Yeondoo Jung

Nos ha gustado mucho el trabajo de este fotógrafo, Yeondoo Jung, un artista que interpreta dibujos de niños para crear su arte. 
A partir de dibujos que recolectó de niños de entre 5-7 años y más tarde de adolescentes Yeondoo creó fotografías tan llenas de fantasía como estas. Su colección se llama wonderland y podéis ver más en su web.
 

 

Elena Kalis

 

Esta fantasía marina de Elena Kalis apenas necesita texto. Son imágenes mágicas, y la magia no se explica.

 

 

 

 

Y esta es una de las fotos que más me ha gustado recientemente, tampoco hacen falta palabras.

 

 

 

 

Rachel Whiting

 

Rachel Whiting es una maravillosa fotógrafa londinense que destaca tanto por sus fotografías de interiores como por las de exteriores. Os invito a descubrir el resto de su obra en su web.

 

 

 

Daniel Montero

 

Os mostramos hoy el trabajo de Daniel Montero, un ilustrador que trabaja sobre todo con acuarela para cuentos, libros de texto y publicidad. Como él mismo me cuenta, le gusta pintar en acuarela porque de este modo consigue un estilo rectiforme espiraloide con manchitas, que en mi propio estilo idiomático serían divertidas formas con multitud de detalles y fantasía.

Parte de las que os mostramos ilustran el libro Todo el mundo cuenta: recopilación de cuentos tradicionales de todos los rincones del mundo, libro que no hemos tenido el gusto de leer todavía pero que, por su título y sus ilustraciones, promete. Si os apetece, podéis comprarlo en La Casa del Libro.

Daniel está ahora mismo trabajando en un álbum escrito e ilustrado por él mismo, ya tenemos ganas de ver el resultado. Dadle un vistazo también a su blog, donde Daniel explica con divertidas descripciones la biografia de sus criaturas.

 


 

       

 

 

 

Elena Odriozola

 

Elena Odriozola es una de mis ilustradoras preferidas. Su trazos son delicados, sutiles, alejados de cualquier exceso o abigarramiento, consiguiendo ilustraciones de gran lirismo.

Es posible que en casa tengáis alguno de sus libros porque ha ilustrado más de 70, entre los cuales La princesa y el guisante, La bella mandarina, El viento en los sauces, Cuando sale la luna o La princesa que bostezaba a todas horas. Por este último, en 2006 el Ministerio de Cultura le concedió el Segundo Premio a las mejores ilustraciones.

 

 

    

 

 

Su obra ha sido expuesta en varias ocasiones. Hasta el 13 de junio de 2009, la sala Ganbara del Koldo Mitxelena acoge su exposición "Txoritxoak", una instalación de pajaritos: 50 aves de 16 especies, con su propio nombre, historia y características. Si tenéis ocasión de pasar por allí, no os la perdáis.

 

    

 

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ofrece exposiciones intinerantes, con el objetivo de acercar la lectura a los espacios donde se encuentran niños y jóvenes: escuelas, bibliotecas, centros culturales. En estos momentos está ofreciendo, entre otras, una de Ilustraciones de Elena Odriozola, compuesta por 35 ilustraciones con tinta, acuarela y lápiz elaboradas para varios libros infantiles, altamente recomendable. Estad atentos por si la organizan en vuestra localidad.

Os dejamos con unas palabras de la propia Elena:

Dedicarme a la ilustración no fue una decisión, fue algo que vino solo.
Como si tuviera que ser así, como si no pudiera evitarlo. Eso sucedió en el año 1997 pero empezó desde que era muy pequeña. Poco a poco, sin prisas ni metas ni pretensiones. Y por ahora continúa, no sé hasta cuándo. Supongo que durará mientras lo disfrute o hasta… prefiero no saberlo.
Por el camino también trabajé en una agencia de publicidad y fue bonito mientras duró. Todo lo que aprendí allí me ha valido de mucho a la hora de interpretar los textos. Y también para saber que es mejor decir pocas cosas…

Elena Odriozola


Si os apetece comprar alguno de sus libros:

La princesa y el guisante. / La princesa del pèsol.

La bella mandarina.

El viento en los sauces.

Cuando sale la luna. / Quan surt la lluna.

La historia de Noé.

Un regalo del cielo.

 

Nuestros gatos

 
El musical “Cats” está basado en el libro de poemas infantiles “Old Possum’s Book of Practical Cats” de T.S. Eliot. Possum era el nombre con el que Ezra Pound llamaba al propio Eliot en esa lengua inventada que ambos usaban a menudo en su intercambio epistolar. En el musical, el anciano gato “old Deuteronomy” da nombre a los nuevos gatos en la reunión alrededor del basurero que tienen una vez al año.
 
A nosotros nos encantan los gatos. Meisi tiene a Akira y Misha, yo a Noa y Alzina. Otros gatos de nuestros amigos y parientes son Rayitas, Crispín, Poe, Tolkien, Agatha, Misha…
   
Como Eliot y Pound, yo siempre he inventado lenguas extrañas con mis amigas y también para hablar con los gatos. Ahora incluso mi hijo de dos años empieza a usarla para mi regocijo. Cuando lo veo acercarse a ellas y gritar: ¡cachorrera tun! o ¡gandulanga!, me muero de risa. Me cuenta Meisi que sus hijos también inventan multitud de nombres para sus gatos: Clancy , Minsy, Clipiclap, Fransis, Shoshito, Frimpa, Flipper…
 
¿Y vosotros, también sois amantes de los gatos y de jugar con las palabras?