Comida de Halloween

 

Nos gustan los postres.

Nos gusta la creatividad.

 

Visto en country living.

 

          

Visto en woman’s day

 

Visto en fullhalloween.

 

Visto en bakerella.

 

          

Visto en myrecipes.

 

Visto en cahly.

 

              

                    Visto en Martha Stewart.                              Visto en family go.

 

 

Samosas para niños

Las samosas son unas empanadillas típicas de la cocina asiática, especialmente de la India. Se pueden encontrar en distintas formas: triangulares, media luna, o rectangulares y suelen estar hechas con pasta filo, una masa finísima de la que ya hablamos aquí.

El relleno también es de lo más variado, siendo el más común el de patata y guisantes, junto con especias como el curry, el garam masala, etc. Tenía ganas de hacerlas pues las he comido en un par de ocasiones y son deliciosas, pero como ahora no tengo acceso a tiendas con suficiente diversidad de ingredientes se me ocurrió simplificar la receta y hacer unas samosas para todos los públicos. Lo bueno que tiene la cocina es eso: la posibilidad de cocinar la receta exacta si así te apetece o bien inspirarte en la receta y adaptarla a tus gustos, posibilidades y ritmos. Este es el resultado, nos han gustado mucho. Probad.

 

 

Ingredientes:

Un paquete de láminas de pasta filo.

Dos patatas.

Dos zanahorias.

100 gramos de guisantes.

Una cebolla pequeña.

 

Se pica la cebolla y se pone a sofreir en una sartén. Mientras, se hierven las zanahorias, la patata y los guisantes. Cuando estos tres ingredientes estén preparados, machacad la patata y juntarlo todo en la sartén donde tendréis ya la cebolla dorada. Mezcladlo todo para que se incorporen todos los sabores y sazonad al gusto. Dejad enfriar. 

El siguiente paso es la preparación de la empanadilla doblando la masa de tal forma que os queden unos paquetitos triangulares. Se mete un poco de relleno con una cucharita y se cierran los triangulos mojando la masa con un poco de agua para que quede pegado. Se fríen en abundante aceite.

 

Podéis ver como se realizan las empanadillas en este video.

 

Bocadillo de plátano y chocolate

Esta merienda es un tres por uno: un bocadillo, una fruta y un dulce. En tres cosas me he inspirado también: en la costumbre de mi abuela de comer pan con todo, en el helado de plátanos con chocolate que publicamos aquí, y en nuestros adorados bocadillos de nocilla de la infancia. Podéis probar con otras frutas, a casi todas les casa bien el chocolate. He pensado que es un bocadillo ideal para los niños pero este, me lo he comido yo.

 

 

 

¿Qué merendabais de pequeños? Yo recuerdo bocadillos de mantequilla y azúcar, bocadillo de leche condensada, de "tres gustos" … ¿Y vosotros? 

 

Pequerecetas

 

 

Os quiero recomendar PequeRecetas, un blog dedicado a la alimentación infantil en todos sus aspectos: recetas para niños, trucos de cocina, un especial interés hacia la lactancia, recomendaciones de libros de recetas, cursos de cocina, alimentación durante el embarazo, sorteos, etc. Una completa web, muy afín a nuestro apartado Cocinando con niños, que ha pasado desde ahora a formar parte de nuestras favoritas. Le deseamos mucho éxito con su iniciativa emprendedora a Elena, su editora, con este sitio y con su web hermana, PequeOcio. Y, a continuación, alguna de las estupendas ideas que la web presenta.

 

                        

                     

                      

Croquetas de merluza

>

La mayoría de los padres nos quejamos de que nuestros hijos no comen suficiente pescado, por no decir nada. Mi opinión es que, como a los adultos, muchas veces, lo que no les gusta a los niños no es el pescado en sí, sinó la forma de presentarlo, la receta. La verdad es que a mi una cola de merluza hervida, sin sal y a palo seco tampoco me inspira lo más mínimo. Así es que me da la impresión de que los tiros vienen por ahí, por lo apetitoso que esté lo que queremos que coman nuestros hijos. Pienso ahora en el anuncio ese del frigorífico tan estupendo que mantiene intacto un plato de espinacas para disgusto del niño al que le presentan el mismo plato día tras día. Habría que preguntarle a esos padres, o a los anunciantes, si a ellos les parecen sabrosas cuatro hojas de espinacas hervidas sin más. A mi desde luego no.

En fin, no me enrollo más. Os muestro una manera de comer pescado rica y sencilla, que podéis incluso preparar en la compañía de vuestros hijos, pues se trata simplemente de hervir patata, hervir o freir con un pelín de aceite unos lomos o centros de merluza (los congelados son ideales para esto, pues no tienen espinas y lo podéis tener a mano siempre), triturar ambas cosas juntas, o simplemente machacar con el tenedor (eso lo pueden hacer ellos), y hacer unas croquetas que pasaréis por harina (también resulta divertida esta fase para ellos) y huevo y freiréis levemente. Mi hijo y yo cenamos esto a menudo, junto a una buena ensaladita.

 

 

Barritas de muesli

>

Aprendí a hacer barritas de muesli en un curso de cocina vegetariana hace un tiempo. La receta era para hacer turrón casero pero me di cuenta de que el mismo planteamiento se podía adaptar para realizar unas estupendas barritas de tentempié. Una buena idea para tener siempre algo sano que picotear entre horas, o para el almuerzo o merienda de los niños. Ideal también para hacerlas con ellos y pasar un rato divertido en la cocina. 

 

Foto CC de foodistablog.


Os doy una lista de los ingredientes que podéis utilizar para hacer vuestra propia combinación, ya que admite multitud de variantes. No os doy cantidades porque lo mejor es hacer pruebas con poco hasta dar con vuestra mezcla favorita.

- Copos de cereal.
- Pasas.
- Frutas desecadas.
- Frutos secos.
- Semillas.
- Sirope de arroz.
- Miel.

El proceso es el siguiente:

Mezclad en un bol todos los ingredientes excepto el sirope y/o la miel. Yo normalmente uso copos de avena, nueces, pasas, piña o cerezas desecadas y pipas de girasol y/o calabaza.
Calentad en un cazo unas cucharadas de sirope y/o miel a fuego lento para que no se queme, no pongáis mucho, la función de este ingrediente es la de apelmazar todo lo demás, por lo que no hace falta que sea predominante. Vertedlo en el bol y mezcladlo todo con la ayuda de una cuchara de madera o una espátula de silicona. Preparad una bandeja con papel vegetal (o, en su defecto, untadla de aceite de oliva) y colocad la mezcla formando un bloque liso, a modo de ladrillo. Lo dejáis enfriar y ya lo tenéis listo. A partir de ahí podéis ir cortando las barritas conforme las necesitéis.

Nota: Podéis agregar trocitos de chocolate y ya el éxito está absolutamente garantizado.