Decrecimiento

 

 

Quizá conozcáis la corriente de pensamiento que se engloba bajo la denominación de “decrecimiento”. Aboga por la disminución de la producción económica con el objetivo de restablecer el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, y reducir la desigualdades entre las personas. Esta solución, aparentemente drástica y contraria a los principios que han guiado la economía mundial – es decir, contraria al crecimiento constante como creador de riqueza – se explica por el convencimiento de que los niveles actuales de producción económica no permiten la conservación de medio ambiente ni hacen más felices a los seres humanos, ni tampoco mitigan las desigualdades entre ellos. Al fin, no existe el desarrollo sostenible posible, es decir, no se puede seguir creciendo de modo no perjudicial.

Pese a las críticas suscitadas desde diferentes sectores, especialmente desde los defensores del liberalismo, no deja de ser una idea que, más allá de sus implicaciones macroeconómicas, que se nos escapan, tiene ciertas aplicaciones directas en nuestra vida diaria. ¿Podemos ser más felices con menos? ¿A qué renunciamos a cambio de un poder adquisitivo mayor, de una mayor capacidad de consumo?

 

Huertos

He aquí una nueva entrega de huertos; en este caso, algo más grandes que los que os mostrábamos aquí.

El primero es el huerto de Jorge situado en un pueblo de Soria, a orillas del Duero. Podéis ver un primer plano de repollos, un compostador hecho con palets que aprovecha los restos del huerto para, después del proceso de compostaje, volver a nutrir la tierra (recuerda mucho el que os mostrábamos aquí) y un plano general con espantapájaros rural.
 
 
 
 
Y estas fotos pertenecen al huerto de mi amiga Sonia, en un pueblo cercano a Valencia, con quien pasé un estupendo domingo el fin de semana pasado con nuestros niños jugando a carreras a lo largo de las tomateras. También estuvimos un rato con las gallinas de las que obtuvimos unos estupendos huevos que utilizamos para preparar las tortillas de la cena. ¡Volveremos, Sonia!
 
Ya hablamos de la importancia que tiene para los niños poder estar en contacto con el cultivo de los alimentos aquí.
  

     

 

 

 

Makeatuvida

Si tienes una manzana y yo tengo una manzana y las intercambiamos entonces seguiremos teniendo una manzana cada uno. Pero si tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos estas ideas, entonces cada uno de nosotros tendrá dos ideas.
(George Bernard Shaw)
 
Esta es la cita de presentación de el-recetario, una plataforma de intercambio de recetas para reutilizar objetos y convertirlos en muebles prácticos y/o decorativos para la casa.
Mirad estos ejemplos:
 
 
 
 
 
 
 
El recetario forma parte de la web makeatuvida, una alternativa a la cultura del “usar y tirar”, que recupera el lema “do it yourself” (háztelo tu mismo), de alargar la vida útil de los productos. Se trata de una red de personas que creen en el potencial del intercambio libre de creatividad como fuerza para cambiar la sociedad. En su blog  podéis encontrar información actualizada de las ferias, mercadillos y eventos donde montan sus talleres “trashtorming” de creación y experimentación de residuos.

 

La Fageda

>

Ahora que llega el calor y la playa, estrenamos un sorteo de dos protectores solares infantiles de Eco Cosmetics FP 45 de La Fageda, ecotienda donde podréis encontrar productos para el hogar, vestir, para el bebé y la mamá.  Solamente tenéis que entrar en la tienda y dejar un comentario aquí, diciendo qué familia de productos usáis con más frecuencia y qué producto dentro de esa familia os gusta más.  

 
 
El sorteo se cerrará el domingo 21 a las 12 de la noche y los ganadores serán anunciados el lunes 22 de junio. Un solo comentario por usuario.
Nota: La fageda ofrece un 5% de descuento durante todo el mes de Junio a los lectores que, por proximidad, podáis realizar vuestras compras en su tienda física.
 

 

Limpieza ecológica

 

Hace tiempo que quiero prepararme un cubo de estos con un kit de limpieza ecológica. Nos han hecho pensar que es necesario comprar cantidad de productos de limpieza específicos para cada superficie y para cada mancha pero la realidad es que hay una serie de productos naturales que valen para casi todo.

He leído este artículo en care2  y me ha confirmado lo que os comento: preparar un kit de limpieza no tóxica es más económico que comprar productos convencionales y reduce considerablemente la cantidad de toxinas que una casa moderna produce.
 
Aquí os dejo algunas ideas:
 
Fregaderos y lavabos: Una mezcla de bicarbonato y vinagre con unas gotas de zumo de limón es suficiente. El bicarbonato actúa como elemento limpiador, y también mata los olores y ablanda el agua y el vinagre es un buen acompañante ya que desinfecta.
 
WC: La misma mezcla se puede utilizar. Si se quiere añadir un elemento de frescor el aceite esencial de menta es ideal para esto.
 
Cristales: Vinagre y un buen trapo, no se necesita más.
 
Suelos: Añadid al agua un chorro de vinagre y unas gotas de aceite esencial para darle un toque de aroma.
 
Ropa: Existen detergentes ecológicos cada vez más asequibles en grandes superficies. Vale la pena visitar la sección de limpieza del centro más cercano, las marcas blancas ecológicas no salen mal de precio. El percarbonato sódico es ideal para las manchas. ¡Ojo!, no confundir con el perborato, que sí que contamina.
También podéis optar por nuevos métodos de lavado, como la ecobolas y las nueces de lavado, productos que no hemos probado pero de los que se leen buenas referencias. En la ecotienda La Fageda podéis encontrar una selección de productos de este tipo.
 
Alfombras: El bicarbonato absorbe olores, probad a echar un poco en las alfombras antes de pasar la aspiradora.
 
¿Qué otros trucos de limpieza ecológica conocéis?
 
 

Reutilizar jerséis

con la lana estropeada

A partir de ahora vamos a mirar la ropa que no nos sirve de otra manera, porque he aquí otra forma de aprovecharla. Esta vez se trata de ropa de lana. Martha Stewart nos propone reutilizar esos jerséis que se han estropeado por lavarlos con agua caliente y se han quedado pequeñitos.  Aunque esto sucede por accidente, se puede forzar el proceso lavando en la lavadora con agua muy caliente y luego secando en la secadora, si tenemos, con aire caliente. Cuando el tejido se encoge crea una especie de fieltro suave y esponjoso que se puede cortar sin deshilacharse.

 

A partir de entonces ya podemos coser unas manoplas, muñecos… lo que queramos, como si fuera tela o fieltro, pero con un aire muy diferente. Veamos más ejemplos:

 

 

cesto para labores

 

 

                                     cojines                                         fundas variadas


   

                              manta patchwork                                     manoplas

 

animalitos