Reutilizar jerséis

con la lana estropeada

A partir de ahora vamos a mirar la ropa que no nos sirve de otra manera, porque he aquí otra forma de aprovecharla. Esta vez se trata de ropa de lana. Martha Stewart nos propone reutilizar esos jerséis que se han estropeado por lavarlos con agua caliente y se han quedado pequeñitos.  Aunque esto sucede por accidente, se puede forzar el proceso lavando en la lavadora con agua muy caliente y luego secando en la secadora, si tenemos, con aire caliente. Cuando el tejido se encoge crea una especie de fieltro suave y esponjoso que se puede cortar sin deshilacharse.

 

A partir de entonces ya podemos coser unas manoplas, muñecos… lo que queramos, como si fuera tela o fieltro, pero con un aire muy diferente. Veamos más ejemplos:

 

 

cesto para labores

 

 

                                     cojines                                         fundas variadas


   

                              manta patchwork                                     manoplas

 

animalitos

 

 

Papeles pintados a mano

Malin Björklund es una diseñadora que utiliza patrones vegetales en diversos materiales: telas, papel de arroz, papel pintado (para empapelar paredes), todo hecho a mano. La repetición de los modelos y las transiciones permiten que estas obras artesanales puedan ser producidas a gran escala, también. La clave está en la repetición.

Aquí tenéis algunas imágenes, en las que podréis apreciar la delicadeza de sus diseños y, al final, una aplicación práctica en una vivienda real.

 

Biombo de papel de arroz

 

Diferentes diseños.

 

Estudio.

 

Papel de arroz.

Papel de arroz.

Pared empapelada en una casa privada.

 

Minimalismo

En contraste con otras casas que hemos mostrado en otras ocasiones – llenas de muebles, telas, objetos decorativos… – esta vez os enseñamos una casa completamente minimalista. No hay en ella ningún objeto que no tenga una utilidad clara y específica. Claro, sí que hay algunos elementos decorativos, pero tan solitarios que destacan aunque en otra casa probablemente pasarían desapercibidos.

En este pasillo, una sencilla exposición de fotos tomadas con Polaroid:

 

 

El comedor, con la pared decorada con un espejo, para incrementar la luminosidad proveniente de la ventana. El mismo propósito que se persigue al pintar las paredes de blanco: luminosidad y claridad.

 

La habitación infantil solo tiene la cama y una pequeña balda para juguetes. Se aprovecha el alféizar de la ventana. Y los libros, expuestos en el suelo. A mi no me hace mucha gracia tener los libros en el suelo, la verdad, preferiría verlos en una estantería. Pero la ventaja evidente es que así están mucho más al alcance del niño y además, lucen mucho más.

 

Finalmente, la sala de juegos. Un espacio diáfano, con todo al alcance del niño, excepto el alfabeto decorativo.

La casa de Swallowfield

Seleccionar fotos para una entrada no es fácil cuando se trata de fotógrafos, artistas o casas con tanto que ver, admirar y mostrar. Este es el caso de Jennifer Judd-McGee, conocida como Swallowfield, artista que trabaja sobre todo el collage y la ilustración.

Hace poco compré una de sus láminas collage en su tienda Etsy. Swallowfield trabaja sobre todo la técnica del doodle. Os muestro dos ejemplos de su trabajo y, a continuación, algunos detalles de su casa, pequeños toques que, como comentabamos recientemente, transforman una casa impersonal en un rincón único y con carácter.
 
 
 
 
             Su rincón de trabajo. Me encanta esa pared de ladrillo en blanco lleno de láminas:

 

           Toques de color con un cojín artesanal:
 

 
 
           La habitación infantil con uno de sus collages/mural:
 
 
 
 
           Estanterías y arte en la cocina, ¿porqué no?
 
 
 
 
Adorable móvil de ventana con corazones de papel, una manualidad sencilla pero muy decorativa. Y el gato que no falte.
 

 
            Flores con sus trabajos al fondo:

 

 
 
Gracias a Jennifer por enseñarnos sus preciosos rincones. Aquí podeis ver más fotos flickr
 

Nuestros gatos

 
El musical “Cats” está basado en el libro de poemas infantiles “Old Possum’s Book of Practical Cats” de T.S. Eliot. Possum era el nombre con el que Ezra Pound llamaba al propio Eliot en esa lengua inventada que ambos usaban a menudo en su intercambio epistolar. En el musical, el anciano gato “old Deuteronomy” da nombre a los nuevos gatos en la reunión alrededor del basurero que tienen una vez al año.
 
A nosotros nos encantan los gatos. Meisi tiene a Akira y Misha, yo a Noa y Alzina. Otros gatos de nuestros amigos y parientes son Rayitas, Crispín, Poe, Tolkien, Agatha, Misha…
   
Como Eliot y Pound, yo siempre he inventado lenguas extrañas con mis amigas y también para hablar con los gatos. Ahora incluso mi hijo de dos años empieza a usarla para mi regocijo. Cuando lo veo acercarse a ellas y gritar: ¡cachorrera tun! o ¡gandulanga!, me muero de risa. Me cuenta Meisi que sus hijos también inventan multitud de nombres para sus gatos: Clancy , Minsy, Clipiclap, Fransis, Shoshito, Frimpa, Flipper…
 
¿Y vosotros, también sois amantes de los gatos y de jugar con las palabras?

 

     
  

Cabbages and Roses

Ya hemos hablado en varias ocasiones de ropa infantil pero… ¿qué pasa con la ropa para adultos?

Hoy os queremos mostrar las propuestas de Cabbages and Roses, un fabricante inglés que se dedica a la ropa para mujer y los textiles del hogar. Nos encanta mirar su catálogo, no solamente por las prendas – que nos gustan mucho - sino por la ambientación de las fotos. Aquí tenéis algunas de muestra.