Haciendo el Indio

 

 

Haciendo el Indio es una de las primeras cosas bellas que os presentamos en Kireei. Tenemos que remontarnos a abril de año pasado para encontrar la primera mención, aquí. Desde entonces, su tienda ha ido incorporando un montón de nuevos objetos diseñados por Cristina. Todas sus creaciones – muñecos, joyas, láminas, papelería – están elaboradas con materiales naturales de primera calidad, pero lo que nos ha enamorado es el estilo divertido, original y tierno de Cristina. Ya lo dice en la cabecera de la tienda: "¡Hacemos volar tu imaginación!".

 

 

¿Quien hay detrás de Haciendo el Indio?

Detrás de Haciendo el Indio está el "alma creativa", que soy yo, y un equipo de maravillosos colaboradores que hacen posible la elaboración de nuestra línea de productos.

¿Cómo surgió la idea de abrir este estudio de diseño/tienda?

Llevaba años trabajando para grandes empresas de distintos sectores, en distintas ciudades, sitios llenos de gente estupenda donde aprendí muchísimo, pero soy por naturaleza un "espíritu libre" y siempre había sentido la necesidad de trabajar por mi cuenta, a mi manera.

Con la llegada de mis hijos lo ví claro, había llegado el momento de cambiar de rumbo, de disponer de tiempo para disfrutar con ellos de su infancia, así fue como decidí montar el estudio, diseñar una pequeña línea de productos  y abrir la tienda online.

¿El nombre, cómo se te ocurrió?

Ufff, la verdad es que el nombre no se me ocurrió, ¡estaba escrito! Todos conocemos la expresión Hacer el Indio, que es lo que quieren hacer todos los niños constantemente: divertirse, jugar, descubrir, inventar, reírse, imaginar, soñar, disfrutar de todo. Yo intento transmitir ese espíritu en mis creaciones, en mis personajes, en mis dibujos, en mi forma de vida, y es que mi me encanta hacer el indio, y además mis hijos tienen un abuelo de la India, así que son unos auténticos
profesionales Haciendo el Indio. Era el nombre perfecto, me estaba esperando.

¿Cuales son tus fuentes de inspiración?

Mis hijos, la infancia, el campo, el Mediterráneo, la montaña, el sol, los animales, las plantas, los cuentos, el arte, los objetos viejos, decrépitos y usados que tienen una historia, la música, los materiales naturales, los viajes, la familia…

¿Cómo llegas a más gente, a través de Internet o en las tiendas físicas?

Sin duda alguna, Internet me ha permitido llegar a mucha más gente, llegar a gente de cualquier lugar de España y de la otra punta del planeta. Es fascinante recibir emails, comentarios o pedidos de personas que viven a kilómetros de distancia. También me ha dado la posibilidad de contactar con muchas tiendas de todo el mundo. Existen blogs y páginas maravillosas como la vuestra, también chats, sitios especializados, etc. que permiten dar a conocer la marca e informar sobre las novedades. Hoy por hoy, Internet es indudablemente el medio que ofrece más posibilidades, es una cadena infinita y una herramienta imprescindible para las marcas que empiezan y no tienen
acceso a otros medios de comunicación o que simplemente no quieren acudir a los medios tradicionales. Internet nos pone a todos en igualdad de condiciones, es un soporte libre, asequible, dinámico y versátil.

¿Qué acogida ha tenido Haciendo el Indio entre el público, los medios, en los diferentes países en los que están presentes tus diseños, etc.?

La verdad es que llevamos muy poco tiempo y aunque corren tiempos difíciles la acogida ha sido muy buena, es una gran recompensa, estoy muy contenta. Gracias a todos.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Seguir creciendo para poder seguir creando y, por supuesto, seguir Haciendo el Indio. Tengo montones de ideas en mente y algunos proyectos en marcha  pero habrá que esperar… Ya os contaré más adelante.

 

 

Anna Benach

 

 

Anna Benach es una artesana del hierro que crea objetos preciosos y de una ligereza inesperada con un material que inicialmente se podría percibir como "pesado". Sus obras sirven tanto para interior como para exterior, y también crea letras corporativas para empresas o de uso personal, en diferentes tamaños (incluso llaveros). Su trabajo nos ha gustado tanto que hemos querido conocerlo un poco más de cerca y mostraros algunas de sus obras. Encontraréis más imágenes y los datos de contacto en su blog.

 

 

 

¿Por qué la artesanía del hierro?

Siempre me ha gustado mucho el hierro, aunque parezca contradictorio creo que es un material muy cálido y además como es un material vivo, nunca hay una pieza igual a otra, cada una coge matices y texturas propias. Me fascina el hecho de que son piezas cambiantes con el paso del tiempo. 

¿Cómo surge este interés y dónde aprendiste las técnicas para trabajarlo?

Mi primer contacto con el material y con las técnicas para trabajarlo las aprendí en la Facultad de Bellas Artes de Barcelona, en la especialidad de escultura, y recientemente he realizado un curso específico de hierro con el escultor Josep Plandiura.

¿Qué tipo de objetos creas y cuales son tus fuentes de inspiración?

Me inspiro en lo que me rodea, cada día veo algo en algún momento que pienso que estaría bien plasmarlo en hierro. Trabajo principalmente diferentes tipografías de letras, números y diversas formas orgánicas.

Explícanos un poco cual es el proceso de creación de una pieza de hierro.

Una vez determino la pieza que deseo hacer, hago varios bocetos y de todos ellos escojo los que más me gustan, después hago unas maquetas en cartón pluma y las tengo unos días por el estudio, es así como veo cuales son las piezas que realmente me gustan. Una vez seleccionadas las piezas determino su grosor y las envío al taller para que las corten con láser y después inicio el proceso de oxidación . Finalmente les aplico un aceite para detener la oxidación.

¿Qué tipo de clientes llegan a ti? ¿Trabajas principalmente por encargo o vendes obras ya hechas por ti?

La mayoría de clientes provienen a través de mi blog, también tengo piezas distribuidas en algunas tiendas y Galerías de arte. Recibo a menudo encargos para realizar diferentes rotulaciones, llaveros, regalos de empresa y objetos personalizados. Me ha sorprendido la cantidad de gente que tiene ideas muy interesantes y que te las encarga para que las lleves a la práctica.

¿El blog e internet en general te resulta una herramienta útil de promoción?

Muchísimo, la verdad es que es una fantástica manera de llegar a mucha gente. Además se puede tener una primera aproximación a las piezas sin necesidad de desplazarse.

¿Cuales son tus proyectos de futuro?

Me gustaría experimentar con otros materiales como la madera o la piedra. Pero sobretodo, poder seguir haciendo lo que me gusta.

 

 

 

* Todas las fotografías son de Jordi Miralles.

 

Palosandro

 

Alex puliendo en su taller de joyería

 

 

Retomamos las entrevistas de Kireei con un artesano de la joyería muy poco convencional. "Palosandro apuesta por un producto artesanal, un producto en serio, de piezas originales y genuinas, cautivadas por el encanto de lo único". Se trata de un diseño contemporáneo que juega con materiales inusuales, a los que dota de todo el valor de lo hecho a mano. Nosotros los hemos conocido a través de su web, que está en inglés y castellano, ya que su mercado es internacional. Sin embargo, como descubriremos en la entrevista, España todavía es un mercado poco acostumbrado a la red, especialmente en artículos como la joyería.

Pero lo mejor es que hablar con Alex, el artesano que hay tras Palosandro.

 

¿Quien integra Palosandro?
Palosandro esta formado por Alex Moreno, diseñador y artesano, y Blanca Beneitez, encargada de la distribución y representación internacional. También contamos con colaboradores externos que nos ayudan a dar a conocer nuestras creaciones en otros lugares, también en el extranjero.


sortijas de Palosandro


¿Cómo surge la idea de dedicarse a la joyería artesanal?

Siempre he sentido pasión por la joyería y los objetos decorativos. Comencé trabajando la madera desde muy joven, siempre con fines decorativos. Posteriormente, en el 2006, en la playa de Bolonia, Cádiz, empecé a fabricar unos anillos de madera de ébano, a los que luego introdujimos plata u oro para que el resultado fuera más sofisticado. Fue entonces cuando me di cuenta de las infinitas posibildades que tenía trabajando el metal para combinarlo con la madera, y fue así como me introduje en el mundo de la joyería.

¿Con qué materiales trabajáis habitualmente?

Trabajamos con materiales muy diversos, preciosos y no preciosos, en formas que van mas allá de los conceptos de joyería tradicional. Maderas tropicales, fosilizadas, plata, oro, semipreciosas y pieles exóticas, por nombrar algunos. Pretendemos aportar a nuestras piezas elementos que provoquen un contraste entre los materiales más clásicos aplicados en joyería, con otros que aporten diferentes tonalidades a las piezas. Los anillos con engastes de marfil de mamut, por ejemplo, se fabrican a partir de hueso fosilizado durante siglos, que vuelven a tener vida. Esto hace que nuestras piezas sean únicas, no hay dos iguales, en tonalidades y vetas. Sin duda buscamos la creación de piezas especiales que inspiren a los que la llevan y transmitan la milenaria energía de estos materiales. 


materiales de Palosandro


¿Por qué esa elección?
El contraste, la tensión y la armonía que se crea con las diferentes texturas y colores dan una sensación muy particular a la hora de llevar una pieza de Palosandro. No trabajamos producciones en serie, sino que cada una de las piezas está creada de una forma totalmente artesanal, gracias también a los materiales que trabajamos y a la naturaleza de los diseños.

 
¿Cuales son tus principales fuentes de inspiración?
Mi inspiración a la hora de diseñar y crear estas piezas es África. También me interesa el Art Decó de los años 20 y 30, el movimiento Bauhaus y el racionalismo… en definitiva, me nutro de muchas fuentes y de mi vida cotidiana. Pero son las joyas las que aportan su propia energía, con líneas puras, simples y sofisticadas, y materiales de orígenes muy diversos.

¿Cuales son las principales vías de comercialización de las creaciones de Palosandro?
En solo tres años Palosandro se ha introducido en los 5 continentes, direccionando una de las líneas a complementos y accesorios de moda. Por citar algunos lugares, nuestras creaciones se pueden encontrar en Shangai (
Les Lucioles), Suráfrica (Bonafide), Sidney (Papaya), Londres (Gill Wing), San Francisco (Venus Gallery), etcétera. Por supuesto nuestras creaciones también se pueden encontrar en España: Madrid (DF Station), San Sebastián (González Larráuri), Barcelona (La Comercial)… (más puntos de venta en la web). La clientela de Palosandro es tan diversa como sus materiales.

¿Qué importancia ha tenido Internet en la difusión de vuestro trabajo?
Internet es una herramienta muy válida para que la información llegue a los rincones más remotos. A nosotros nos ha ayudado mucho. Sin embargo, hemos percibido que en España todavía no es común la venta de joyería por Internet. Tenemos habilitada una página
web donde damos a conocer nuestros últimos diseños y los lugares donde se pueden encontrar. Intentamos llevarla lo más al día posible. Y, por supuesto, tenemos una forma de contacto para nuestros clientes y nuestros distribuidores.

¿Cuales son vuestros proyectos de futuro?
Aprender e innovar, tenemos en proyecto varias líneas en las que estamos trabajando y que estarán en el mercado muy pronto. Entre otros proyectos, estamos estudiando la posibilidad de convertir en joyería algunas obras de escultura en gran tamaño, en estrecha colaboración con escultores y artistas. También seguimos en continua investigación referida a nuevos materiales con los que vamos a trabajar. La creación, a nuestro entender, se basa en un proceso constante de investigación; nuevos materiales y nuevas formas para nuestras próximas colecciones.

 

Cadena y anillos de Palosandro

Sortijas pitón de Palosandro

Pasadores y pulseras de caucho, de Palosandro

 

Muchas gracias a Alex y Blanca por dejarnos conocer vuestro proyecto. Esperamos que vuestro proceso de aprendizaje e innovación continue dando frutos.

 

Depeapa

 

Hace ya tiempo que me quedo embelesada mirando los collares de madera de Depeapa allá donde me los encuentro. En la inmensidad que representa lo que vemos todos los días en el sector del handmade, esos pequeños círculos de madera ilustrados de manera tan delicada brillan con especial intensidad. Y no solamente sus collares, también sus broches, muñecos e ilustraciones son poseedores de un estilo que los hace fácilmente distinguibles, finas líneas, colores cálidos, personajes melancólicos y encantadores.

He conversado un ratito con Verónica sobre su proyecto, sus inicios, y sus planes de futuro. Esta es su historia:

 

¿Cómo empieza Depeapa?  

Depeapa nace con la ilusión de dar a mis ilustraciones una nueva vida en forma de accesorios hechos a mano, muñecas… y todo lo que se me va ocurriendo.
Empezé con Depeapa de una forma nada premeditada a finales del verano de 2007.
Llevaba tiempo sin dibujar nada y tenía muchas ganas, había terminado Bellas Artes hacía 3 años y en ese momento trabajaba de diseñadora gráfica en un periódico.
Incluso el nombre Depeapa no se muy bien de dónde vino. Tengo costumbre de llevar siempre libretas donde apunto y dibujo de todo. En un principio parece que no valen para nada pero siempre saco algo… La libreta que tenía por aquél entonces la estrené con la palabra depeapa, no se por qué, la vería en algún sitio y me gustaba cómo sonaba.
Y la usé. Me gusta también su significado: "De principio a fin" "De la A a la Z".

 

 

Una vez te decides a explorar este camino ¿qué papel juega Internet en el desarrollo de tu marca?
 
Bajo ese nombre me abrí una cuenta en flickr y allí iba colgando fotos de las ilustraciones, las muñecas… y tuvieron muy buena acogida. Así que me animé a seguir haciendo cosas. Mi intención nunca fue vender nada, pero me comenzaron a llegar pedidos de las ilustraciones y muñecos y me dí cuenta del gran escaparate que es Internet. En enero del 2008 abrí mi blog y desde entonces no he dejado de pensar en crear cosas nuevas, siempre con mis dibujos como base. Me encanta la idea de pensar que mis personajes viajan a hogares de todo el mundo y se quedan allí a vivir. (sobre todo en las solapas). 

 

          

          

        

 

¿En qué punto te encuentras ahora mismo?, ¿dónde se venden tus creaciones?
 
Ahora Depeapa ocupa todo mi tiempo, disfruto mucho haciendo lo que hago.
Dibujar, pensar en nuevas creaciones, nuevos soportes donde aplicar mis ilustraciones y preparar pedidos para las tiendas y ferias, este año he participado en las dos últimas Ediciones del Nómada SuperMarket en Madrid y en la I Edición de Loverbooking en Málaga y me ha encantado la experiencia, es una forma de poner cara a gente que admiras su trabajo y que tienen tus mismas inquietudes.
En la actualidad vendo mis creaciones en tiendas de España, Francia, Portugal, Reino Unido y Grecia, además de la venta directa a través de la tienda online.

 

¿Cómo imaginas el futuro de Depeapa?

En mis planes de futuro está seguir creando nuevas cosas con Depeapa, ojalá con la misma acogida, y trabajar más de ilustradora.

 

 

  

Verónica de Arriba vive en Granada desde hace 5 años pero es de Bilbao, y esta es la vista que admiraba antes desde su terraza. No me extraña que dentro se cocieran estas joyas. ¡Suerte, Vero!

 

 

Caterina Pérez complements

 

 

>

 

Botones, telas, cintas, hilos, alfileres, dedales… estas son las estrellas que iluminan el universo de Caterina Pérez complements, una artesana que crea bolsos, broches, diademas, carteras, gorros, con un toque vintage muy cálido y elegante. He tenido el placer de hablar con ella sobre su proyecto, sus proceso de creación, sus expectativas y así ha transcurrido la charla…

 

 

¿Qué es Caterina Pérez complements?, ¿cómo es el proceso de creación?

Hago complementos. Bolsos, neceseres, broches, colgantes, gorros, pañuelos… Aprovecho retales que me dan, compro telas de las que me enamoro sin pensar en qué van a convertirse, uso botones antiguos, cintas que guardo… y con todo ello creo piezas de (obviamente) tiradas muy limitadas. En mi taller todo lo aprovecho. Tengo verdadera obsesión por no tirar ni un pedacito de tela de las que me gustan. De un buen trozo que me guste de tela, corto piezas para las bolsas, corto forros para los gorros, uso retalitos para hacer bolsillos aplicados a otros modelos de bolsa. Con los rinconcitos de tela hago broches, y si todavía me queda algún pedacito minúsculo, decoro los paquetes de los pedidos. Me gusta la sensación de ir creando un pequeño fondo de telas que voy utilizando y redescubriendo al cabo de 3 o 4 temporadas (quizás lo que me servía para broches, ¡ahora me sirve para forros de bolsas!)
Como solo dependo de mi ritmo y de la organización de mi día a día, me puedo permitir personalizar piezas con las necesidades de mis clientes, o de repente salirme de la colección de complementos y llevar a cabo otro tipo de pedidos que me apetecen (como unas banderolas de tela para un recién nacido, o unos bajos para una colcha espectacular…)

 

 

Tu pasión por crear viene de familia … ¿cómo ha influido tu gente en tu dedicación?

Creo que estoy haciendo lo que hago porqué desde pequeña, en mi entorno familiar, ya respiraba una pasión por hacer cosas con las manos. Mi abuelo era joyero, tenía tienda propia y su gran taller se convertía en el mejor escenario para mis fantasías, abarrotado de herramientas de todos los tamaños, maquinaria extraña, virutas metálicas por todos lados, y unos bancos de trabajo de madera oscura debajo de lámparas de hojalata abollada. Mi otro abuelo siempre ha tenido un taller de albañil en la parte trasera de su casa y, aunque de forma no profesional pero con una maquinaria de lujo, de allí siempre salen espectaculares piezas de madera: mesas, bancos, carpintería para ventanas, mueblecitos para mis muñecas de pequeña, un columpio para mis hijos, percheros… ¡Hasta me ayudó en una ocasión a construir una estructura para una escenografía de un espectáculo! Y a mi madre la recuerdo siempre con la máquina de coser, nos hacía nuestra ropa (como a muchas… ¡viva el Burda!), hasta juguetes, porqué la verdad es que siempre se le han dado bien las manualidades en general. Como dice ella, “aprendiz de todo, maestro de nada”. ¡Por no hablar de mis tíos!
Cuando me independicé, pedí que me regalaran una máquina de coser. Una Alfa, a la que nunca pensé que le iba a sacar tanto partido.

 

 

¿Qué recorrido formativo y vital te llevó a tener tu propio proyecto? 

Mi formación es más bien dispar. Yo estudié arte dramático en el Institut del Teatre. Cuando terminé la carrera, se me hacía muy cuesta arriba empezar una carrera profesional y pasé por una etapa de replantearme mi formación, y después de coquetear un tiempo con la danza, con el teatro visual y cursillear bastante, decidí acercarme al mundo del espectáculo desde otro ángulo: el diseño de vestuario. Empecé a estudiar patronaje y costura en Francesca Bonnemaison (Barcelona). La escuela te ofrece, a parte de asignaturas teóricas y relacionadas con el diseño de moda, un montón de asignaturas prácticas relacionadas con las labores (patchwork, punto de cruz, plancha, pintura sobre tela…) que enriquecen el recorrido que tu vas haciendo. Bueno, pues mientras cursaba estos estudios, me quedé embarazada de mis dos hijos, que se llevan muuuuuy poco tiempo. Y esto me hizo (como a la gran mayoría) cambiar mis prioridades. Busqué la forma de poder compaginar el ritmo de mis hijos con mi actividad creativa, de marcar yo el ritmo del trabajo, con el mínimo de presiones y el máximo de disponibilidad para ellos. Probé confeccionando algo de ropa para niños, pero me resultaba demasiado complicado: trabajar con muchas tallas, la distribución… así que pensé en apostar por los complementos, cosa que me permite un espacio de almacenaje más reducido, no ceñirme estrictamente a las temporada, una venta por Internet menos arriesgada… Me alquilé una habitación en unos bajos del barrio de Gràcia de Barcelona y allí instalé mi taller, luego vino el blog… ¡Y aquí estoy!

 

 

¿Cómo ha influido tu blog en la difusión de tu trabajo?

¡El blog me ha abierto un mundo! Antes de abrirlo, yo no tenía NINGÚN interés por las nuevas tecnologías, de hecho no sabía ni como hacer para pasar una foto de la cámara al ordenador, y el correo electrónico como mucho lo miraba una vez por semana. El blog lo abrí porqué me parecía una forma más económica y más dinámica que una web para tener un sitio virtual dónde exponer mi trabajo. Pero poco a poco me he ido dando cuenta del poder de difusión que tiene un instrumento así. De hecho, uno de mis próximos objetivos está en la venta a través de Internet. A parte de que tienes la posibilidad de conocer a un montón de gente interesante con las mismas afinidades que tú.


¿Qué estás preparando ahora mismo?, ¿en que dirección te gustaría desarrollar tus creaciones?

Ahora mismo estoy cursando una asignatura de creación de sombreros y tocados, pues, aunque ya casi no usamos sombrero, me parece una pieza que tiene una gran capacidad de seducción, y tengo muchas ganas de meter energía en ello, y de aprender secretos del oficio de sombrero. También estoy preparando una pequeña colección de "caprichos" para navidades. Es decir, broches, colgantes, diademas… Pero mi interés en futuras colecciones está puesta en crear gorros, sombreros, tocados… y bolsas (ya sea de mano o bolsos más grandes).

Hasta ahora no me había planteado hacer ferias (de nuevos creadores, de artesanos…), pero ahora me pica un poco el gusanillo. Ese feedback con la gente de la calle que no te conoce de nada hace un tiempo me asustaba, ahora empieza a apetecerme.

Me doy cuenta que cada vez me decanto más por trabajar con fibras naturales (algo así como elegir materiales nobles). Es decir, elijo algodón 100%, lanas puras, fibras vegetales… y este es un cambio que voy haciendo paulatinamente (pues ir renovando mi fondo de retales me va a llevar un tiempo), pero que me doy cuenta que no tiene vuelta atrás… es como si se me hubiera ido educado el paladar… También he empezado a probar con tintes, comprar algodón en crudo e intentar conseguir el color deseado. ¡Me encanta! Pero bueno, estoy trabajando en ello.


 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando conocí el blog de Caterina vi que detrás había mucha inquietud y buen gusto y ahora que la conozco un poco más veo que no me equivocaba. La pasión y buen hacer que pone Caterina en su pequeño lugar en el mundo saltan a la vista. Te deseamos mucha suerte, en todo lo que emprendas, seguro que sea lo que sea tendrá ese toque personal tuyo tan lleno de encanto.

 

Minimúsica

 

Hace pocos días alguien comentaba que la música para niños no tendría por qué ser esencialmente diferente de la música para adultos. No puedo estar más de acuerdo. Los niños tienen sus particularidades: están creciendo, están aprendiendo, están formando su imagen del mundo… Sí, hay muchas cosas propias de la infancia que determinan en cierta medida lo que se hace para ellos: música, cine, teatro, literatura, etc. Pero lo que no deben determinar nunca es el grado de calidad y autenticidad de lo que se les ofrece. Los niños merecen experiencias ricas, planteadas con honestidad y dignas de llamarse música (o cine, o teatro, o literatura…). Sí a las nanas, sí a las canciones tradicionales que nos han legado nuestros abuelos, sí a las composiciones actuales pensadas para niños. Pero no a las producciones de ínfima calidad porque "total, son niños y no se enteran". Nada de subproductos, nada de pequeñeces, nada que un adulto no pueda disfrutar. Esa es la única forma de tratar a los niños con respeto y de ofrecerles la oportunidad de formarse un criterio propio, de acceder a una experiencia enriquecedora.

Por eso me ha encantado conocer la propuesta de Minimúsica de la mano de Núria Muntaner, su impulsora y responsable de esta genial idea: organizar conciertos para niños de la mano de músicos no especializados en música infantil, que tocan habitualmente para un público adulto. Su propuesta ha tenido tan buena acogida que ya han participado en eventos de tanto renombre como el Primavera Sound (festival de música electrónica, no infantil) o la Festa dels Súpers (multitudinario evento anual organizado por el club infantil de la televisión de Cataluña), entre otros. Os invito a conocer su propuesta.  

 

 

 

 

 

¿Quien integra el proyecto Minimúsica? ¿Cual es su origen y su filosofía?

La idea "minimúsica" nace hace 3 años como consecuencia de mi trabajo como maestra de música y mi participación en el colectivo La Colazione (parte de Sones). Sentía la necesidad de unir estos dos mundos ya que en el día a día de la escuela me encontraba con muchos prejuicios e ideas erróneas sobre la educación musical. Fue entonces cuando decidí llevar a cabo mi idea de concierto para niños. Quería demostrar (y demostrarme a mí misma) que los niños deben escuchar todo tipo de música y que de todas ellas se puede aprender y disfrutar. Que la idea de "música infantil" como género no existe, ya que los niños deben tener la posibilidad de escuchar de todo para más tarde poder elegir que es aquello que les gusta más. La infancia no es un estilo musical, pensamos, es una etapa de la vida en la que precisamente la estimulación sonora es muy importante y no se debe hacer ninguna exclusión estilística. Ésta experiencia piloto la realizamos en La Sala Castelló de Barcelona, que nos cedió su espacio porque creyó en el proyecto desde el principio. El resultado de aquella primera vez fue increíble. No sabíamos cómo iban a reaccionar los niños, ni los padres, ni los grupos que habíamos invitado… pero todo fue un éxito, no nos lo podíamos creer. Así que decidimos seguir adelante hasta el día de hoy.

 

¿Qué acogida habéis recibido por parte de los niños? ¿Cómo reaccionan ante vuestros conciertos?

Los niños disfrutan en nuestros conciertos porque se sienten una parte muy importante de ellos. No son simples espectadores sino que participan activamente tocando instrumentos, cantado, bailando, hablando y preguntando. Al empezar cada minimúsica recordamos a los padres que en nuestros conciertos los niños pueden sentirse libres para bailar, sentarse, dormir, tocar… no pedimos silencio sino participación. Es un espectáculo creado para ellos y por eso queremos que se sientan bien y pasen un buen rato. Además este clima nos ayuda para que esten receptivos en nuestras explicaciones e intenciones educativas.

 

 

¿Y los músicos? ¿Habían actuado para un público infantil antes de colaborar con Minimúsica?

Los músicos a los que les empezamos a proponer que actuaran en el Minimúsica nunca antes habían actuado para niños. Muchos de ellos sentían el miedo de enfrentarse al público más sincero que existe. Pero también tenían ganas de ver cómo se sentirían los niños con su música. Después de tres años podemos decir que muchos grupos han querido repetir la experiencia y hasta algunos han querido dedicarse casi exclusivamente al minimúsica (Fred i Son, por ejemplo).

 

¿Cual es el perfil de las entidades que os contratan?

Después de nuestro ciclo de cuatro conciertos en La Sala Castelló, hemos pasado por todo tipo de lugares. Por centros cívicos (en Tarragona, en Sarrià, en Sant Andreu), por festivales (Primavera Sound, la Festa dels Súpers, Mercat de música viva de Vic, Invictro), etc. Fuera de Cataluña hemos visitado Alicante (CAM) y Gijón (dentro del ciclo "A ver la ballena").

 

¿En qué consiste un concierto Minimúsica?

Minimúsica es un espectáculo de una hora donde actuan varios grupos (4 -5). La actividad gira alrededor de un centro de interés (el mar, la família, los alimentos, el cosmos…) sobre el cuál los grupos deben componer o versionar canciones. A partir de esto, se generan actividades con contenido musical (por ejemplo, aprender a clasificar instrumentos por famílias) y también sobre el tema escogido. Cada grupo toca dos canciones siendo fiel a su estilo, únicamente adapta las letras al tema pertinente.

 

¿Cuales son vuestros proyectos de futuro?

Acabamos de estrenar nuestra gira "Els aliments" en el Mercat de música viva de Vic y vamos a estar actuando hasta verano. También estamos preparando una colección de CDs temáticos con las canciones que componen los grupos para cada Minimúsica.


 

 

 

 

Podéis estar al corriente de la agenda de Minimúsica a través de su blog. También podéis conocer más de esta iniciativa en esta entrevista del programa Loops (está en catalán, pero veréis Minimúsica en acción).