Fiestas al aire libre

>

En verano apetece mucho celebrar fiestas al aire libre. De día, si hay una buena sombra y fresquito; de noche, si el día es demasiado caluroso. Si tienes una terraza grande, un patio o un jardín, no puedes dejar de disfrutar de ello.

Hoy os traemos algunas ideas para crear un ambiente festivo, para fiestas informales y también para fiestas de etiqueta (¡hasta una boda puede celebrarse así!).

 

                  Empezaremos por la iluminación:

 

Lámparas chinas de papel. Visto en Cox&Cox.

 

Leds en los árboles. Visto en Cox&Cox.

 

Lámpara de zinc. Visto en Decorative Country Living.

 

Algunos detalles para iluminar la mesa:

 

Bengalas. Visto en Cox&Cox.

 

Velas en forma de flor. Visto en Cox&Cox.

 

                         También para la mesa, flores:

 

 

 

Las tres imágenes, vistas en Living at Home.

 

Más flores, en recipientes no convencionales, como este jarrón decorado con hojas y una cinta, o este otro para colgar, que tanto sirve velas como para flores:

 

Visto en Living at Home.

 

Visto en Decorative Country Living.

 

Más elementos decorativos, ahora guirnaldas pero… de tela. No nos limitemos a las típicas de papel. Y, además, son reutilizables:

 

Visto en Cox&Cox.

 

Visto en Decorative Country Living.

  

                 Algunas mesas engalanadas para la ocasión en diferentes estilos:


Visto en Living at Home.

 

Visto en Living at Home.

 

Visto en Decorative Country Living.

 

 

Un balcón

>

Muebles de hierro para no sobrecargar el pequeño espacio, detalles con personalidad y unas cuantas plantas estratégicamente situadas. El árbol de la calle también es una ayuda para convertir este pequeño balcón en un pequeño remanso de paz. 

Es por todos estos pequeños detalles que nos ha gustado este espacio urbano mínimo pero excelentemente aprovechado. ¿A qué apetece sentarse a leer ese libro, acompañado de una limonada bien fresquita o un te helado? 

Y tú, ¿tienes un balcón? ¿Cómo lo has convertido en un sitio acogedor? Cuéntamos cómo o envíanos tus fotos. Nos encantaría hacer una entrada especial con los balcones de nuestros lectores.

 

 

Noche de San Juan

>

 

 

"Lume de San Xoan", Lugo.

 

 

"Focs de Sant Joan", Tarragona.            "Fogueres de Sant Joan", Alicante.

 

"Juhannuskokko", Finlandia.

 

 

"Festa junina", Brasil.

 

Imágenes:

Lugo: CreativeCommons de diegoperez74.

Tarragona: CreativeCommons de SantiMB.

Alicante: CreativeCommons de jrgcastro.

Finlandia: CreativeCommons de Pekka Vainio.

Brasil: CreativeCommons de Paulo Brabo.

 

Jugando al aire libre

Con la llegada del buen tiempo, lo que más apetece a los niños es jugar fuera. Protección solar, una gorra y ¡a disfrutar! Aunque es cierto que para pasárselo bien no hace falta más que agua, tierra, naturaleza y un poco de imaginación, hay algunos juguetes que nos parecen buenos complementos para los juegos al aire libre. ¡Y es que el verano no es solamente playa!

He aquí una pequeña selección de lo que se puede encontrar a lo largo y ancho de la red.

 

                        Para los jardineros:

 

Visto en jugarijugar.

 

Visto en imaginechildhood.

 

  

      Visto en Vilac.                                     Visto en Nature et Découvertes.

 

                Para los exploradores:

      

Vistos en Nature et Découvertes

 

Visto en jugarijugar.

 

 

                   Para navegar y jugar con el agua:

 

   

Visto en Vilac.                               Visto en jugarijugar.

 

Visto en jugarijgar.

 

                      Para volar:

    

Visto en Imaginechildhood.                                Visto en Nature et Découvertes.

       

Pompas de jabón gigantes y boomerang vistos en Nature et Découvertes.

 

                              Otros juguetes:

Visto en imaginechildhood.

 

 

 

Visto en Vilac.                                       Visto en Chacha.

 

           

    Visto en jugarijugar.                                    Visto en Ikea.               

 

Visto en imaginechildhood.

 

También nos han gustado estos dos libros para hacer cabañas:

Visto en Connaitre et Protéger la Nature.

 

Visto en imaginechildhood.

 

 

Naturebook

Uno de mis blogs preferidos, cuando de temas de niños se trata, es ORCA (que significa Observar, Recordar, Crecer, Aprender), el blog de una familia que educa a sus dos hijos en casa y que muestra siempre montones de actividades atractivas y muy interesantes. Hay propuestas estupendas en todos los campos, pero a mi me gustan especialmente las que tienen relación con la ciencia.
Hace unos días vi en su blog estos estupendos libros de naturaleza o "naturebooks":

 

 

Las tapas, como podéis ver, las hicieron los mismos niños con un collage de elementos naturales.

Luego, han ido llevando las libretas a sus excursiones por el campo, realizando todo tipo de anotaciones sobre sus observaciones.

 

Y esta es una muestra del “naturebook” del más pequeño, que incluye un estudio sobre las partes de una planta:


 

Nuestros pequeños Gerald Durrell

El Gerald de Meisi tiene 11 años, y el de Elena, 7. Comparten nombre – que no es Gerald, aclaramos, por si alguien se despista – y aficiones. Dales bosques, animales, hierbajos y bichos… y serán felices.

El Gerald de Meisi regaló en su cumpleaños plantas en vez de golosinas, esa fue su idea,
y compró doce plantas de verbena, tan coloridas. No contento con eso, al día siguiente se fue al vivero (la única atracción del pueblo) y se compró un girasol y otra planta de florecitas azules. Días atrás se compró una planta atrapamoscas. En la escuela lee una
revista a la que están suscritos y cada día trae un montón de datos sobre el mundo en general y de animales en particular, amén de consultas en Internet sobre todo esto. Anda enredando con comprar un roedor peruano, ya ligeramente superada la fase de las iguanas y
camaleones.

 


El Gerald de Elena no puede salir al bosque sin su bote para bichos. Recoge flores y sufre mucho cuando hay que tirarlas, y se niega a hacer el experimento de meter tinte en el agua para ver cómo cambian de color porque lo interpreta como una especie de profanación. En su biblioteca más de la mitad de libros son de dinosaurios y animales. Y cuando se me ocurrió darle a escuchar el Cant dels ocells (canto de los pájaros), interpretado al violonchelo por Pau Casals, su máximo interés fue saber qué tipos de pájaros salían en esa canción, cómo eran y cómo cantaban. Así es como pasa el rato cada vez que pisa tierra (aunque en el asfalto no se le escapa tampoco insecto urbano o mala hierba creciendo en cualquier rendija):
 

 

Es por este motivo que cuando leemos "Mi familia y otros animales", relato autobiográfico de la infancia de Gerald Durrell en la isla griega de Corfú, no podemos evitar imaginar cómo vivirían nuestros hijos esa libertad. (Podéis comprar aquí el libro en castellano: "Mi familia y otros animales" y también en catalán: "La meva família i altres animals").
 

Este es un extracto de la wikipedia, de la biografía de Gerald Durrell:

La familia se trasladó de nuevo a la isla griega de Corfú en 1935, donde Durrell empezó a capturar y coleccionar especímenes de la fauna local como mascotas. Permanecieron en la isla hasta 1939. Este intervalo de tiempo sería más tarde la base para el libro Mi familia y otros animales y sus secuelas, Bichos y demás parientes, El jardín de los dioses, y varias historias cortas.

Durrell no asistió al colegio durante su estancia en Corfú, sino que recibió sus enseñanzas de varios amigos de la familia y tutores privados, la mayoría amigos de su hermano mayor (y futuro novelista de éxito, Lawrence). Uno de ellos en especial, el griego Theodore Stephanides, sería el mentor y amigo del joven Gerald. Doctor, científico, poeta y filósofo, las ideas de Stephanides, junto con los escritos del naturalista francés Jean Henri Fabre, dejaron una impresión imperecedera en el muchacho. Profesor y alumno capturaron, investigaron y examinaron las especies existentes entre la fauna de Corfú, usando desde tubos de ensayo hasta bañeras.