Helados creativos

>

El helado va asociado al verano y viceversa, aunque este placer divino no debería limitarse a la estación estival. Hace unas semanas publicamos unas ideas para hacer helado casero y hoy os quiero mostrar alguno de los helados que realiza Prima Chakrabandhu Na Ayudhya para Icedea, su propia heladería en Bangkok, Tailandia, y que amablemente nos ha permitido mostraros.
Animad a vuestros niños a realizar divertidas creaciones con helado, fruta, barquillos, galletas, fideos de chocolate, nueces, alguna golosina, fruta desecada, etc. Los resultados pueden ser tan sorprendentes que de pena comérselos.
 

     

 

         

 

                  Mirad las creaciones realizadas en un taller con niños:

 

 

           Prima escribe y es entrevistada en numerosas publicaciones de diseño y gastronomía:

 

Aperitivos para niños

>

Tengo un amigo que siempre me cuenta la misma anécdota, cuando le regalaron su primera bolsa de golosinas en un cumpleaños, la abrió y exclamó sorprendido: "¡No hay comida!".

Por alguna razón, cuando se trata de preparar aperitivos o de ofrecer pequeños tentempiés o "manjares sorpresa", acabamos dejándonos llevar por la inercia y claudicando a los snacks envasados, muy tentadores, pero altos en grasas hidrogenadas y aditivos varios.
Como en todo, basta hacerse el propósito para darle un giro a esta tendencia. Aquí tenéis una primera idea, que espero, sirva además de diversión al meterse en la cocina a prepararlo con los niños.

Vamos a hacer tres o cuatro salsas o “dips” y acompañarlas con distintos elementos para mojar. Ya os hemos hablado del guacamole, el hummus y el tzatziki; la cuarta salsa podría ser un paté de lentejas con zanahoria como el que veis en la imagen.
Y como acompañamiento palitos de verduras (crudités): zanahoria, apio, pimiento, panes variados (pita, tostado, rosquilleta), y tortitas de maiz o arroz.
Meted a los niños en la cocina para preparar este festín, luego lo disfrutarán doblemente.

 

 

Para hacer el paté de lentejas la manera más rápida es hervir tres o cuatro zanahorias y añadir un puñadito de lentejas rojas en los últimos cinco minutos de cocción. Estas lentejas, al no tener piel, se cuecen rápido. Lo trituráis todo y añadís algún toque de especia al gusto, por ejemplo, ¿qué tal una pizca de canela?
 

Gelatina de frutas con agar agar

>

 

Esta es una idea que aprendí hace un tiempo en un curso de cocina: realizar los postres de gelatina para los niños con agar agar en vez del preparado de gelatina que venden en supermercados.

Esta alga es muy nutritiva y digestiva, utilizándola para este popular postre le estaréis dando un valor añadido ya que, por lo común, las gelatinas industriales aportan pocas propiedades nutritivas por no decir ninguna.

Compradla en polvo, en la herboristería y si no la tienen, encargadla. El proceso es tan sencillo como hervir agua, añadir el agar agar en polvo, remover durante un par de minutos, apagar, añadir el zumo de fruta que deseéis, mejor si es natural, y dejar enfriar en la nevera. Podéis utilizar moldes pequeños de formas divertidas y una gran bandeja de donde iréis cortando raciones.

 

Foto vista en malaysiabest.

Brochetas

El verano es una época ideal para las brochetas. Prepararlas con los niños puede convertirse en un divertido rato en la cocina.

 
Cocinar algo insertado en un pincho es algo bastante común en muchos lugares. En Malasia se llama Satay, en los países árabes Kebab, en la tradición ruso-asiática Shashlik, espadas en Argentina. Os voy a dar unas cuantas sugerencias para brochetas que no sea la clásica brocheta con pollo y verduras intercaladas que ya debéis conocer.
 

 

-         Con gambas: Intercalad tomates, gambas y queso apto para asar a la plancha, como el queso fresco o el provolone italiano.
-         Intercalando frutas en vez de verduras: Plátano, mango, piña, uva, higos son frutas que quedan muy bien asadas.
-         Con salchichas: Siempre que sean salchichas lo más artesanales posible, huid de las envasadas industrialmente. Intercaladlas con verduras como el pimiento, la cebolla y el tomate.
-         Con albóndigas de carne picada: Pedid que os piquen carne en la carnicería, para usarla recién picada, y haced albóndigas con harina, huevo y pan rallado para que tengan consistencia. Intercaladlas con calabacín y berenjena.
-         Con tofu: Probad a hacerlas con esta proteína de origen vegetal. Marinad el tofu durante un par de horas con aceite de oliva, limón y alguna hierba aromática al gusto. Intercalad con verduras o frutas al gusto.
-         Con pescado: Utilizad pescado de carne prieta para que no se desmorone al cocinar, como el salmón o el emperador. Usad el mismo acompañamiento que con la brocheta de gambas.
 
Los niños pueden divertirse ensartando los trozos en las brochetas. Para eso es mejor usar palillos largos de madera, en vez de metal, que pueden ser más punzantes, o incluso, con palillos pequeños para hacer minibrochetas.
 
Acompañadlas con lo que más les guste, que lo elijan ellos: su pasta preferida hervida y sazonada con aceite y queso rallado, cuscus, arroz, polenta… Dejad que sirvan ellos el acompañamiento rellenando unas tazas y dándole la vuelta en el plato para obtener una montaña. Que elijan ellos también qué quieren poner en la cima: unos frutos secos, unas pasas, unos tomates cherry, acompañad con salsa de yogur o aguacate.

  

Satay visto en travelandliving

 

 

Pastel de frutas

>

Una nueva idea para la sección Cocinando con niños: hacer un pastel de frutas.

Este sencillo pastel se realiza con bizcocho, fruta (en este caso kiwi y fresas), nata montada  y chocolate (usad nata vegetal y cacao de algarroba como alternativa)
Se realiza en tres capas. La primera capa se rellena con chocolate, la segunda con la nata y la la parte de arriba se decora con las frutas realizando un bonito diseño. Se pueden poner más trozos de fruta en las capas si se desea.
  
Se guarda en la nevera unos 45 minutos. Los niños pueden cortar la fruta con cuchillos adecuados, rellenar el bizcocho con la nata y el chocolate, decorar la capa exterior, y, ñam, ñam, ¡comer!
 
Nota: Este bizcocho lo he comprado hecho pero si queréis realizarlo necesitaréis dos tazas de harina, levadura, tres cucharadas de azúcar, una cucharada de aceite,  tres huevos, un yogur y, si se desea, esencia de vainilla. Se hornea durante 20 minutos a 220ºC.
 
                       Primera capa:
 
 
                       Segunda capa:
 
 
                        La tarta al completo:
 
 
 

Tostadas divertidas

 

Uno de los rincones de juego favoritos de mi hijo es la cocina, y creo que el de todos los niños a los que se les permite estar trasteando por allí. Tengo uno de los armarios bajos lleno de recipientes de plástico, madera y mimbre donde el puede acceder y jugar libremente. Cuando yo estoy en la cocina él siempre está conmigo, a mi lado, en un taburete o una silla, viendo cómo cocino y hablando de lo que ve.

Hoy empezamos esta nueva sección, cocinando con niños, para compartir platos y trucos con los niños como ayudantes de cocina. Comer lo que uno ha cocinado tiene un aliciente extra. A los niños a los que se les da la oportunidad de tocar los alimentos frescos, manipularlos, ver como se transforman hasta llegar al plato para acabar disfrutándolos, se les está ofreciendo diversión y un tesoro para toda la vida.
 
 
Para abrir el apetito voy a hacer una lista de ideas para platos en esta sección:
 
-         Galletas, pasteles y otros postres.
-         Bebidas: zumos, limonadas, batidos.
-         Pizzas, bocadillos y sándwiches.
-         Snacks.
-         Comidas calentitas.
-         Dibujar con la comida.
-         Recetas de otros lugares.
 
Y empezaremos por algo sencillito, una tostada divertida como esta que veis aquí y para la que sobran comentarios (está hecha con mantequilla de sesamo, jamón, avellanas y pasas).

Mientras yo iba poniendo las pasas mi hijo iba quitándolas y comiéndoselas. ¡Probad a hacer tostadas diferentes el fin de semana, que hay más tiempo!