Emes

La primera vez que vi una creación de Emes fue a través de Ah moda, quien publicó en Facebook una foto de las camisetas que había recibido en la tienda, como novedad. Ya me enamoré de los diseños, incluso le pregunté a Vanessa de quien eran. Y así fue como conocí el trabajo de María de Miguel.

Ahora no solo la conozco sino que disfruto de un par de prendas suyas. Comprar ropa por internet puede ser arriesgado por aquello de las tallas, pero María se encarga de que nada insatisfactorio suceda a ese nivel, ya que te garantiza devolución si la prenda no se ajusta a lo que esperas. En mi caso no ha habido problema, estoy contentísima, en “persona” aún son más bonitas, es ropa de esa que sabes que vas a adorar y a usar hasta que se caiga a pedazos.

 

Hemos invitado a María a contarnos como empezó su vocación y devoción y esta es su historia:

Sobre ti…

María de Miguel. Soy de Madrid y tengo 29años

Me cuesta mucho definirme pero podría decir que soy una persona soñadora y a la vez muy prudente; muy preocupada por todo lo que la rodea, que se involucra en cualquier proyecto que la surja o con los problemas de los demás.

Tu formación, experiencia laboral, el inicio de emes…

El gusto por los pequeños detalles,  por el diseño delicado y preciso me llevó a estudiar arquitectura cuando mi entorno me animaba a estudiar una ingeniería.

Ya desde pequeña diseñaba cosas para mí y mis amigas: primero fueron las pulseras de hilos, luego los collares y los pendientes de cuentas, poco a poco llegaron los bolsos y broches que yo misma cosía a mano y finalmente las camisetas de las despedidas de solteras.

Terminé mis estudios de Arquitectura en Mayo del 2007 y seguidamente comencé a trabajar en un estudio de arquitectura de prestigio, DL+A arquitectos asociados; durante casi dos años pude aprender y conocer de primera mano, mientras diseñábamos y definíamos entre otras cosas un teatro y centro cultural para jóvenes artistas en Toledo, lo apasionante a la par que esclavo que es el mundo de los arquitectos.

La crisis inmobiliaria y una crisis sobre la forma de afrontar mi profesión en un futuro, me llevaron hace un año a realizar el workshop de diseño de La Casita de Wendy. Hace justo un año iba todas las semanas a clase sin saber bien para qué, sin tener casi ningún plan futuro pero con una ilusión y una felicidad que había perdido unos meses atrás!

Unido con esto en el tiempo, retomé mis propios diseños para amigas (que también había tenido que abandonar por falta de tiempo a causa de mucho trabajo) en este caso en forma de tocados. Poco a poco fui realizando cada vez más, hasta que fueron mis familiares y amigos los que me animaron a comenzar a venderlos. Y así fue como empezaron a aparecer a principios de este año 2010 los primeros tocados de emes (que en un principio no tenían ni marca) en la tienda Di dom de Madrid. Yo no tenía mucha confianza en que se fueran a vender porque era un producto algo diferente al que caracteriza a la tienda, pero comenzó la época de bodas y los encargos fueron creciendo y creciendo.

Estos tocados están pensados para una mujer moderna a la que le guste acompañar sus looks con pequeñas piezas que potencien su personalidad. Todos los tocados son diferentes, están realizados de forma individual, con telas y materiales de muy diversa naturaleza y con una paleta de color normalmente algo neutra y apagada. Son piezas confeccionadas a mano con mucho cariño y cuidando al máximo todos los detalles.

El final del curso del Estudio y  la presentación de nuestra mini colección en Febrero de 2010 fue lo que me hizo dar el salto y crear mi pequeña marca_ emes_ y ver que con algo de esfuerzo y constancia lo que durante un tiempo fueron sólo dibujos e ilusiones, unos meses después eran prendas y complementos colgados en ferias tan importantes para los nuevos diseñadores como son el Nómada Market o el Escondite-Dite.

Actualmente he realizado dos pequeñas colecciones que tienen como tema de inspiración común “el jardín secreto”:

Septiembre

Camino

Todas las estas estampadas que utilizo surgen de mis propias ilustraciones. Me gusta diseñar mis propios estampados, creo que le da un toque de identidad a lo que hago. Es muy bonito el proceso de elaboración de las telas: la inspiración, el enfrentarse a un papel en blanco, la composición y la estética, la ejecución y el acabado final.

Por eso tengo especial cariño a todas las prendas realizadas con el estampado  “en el jardín”, porque fue el primero y aunque realice muchos más en un futuro (espero que sean muchos) siempre será el primero.

Paralelamente he realizado la colección de tocados 2011:

Ellas”:

Es una colección inspirada en las mujeres de mi familia: Desde abuelas a hijas… Abuelas, tías y abuelas postizas que fueron como abuelas, madres, mi madre…Esas abuelas que en algún momento fueron madres y esas madres que algún día serán abuelas.. Hijas… Algunas ya no están, pero todas forman parte de mi vida…

Actualmente se pueden encontrar las prendas y complementos de emes en: La Intrusa. Madrid, Fatal de lo Mío. Madrid, Le Monvintage. Madrid, Di dom. Madrid, Hueco espacio de Arte. La Palma, Mamáyalosabe. Las Palmas de Gran Canaria, Quitapenas. Cádiz, Ah! Bilbao,  El Vestidor de Susa. Valladolid, Rhuna. Pamplona.

Además siempre se puede contactar conmigo a través de mi correo electrónico emesbymdm@gmail.com y así poder realizar pedidos on-line.

También a día de hoy  y tras un periodo de pausa, he recuperado mi trabajo como arquitecto, y junto con mi compañera de universidad y gran amiga Silvia hemos creado una pequeña empresa de mas arquitectura, donde realizamos proyectos de arquitectura y de interiorismo.

El futuro…

Afronto en futuro con mucha ilusión pero sin grandes pretensiones. Poder producir los encargos que he tenido y poder realizar dos colecciones al año que me permitan además seguir ampliando el mercado en tiendas multimarca.

En resumen continuar dividiendo mi tiempo entre la arquitectura y el diseño, que se han convertido en mis pasiones y que es lo que a día de hoy me hace feliz.

Desde Kireei le deseamos a María una larga y feliz trayectoria.

 

 

 

Onixcero

 

 

Lorena es la diseñadora gráfica responsable de Onixcero. Ha trabajado en diseño textil, en televisión, como encargada del vestuario en cortometrajes… También es ilustradora y le gusta la fotografía. Hemos hablado con ella para conocer un poco mejor su trabajo.

 

 

¿Quien es "onixcero"?
Soy diseñadora gráfica, ilustradora y apasionada por las artes en general, la música (que considero fuente de energía e inspiración), los medios de comunicación masiva y ¡también la moda! Pero mi mayor pasión es ilustrar.
Soy argentina, nacida en la ciudad de Buenos Aires y vivo en el barrio de Palermo, barrio de mayor concentración de locales de diseño y productoras de cine y TV. Aquí podría decirse que se respira diseño…
Estudié en la Universidad de Buenos Aires, en la facultad de arquitectura, diseño y urbanismo.
Onixcero es un mundo de fantasías, de reminiscencias de la infancia, de los sonidos y colores de todos los tiempos, un mundo inspirado en mis amigos de otras ciudades del mundo, en la música, la moda, el arte, en mi ciudad. Y su ley principal es generar comunicación con mensajes sanos y positivos.

 

 

 

¿Por qué ese nombre?
Pregunta difícil… Creo que la elección del nombre ha sido la consecuencia del camino recorrido hacia el día de hoy como profesional. El ónix es una piedra semipreciosa, los entendidos dicen que es la piedra de la fuerza personal. Y cero es el comienzo de todo, el punto inicial. Sabía que cuando encontrara mi estilo personal habría llegado el momento de comenzar de cero nuevamente, de comunicar desde otro lugar. Allí fue cuando comencé a utilizar este seudónimo.

 

¿Cuando te diste cuenta de cual era tu vocación?
Desde pequeña estuve relacionada con las artes, tomé clases de piano de pequeña, hice talleres de pintura y arte, realicé deportes y, sobre todo, escuché mucha música. Venía gestándose la sensación de comunicar algo, pero todavía no encontraba bien la actividad que me permitiera expresarlo.
A la hora de elegir una carrera universitaria iba absolutamente decidida a estudiar diseño de indumentaria pero al llenar el formulario escribí diseño gráfico. Sin pensar mucho en ello, en el fondo sabia que había elegido correctamente.


¿Cómo es el día a día en tu trabajo?
El día a día en mi trabajo es un tanto variado, sobre todo ahora que trabajo de manera independiente. Generalmente la primera parte del día la dedico a trabajar para los clientes que necesitan resolución inmediata y guardo una parte del día laboral para trabajar sobre mis proyectos personales. Actualmente estoy desarrollando una serie de ilustraciones representando a mujeres influyentes del mundo.

 

 

¿Cual de los campos que tocas te gusta más? ¿La ilustración, la fotografía, la animación…?
¡Ay! Todos me gustan muchísimo, y todos tienen algo en común: la comunicación visual.
Durante 5 años trabajé realizando tareas de animación y diseño para un canal de televisión de Argentina, tarea que me ha dejado muchas satisfacciones en cuanto a lo profesional, ya que siempre quise trabajar para ese medio masivo de comunicación. Pero por otro lado, la fotografía axial así como algunas de las ilustraciones que realizo tienen la particularidad de estar hechas fuera de la computadora en una primera instancia, luego digitalizo casi todo y cambiar el ambiente de trabajo siempre es bueno. De todos modos, creo que actualmente la ilustración está siendo una de mis favoritas, porque todavía me encuentro en una etapa de investigación continua. Aunque debo reconocer que uno nunca termina de investigar, descubrir y descubrirse como artista, siempre buscando nuevas técnicas, nuevos materiales…

 


¿Cual es el proyecto del que te sientes más orgullosa?

Hay varios proyectos de los cuales me siento orgullosa, por ejemplo trabajar para la televisión y ver tus diseños en la pantalla llegando a tanta gente al principio era algo que me generaba mucho orgullo e impacto. Eran proyectos muy grandes con un gran equipo de gente. Pero a la hora de ilustrar siento que es una actividad que he realizado desde que tengo memoria, y eso me da más orgullo que nada.


 


Esta ilustración de una lechuza es el trabajo del cual estoy más orgullosa, porque fue el disparador creativo para una serie de productos que, si todo marcha bien, estarán en el mercado pronto.


¿Cuales son tus proyectos de futuro?
¡Muchos! Soy una maquinita de pensar y pensar.
Por lo pronto espero terminar el prototipo de un producto al cual aplicare mis ilustraciones. Mientras tanto, seguir generando nuevos diseños e ilustraciones.
Intentaré seguir cumpliendo mi trabajo lo mejor posible, lo que me permite seguir conociendo gente que realiza diversas actividades y ampliar mi mundo.

 

 

 

Gemma Pampalona

 

  

Gemma Pampalona nació en un pequeño pueblo del Prepirineo y ya desde pequeña se interesó por las labores manuales. A los 6 o 7 años aprendió a hacer ganchillo y en la escuela rural donde estudiaba, en aquella época, se enseñaban "labores". Gemma disfrutaba mucho en esas clases e hizo un cojín que todavía conserva. Después de unos años sin hacer ganchillo, volvió a retomarlo con los clásicos tapetes, alguna toalla, bolsitas… El ganchillo se había convertido en una afición de la que disfrutaba mucho y que, con el paso del tiempo, unió con otra de sus aficiones: la creación de joyas. Así transformó su afición en una profesión y actualmente se dedica a la joyería de ganchillo.

 

 

Gemma nos habla de su trabajo:

Me considero artesana al 100% y después diseñadora. O ambas cosas a la vez. La artesanía, por desgracia, está mal valorada, aunque cuando va asociada al diseño parece que se le empieza a dar más valor. En mi caso, como el material principal es hilo de algodón, esto le resta valor a la joya. Pero yo considero que el valor de una pieza no está solamente en la parte material, sino en la artística, en la buena ejecución, en el tiempo dedicado, etc.

Mi trabajo surge de dos de mis grandes aficiones. En primer lugar, el ganchillo, que aprendí desde muy pequeña. Siempre ha valorado mucho las mal llamadas "labores del hogar", que considero auténticas obras de arte, tanto técnica como artísticamente. Un día descubrí que podía hacer estas obras "a mi manera"; es decir, que su función fuera adornar el cuerpo o, dicho de otro modo, hacer una joya. Al cabo de un tiempo entré en contacto con la joyería contemporánea y, a partir de entonces, mi concepción sobre la joyería cambió.
 
Vivir de la artesanía es muy dificil. No es suficiente ser una buena artesana, una buena diseñadora; también se tiene que ser empresaria y esta es la faceta que más me cuesta. Mis aptitudes están relacionadas con el mundo de la creatividad y el trabajo de empresaria me resulta frio y poco apasionante, aunque absolutamente imprescindible. Admiro a la gente que disfruta siendo empresario; yo, de momento, no he aprendido a hacerlo. En cambio, tejiendo las joyas de ganchillo disfruto mucho. No tengo ninguna dificultad en hacer nuevos diseños, a medida que tejo una nueva pieza ya me viene otra a la cabeza.

Mi cliente tipo es una persona que valora la artesanía, el buen hacer, la originalidad, la exclusividad… Las piezas que más vendo son los pendientes. Los collares gustan mucho pero como la mayoría de ellos necesitan mucho tiempo de elaboración, el precio es más alto y en consecuencia no se venden tanto.

Cuando me preguntan sobre mis fuentes de inspiración, sobre la filosofía de mi trabajo, la verdad es que la respuesta más espontánea es clara y concisa: Trabajo a partir de lo que he vivido, de lo que vivo, de lo que deseo vivir. Todo esto con ilusión, constancia, trabajo, profesionalidad, diversión, alegría, fantasía, esfuerzo, intensidad…

 

 

 

Virginia Zuluaga

 

 

Virginia Zuluaga es Mamasita, este es el nombre que ha escogido para dar a conocer sus creaciones en la red esta artesana que se dedica a la confección de ropa, muñecos y portabebés. Nos ha gustado el trabajo de esta amante del color y de las telas japonesas, así que hemos querido conocerla a ella y a su trabajo un poco más. Podéis visitar su tienda etsy, donde vende algunas de sus creaciones, su blog, en el que desgrana sus experiencias como madre y como artesana, y su galería flickr.

 


Soy colombiana, tengo 34 años, 2 hijos y estoy casada con un chico inglés. Hace 3 años escogimos Barcelona como la ciudad donde queríamos vivir y ver crecer a nuestra familia. Hoy en día vivimos en La Floresta, un pueblito de las afueras. Soy Ingeniera con Maestría en Diseño/Manufactura de Productos (algo muy industrial).  A pesar de todas las horas y el dinero invertidos en sacar adelante mis estudios, hoy en día no me pesa para nada el no estar ejerciendo ni tengo intenciones de hacerlo en el futuro.

 

 

¿Cómo te iniciaste en tu faceta creativa?


Todo empezó más bien por casualidad, yo solía cargar a mi hijo mayor (que en aquella época tendría unos 10 meses) en un pouch que yo había confeccionado. A mi amiga Ana le gustó y me pidió que le hiciera uno para ella; esa primera experiencia que tuve haciendo un producto para otra persona, la búsqueda de telas, la confección, el empaque, todo eso me encantó y en ese momento decidí que me dedicaría a la costura de forma más seria; al fin y al cabo era algo que yo sabía hacer y que combinaba a la perfección con mi nuevo rol de madre.
Los demás productos han sido el resultado de querer aprender más y de llegarle a un público más variado, pero también de la necesidad de hacer un uso más eficiente de las telas que voy adquiriendo, pues si un trozo de tela no me sirve más para un portabebés lo uso para hacer un bolso, luego un muñeco y así voy haciendo cosas hasta que ya me queda tan poco de la tela que no se que más hacer con ella. Quizás en un futuro haga un patchwork con todos los pedacitos de tela que me han ido sobrando, ¡seguramente será bastante grande!
Búscando telas que fueran lindas, diferentes y de buena calidad me encontré con una tienda en Barcelona que se llama Nunoya, fue ahí cuando empezó mi amor por las telas japonesas y hoy en  día las uso en la gran mayoría de mis proyectos, aunque prefiero ahora comprarlas por Internet directamente a tiendas en Japón pues encuentro más variedad y mejores precios. Además de esto, trato siempre de aprovechar mis viajes para comprar telas por lo que entre mi stash cuento con telas de Colombia, Londres, Tailandia, entre otras.


¿Cómo te organizas para sacar adelante tu blog y tu tienda y combinarlo con tus otras actividades diarias?


La verdad es que es difícil organizarse con un bebé pequeño, que a la vez es bastante inquieto y que está loco por explorar el mundo. Trabajo cuando puedo y esto normalmente ocurre en las noches cuando los niños están dormidos. Hasta ahora casi todo mi trabajo ha sido por encargo, cuando me llega un pedido lo planeo y lo ejecuto, pero reconozco que me gustaría tener más tiempo y organizarme un poco mejor para así poder confeccionar otros productos y ponerlos a la venta en mi tienda Etsy o incluso poder ofrecer en tiendas en mi ciudad.
El blog y Flickr son espacios que mantengo vivos en mis ratos libres sin embargo no tengo el tiempo para hacerlo con la dedicación que me gustaría. La fotografía es algo que me apasiona desde hace muchos años, pero en este momento es físicamente imposible tratar de hacer fotos de manera constante pues siempre ando con un bebé colgado y otro agarrado de la mano… ¡no me da! Cabe aclarar que soy feliz de poder compartir estos años de manera completa con mis hijos (muchas madres no se pueden dar este lujo) y pienso que mientras que yo tengo todavía muchos años para trabajar y desarrollar mis proyectos, mis hijos solo serán pequeños por un periodo corto de tiempo y lo tengo que aprovechar, ¡¡¡se crecen muy rápido!!!

 
 


Háblanos un poco de ti y de tus motivaciones. ¿Cual es tu inspiración para crear tus portabebés, muñecos y piezas de ropa?


En mi trabajo creativo la inspiración nace principalmente de una necesidad personal y las ideas me llegan en los momentos en que trato de resolver situaciones de mi vida cotidiana. Hay otros momentos en que también puedo encontrar inspiración en mi entorno: en los colores de una foto, o las formas que hacen los agujeros de un muro en la calle, de una hoja en el parque, la textura y el color de una tela. Me gusta mucho combinar diferentes telas y colores y para eso me fijo mucho en la naturaleza que tengo a mi alrededor… en fin, ando siempre con mi cámara digital en mano y mi moleskine donde tomo nota de las cosas que me llaman la atención para más tarde usarlas en mis diseños.
 
Además de la tienda, tienes un blog en el que reflejas experiencias y reflexiones personales. ¿Qué te aporta el blog, qué te motiva a actualizarlo regularmente?


El blog y Flickr son como mi ventana al mundo, aquí en Barcelona vivimos más bien solos pues nuestras familias están en Colombia y en Londres, entonces por medio del blog me comunico con mis seres queridos y de paso conozco -virtualmente- a un montón de personas maravillosas que enriquecen mi vida con sus historias y sus mensajes y que de otra forma no tendría la oportunidad de conocer. Mi motivación, una vez más, son mis hijos, compartir la vida con ellos me llena de inspiración para contarle al mundo las pequeñas o grandes historias que nos pasan en nuestras vidas.

 

 
 

¿Habría sido posible tu proyecto sin Internet? ¿Cómo te ha ayudado a la difusión de tu trabajo?


Definitivamente Internet es una herramienta indispensable para llevar a cabo mi trabajo, por medio de Internet doy a conocer mis productos y los vendo, hago contactos con clientes potenciales, compro mis materiales y un largo etcétera. No podría además combinar el cuidado de mis hijos y de mi hogar con un trabajo que no me permitiera tener flexibilidad total de tiempo, y eso lo puedo lograr gracias a Internet.
 

¿Vendes en otros lugares además de en etsy? ¿En qué paises tienes a tus principales clientes?


Me encantaría tener mis productos en tiendas pero de momento solo vendo en Etsy y através del blog, y los clientes digamos que los podría clasificar por producto, los portabebés se venden más que nada en España, mientras que los bolsos y los muñecos en Estados Unidos y Australia.
 
¿Cuales son tus proyectos de futuro?


Tengo muchos planes e ideas pero en este momento mi prioridad es dedicarme a mi hijo menor (el mayor ya está yendo al colegio) y entre mis obligaciones y los encargos pues no me queda mucho tiempo, sin embargo trataré de llevarlos a cabo poco a poco y en la medida en que mis otros "deberes" me lo permitan. Uno de mis proyectos a corto plazo es el de renovar mi sitio web el cual integrará el blog y una tienda virtual de manera que todo esté bajo un mismo techo. Tengo también la intención de participar en algunas ferias artesanales este año. A largo plazo me gustaría diseñar y producir mis propias telas y abrir una tienda en Barcelona donde estén a la venta no solo mis productos, sino también productos hechos a mano por crafters de diferentes partes del mundo.
Me veo haciendo en unos años es lo mismo que hago ahora pero a mayor escala, haciendo uso de recursos fair-trade, materiales ecológicos y prácticas que sean consecuentes con la situación actual del medio ambiente. Mi sueño es vivir en una casa auto-suficiente, donde no haya desperdicios y todo sea re-utilizable.

 

 

 

¡Mucha suerte en tus proyectos, Virginia!

Ishtar Olivera

 

Encontrarme con Isthar Olivera ha sido un placer en todos los sentidos. Por sus lindas ilustraciones, su cuidada y bella fotografía, sus retazos de vida (también conocido como blog), su amor por la naturaleza, y su agradable charla por email. La primera vez que hablamos me dijo que se sentía muy identificada con Kireei y la verdad es que después de ver todo lo que hace, Kireei también se siente identificada con ella, con ese pequeño universo tan lleno de encanto, atento al detalle, a las combinaciones de colores armónicas y frescas, a ese halo de suavidad y belleza que transluce.

 

 

 

 

 

Os dejo con las palabras textuales de Ishtar. Gracias por compartir tu rincon creativo y tus deseos de un mundo mejor, Ishtar.

 

Lo que más me gusta es la creatividad. Al principio me enfocaba más en la ilustración infantil, pero con el tiempo fui desarrollando otras áreas con las que también disfrutaba mucho, como la costura o la fotografía. Es a ésta última a la que dedico más tiempo. Crear una historia de color, un concepto e intentar plasmarlo.
A la ilustración le estoy dando otro giro. Antes dibujaba más con óleo o témperas, ahora estoy más con la digital.
De mis trabajos publicados me siento muy feliz de éstos que son los más queridos para mí:


- Ilustración del proyecto "Aprendiendo en igualdad" de la comunidad de Madrid. Tengo escrita una reseña aquí.
- Cuento "El cole mágico". Un libro publicado por la FEDER (Federación española de enfermedades raras) en el que se pretende apoyar a los niños con enfermedades metabólicas y su integración en las aulas escolares.
- Cartel de apoyo a la lactancia materna para distintas asociaciones. Una causa que apoyo fervientemente (en realidad, todo lo relacionado con la infancia y el planeta Tierra).


Si mis ilustraciones tienen un cometido social con el que apoyar causas que a mi parecer son necesarias y justas entonces es cuando más feliz y realizada me siento. Porque además de ilustrar y crear, que es lo que me gusta, siento que aporto mi humilde granito de arena al mundo.

 

    

 

 

  
De momento la fotografía la estoy encaminando hacia "still life", estilismo y decoración y siempre que tengo ocasión, ¡la naturaleza! la cual amo tanto… Sueño con vivir en el campo o muy cerquita de él.

 

  

 

 

 Más fotos en su galería flickr.

 

Tipitipi

 

Tipitipi está con nosotros desde el principio de nuestra andadura. Ya hablamos de esta maravillosa tienda en abril del año pasado, aquí. Sus bodies, camisetas y baberos son tan bonitos y bien pensados (el detalle de las etiquetas por fuera nos pareció definitivo) que no nos podían pasar por alto. También hay portachupetes y, recientemente, juguetes blanditos para colgar. Después de tanto tiempo recomendando Tipitipi e incluso comprando algunos de sus diseños para nosotros o para regalar, hemos querido conocer un poco más el proyecto y a Victoria, la diseñadora que está detrás de todo esto.

 

 

¿Cómo surge la idea de crear Tipitipi?

Yo venía de trabajar en Zara cuando llegué a Tenerife, aunque seguí haciendo trabajos de diseño gráfico y algo de textil, pero al quedarme embarazada me frustró mucho no encontrar bodies blancos o grises, que son los colores que más me gustan para los bebés, con dibujos que fueran más de tipo ilustración. Me gustaba la idea de dibujos muy simples, un poco poéticos y muy dulces. Otra cosa que nunca entendí es porqué llevaban la etiqueta en el cuello, ¡no sabes la de etiquetas que he cortado!  Así que los hice yo misma, sin etiqueta claro, y los produje en Portugal donde yo ya conocía a varios proveedores. Tipitipi fue desde el principio un proyecto de venta online, más que nada por lo lejos que estoy de todo…

 

 

¿Cual es el producto estrella? ¿Y tus proyectos de futuro?


El producto estrella son los portachupetes y tengo pensado seguir produciendo muchos más modelos. Dentro de poco, me lanzaré a hacer láminas pero también surgirán muchos más productos, como los móviles, que son otra de mis pasiones, o alguna cosa pensada para las mamás, ¡que son también las grandes protagonistas!

 

 

Tipitipi tiene un blog. ¿Qué te motivó a crearlo? ¿Cual es su filosfía?

Admiro mucho el trabajo de los demás, creo que hay muchas personas que hacen cosas preciosas y mi blog pretende reflejar un poco la cantidad de creatividad que nos rodea y que muchas veces no somos capaces de ver. Me inclino por la ilustración aunque en realidad cualquier arte es válido. Sólo pongo cosas que a mí personalmente me gustan mucho y ¡hasta me dan envidia!


  

 

Nos encantan estos proyectos tan cuidados, tan personales y que ofrecen objetos diseñados con esmero y buen gusto. El resultado es, como pretendía Victoria, dulce y poético. Esta es una muestra de lo que hay en su tienda, esperamos ver pronto muchas más cosas.