Hummus

 

 
El humus es un paté de garbanzos típico de la cocina árabe, es sencillo de realizar y muy rico y sano. En casi todas las cenas con amigos alguien trae hecho de casa, es ya una tradición. Se puede acompañar con pan pita o con varitas de verdura cruda. Si no se quiere hervir garbanzos dejados en remojo la noche anterior se puede realizar con garbanzos de bote, aunque siempre sale mejor con la cocción casera.
Se trituran en la batidora 100 gramos de garbanzos, un par de dientes de ajo, un chorrito de limón, un par de cucharadas de tahina (pasta de semillas de sésamo) y una pizca de comino. Conviene probarlo y rectificar alguno de los ingredientes hasta alcanzar el sabor deseado. Al presentar se puede adornar con pimentón rojo y un chorrito de aceite de oliva. Para los niños se puede preparar una versión sin ajo y convertirse en una forma diferente de comer legumbres.
 
 

 

El cocinero de Damasco

El cocinero de Damasco
Cocina, cultura y recetas
Jordi Colobrans/ Salem Khabbaz
Editorial Zendrera Zariquiey
ISBN: 978-84-8418-360-0
Premio GOURMAND WORLD COOKBOOK AWARDS 2007

“En el cocinero de Damasco un antropólogo de Barcelona y un cocinero sirio han establecido un diálogo con el fin de dar a conocer una particular tradición culinaria entre las muchas que conviven en el Próximo Oriente. Las recetas nunca son lo que parecen. Son un reflejo de lo que deberían ser. De ahí que la experiencia del comer siempre sea distinta. No se trata, pues, de una cocina científica que busca la precisión de la receta sino de una cocina artesana que intenta personalizar los platos para que sean significativos en cada ocasión”.

 


Así reza la contraportada de este magnífico libro que no es solamente un compendio de recetas sino una verdadera inmersión en una cultura en que la comida físicamente nutre el cuerpo y, simbólicamente, alimenta la mente y el espíritu.
Aunque el libro carece de buenas ilustraciones o fotos en color, leerlo es una experiencia absolutamente recomendable, incluso para los poco interesados en meterse entre fogones.

Imagen Creative Commons de ersdel.

 

 

Crema de verduras y lentejas rojas

Este puré es muy versátil, sencillo de preparar y una buena forma de incorporar lentejas en la dieta de aquellos niños a los que no les apetece comerlas a la manera tradicional.

Lo ideal es utilizar una base de verduras anaranjadas: zanahoria, calabaza, boniato, junto con patata para darle consistencia. El resto de verduras puede ser variable, lo que tengáis en casa, judías verdes, puerro, calabacín, brócoli, etc. No hay cantidades fijas, de ahí la versatilidad, las verduras base deberían ser más numerosas que las verdes porque, al fin y al cabo, el resultado es un puré naranja. Hervid primero las verduras, no mucho tiempo para no perder propiedades, y al final añadid dos tazas de lentejas rojas. Las podéis encontrar en tiendas dietéticas, se cuecen en 5 minutos, prácticamente se deshacen. Antes de triturar verted el liquido en otro recipiente, triturad, incorporad líquido para conseguir la textura adecuada y listo. Queda riquísimo, con un toque suave a lenteja y el dulzor de las verduras anaranjadas.

Un collage en tu plato

 

 

Me encantan los collages, esas mezclas aparentemente caóticas cuyo resultado es un todo unificado, bello, único, diferente. Esta foto vista en the kitchn es lo que yo llamaría un collage en un plato, arte en la cocina. Siempre me han gustado las mezclas en cocina, platos que incluyan diferentes colores, texturas, sabores, como esta fuente mediterránea del restaurante Ortine compuesta por tiras de zanahoria cruda, aceitunas, nueces caramelizadas, curry de berenjena, ensalada de alubias, humus y pan de pita. Incluso los contrastes más impensables pueden casarse bien en cocina. ¿Qué combinaciones al estilo de este collage son vuestras favoritas? Cuéntanos tus mezclas mas artísticas, compartamos arte culinario.