Recoger el agua
de lluvia con estilo

 

 
 
 
 

 

Una manera de ahorrar agua es recoger la de lluvia para usarla en el riego del jardín. Si se hace en una terraza no es conveniente almacenarla toda en un gran depósito, para no sobrecargar la estructura del edificio, sino en varios recipientes pequeños. Pero ahora vamos a ocuparnos de los que tienen la suerte de tener un jardín y no tienen limitaciones con el tamaño del recipiente. Habitualmente vemos grandes depósitos de plástico, a veces reciclados de otros usos. La verdad es que, aunque prácticos, no son demasiado bonitos…
Esto es lo que debieron pensar los arquitectos que diseñaron esta casa y decidieron dedicarle un tiempo al depósito de aguas pluviales. Este ha sido el espectacular resultado, visto en re-nest.
 
Para quien no pueda contratar a unos arquitectos que le diseñen un dipósito, hay otras opciones más asequibles y también bonitas como esta, que aprovecha un barril. Puede ser reciclado, es decir, usado previamente para envejecer el vino. Visto en unjenesaisquoi Decó.

No os perdáis la regadera, hecha de plancha reciclada, de venta en nature et découvertes.

 

 

Vuelve la fiambrera

 

 
 
 
 
Sea por la crisis, por una mayor conciencia ecológica o porque nos gusta la comida casera, mucha gente vuelve a llevarse la comida de casa al trabajo. También los niños usan más la fiambrera; se de algunas escuelas que permiten llevar comida de casa. En otras, animan a las familias a evitar envoltorios desechables para los desayunos. En otros países – especialmente en Japón, siempre tan atentos a la estética de las cosas, incluso de la comida – hace mucho que los recipientes para llevar la comida casera son además de prácticos, muy bonitos.
Mirad estos diseños de Shinzi Katoh. Se pueden comprar online en su tienda.
 

Eco-propósitos

 
Pensamos que la primavera es la mejor época para emprender propósitos, se acaba el invierno, el cuerpo se despereza, vuelven las ganas de actividad. A continuación algunas ideas que iremos publicando en la sección eco de Kireei para caminar hacia un hogar y estilo de vida mas sostenible.
 
  1. Reducir la basura. No tirar nada que aun tenga uso. Elaborar recetas imaginativas con lo que ha sobrado para comer al día siguiente, congelar y hacer conservas, transformar unas prendas en otras, utilizar botes y cajas como recipientes y objetos de decoración, realizar un compostador con los deshechos.
  2. Reducir los envases. Comprar sin envase, localmente y de temporada tanto como se pueda. A la compra andando y en carrito o bolsa de tela.
  3. Hacia una casa libre de tóxicos. Cambiar plástico por cristal, teflón por sartenes con antiadherentes “verdes”, productos de limpieza convencionales por soluciones naturales y productos eco.
  4. Menos compras. Hacer regalos hechos por uno mismo, decorar la casa con manualidades propias, donar, intercambiar.
  5. Cultivar tus propias verduras. Montar un maceto-huerto  en el balcón, terraza, patio o jardín.
 
Para finalizar, dadle un vistazo a este bonito video del ilustrador Guillaume Cornet titulado “to the end of the pencil and the edge of the page”