Almacenaje decorativo en el baño

Nos han gustado estas dos ideas para guardar toallas y otros objetos de uso cotidiano en el baño. Las cestas, bolsas de tela y otros recipientes similares, resultan muy decorativos. Aportan calidez a un entorno que normalmente, por los materiales usados en la mayoría de baños, suele ser algo frío. Además, nos encanta esta manera de guardar y, a la vez, exhibir las toallas.

 

Muebles para guardar cuentos

 

 

 

Nos encantan los libros y cuentos infantiles y nos parece una pena que no estén a la vista, algunas portadas son verdaderas obras de arte. Lo más común es guardarlos en estantes estilo librería pero creemos que estas piezas exquisitas merecen ser vistas. Hemos seleccionado unas cuantas ideas para este fin, muchas de ellas se pueden hacer fácilmente si alguien en la casa es aficionado al bricolaje: comprar listones de madera, material de ensamblaje y todo lo necesario, pintar y listo. Otra ventaja: los usuarios de estos libros, los niños, lo tienen mucho más fácil para acceder a ellos y volverlos a colocar. Visto en ohdeedoh.
 
 
           
            
                                                 Se venden en guidecrafts.
 
 

 

Una habitación de cuento

 

No es necesario desembolsar una gran cantidad de dinero para conseguir una habitación de cuento. Con unos cuantos detalles acertados el efecto puede ser espectacular. A esta habitación en blanco se le han añadido unas cajas del tesoro, una lámpara de princesa, un dosel, una alfombra a juego, un espejo infantil y unas coronas pintadas en las paredes. ¡Ni siquiera falta la rana! Casi todos los elementos son de Ikea. ¿Te atreves? Si quieres puedes compartir con nosotros tu habitación de cuento.

 

 

Una casa para los niños

En una entrada anterior ya sugeríamos la idea de crear espacios pensados para los niños no solamente en sus habitaciones. Hemos encontrado esta casa tan colorida, en la que vive una familia con niños, y nos ha gustado cómo han adecuado no solo los espacios sino también la decoración.
Esta es la cocina, fijaos en la pizarra, y también en la atrevida combinación de colores entre las patas de la mesa y la silla Trip-Trap.
 

 

Hay espacio para los puzzles y juguetes de los niños en los muebles “no infantiles”.

 

                       Espacio de almacenaje. 

 

El baño para toda la familia. Los propietarios explican que la paleta de colores fue sacada de la película de Wallace y Groomit. Nosotras nos hemos fijado también en los cuadros que se reflejan en el espejo.

Habitación bajo el mar

En una entrada anterior os mostrábamos una preciosa habitación con cama-castillo incluida. Hoy hemos encontrado esta habitación temática, muy divertida y no demasiado cara, en la que el mar y sus habitantes son los protagonistas. Jo ha sido tan amable de dejar que os mostráramos las imágenes de la habitación de sus hijos. Hay más en su blog: A bit of this and a bit of that…

Lo mejor de todo es que cambiando la tela, los peluches, la red y algún otro detalle podemos fácilmente convertir este escenario submarino en cualquier otro. ¿Y si de repente el niño queda fascinado por el mundo del cretácico? ¡O quiere ser astronauta!

 

 

Beatrix Potter

 

 

 

He de reconocerlo: tengo debilidad por los conejitos de Beatrix Potter. Nada más nacer mi primer hijo fui a comprarle su tacita y plato decorados con el adorable Peter Rabbit. ¡Han resistido admirablemente y todavía los tenemos! Por eso me ha gustado encontrarme con esta nueva colección de platos y utensilios de mesa, y me ha encantado la cestita para recoger los huevos de Pascua, todo visto en Pottery Barn Kids.
La editorial Debate ha publicado en castellano sus Cuentos completos. ¡Muy recomendables!