Albarrán Cabrera

 20-9-2014 8.9.29 2

Ramón pasea por el Jardin du Luxembourg

Más o menos mientras Alain reflexionaba acerca de las distintas fuentes de seducción femenina, Ramón se encontraba en las proximidades del museo situado cerca del Jardin du Luxembourg, donde, desde hacía ya un mes, es exponía la obra de Chagall. Él quería verla, pero sabía de antemano que nunca se animaría a convertirse por las buenas en parte de esa interminable cola que se arrastraba lentamente hacia la caja; observó a la gente, sus rostros paralizados por el aburrimiento, imaginó las salas en las que sus cuerpos y su parloteo taparían los cuadros, y no tardó más de un minuto en dar media vuelta y encaminarse parque a través por una alameda.

Allí, la atmósfera era más agradable; el género humano parecía escasear y estar más a sus anchas: algunos corrían, no por ir deprisa, sino por gusto; otros paseaban tomando helados; otros aún, discípulos de una escuela asiática, hacían en el césped lentos y extraños movimientos; más allá, en un inmenso círculo, estaban las dos enormes estatuas blancas de las reinas de Francia y, aún más allá, en el césped entre los árboles, en todas las direcciones, esculturas de poetas, pintores, sabios; se detuvo delante de un adolescente bronceado que, seductor, desnudo debajo de su pantalón corto, le ofreció máscaras que reproducían las caras de Balzac, Berlioz, Hugo o Dumas. Ramón no pudo evitar sonreír y siguió su paseo por ese jardín de los genios, quienes, rodeados por la amable indiferencia de los paseantes, debían sentirse agradablemente libres; nadie se detenía para observar sus rostros o leer las inscripciones en los pedestales. Ramón inhalaba esa indiferencia como una calma consoladora. Poco a poco, apareció en su cara una larga sonrisa casi feliz.

Fragmento de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera.

Fotografías de Anna Cabrera y Angel Albarrán.

20-9-2014 8.9.21 1

 

albarran cabrera 3

 

albarran cabrera 4

 

albarran cabrera 5

 

albarran cabrera 6

 

albarran cabrera 7

 

albarran cabrera

 

albarran cabrera 2

 

20-9-2014 8.9.19 3

 

 

Llenarse la cabeza con tonterías y otras cosas superficiales

space invaders bordado

 Foto

“– ¡Venga, deja de leer, que te vas a quedar sin vista!
– Más vale que salgas a jugar, hace un tiempo estupendo.
– ¡Apaga la luz! ¡Es tarde!
Sí, siempre hacía demasiado buen tiempo para leer, y de noche estaba demasiado oscuro. (…) Al descubrimiento de la novela se añadía la excitación de la desobediencia familiar. ¡Doble esplendor!”

Estas palabras están recogidas del libro “Como una novela” de Daniel Pennac, que se identifica personalmente con una generación a la que se le impedía leer. Leer era una pérdida de tiempo más allá de las tareas escolares, un medio de evadirse de la realidad, que llenaba la cabeza de fantasías, apartaba al niño de la vida sana al aire libre y lo convertía en un individuo apartado y asocial.

Y qué no daría ahora cualquier padre por pillar a su hijo absorto en la lectura de Ana Karenina, como pillaban a Daniel mientras Ana galopaba veloz hacia su Vronski. “Se amaban contra papá y mamá, se amaban en contra del deber de mates por terminar, en contra de la redacción que entregar, en contra de la habitación por ordenar, se amaban en lugar de sentarse a la mesa, se amaban antes del postre, se preferían al partido de fútbol y a la búsqueda de setas…, se habían elegido y se preferían a todo… ¡Dios mío, que gran amor! Y qué corta era la novela.”

Fantástico.

Ahora voy a parafrasear a Daniel Pennac, poniéndome en el lugar de la generación de nuestros hijos, en una nueva situación que no existía hace 40 años.

“– Venga, deja ya la maquinita, que te vas a quedar sin vista!
– Más vale que salgas a jugar, hace un tiempo estupendo.
– ¡Apaga el ordenador! ¡Es tarde!
Sí, siempre hacía demasiado buen tiempo para jugar, y de noche había que dormir. (…) A la diversión del juego se añadía la excitación de la desobediencia familiar. ¡Doble esplendor!”

“Mi torre con pasadizos secretos y vacas-seta en Minecraft se había construído contra papá y mamá, se había construído en contra del deber de mates por terminar, en contra de la redacción que entregar, en contra de la habitación por ordenar, se levantaba tozuda en lugar de sentarse a la mesa, me llamaba antes del postre, la prefería al partido de fútbol y a la búsqueda de setas…, era mi gran creación y era mejor que todo… ¡Dios mío, menudo laberinto había montado! Y una vez construído, qué rápido era recorrerlo entero.”

No, líbreme dios de comparar Ana Karenina con un juego de ordenador. Pero en mis recuerdos de adolescencia, La isla del tesoro de Stevenson no está muy lejos de las aventuras del pirata LeChuck en Monkey Island. Las películas de Indiana Jones me traen casi tantos recuerdos entrañables como el humilde laberinto del sultán, con su machacona musiquilla. A veces sonrío cuando recuerdo el ruido que hacía el cassette del Amstrad al cargar los juegos, igual que sonrío cuando recuerdo las muñecas que me fabricaba con una mazorca de maíz.

Sí, soy de la primera generación que jugó a juegos de ordenador. Y quizá por eso no contemplo con horror esa tecnología, no la veo incomprensible, ni lejana, ni especialmente peligrosa. Naturalmente el uso que se le da puede ser bueno o malo. Hay juegos fantásticos y juegos horribles, igual que hay libros dañinos por las retrógradas ideas que inculcan a los adolescentes y no por eso se demoniza la lectura. “Que lean lo que sea, mientras lean”, he oído a menudo.

Podría ahora dar una lista de todos los beneficios congnitivos y emocionales que pueden proporcionar los juegos de ordenador, de todas las destrezas – incluídas algunas sociales – que ayudan a desarrollar, para compensar la lista (a veces alarmista, a veces razonable) de peligros y perjuicios. Pero no lo voy a hacer. No es necesario. Aunque, si alguien quiere, puede leerse este artículo, donde ya hay quien ha pensado en los juegos digitales como artefacto cultural aprovechable dentro del aula. Yo, simplemente, voy a seguir disfrutando con mis hijos sin olvidar el sentido común.

 

The Awesome Project

awesome project 10

  

Mi amiga Ariadna me habló hace unos días de The Awesome Project. Ya lo conocía y publiqué algo suyo en un post de Algunas cosas bellas pero hacía tiempo que no veía sus novedades. Como veis, es una preciosidad, no solo por la cerámica sino también por la presentación y el diseño de la imagen. La ilustradora Madalina Andronic y el diseñador Claudiu Stefan, ambos de Rumanía son los creadores de esta maravilla.

 

awesome project 6

 

awesome project 9

 

awesome project 5

 

awesome project 10

awesome project 8
awesome project 7 awesome project 3 awesome project 2

Algunas casas bellas

Semanas que vuelan, sección algunas casas bellas que permanece…

 

binti1b

My Scandinavian Home

 

4Jess_Tremp-500x750

Design Sponge

 

bcbee8289d2185d212db1f7a45c507af

French by design

 

Souther Salazar

souther_The_Golden_Hour (1)

El universo de Souther Salazar, ilustrador canadiense, es como de otra galaxia (si se puede decir así). Me pasaría horas mirando los detallitos. Lo que más me gusta, aparte de lo que es la imaginación desbordante (como se suele decir), es la paleta de colores.

 

lastyearsman_72dpi
Souther_Salazar_01

 

souther_Of_Turtles_and_Snails

 

SoutherSalazar_TravelingTortoise_MonicaChoy

 

SoutherSalazar_TheLongWayHome

 

Souther Salazar

 

souther-salazar-07

 

 

Higos bordados

tumblr_nargpvrDnu1sl3vuio1_1280

 Este higo bordado me ha parecido sorprendente, y precioso. Lo he visto en Q-artfulllife y pertenece a un libro de bordado que se llama Embroidered fauna and flora.