Calendario de Adviento en Kireei

Llevamos ya un par de semanas hablando de cómo preparar el calendario de adviento, principalmente para los niños de la casa pero, ¿por qué no?, también para los mayores. Por si acaso os habéis quedado sin, en Kireei tendréis cada día una ventana nueva para abrir, una sorpresa para descubrir, desde hoy hasta el día 24 de diciembre. Esperamos que os guste y que lo disfrutéis.

 

 

 

Advent Boxes, de Ali Edwards

 

El club de las palabras bellas

>

Con este título tan cinematográfico queremos proponeros un juego, entretenimiento, reto, o diversión, como queráis llamarlo: componer palabras, fotografiarlas y compartirlas. Ya lo hemos dicho en muchas ocasiones, nos fascinan las palabras, tanto en su versión escrita como en la decorativa. Pensamos que este pequeño pasatiempo no puede ser más afín al espíritu Kireei. ¿Os animáis? Enviadnos palabras compuestas de forma divertida y curiosa, las publicaremos periódicamente. Cualquier cosa sirve como base de una palabra: comida, objetos, materiales, y podéis fotografiar desde algo puramente espontáneo hasta el proyecto craft más elaborado, the sky is the limit.

Y aquí nuestras primeras palabras…

 

 

 

 

Podéis enviarlas a través del cuestionario de contacto. Por favor, indicad el nombre con el que queréis que las publiquemos, sea vuestro nick o vuestro nombre real.

 

 

Adornos navideños de Kireei

>

Incluso la gente más reacia a adornar la casa con motivo de las estaciones y las diferentes festividades a lo largo del año, suele caer con algún detallito, ni que sea mínimo, en Navidad. Los adornos fabricados en serie pueden ser bonitos (sí, los hay muy bonitos) pero nos gusta darle un toque personal a la Navidad. Si se es un poco manitas, es posible crear adornos propios que no se encuentren en ninguna otra casa, bien sea personalizando adornos comprados o fabricándoselos enteramente. Pero también hay otra opción: comprar adornos únicos hechos a mano por otras personas.

A Meisi le encantan los detallitos para decorar, y cada año en Navidad fabrica adornos caseros para su hogar. Al resto de integrantes de Kireei nos maravillan las cosas tan bonitas que consigue, tan elegantes y sencillas a la vez. Así que le pedimos que hiciera algo para Kireei, y resultó que ella ya tenía algunas ideas… que ya podéis encontrar en nuestra tienda.

 

         

         

 

Son adornos de tela, diseñados por Meisi y hechos a mano, uno a uno. Cada adorno es único, no hay ninguno con el mismo diseño que lleve la misma tela. ¿Os los imagináis en vuestra casa? Hay un número limitado de adornos y no sabemos si habrá tiempo de hacer más en caso de que se acaben; lo avisamos por si os interesan, no esperéis a último momento.

 

 

Telas de Moda Fabrics

 

Vertedero sonoro

>

Ya no recuerdo quien me recomendó una visita a Vertedero Sonoro y, la verdad, me gustaría recordarlo para agradecerle el favor. Visitadla también, seguro que os gustará, sobre todo si os interesa la música, el reciclaje y la fabricación casera de los instrumentos.

 

 

Julio Payno (alias señor Rodríguez) es el creador de esta página. Es maestro de música, y anteriormente había formado parte de diferentes grupos de rock o folk, además de llevar a cabo actuaciones en solitario como cantautor o intérprete de música tradicional. Ha hecho grabaciones, ha dado conciertos, ha sido productor musical, ha organizado talleres para niños de construcción de instrumentos musicales a partir de basura, ha impartido cursos a profesores, ha participado en ponencias… En definitiva, que lleva ya una larga trayectoria en el mundo de la música y eso se nota en Vertedero.

 

El punto de partida del Vertedero es la afirmación de que la música popular es un juego, y como "con las cosas de comer no se juega", desde siempre se ha recurrido a materiales de desecho o sobrantes para construir los instrumentos de la música tradicional. Dado el cambio que ha experimentado el mundo, nuestros desechos en la actualidad son tantos, tan abundantes y tan diferentes a los de hace cien años que Julio se propone investigar y crear nuevos instrumentos a partir de la basura.

Para ello ha establecido una cuidadosa clasificación de los instrumentos y luego ha ido fabricando ejemplos como estos, que van acompañados de muestra sonora (las encontraréis en la web, en el apartado "Por poner algunos ejemplos sencillos y clarificadores"):

 

 

También podréis escuchar composiciones musicales interpretadas con los instrumentos construidos a partir de la basura…

 

… y en el apartado "Algunas cosas que te pueden interesar" encontraréis, entre otras:

 

Un carrillón de botellas virtual.

 

Un ejemplo de representación gráfica del sonido.

 

Una muestra sonora interpretada con objetos.

 

Hay mucho por escuchar y manipular en Vertedero Sonoro, y todos los instrumentos descritos (que son muchos) van acompañados por una completa explicación que incluye el modo de construcción. Una mina para profesores de música y todos aquellos que disfruten experimentando con la música y construyendo cosas a partir de elementos de reciclaje. ¡Que la disfrutéis!

 

No impact man

>

 

 

No impact man es el blog de Colin Beavan, un hombre que se propuso en 2007 poner en marcha un experimento, junto con su mujer, su niña y su perro, para reducir su impacto al medioambiente tanto como le fuera posible. Para ello tenían que reducir lo que daña (la basura y el dióxido de carbono) y aumentar lo que beneficia (por ejemplo, limpiar las orillas de los rios, rescatar pájaros marinos, etc).

Empezaron con una semana y viendo como aumentaba su calidad de vida se aventuraron a probar durante un año. Entre las cosas que cambiaron se encuentran desenchufar casi todo, ir andando o en bici a todas partes, no consumir nada que genere basura, consumir productos locales, etc.

Esta iniciativa ha dado como resultado un libro, un documental y un proyecto: "no impact project", que recoge las experiencias de miles de personas que han decidido emprender el camino hacia el impacto cero durante una semana, para empezar. Como dicen en su presentación, lo que Colin y su familia han hecho no sólo ha contribuido a mejorar el medio ambiente, también les ha proporcionado una vida más sana, más feliz y más rica en aspectos que ni habían imaginado.

Solemos pensar que el progreso y la vida urbana no son posibles sin un gran gasto energético, pero iniciativas como esta demuestran que se puede simplificar la vida sin que por eso se acabe el mundo. Su enfoque es el siguiente: en vez de lamentarse por lo que dejan de hacer, se ilusionan con las novedades que les aportan su nuevos hábitos.

Como dice Colin, el cambio se ha de dar en las actitudes ante todo. En las ciudades se dan paradojas tales como coger el coche para ir al gimnasio y ponerte a caminar en la cinta transportadora. Hasta donde puede llegar la estupidez humana, ¿verdad?

 

 

 

 

La poda de la lavanda

 

 

Son las 6 seis menos cuarto de la mañana. Los primeros sonidos de pájaros avisan de la llegada del alba. Nos levantamos de la cama, preparamos un desayuno de tostadas de pan integral hecho en casa y medio abrigados bajamos al taller. Disfrutamos del silencio ya que el valle sigue dormido al igual que un atardecer, se ve luz asomando del otro lado de la sierra.

La sensación de estar despierto tan temprano es una ventaja sobre el resto de al humanidad. Llegando al taller, observamos dos cigüeñas que salen volando del tejado de un vecino.

 

Este evocador fragmento inicia el relato sobre la poda de la lavanda que realizan Amelia y Pablo, dueños de Los jabones de mi mujer, tienda online de jabones artesanos que tiene su sede en una casa de campo en Santiuste de Pedraza, Segovia. Y ya me ha enganchado. Es que las sensaciones que describe de puro sencillas, de puro naturales son para entrar en estado de ensoñación. Qué ilusión me ha hecho darme cuenta de que está junto a una zona que visitamos cada año y que absolutamente me encanta.

 


 

Pablo cuenta que es importante cortar la lavanda a esas tempranas horas para conservar su aroma. Luego se seca en ramilletes y se podrá utilizar la grana para sus jabones y las ramitas para adornar los envoltorios. Es el segundo año que, como un ritual, además de podar la lavanda lo anotan y lo recuerdan en su blog.