Píntame el día

>

El otro día publiqué una entrada en la que pensaba en voz alta acerca del flechazo que sentimos hacia la obra de ciertos artistas de manera instantánea. Cuando navegué por primera vez por el blog de Estíbaliz Hernández o, lo que es lo mismo, Píntame el día, sentí esa especie de conexión. Dice Esti que pinta, hace fotos y escribe, y que entra en su blog a descansar y respirar. Y yo entro en el suyo a inspirarme, a nutrirme, a soñar, a descansar y respirar también, con todas las joyas que ofrece. 

Pequeños textos como este:

 

 

La noche
espera al día
como
la tristeza
a la risa
como yo espero
a que llegue el sueño.

 

Sus bosques mágicos, con los personajes de sus sueños: pájaros, estrellas, árboles y plantas, raíces, animales, cuentos, tradición, folklore.
 

 

 

 

 

 

              Sus bellas piedras pintadas con tanta dedicación.

 

 

 

              Sus chapas, pequeños retales de su obra.

 

              Sus camisetas, diseñadas para Vitamina.

 

              Sus bellas fotos siempre cuentan una historia, un pedazo de vida.

 

 

 

 

Y textos como este:

La tonta de remate tenía el corazón más grande del mundo. Los latidos de su gran corazón se oían a distancia, a veces podías verlo moverse en su pecho e incluso la habían utilizado en alguna campaña de donación de órganos. Su novio en un principio se fijó en ese gran corazón, pero con el tiempo se acostumbró al volumen de los latidos, que rítmicamente le hacían dormir como un niño, y en él creció el hastío, la mediocridad… su relación se hizo mundana.
Llegó un día en que él quiso hacerla igual a las demás mujeres. “Si no tuvieras tan gran corazón quizá fueses más lista y más guapa; al fin y al cabo, ese corazón tuyo te consume mucha energía. Deberías pensar en serio en cambiarlo”.
A la tonta de remate que tenía el corazón más grande del mundo le salió una voz clara, transparente y serena. “Creo que ya sé lo que me sobra”.
 

Esti está preparando unos calendarios para el 2010, van directos a mi wishlist para las navidades.

 

Habitaciones infantiles rústicas

>

Les llaman habitaciones rústicas, pero son perfectamente aplicables a a la decoración de cualquier hogar, lo sea o no. Las encontramos en la revista Country Living, edición digital. Las claves son detalles coloridos y hallazgos vintage. Yo añado: y pintar muebles de colores alegres pero con un punto pastel, decorar con detalles hechos a mano: muñecos colchas, banderines… y letras, letras de cartón, tela, madera… Una decoración asequible y alcance de todos.

 

 

 

 

 

La casa de la familia Filer-Dougal

>

 

 

 

¡A todos los aquitectos de pisos! Tengo una pregunta: ¿qué tal diseñar las ventanas más bajas? Mirad qué precioso efecto, qué ambiente bañado de luz solar. Viví un piso años 70 que tenía unos ventanales muy bajos, con una parte fija abajo que aseguraba que no se abriesen desde una altura peligrosa. Era un piso muy alegre. Me da mucha pena y tiene mucha menos gracia la tendencia de hace unos años, las ventanas bien altas. Son mucho menos decorativas en si, por no decir la de luz de la que nos privan.

En fin, una vez hecho el desahogo, os sigo mostrando la alegre casa que Courtney nos enseña en su photostream en flickr.

En verdad, qué afortunado es quien consigue buena cantidad de ventanas en su casa, ¡qué sensación tan refrescante!

 

 

La luz solar sigue de protagonista… ¿Qué os parece este rincón? Qué bonita manera de aprovechar una esquina:

 

 

                               Trofast de Ikea, triunfando en medio mundo…

 

Siempre me ha gustado la idea de poner un pequeño sofá en el cuarto de juegos:

 

!Qué envidia de cuarto! Otro detalle que hace más acabado un cuarto es un rodapié bien ancho:

 

La casa de Courtney está hecha de luz y espacio: lujo natural. ¡Gracias por enseñárnosla!

 

Algunas cosas bellas… sobre la mesa

>

 

Emma Bridgewater

 

Foto de Lucinda Symons vista en Desire To Inspire.

 

Dinosaur Designs.

 

Foto de Mari Eriksson vista en An angel at my table.

 

Imagen CC de bonbongirl.

 

Inge Photography

Inge es mi último descubrimiento en fotografía. La encontré casualmente, creo que a través de los contactos de Siebe, y enseguida me quedé prendada no solamente de su técnica sino de su sensibilidad.

Lo que primero me llamó la atención fueron sus fotos de si misma:

 

 

También me gusta mucho cómo retrata a las demás personas, sea en primer plano, en grupo, fijándose en otra parte del cuerpo diferente de la cara…

 

 

 

 

 

 

Estas maravillas las he encontrado en su álbum de arquitectura:

 

 

 

 

 

 

 

También tiene fotos magníficas de cielos, las estaciones, sus viajes… No dejéis de visitar sus diferentes álbumes.

Ah, me olvidaba de deciros que solamente tiene 17 años…