Gálago

>

Hemos charlado hoy con Fátima de Gálago artis, una artesana que se dedica principalmente al diseño de camisetas infantiles y la realización de complementos en fimo o arcilla polimérica. Queremos conocer detalles acerca de su trabajo y qué dificultades y oportunidades se le presentan a alguien que quiere emprender este camino.

 

            

 

Fátima tiene 27 años y vive en la ciudad donde nació: Madrid.

 

Háblanos de tu trabajo …

Comencé a vender bajo la marca Gálago hace tres años y, al poco tiempo, abrí el blog para promocionarlas. Pero realmente es imposible recordar cuándo empecé a realizar este tipo de actividades. Siempre, desde bien chiquitita, me recuerdo creando cosas con las manos, ya fueran construcciones de madera, plastilina en la guardería o dibujos por todas partes. Poco a poco la marca ha ido haciéndose un huequito gracias a internet y a los cientos de enlaces entre distintos blogs y webs que se dedican al diseño y a la artesanía.
En Gálago vendo principalmente dos cosas; ropa pintada a mano (principalmente de bebé) y complementos hechos con fimo (broches, anillos, pendientes, collares, imanes…). También hago algunos artículos en fieltro, pero la verdad es que disfruto mucho más trabajando con el modelado y la ilustración.
Principalmente utilizo arcillas poliméricas (fimo) para casi todos los productos, que modelo a mano sin usar
ningún tipo de moldes, plantillas, extrusionadoras ni nada parecido. El fimo es muy resistente y te da mil posibilidades. En el caso de las camisetas ilustradas utilizo pinturas textiles muy perdurables, para que los enanos puedan jugar, correr y mancharse a sus anchas.

 

¿Qué haces aparte de esto? 

Aparte de dedicarme a Gálago me licencié en la carrera de Humanidades y trabajo en una editorial como correctora de textos. También he hecho cursos de diseño e ilustración, que es otra de mis grandes pasiones.

 

¿Qué dificultades encuentran los artesanos para realizar y difundir su trabajo?

Las dos principales dificultades son dar a conocer tu trabajo y competir con los precios de los productos de fábrica. Aún así, las facilidades que hoy en día tenemos gracias a Internet, al mundo blog, etc., hacen mucho más fácil esta labor. Por otro lado, el interés por lo hecho a mano y por los productos personalizados y únicos no sólo no ha decaído sino que está en pleno auge. No es raro encontrar pequeños comercios que ofrecen la posibilidad a nuevos diseñadores y artesanos de vender sus productos hechos a mano, y realmente están teniendo muy buena acogida.

 

¿Qué haces fuera del trabajo?, ¿cómo es tu día a día?

La verdad es que soy muy hogareña; como más disfruto es estando con mi pareja y con mi familia. Nos solemos juntar con los enanos de la familia (mis queridos sobris) para ir al campito, de merienda, a algún parque… El ser autónoma también me deja bastante tiempo libre para leer, dibujar y ver buen cine. En cualquier caso mi trabajo en Gálago no deja de ser un hobby, porque no dejo de disfrutar muchísimo con él.
Siempre me ha encantado el arte, la ilustración, el diseño, el teatro y la literatura, para los que siempre saco tiempo y que considero la mejor fuente de inspiración. Las vanguardias y el arte abstracto son lo que más me ha influenciado, e intento que la sencillez de líneas y colores sea la base de mis diseños. En cualquier caso no me gusta darle más importancia a mis creaciones que la que tienen: pequeños complementos coloristas y divertidos para llevar a cualquier parte.

 

             

 

 

 

 

Urobia

>

Urobia es un Parque Ecológico que surge de una experiencia vital: el nacimiento de los hijos de esta pareja, Javier Herrero y Marién Fuentes. Se encuentra en un precioso entorno mediterráneo en la población alicantina de Orba. Desde su página web nos cuentan cómo se inició este proyecto:

"Es nuestra experiencia familiar – criar a nuestras hijas y crecer nosotros mismos como seres humanos – lo que nos motiva a desarrollar una actividad que dote de pleno sentido a nuestras vidas personales y a la de nuestra familia en su conjunto.

Urobia es una palabra íbera y significa “agua que sale de montaña”. Hemos elegido esta palabra para denominar nuestro proyecto educativo porque refleja lo que más necesitamos para continuar viviendo: el agua. Por eso, hemos hecho del agua un punto central de nuestra vocación porque la siguiente generación a la que legaremos el planeta tendrá que aprender, valorar, descubrir y sentir la importancia esencial del agua para la supervivencia de la vida sobre el planeta.

La casa está construida bajo criterios de ecodiseño y bioconstrucción, con especial énfasis en el cuidado consciente del agua y la energía.

Puedes visitarnos para pasar un fin de semana de turismo rural, acudir a las actividades que organizamos o incluso realizar en nuestras instalaciones tus reuniones, jornadas, cursos o seminarios."

 

 

Además Javier Herrero nos contesta a un par de preguntas:

Vuestro modelo de alojamiento es una excepción y no una regla…
¿crées que hay adaptaciones no demasiado costosas que se pueden llevar a cabo en un alojamiento al uso para convertirse en más respetuoso con el medio ambiente?


Claro que sí. Lo importante es la actitud y la determinación de la persona que desarrolla el proyecto. Desde mi punto de vista, lo ecológico es todo aquello que propone un camino – partiendo de la base que sea – cuyo recorrido suponga una reducción de los recursos consumidos y la potenciación de las relaciones humanas. Afortunadamente, en este momento hay una ingente cantidad de personas desarrollando pequeñas y sencillas tecnologías asimilables para adaptar a viviendas y construcciones ya desarrolladas. Estoy pensando, por ejemplo, en una  depuradora de aguas para vivienda unifamiliar que puede conectarse a la red de desagües de la casa de una manera bastante senciila y que permite limpiar el agua por medios biológicos y reutilizarla en riego de jardín o huerto familiar. Sólo necesitamos la voluntad y el interés y entonces… ¡encontramos lo que necesitamos!

¿Qué actividades tenéis programadas o qué ideas pensáis trasladar a futuros cursos/talleres?

Ahora, en el mes de julio, tenemos programadas unas
Colonias Eco-Científicas y dos seminarios de Mauricio y Rebeca Wild.
Pero nos están pidiendo y vamos a desarrollar actividades con familias al completo. En concreto tenemos previsto en el próximo otoño un "Fin de semama con actividades sobre el agua para toda la familia", pues estamos convencidos de que no sólo los niños tienen que tomar conciencia de que cada una de sus decisiones tiene un impacto ambiental; también los adultos, los padres, tenemos que aprender. Y no disponemos de mucho tiempo.

Otra actividad prevista para el otoño es un "Convivencia de familias en las que aprender a vivir con niños". Se trata básicamente de pasar un fin de semana conviviendo con otras familias en las que compartimos la elaboración de las comidas, disfrutamos de acvtividades, excursiones, charlas, talleres… y todo ello conscientes de que nuestros hijos nos acompañan y dándoles la atención necesaria. Aprender a vivir con nuestros hijos significa ser capaces de encontrar un equilibrio entre la satisfacción nuestras necesidades sin dejar de atender las necesidades auténticas de los hijos. Lo mejor que podemos darles a nuestros hijos es nuestro tiempo y atención cuando lo necesitan. Proponemos vivenciarlo en conviviencia con otras familias.

 

 

 

             

 

 

Ada Shop

En Kireei nos gusta conocer iniciativas emprendedoras de gente creativa, saber cómo y por qué se inician estas pequeñas empresas y cual es el día a día de sus propietarios.

 

 

Nos hemos puesto en contacto con Elena, propietaria de Ada, una preciosa tienda de ropa donde vende tanto sus propias creaciones como las de otros diseñadores.
Así ha transcurrido la charla:
 
Háblanos de tu trabajo y de tu tienda.

 Empecé hace más de siete años diseñando mi propia colección de ropa y después de venderla en diferentes tiendas decidí (en 2005) abrir la mía propia contando con la ayuda de mi socia (mi madre).

ADA es un pequeño espacio en el barrio de Gracia en Barcelona, donde apostamos por el talento de nuevos diseñadores y pequeñas marcas que empiezan, por ejemplo Sietedelonce, Yohi & Olivia, Les jumelles o Emedemarta, así como otras de más renombre que desprenden ese aire naïf y handmade que buscamos como Kling o Pepaloves. Además, gracias a nuestro blog, creadores de todas partes eligen Ada como punto de venta en Barcelona. Es el caso de Miota, Santa Mistura u Orange de Portugal.
 
Ada es sinónimo de detalle, romanticismo, capricho… ¡y para todos los bolsillos!
 
Vemos que tienes también tienda online ¿Cómo está funcionando? Porque al ser ropa puede llegar a ser complicado no poder probársela de antemano.

 Al principio tenía muchas dudas, pero fueron las propias clientas las que me animaron a vender online, y lo cierto es que me ha sorprendido la cantidad de ventas que hemos tenido en sólo dos meses. En Ada Shop trabajamos mucha talla única y antes de comprar la clienta y yo mantenemos varias conversaciones acerca de la talla y las medidas para acertar con la prenda exacta. Hay que resolver todas las dudas antes de realizar la compra, para que todo vaya perfecto.

 
¿Qué dificultades has encontrado a lo largo de estos años como emprendedora?

 Lo más difícil es compaginar la vida laboral con la vida familiar, ya que una tienda tiene unos horarios muy sacrificados. Yo tengo la suerte de compartir un negocio con mi madre, y así nos repartimos el trabajo y las preocupaciones. Sin ella, Ada y yo, ¡estaríamos perdidas!

 
¿Qué haces fuera del trabajo?, ¿Qué planes de futuro tienes?

 

Si visitas el blog sabrás que hace un poco más de un año fui mamá de una preciosa niña, así que últimamente no he tenido demasiado tiempo para dedicarme a coser, ya que todo mi tiempo libre se lo dedico a ella y a mi mayor afición: la repostería.
Pero como en septiembre Emma empieza la guardería, ya estoy preparando la nueva colección para el próximo invierno.
 

                        

 

 

 

!Gracias Elena! Seguiremos visitando tu tienda y blog.

Cristina Moreno

Hoy inauguramos con Cristina Moreno una nueva sección en Kireei, Hablamos con…, en la que pretendemos conocer a diferentes artistas y artesanos.

 

 

Cristina Moreno es Licenciada en Bellas Artes y en Diseño Gráfico. Actualmente se dedica a trabajar con los niños en un taller de manualidades. Ya habréis visto algunos de sus trabajos en Kireei, como estas rosas o estos insectos. En su blog Fem Manuals recoge el resultado de su trabajo con los niños y está lleno de buenas ideas para hacer en casa o en la escuela.


¿Cuando decidiste licenciarte en Bellas Artes, lo hiciste pensando en la docencia? ¿Qué motivos te han llevado a trabajar con niños?

Entré en Bellas Artes porque quería ser diseñadora gráfica. Ahí me cautivó más la pintura y acabé la carrera especializándome en ella. Pero no quise dejar el diseño, así que por las mañanas iba a una escuela estupenda y, para ganar algún dinero, por las tardes empecé a dar clases en un taller de plástica para niños. Me encantó y ¡no he parado!

¿Cuales son tus objetivos, qué pretendes transmitir a los niños a través de tus clases?

Imparto una actividad extraescolar en una escuela pública, así que mi primer objetivo es que el alumno se lo pase muy bien, que pueda desahogarse y encuentre diversión en ese momento. Y, sin darnos cuenta, la actividad ayuda a estimular la imaginación, la creatividad y la propia autonomía del niño. Pretendo también dar conocimientos técnicos para que el alumno sea capaz de dominar su mano y la materia con la que trabaja. Que aprenda a entender el arte con valores como la amistad, compartiendo con los compañeros las mismas experiencias, o la importancia de la ecología, cuando reciclamos.

¿Dónde encuentras inspiración?

En todas partes, en artistas que me emocionan, en los propios niños y su forma de ver las cosas, en la naturaleza… a veces un proyecto surge de un recuerdo, de una conversación, de una visión estética, de un acontecimiento cultural o incluso de la cotidianidad del taller.

¿Cómo es la dinámica de trabajo en el taller de manualidades?

Hace tiempo que digo a los más pequeños que la clase es mágica porque “entras sin nada y sales con algo hecho por ti”. Así empezamos, con este juego que entusiasma dónde hay estímulos que ilusionan y motivan. Entonces el nivel de intensidad de la actividad varía, dependiendo si van a descubrir que sorpresa “toca hacer hoy” o si es un día donde se continúa un trabajo que se empezó en la sesión anterior. Hay un orden aunque no existe un guión establecido, la improvisación también nos gusta. Lo importante es crear, inventar, reír y compartir emociones.

Parece que le das mucha importancia a la creatividad y la diversión, e incluso hablas de improvisación. ¿Siempre propones tú los proyectos? ¿Hacen muchas aportaciones los niños?

Cuando hablo de diversión me refiero a que esta actividad en concreto, no pretende ser una clase pedagógica en el sentido más estricto de la palabra. Y por eso lo ideal es que el niño conozca las artes plásticas, desarrolle la sensibilidad y la imaginación desde la ilusión, el bienestar, el goce estético y además, invente, jugue y experimente.

Con los pequeños siempre propongo un proyecto. Intento motivarles desde sus posibilidades y no hacemos uso de la copia y del estereotipo. A partir de 8 años, la improvisación está por completo en los días que llamamos “Fem lliure” (Hacemos libre) donde ellos solos deciden qué quieren decir, expresar y crear. Y en la clase mágica tienen a su disposición materiales, herramientas y una profesora que les enseña técnicas, inventa recursos, les escucha y muchas veces se sorprende.

El caballo de Berta

El conejo de Luis                                  Los cactus de Marc y Guille

El ratón de Mireia

¿Qué es lo que más destacarías de tu trabajo con los niños?

Creo que lo más importante es que los niños sean escuchados y reciban aceptación y afecto. Y si se les ayuda a progresar a partir de ellos mismos, evitando toda evaluación comparativa, y los proyectos se basan en la experimentación, la manipulación, la invención y la sorpresa de los descubrimientos, nuestros conocimientos, más la voz de estos pequeños artistas, nos marcarán las mejores pautas del difícil arte de enseñar y de aprender.