes para hacer?

Todo esto, evidentemente, plantea retos organizativos muy importantes pero que debemos abordarlos si queremos cambiar algo realmente. 

A modo de ejemplo extremo en el rediseño de la escuela, os quiero mostrar un caso danés. En Dinamarca tuvo lugar una reforma del modelo pedagógico en secundaria focalizada en la innovación y en el aprendizaje autónomo. Siguiendo estas directrices se diseñó el Ørestad College, una escuela prácticamente sin paredes interiores y sin división en aulas. La escuela está organizada en torno a una escalera circular que en su subida va creando diferentes zonas a medida que va rotando. La visibilidad entre las zonas de la escuela es total y también hay transparencia con el exterior. De esta manera se crea una diversidad de espacios interconectados y de una enorme flexibilidad que facilitan el aprendizaje colaborativo. Los arquitectos – el estudio 3XN – tuvieron en cuenta la forma en que los adolescentes piensan, aprenden y se relacionan para crear unos espacios adaptados a ellos. ¿Queremos hombres y mujeres autónomos? ¡Démosles el espacio para practicar esta autonomía y tengamos en cuenta sus ritmos biológicos, necesidades y estilos de aprendizaje!

 

 

En este punto es cuando mucha gente puede decir: “¡Ah! Muy bonito pero eso es Dinamarca. Aquí todo esto todavía está muy lejos.” Hay quien incluso lo ve imposible. En ese caso, quizá os resulte chocante saber que los jesuitas de Cataluña han empezado a implantar un nuevo modelo educativo en el que…

 “(…) han derribado las paredes de las aulas y las han transformado en grandes espacios para trabajar en equipo, unas ágoras en las que hay sofás, gradas, mucha luz, colores, mesas dispuestas para trabajar en grupo y acceso a las nuevas tecnologías. En los tres colegios que están experimentando esta novedad han juntado las dos clases de 30 alumnos en una sola de 60, pero, en vez de un profesor por cada 30, tienen tres profesores para 60.
Los tres profesores acompañan todo el día a los alumnos y tutorizan los proyectos en los que trabajan, a través de los cuales adquieren las competencias básicas marcadas en el currículo.
“No hay asignaturas, ni horarios, al patio se sale cuando los alumnos deciden que están cansados”.” (Notícia completa en El Confidencial)

Quizás no debería sorprendernos tanto ya que otra escuela religiosa, el Colegio Montserrat, perteneciente a la “Congregación de Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret”, lleva años aplicando las inteligencias múltiples y un aprendizaje basado en proyectos. Tanto en el caso de esta escuela como en las de los jesuïtas que han empezado la transformación, el rediseño de las aulas ha sido bastante espectacular.

Quizá es a esto a lo que se refería Boris en la charla que compartí el otro día (Cocinando una nueva escuela) al decir que la innovación pública necesita un poco de ayuda, para no dejarlo solamente en manos de las escuelas privadas y concertadas. Por mi parte, espero que el ejemplo de estas dos escuelas sirva para demostrar a más gente que es posible hacerlo si hay voluntad para ello.

Si os interesa el tema, os invito a visitar mi blog personal, bajo la etiqueta de “espacios escolares” (Quadern d’idees: espais escolars). Está en su mayor parte en catalán, pero a la derecha tenéis la opción de traducción automática al castellano (sale bastante potable). Veréis muchos ejemplos de espacios escolares innovadores. También tengo un panel en pinterest donde recojo cualquier imagen sugerente sobre el tema: Espais escolars.  Espero que os guste y os dé ideas para la reflexión. 

Elena Ferro

 

orestad120

ØRESTAD COLLEGE, Copenhague – Estudio de arquitectura 3XN

17 respuestas a Cambiar las aulas y los horarios para una nueva escuela

  1. 1
    Lorena dice:

    Buenos dias!… Me encantaría una escuela asi para mis hijas, creo que podemos ayudar al cambio de dos maneras, una desde casa y otra con la participación activa en el cole. En el cole de mi hija, que espúblico, han creado un huerto… Hemos colaborado con semillas.. Arbolitos frutales y compost (desechos organicos para hacerlo) y me hace tanta ilusión como a ellos que puedan tenerlo!!.. Lo cuidan entre todos y el año pasado vino feliz con un tomate!!!
    Creo que es cuestión de proponer los cambios, pero para eso necesitamos ser activos!! Ir a reuniones, hablar, exponer ideas que puedan romper con lo que ya tenemos… En casa yo dejo que haga su tarea en un pouf que tenemos hecho de un palet que reciclamos.. Y esta justo debajo de la ventana donde da todo el dia el sol!.. Le pongo alli una mesita de las plegables y unos cojines y ella es muyy feliz… Y hace las tareas con ganas.. Ella hace las tareas con fichas, de la manera tradicional… Pero con pequeños gestos trato de que le sea agradable….
    Post como estos nos abren la cabeza y nos ayudan a pensar en un cambio que puede ser posible… Pasito a pasito… Pero seguro que posible.
    Gracias! Y buen finde

  2. 2
    Inés dice:

    Un post muy acertado! Estoy estudiando el máster para ser profesora de secundaria y desde que lo empecé no dejo de pensar en todos los cambios que son necesarios en la escuela, en todos los centros educativos. Me interesan mucho este tipo de nuevos modelos, parece difícil pero no podemos dejarnos vencer por la inercia de décadas y dejarlo todo como está.
    Soy arquitecta y casualmente, esta semana empecé un trabajo para una asignatura sobre la relación entre el lugar (ambiente, espacio, arquitectura) y el aprendizaje, y hoy me encuentro este post tan inspirador e interesante :D
    Es genial ver que hay gente que se preocupa por difundir estas ideas, creo que así puede sembrarse la semilla del cambio, con información y ejemplos de éxito. Enhorabuena!

  3. 3
    Anna dice:

    Encuentro también muy acertado el post, pero me gustaría que se reconociera el trabajo que se ha llevado a cabo desde hace más de 30 años, en las escuelas de Cataluña del CEPEC. La mayoría pasaron a la red publica pues ésta era su vocación. Trabajan con proyectos y eran y son, si aún la administración se lo permite, escuelas activas. Y donde el espacio es parte del proyecto educativo.

    • 4
      Cristina dice:

      sí, Anna, precisamente nosotras somos de Cataluña y hemos trabajado y trabajamos en la pública. Hoy hemos hablado de Jesuitas porque ha salido muy recientemente la noticia, pero tocaremos un montón de escuelas y proyectos de la pública en lo sucesivo. Un abrazo y gracias por tu aportación;))

    • 5
      Cristina dice:

      la setmana passada vam parlar de una pública, la escola Les Vinyes, que treballa per projectes també ;))

  4. 6
    Merlín escola infantil dice:

    En nuestra escuela infantil intentamos que las aulas fueran como las habitaciones de una casa, y además un gran salón con sofá y piano donde reunirnos, una pequeña biblioteca llena de cojines donde concentrarnos. ..Es un primer paso, y trabajamos por proyectos , básicamente, que salen del interés de los niños. Claro que el ciclo 0-3 de infantil exige tiempo de lo que antes se llamaba “asistencial” pero del que ahora se saca partido, como hacía Emmi Pickler ya hace años . Leer cosas como estas anima mucho a seguir y tener esperanza en que la educación irá acercándose más al sentir de los niños. Muy bonito.

  5. 7
    liliana dice:

    Muy bueno el artículo, tengo un peque de 6 años y si alguien conoce en Barcelona una institución educativa que se centre en inteligencias múltiples o en proyectos con un modelo novedoso respetuoso con los niños y niñas y laico, por favor compartir información.
    Gracias

  6. 8
    Leticia dice:

    Genial el artículo !! y más genial aún la noticia de esas nuevas escuelas que en Cataluña van a derribar sus muros y crear una escuela sin fronteras! Genial también la escuela danesa!! y genial todo, absolutamente todo lo que tiene que ver con avanzar en educación, pero desgraciadamente para nosotros ( el resto de escuelas de este país) existen mil diferencias con respecto a los daneses y no solo con los daneses si no también con la iniciativa de los jesuitas en Cataluña; no es una simple cuestión arquitectónica (que por supuesto es un factor mucho, muchísimo, más importante de lo que en ocasiones creemos) es también una cuestión de evolución, un modelo de escuela como el que vemos en el video o en la imagen es mucho más que eso, el ejemplo lo tenemos en ese crío que esta sentado sobre las almohadas naranjas con su portátil; probablemente ese joven tenga a su alcance tropecientas mil ofertas de ocio y cultura más que muchos jóvenes españoles, y de esas tropecientas mil seguro que el 90% las subvenciona el gobierno; Además de eso ese joven está rodeado por sociedad que sabe vivir bajo el marco de la armonía y el respeto, respeto por lo propio y por lo ajeno; en España los primeros que no se aplican esos valores son los que ocupan nuestros ministerios. Este joven sabe que cuando termine de estudiar podrá tener un trabajo equiparado a su esfuerzo y prácticamente al mes de terminar la Universidad. Dinamarca pretende abandonar el gas y el petróleo en el año 2050, en España nadie quiere una casa que no tenga ascensor! … en fin, sería genial que en España para 2050 ya nos hubiéramos dado cuenta de que la educación está en las aulas pero también es una responsabilidad civil muy grande para la que, desgraciadamente, aún no estamos preparados.

  7. Elena, muchas gracias por citarnos en tu post; es muy interesante.
    Tanto tu como tus lectores, pueden encontrar más información sobre nuestra experiencia en la siguiente página web:
    h2020.fje.edu
    I estaremos encantados si un dia quieres ver nuestra experiencia de forma más directa.
    Cordialmente.

  8. 11
    naroa dice:

    Por mi recorrido profesional es un tema que me interesa un montón y que opino que hay mucho por desarrollar. Trabajaba como educadora ambiental, y coordinando los distintos centros que trabajaban la agenda 21 escolar en Bilbao, ahora trabajo en un estudio de arquitectura así que la conexión de las dos cosas para mi es importante. Hace tiempo que comentamos en el estudio que cuando se diseña una escuela, colegio o instituto se siguen los patrones marcados hace años, pero en el diseño no se incorporan conceptos como que puede inspirar, ayudar a la concentración o trabajo en grupo, trabajo en proyectos. Ciertos grupos de educadores están realizando un gran esfuerzo en aplicar nuevos sistemas de educación, nuevas formas de trabajo, pero los espacios son los de siempre…¿cómo deberían ser las nuevas escuelas? ¿qué necesidades deberían satisfacer? nos encantaría desarrollar este proyecto junto a un centro, tanto los educadores como el alumnado…

    • 12
      Elena dice:

      Ojalá hubiera la posibilidad de conseguir que un grupo de docentes interesado en el cambio y un estudio de arquitectura igualmente sensible se unieran para hacer una propuesta interesante al respecto. Ya ha sucedido antes, pero hay poquitos ejemplos… estaría bien que se generalizara y que la construcción de nuevos centros educativos estuviera menos constreñida por normativas y más abierta a estas consideraciones.

  9. 13
    Alba dice:

    muy interesante este articulo añado informacion , el estudio de arquitectura del colegio Montserrat de Barcelona es Alarcon y Matosas asociados. Rincones y espacios educativos muy bien resueltos y adecuados.

  10. Pingback: La técnica Sandwich para ser más asertivos

  11. Pingback: Repensar les aules i els horaris: una necessitat! | Col·lectiu Educació Viva Sant Cugat

  12. 16
    Melissa Solís dice:

    Me encantaaaa soy casi egresada de la licenciatura en educación (me faltan 2 meses jeje), estoy en medio de un proyecto educativo que estoy haciendo y está basado justo en talleres y aprendizaje para y en la vida, lo citaré! Estoy muy emocionada y feliz de saber que existen espacios así y personas que se preocupen y tomen el tiempo para hablar de educación! Felicidades por el articulo y gracias por compartir tus conocimientos :)!

  13. Pingback: Cambiar las aulas y los horarios para una nueva escuela | Kireei, cosas bellas | Recursos TIC / TAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>