Mary Blair

Esta entrada se publicó por primera vez el 5 de septiembre de 2009

Cuando yo era pequeña no me daba mucha cuenta, pero de mayor me han fascinado los dibujos  animados de los años 50 y 60. Sobre todo por sus fondos. ¿No os habéis quedado totalmente enganchados a los fondos de la Pantera Rosa, Alicia en el país de las Maravillas de Disney o incluso de dibujos de ahora, claro homenaje a aquellos, como es el caso de las Súper Nenas? Ese fondo con textura de esponja, línea, colores fantásticos, a menudo mucho mas interesantes que lo que estaba en movimiento…

Hoy quiero hacer un repaso por una de la ilustradoras artífice de ese estilo, Mary Blair, que trabajó varios años con Walt Disney a partir del año 1950, creando imágenes y conceptos para peliculas como la citada Alicia, Cenicienta o Peter Pan, o como supervisora de arte de Los tres Caballeros o Saludos Amigos. Su sentido del color, inocencia, limpieza, maravillan y, por tanto, es una grandísma influencia en ilustradores y animadores hasta hoy.

                      

                            Mary Blair en su estudio:

Visto en andrewfarago.

 

                   Trabajo para Cenicienta:

  Visto en el photostream de peko-chan.

 

            Trabajo para Alicia en el pais de las maravillas:

 Visto en el photostream de peko-chan.

 

Visto en andrewfarago.

 

 

             Para Peter Pan:

 Visto en el photostream de peko-chan.

 

Visto en cartoonmodern.

 

Encontrar esta ilustración me ha hecho especial ilusión porque mi hijo Marc adoraba este corto cuando era pequeño: Susie, el pequeño coupé azul:

 

Visto en andrewfarago.

 

En otro nivel de trabajo, hizo murales y decorados como It’s a Small World. Fue un encargo de Walt Disney para una feria mundial en el 300 aniversario de la ciudad de Nueva York.

 

 

Y, por supuesto, ilustración editorial. Incluso hay libros que nunca se han dejado de editar como este I Can Fly:

 

Visto en LiveJournal.

                        Y muchos más:

 

Visto en ASIFA-Holliwod Animation Archive.

  

Recientemente se ha editado un libro The Art and Flair of Mary Blair a partir de la exposición del mismo nombre en el Cartoon Art Museum de San Francisco, el año pasado.

 

Por cierto, si a alguno le pilla cerca, hay una exposicón The Colors of Mary Blair en el Museo de Arte Contemporáneo de Tokyo hasta el 4 de Octubre.

 

Alphonse Mucha

Alphonse Mucha (1860-1939) nació en Moravia, pero triunfó en París. Creador y divulgador del estilo Art Nouveau,  saltó a la fama con su primer cartel litográfico para la actriz Sarah Bernhardt en el Théâtre de la  Renaissance, Gismonda, mostrado al público a principios de 1895. Este cartel causó sensación y fue el inicio de la fulgurante carrera de este pionero de la aplicación del arte a la publicidad. Se le considera uno de los padres del diseño gráfico moderno. Podéis ver más de su obra en la Fundación Mucha.

 

 

 

 

 

 

 

¿Halloween o Todos los Santos?

 

Imagen de Martha Stewart.

 

El año pasado, cuando hablamos de las calabazas de Halloween, nos consta que mucha gente se animó a hacer una. Sin embargo, es posible que para muchas otras personas esta sea una tradición ajena e invasora a rechazar. A mi no me hace mucha gracia la parafernalia comercial de Halloween, ni las calabazas de plástico, ni los sustos de mal gusto, pero no es problema de la festividad, es problema de las formas en que se celebra. También pasa lo mismo con la Navidad y no por eso deja de gustarme.

La palabra Halloween es una evolución de la pronunciación de All-Hallows-Even (es decir, la noche anterior al All Hallows Day). Por lo tanto, no es necesario adaptar la palabra pues ya tenemos la nuestra propia, aunque no sea tan “popular”. Pero, ¿es necesario adoptar la calabaza?

No, no es necesario adoptar nada, porque ya lo teníamos aquí. Aunque ya lo apuntamos el año pasado, mi amiga Roser me escribió luego para explicarme algo al respecto. Trascribo con permiso sus palabras:

“Viendo la entrada de Halloween, me he acordado de algo que te quería comentar a propósito de las tradiciones. Hicimos el taller de vaciado de calabazas en el colegio, a pesar de que algunas personas se quejaban de que era tradición yankee. Yo les insistí que no y así quedó la cosa. Hace unos días llegó mi suegro a casa y se emocionó al ver la calabaza que hizo el niño. Él es del año 1920, y lo que me contó pertenece a esa década y a la siguiente. Mi suegro es de un pueblo muy pequeño, en el Somontano. Antes del día de Todos los Santos, los niños mayores vaciaban unas calabazas alargadas hasta dejar solamente la piel. Como esas calabazas no eran buenas para comer, lo que sobraba lo daban a los cerdos. Una vez vaciadas las calabazas, les hacían caras y calaveras, les ponían una vela y las llevaban al cementerio para dejarlas encendidas en la puerta y sobre la tapia. Algunas también las ponían en las casas y en las ventanas. Con el paso del tiempo dejó de hacerse porque ya no había tantos niños en el pueblo.”

 

No tenemos fotos de esas calabazas del Somontano, 80 años atrás, pero sí tenemos algunas imágenes de la decoración de Todos los Santos de Meisi, que el año pasado se puso manos a la obra. Esta es su experiencia:

 

El año pasado fue el primero que decoramos la casa para Halloween, aunque no el primero que mis hijos salían a pedir caramelos. Desde que vivimos en un lugar pequeño es más corriente ver grupos de niños disfrazados. Cuando vivíamos en Valencia lo hacíamos porque vivíamos en un piso con zona común. Si no es así, no es nada fácil para los chicos meterse en edificios de pisos y que alguien les abra la puerta…

Como iba diciendo, decoramos Halloween, y mi impresión fue que es algo tan fácil y divertido que me supo mal haberme perdido otros años. Aquí van mis ideas y unas cuantas fotos. O más bien debería decir mi idea: cartulina negra y tijeras.

Cuervos, murciélagos, arañas; muchos y de diferentes tamaños. Pegar arañas en el interior de las lámparas traslúcidas fue una gran idea. Me decidí a recortar un silueta de un árbol siniestro y me quedé con ganas de alguna lápida. Hicimos pasteles poniendo una cobertura de chocolate blanco sobre de unas magdalenas y con chocolate negro dibujamos unas calaveras. Y, por supuesto, las reinas fueron las calabazas. ¡Fue una sorpresa lo fácil que era hacerlas! Yo me había armado con todo tipo de instrumentos cortante y al final se cortaba como el papel. Claro que fueron una calabazas compradas en Lidl que deben ser expresamente cultivadas para decoración, porque son de piel muy fina y casi sin pulpa, y de color naranja. Prácticamente no había nada que vaciar. Sin embargo hay algo que tengo que mejorar este año: a los dos días ya se llenan de mosquitas y empiezan a oler (poquito, nada grave). Quizás la solución sea hacer dos tandas y reservar unas frescas para la noche de Halloween. La semana antes cuando me despertaba las encendía para que cuando se levantasen los chicos ya hubiera ambiente en casa.

 

 

 

 

 

 

 

 

El baile de los esqueletos

Hay una Silly Symphony – o más de una – para cada momento del año. Si el año pasado hablamos de las Silly Symphonies con motivo de la Navidad, ahora es un buen momento para este baile de los esqueletos. De cuando Disney era “otra cosa” y la corrección política, en general, importaba un pimiento. Tronchante para los niños, nóstalgico para los padres (y, por la fecha, hasta podría ser un recuerdo de infancia para los abuelos y algunos bisabuelos, si hubieran tenido la suerte de verlo en su momento).

 

Skeleton Dance. Corto animado de Disney, 1929. En Youtube.

 

¿Os apetece inaugurar en vuestra casa una tradición cinematográfica o literaria ligada a las diferentes festividades? Podéis empezar viendo hoy este Baile de los esqueletos en familia. Pero si necesitáis más ideas… ¿queréis recordar de qué hablamos justo ahora hace un año?

Hablamos de Roger Corman, Vincent Price, Edgar Allan Poe, Edward Gorey y Tim Burton, aquí. Son unas cuantas ideas para ver o leer. Me permito añadir algunas Leyendas de Bécquer.

 

Halloween

Celebremos Halloween o no, esta es una noche ideal para ver una de esas viejas películas de Roger Corman protagonizadas por Vincent Price, o leer El cuervo de Poe. Si es con rayos y truenos fuera, y tapándose con una manta y a media luz, mejor.

También me apetece un montón abrir un libro de Edward Gorey. Su estilo, entre gótico, decadente y humorístico, me parece de lo más apropiado hoy.

 

What night would it be? Texto de John Ciardi. Ilustración de Edward Gorey.

Visto en PumpinkRot.

 

Y si no tenemos a mano a Gorey, ¿por qué no disfrutar con su heredero y meternos de lleno en la estética Burton, con la magnífica Pesadilla antes de Navidad? No puedo dejar de tararear esta melodía…

 

 

Oliver Jeffers

 

Adoro los álbumes ilustrados de Oliver Jeffers. Su estilo es muy personal y reconocible, como pasa con los mejores artistas. Imposible confundirlo con otro. No dejéis de visitar su web.

 

 

 

 

 

 

 

El corto “Lost and Found“, basado en el libro del mismo título (publicado en castellano como “Perdido y encontrado“) ganó el BAFTA 2009 en la categoría de animación infantil. Este es el trailer promocional: