Kajico

10463986823_9c308baf0b_z

 

“Hay días en que el corazón está nublado; ni siquiera días, a veces en un mismo día todo está claro y después todo oscuro y de nuevo todo claro. Lo que es preciso es no ir demasiado contra la corriente. Hay que hacer como cuando uno se baña en el mar: procurar subir y bajar con las olas. Eso es una forma de luchar: esperar, tener paciencia, perdonar, amar a los demás. Y cada día perfeccionar el día. Todo esto parece idiota… Pero no lo es”. Clarice Lispector, Cartas

Fotos de Kajico.

 

12123357806_b7196124cd_z

 

10677379104_85da3a8897_z

 

12682992375_8ea8c04848_z

 

12934893104_e4493d5e2d_z

 

12506165185_5830377077_z

 

9193087303_27752f2203_z

 

14213224612_79241a7fcb_z

 

14348522324_f03be76c45_z

 

14124933215_7072b804f7_z

 

13177890414_7f6e5608f0_z

 

Sabine Timm

 

8-6-2014 13.6.1 12

 

De Sabine Timm ya os he hablado alguna vez. Sus fotos me parecen un juego y eso siempre es agradable repetirlo.

 

8-6-2014 13.6.7 10

8-6-2014 13.6.17 3

 

8-6-2014 13.6.23 7

 

tumblr_mbl3vgsKgJ1rrksnuo1_500

 

8-6-2014 13.6.26 4

 

8-6-2014 13.6.43 8

 

8-6-2014 13.6.43 11

 

8-6-2014 13.6.46 5

 

8-6-2014 13.6.56 9

 

8-6-2014 13.6.58 6

 

8-6-2014 12.6.49 2

 

 

Maria Louceiro

 5-6-2014 12.6.12 4

 

El arte, como la vida, el amor, o la poesía no se pueden explicar de manera racional solamente. De hecho, esta parte, la racional, es solo una pequeña porción del todo. Está claro que nuestro cerebro consciente o cognitivo juega un papel importante pero también lo hace nuestro cerebro inconsciente o reptiliano (que raro suena, ¿verdad?) culpable de nuestras reacciones primitivas, como el miedo, los impulsos, el instinto, la intuición, etc, o el cerebro emocional, si se puede decir así, y si las emociones las podemos localizar en el cerebro (parece más que emanen del corazón, ¿no?) y por último ¿que hay del cerebro etéreo, por llamar de otra manera al alma?

Razón, instinto, emoción, alma…y añadiría otra sin la cual no acabo de ver el cuadro completo…la libertad personal, la ausencia de condicionantes. Y hay otra (y seguramente más), y es “el otro”, el que está al otro lado.

Es por esto por lo que casi nunca explico de manera “explicativa” los posts artísticos, sean de pintura, fotografía o ilustración, y porque como digo, sois vosotros los que completáis la historia, con vuestra mirada, que es única…y a poder ser, libre.

Fotos de Maria Louceiro.

 

5-6-2014 12.6.10 6

 

5-6-2014 12.6.2 11

 

5-6-2014 12.6.15 9

 

5-6-2014 12.6.10 7

 

5-6-2014 12.6.30 12

 

5-6-2014 12.6.34 10

 

5-6-2014 12.6.36 5

 

5-6-2014 12.6.49 8

 

5-6-2014 12.6.38 1

 

5-6-2014 12.6.46 3

 

 

Peter Lindbergh

0f8cceb791571f334253f7a0d4a37e4b

 

Peter Lindbergh es uno de los fotógrafos de moda más prestigiosos. No es de extrañar.

 

2a587f1fae68c428d1b59b40ff55a292

 

21b22f16dc1292bf24c586a935210daa

 

6df4549a4646c58358d78c365f381f1c

 

3e1040e469466c612e0447a1ee23b336

 

338c855e5a70a8c679c852ca38951478

 

140d7c98ab3b6bee6148ae2ae4ec7153

 

67566633b64025060eaac6e0b9c1ba71

 

ca4c19ebaa11aaca4acfc84e3bec73fd

 

d56316b1e95aae12f64b8496d552a2eb

 

fc502be827c276dcd7982c0753108329

Isa Marcelli

580314_10202063583615700_343072547_n

 

Pasaje extraído de Lecturas no obligatorias, de Wilslawa Szymborska. Fotos de Isa Marcelli.

¿QUÉ ES EL MISTERIO?

No hace falta ser un experto en cualquiera de las ramas de la ciencia para escribir un libro como este. No hace falta viajar por todo el mundo ni contactar con cualquiera de los testigos de esos sucesos asombrosos. Ni siquiera hace falta informarse de qué ha sido de la señorita Clarita de Manila, quien supuestamente fue apaleada y mordida por un individuo invisible a plena luz del día y en presencia de testigos oculares. Para escribir un libro como este solo hacen falta libros ya escritos que se le parezcan, leerlos y, si es posible, enriquecerlos con las noticias más recientes que encuentres en los dominicales. Después barajarlo bien todo, clasificarlo un poco, y contarlo con tus propias palabras para evitar cualquier proceso judicial por plagio. Naturalmente, hay ciertas noticias bomba a las que uno debe renunciar con el paso de los años. Ya no se incluirá, por ejemplo, ese relato tan famoso en los sesenta de aquel tipo que fue secuestrado y retenido en la Luna, donde tuvo esas más que interesantes conversaciones con sus habitantes. Aunque, por otra parte, siempre hay alguna cosa que añadir. El Yeti ya tiende demasiados familiares en los bosques más inaccesibles del planeta, el monstruo del Lago Ness se deja ver en los más profundos lagos y estrechos, y hay tantos aliénigenas que es necesario ir con cuidado, no vaya a ser que le demos un portazo a uno de ellos. Las palabras crueles dirigidas a la ciencia se han convertido en un leitmotiv constante en este tipo de libros. La ciencia exhibe su indignante desprecio e indolencia, y se muestra ciega y sorda cuando se le ofrecen pruebas, las cuales son siempre, en su opinión, falsas o insuficientes. Pero hay tipos aún peores que los ciéntificos. Los fotógrafos que lograron tomar unas fotos de los vehículos espaciales saben de lo que hablo. Acto seguido, tres hombres de negro que hablaban con un acento extraño irrumpieron en su cuarto oscuro, les ordenadoron que entregasen las fotografías y se marcharon después en una limusina negra sin matrícula. Es posible que el lector pienso que no soy más que una terca racionalista, una que ni siquiera se molesta en pensar que algo extraño, misterioso y amoral puede estar sucediendo en este ordinario mundo nuestro.

Pero es justo al revés: el concepto de “mundo ordinario” no existe para mi. Cuanto más sabemos de él, tanto más enigmático se torna, y la vida que en él existe se nos revela como una extraordinaria anomalía cósmica. Un árbol que crece y el murmullo de sus hojas: con esto tengo más que suficiente. No necesito a ningún Jurgenson ni a sus ciento treinta y nuevo voces de difuntos grabadas, entre las que parece escucharse el barítono de Bismarck esperando para reencarnarse. Es posible que alguien necesite algo con más mordiente para que le cause estupor, como, por ejemplo, aquella rana de Liverpool que, al parecer, salió de un bloque de granito que se había quebrado y aún consiguió vivir unas cuantas horas más. Para sorprenderme a mí, con una Rana sobre la Hierba es suficiente.

 

isa marcelli 2

 

isa marcelli 3

 

isa marcelli 4

 

isa marcelli 5

 

isa marcelli 6

 

528769_10200945899514296_1854863703_n

isa marcelli 7
isa marcelli 9

 

isa marcelli 8

 

 

ee8b7e5d37d89ad52e389b087d6ebe9d

Vivienne Gucwa

11282881014_fbd300d401_z

 

La web de Vivienne Gucwa se llama Through the lens y recoge sobre todo las fotos que realiza en Nueva York. Podéis ver aquí algunas de París también. Cuenta Vivienne en esta entrevista que empezó haciendo fotos de su ciudad, NY, en sus paseos casuales, con una cámara automática de 100$. En 2010 se le ocurrió abrir un blog y empezar a publicarlas…a partir de ahí no ha parado de aprender y crecer como fotógrafa.

 11676237446_16bc247f76_z

 

12080990545_c877ce138e_z

 

13968537458_6f7faf9aaf_z

 13969572031_e224493b33_z

 

 12980811824_067b4840de_z

 

14110553863_e9afb18cec_z

 

14087341012_0d7a06f522_z

 

14201973323_b7c5d6e260_z

13970089932_e9bc0be1f9_z