Tengo 40 años. Y ahora, ¿qué?

24-10-2014 17.10.56 1

Fotos de Carmen Hache

Estar en la cuarentena hoy es haber nacido en dictadura, haber crecido con la esperanza que generaba una joven democracia y haber estudiado la EGB (y quizá el BUP y el COU). Es haber visto la tele en blanco y negro, recordar una tele con dos canales (UHF y VHF) y, por supuesto, sin mando a distancia. Es haber visto Heidi, Marco, la abeja Maya, Mazinger Z y el bosque de Tallac. Es haber ido al estreno de Regreso al Futuro, Terminator, La historia interminable o Indiana Jones. Es haber asistido a la aparición de los primeros ordenadores personales. Es haber pasado una adolescencia y juventud sin teléfono móvil. Es haber despertado a la conciencia política en un mundo regido por Reagan, Tatcher y Gorvachov, haber empezado a conocer el ruso con las palabras glasnost y perestroika, y haber visto caer el muro de Berlín. Somos la última generación que pudo conocer a un pariente vivo nacido en el siglo XIX (quizá algún bisabuelo). Y hemos llegado ya a la edad de la nostalgia: el éxito de ventas de libros que nos hablan de nuestra infancia y de los productos de consumo que nos marcaron lo demuestra.

Yo, con cuarenta, me siento en el pico de una montaña. No las más alta a la que hubiera podido llegar, pero un pico. Miro hacia la ladera, al escarpado ascenso, y me da miedo girarme y ver al otro lado el descenso, tan temido. Oye, que me empizan a doler las rodillas, pronto voy a necesitar gafas, ya tengo demasiadas canas para mi gusto y… en fin, que no me siento incansable como antes. Quizá pueda quedarme aquí una década más. O dos. ¿O tres? Pero en algún momento tendré que empezar a bajar y al cabo de un tiempo más habrá acabado la excursión. Entre los treinta y los cuarenta fui perdiendo la sensación de invulnerabilidad adolescente (que a mi, por lo que véis, me duró bastante) y haciéndome a la idea de que seguramente no era inmortal. Un drama.

Pero me vienen dos pensamientos a la mente.

El primero, que todavía quedan picos por escalar. No hace falta esperar sentada en este a que sea el momento de bajar, ¿verdad? 

El segundo, que hago mía la reflexión de Lluís Llach: “Ir muriendo empieza muy pronto. Y mi teoría es que morir bien, que puede durar treinta o cuarenta años, consiste en saberlo. Me cuesta aceptar el ser humano que va como una máquina de tren hasta que la muerte lo para, ¡paf! (…) Quiero ver todo lo que viene y vendrá como una curiosidad bonita, e intentar luchar contra las partes más feroces y dolorosas, y aprovechar toda experiencia, aunque a veces sea para romperla”.

Los cuarenta son un punto de inflexión, ese cambio de década tiene un peso psicológico, igual que lo tienen los veinte, los treinta, los cincuenta… Pero, creo yo, es también un momento de plenitud. Quizá de crisis. Pero de esperanza y de ilusión, como creo que deben ser el resto de inflexiones que me esperan (que ojalá sean muchas). Y mientras digo esto me pregunto si alguien me contemplará con ternura y benevolencia desde la sabiduría de sus ochenta o noventa.

 

24-10-2014 17.10.0 7

24-10-2014 17.10.23 4
24-10-2014 17.10.9 5

24-10-2014 17.10.7 11

24-10-2014 17.10.5 9

 

24-10-2014 17.10.31 3

24-10-2014 17.10.47 12

24-10-2014 17.10.27 8

Amarillo

El amarillo no me gustaba nada antes, y ahora me encanta. Cosas de la vida…

aparador amarillo

Sanna & Sania

 

mecedora amarilla

Mommo Design

 

puerta amarilla

Sfgirlbybay 

 

amarillo

Apartment Therapy

 

aparador amarillo

Ark pad

cortinas amarillas

Woonblog

 

sofa amarillo

My Scandinavian home

 

 

Celebramos el día de las bibliotecas en el blog de Batiscafo

Biblioteca-Jaume-Fuster

Biblioteca Jaume Fuster, en Barcelona

Hoy se celebra el día internacional de las bibliotecas. Nuestra celebración particular la hemos hecho en el blog de Batiscafo, con este precioso artículo de Elena Ferro en el que comenta qué es una biblioteca para ella y cual es la importancia de tener buenas bibliotecas en los municipios.

Además, hace unas semanas publicamos también un texto suyo sobre la importancia de crear una buena biblioteca infantil en casa y su significado a lo largo de los años. Podéis leer el artículo aquí. Que paséis un fin de semana disfrutando de la cultura que ofrecen las bibliotecas o la que tengáis en casa.

 

Leyendo-cuentos-El-llibre-per-comptar-del-Baltasar

Foto de Tea on the moon

 

 

Algunas casas bellas

Otra semana ha volado. La cerramos con nuestras habituales casas bellas…

bold-wallpaper-in-kids-room

This little street

 

alv6

My Scandinavian Home

 

AmberBen-study-600x800

Design Files

Emily blincoe

22-10-2014 23.10.36 2

 

Las láminas de Emily Blincoe sorprenden la idea de fotografiar estas colecciones de todo tipo, desde cítricos, frutos secos, elementos del bosque, tomates, etc. Un trabajo minucioso, ordenado y con una búsqueda de armonía estética en la combinación de los colores que nos ofrece la naturaleza.

 

22-10-2014 23.10.48 3 22-10-2014 23.10.6 5

 

22-10-2014 23.10.7 10 22-10-2014 23.10.56 4 22-10-2014 23.10.24 9 22-10-2014 23.10.40 6 22-10-2014 23.10.1 7

Little Dandelion

36eb24c2ce42615c5489e7dee5126557

 

Little Dandelion es Jackeline Fink, una artesana que realiza creaciones con lana y agujas de tejer a gran escala, utilizando fibras de lana natural de Nueva Zelanda y Australia principalmente. Mantas, tapices para la pared, ropa, instalaciones…Jackeline es una apasionada de las texturas, las fibras naturales y lo hecho a mano. Su trabajo me parece impresionante.

Lisa Tadich 3 tumblr_na6mdpzej21rjj2nxo2_1280 web800-1080-SeaArtExh-25-copy web800-1080-SeaArtExh-27-copy web800-1080-SeaArtExh-20 Work in progress YArn 1