Algunas cosas bellas… para niños

 

Invitación de cumpleaños, de Sarah+Abraham.

 

Monederos, vistos en Bobokids.

 

Visto en The Butter Flying.

 

La nueva colección de camisetas de MimiMouse.

 

Los pixies de Maileg.

 

Maria Holmer Dahlgren

>

 

Simplemente enamorada de esta ilustradora sueca, aunque curiosamente no encuentro apenas información sobre ella:

 

 

 

 

                 ¡Esto es una bayeta de cocina!                                Visto en SuperKonductor

 

 

La libretica de Julio Blasco

>

¿El color rojo líquido, los circulos concéntricos, las libretas o los dioramas? ¿Con qué me quedaría yo del blog del valenciano Julio Blasco, su libretica? Pues es difícil, a mi me encanta esta mezcla de luminoso y fresco pero sutil y delicado.

 

Su "Sofía o el pendolaje" ha sido premio al libro en castellano mejor editado en el año 2009. El libro está editado por Espirelius, mirad qué bonitas quedan las ilustraciones en versión diorama:

 

 

Podéis ver un pequeño reportaje, el "cómo se hizo":

 

 

 

Ilustraciones a la venta en Bazart:

 

 

Me resulta curioso descubrir artistas que estaban ya a mi alrededor durante mucho tiempo, ¡y yo sin darme cuenta!

 

Beatrice Peltre

Ya había visto antes fotografías muy bonitas de comida, pero nunca creí que pudiera estar tanto rato mirando una galería fotográfica íntegramente dedicada a este tema. Las fotos de Beatrice Peltre dedicadas a la comida son absolutamente maravillosas, trascienden el tema que están tratando de tal manera que lo de menos es el hambre que te entra: ¿tanta belleza en una sopa de calabaza o en una tetera decantándose? Disfrutad de esta muestra pero, para ver la galería al completo y con más detalle, id a su web. Su otra galería, titulada "Travel&Life" también vale la pena.

 

 

Nathalie Lété

>

Nathalie Lété es una artista polifacética, toca todos los palos: gráfica convencional, cerámica, tejidos, lanas… Creo que es una mujer con un estilo muy atrevido que no deja indiferente. Basado en la imagineria naïf, folk y tradicional, su talento es reconocido por grandes firmas que piden sus prestigiosas ilustraciones. Incluso existe un libro de la colección Paumes sobre su obra.

Su página web os completará esta pequeña visión del variado trabajo de Nathalie.

 

               

         

 

 

 

                                      ¡Me encantan estas cajitas para Burjois!

 

 

   

 

 

Un apartamento de dos habitaciones

>

Vuelvo hoy con otro apartamento sueco. ¿Qué le vamos a hacer? Me va lo escandinavo…

En esta ocasión se trata de un apartamento de dos habitaciones y tiene algunos elementos que me han gustado mucho. En realidad, me ha gustado todo el apartamento, pero ciertos detalles son interesantes porque son de fácil aplicación en cualquier sitio.

 

 

Lo primero que quiero resaltar es la luminosidad que tiene todo el apartamento. Siempre se comenta que en estos países tienen una obsesión por la luz, que es un lujo para ellos. Sin embargo, en países más al sur en los que tenemos sol en abundancia, a menudo no lo valoramos e incluso en fotografías de agencias inmobiliarias, que se supone que han de destacar lo mejor de la vivienda, se ven los rincones oscuros y desangelados. ¡Arriba las persianas! ¡Que entre la luz! Tamizada por cortinas si es necesario, claro.

 

 

Como en otras ocasiones, volvemos a ver atrevidas combinaciones de lo nuevo y lo viejo. Mirad, por ejemplo, la mesa y las sillas. También me ha llamado la atención el curioso perchero de la entrada (una vieja escalera apoyada en la pared) y la composición de cuadros, láminas y elementos decorativos de la pared.

 

 

Esta es la habitación del niño de la casa. Me encanta que se haya dispuesto un rincón de trabajo para él, incluso con una silla de sobra (por si viene un amigo o se sientan papá o mamá). Tiene su luz, sus materiales y arriba cosas que parecen de los padres (parece que sí, que se trata de una mesa compartida). El rincón de dormir es muy relajante, con esa pared verde y la cama a juego. La lámina zoológica/botánica antigua y el móvil de peces me parecen detalles muy delicados. Sobre todo me gusta la repisa de la ventana: como no hay repisa de obra, se ha añadido una balda sobre el radiador. Alguien comentaba hace poco en otra entrada que echaba a faltar este elemento arquitectónico en las casas de aquí: pues bien, podemos improvisarlo con relativa facilidad.

 

 

Para acabar, la habitación de la pareja, con el cabecero de la cama bajo la ventana y las mesitas que no hacen juego entre si. También hay una falsa repisa en la ventana, elemento que se repite en la cocina, en la foto de la derecha. Este me parece un precioso rincón para comer los tres juntos.