Móviles en el salón

Cuando pensamos en móviles siempre nos imaginamos la habitación de los niños y, si la imaginación nos falla, es posible que incluso los limitemos al clásico móvil en la cuna del bebé. Pero hemos visto este móvil estilo Calder y nos lo podemos imaginar perfectamente en un salón. Quizá este no es tu estilo, quizá no estés dispuesta a pagar lo que piden por este exclusivo modelo, pero es posible que opines, como Calder, que un móvil es algo más que un conjunto de objetos planos que se mueven, que un móvil es poesía. Si tienes uno en tu salón, puedes enviarnos tus fotos.

Detalles primaverales

Flores y plantas presentadas de una manera diferente, huevos de Pascua nada convencionales y gallinas-títere de dedo, estas son algunas de las propuestas de Living at Home para decorar la casa en estas fechas. A mi me han convencido estas ideas, las encuentro originales y muy bonitas.

 

Desorden en el recibidor

 

Cuando decoré por primera vez mi propia casa, mi idea acerca de cómo debía ser un recibidor era bastante diferente de la que tengo ahora. Como el propio nombre indicaba, el recibidor era para recibir, así que debía aparecer inmaculado. El diseño era lo más importante, y en ningún momento me pregunté dónde iba a colocar las llaves al llegar ni qué pasaría con los abrigos (los de la gente de la casa y los de los invitados que tan estilosamente iba a recibir). Diez años y dos hijos después no creo que en la entrada de la casa debamos olvidar el aspecto estético, pero lo que seguro que no hay que dejar de lado es el aspecto funcional. Y, sobre todo, aceptar un cierto grado de desorden y planificar ese espacio para que ese desorden no resulte ofensivo sino natural y acogedor.

Área de juego

Al decorar una casa en la que van a vivir niños, uno de los aspectos más importantes es planificar el área de juego. Hay quien la sitúa en la habitación infantil, también puede ubicarse en el salón o en la cocina o en cualquiera que sea el espacio en el que la familia pasa el tiempo libre. Nos ha gustado este ambiente porque en él todo está al alcance del niño, incluso las baldas se han colocado bajas para permitir la total autonomía a la hora de alcanzar los libros y los juguetes. También nos ha llamado la atención que el mueble para el almacenaje no sea un diseño específicamente infantil. Puede ser una manera de sacar más rendimiento al mueble y seguir usándolo cuando el niño crezca pero nos gusta pensar que también puede ser un indicio de que este rincón es parte de la dinámica general de la casa y no solo un bonito rincón infantil del que no pueden salir los juguetes y, ¡sobre todo!, las pinturas.