Óscar Villán

>

Me hace especial ilusión hablar de Óscar Villán, porque trabajé con él en el libro "De cómo el ornitorrinco se convirtió en el rey de los animales". Él ilustró y yo maqueté (¡una suerte leer y ver antes que nadie los cuentos!). Aqui tenéis una imagen:

 

 

Como os decía, Óscar es ilustrador de libros, cuentos, pósters, murales o artículos editoriales. Cuando miro sus ilustraciones pienso "a mi no se me hubiera ocurrido". Óscar enfoca sus trabajos de una forma nada obvia, les da la vuelta. Para entendernos: me encuentro con una sorpresa. Su punto vista es agudo, muy perspicaz.  Me gusta su línea clara y el color directo, y esa expresión entre inocente y reconcentrada que tiene muchos de sus personajes (¡sobre todo los animales!). Cuando los miro siempre acabo intentando imaginar qué piensan.

La pagina web de Óscar Villán es bastante extensa y seguro que reconocéis algunos libros como "La cebra Camila" (en castellano, en gallego, en catalán, en euskera) o "El pequeño conejo blanco" (en castellano, en gallego, en catalán o en inglés). He seleccionado estas imágenes para vosotros:

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, quiero enseñaros fotografías. Cómo tantas veces ocurre, la sensibilidad gráfica no se limita al dibujo:

 

 

 

 

  

Podéis encontrar más fotos aquí y aquí.

 

Y, quién sabe, lo mismo volvemos a encontrarnos en algún otro proyecto, sería un placer.

 

 

Mi dulce tentación

>

Mientras escribo esta entrada, cerca de la hora de comer, noto como la boca se me hace agua y mi mente viaja a los lugares donde se pueden degustar delicias como estas. Hay blogs de cocina que consiguen eso, y uno de ellos es Mi dulce tentación, un estupendo diario de cocina repleto de delicatessen como la que os muestro. Tiene, además, recomendaciones de restaurantes y tiendas, interesante información sobre bebidas y vivencias personales de su propietaria, que escribe cada entrada con mucho mimo y pasión. Disfrutad, y no le perdáis el ojo a este blog tan cuidado e inspirador.

 

                            Delicias de queso.

 

              Batido de coco en una isla bajo el mar

 

                            Ensalada de papaya y jamón ibérico.

 

                             Pan de plátano.

 

                            Mousse de chocolate.

 

John Dummer

>

Hoy os quiero presentar otro fantástico fotógrafo de interiores, John Dummer. Si en otras ocasiones nos ha sorprendido la luminosidad de las fotografías, en este caso quiero resaltar el juego de luces y sombras. Me parecen unas imágenes que invitan a la melancolía, a través de estos espacios llenos de serenidad.

  

 

 

 

 

 

Susannah Conway

>

El invierno pasado tuve la suerte de realizar el curso online bloggin your way, del que ya os hablé aquí. El lujo fue doble: por un lado por disfrutar y aprender del saber hacer de quien lo impartía, Holly Becker de decor8 y por otro, por compartirlo con una serie de mujeres emprendedoras, todas poseedoras de preciosos blogs y con un gran espíritu creativo.
Una de ellas fue Susannah Conway, fotógrafa, escritora y también creadora del curso online Unravelling, un reto creativo para conectar con tu mundo personal a través de la fotografía.

Aquí tenéis algunas de sus fotografías. Susannah se confiesa fanática de la Polaroid y sus fotos contienen un halo muy sugerente, son bellas y etéreas, un suave bálsamo, como todo lo que escribe y comparte en su blog, ink on my fingers. Espero poder hacer su curso algún día, quizás el que empieza en enero. Me hace mucha ilusión.
 

 

 

 

 

 

 

Susannah vive en Bath, ciudad que conozco, y una de las más bonitas del Reino Unido.

Os traduzco unas palabras suyas que espero encontréis inspiradoras.

“… he estado pensando en lo importante que es la creatividad en nuestras vidas. Hacer cosas, sea fotografías, pintar, escribir poemas, recetas, mantitas, bols de fruta, o canciones. Lo puedes llamar vida artística, disfrutar del placer de ordenar tus tazas en un estante, de preparar la cena a tu familia, donde eliges comprar tus frutas y verduras. Hay belleza en todo lo que nos rodea, y por belleza no me refiero a la perfección a la Kate-Moss o del diseño de interiores. No, me refiero, a la manera en la que tu hija dispone sus juguetes favoritos en la cama… mi paseo de ayer por la nieve, tu café compartido con una amiga… Las cosas que nos dan placer y significado, las cosas que no tienen nada que ver con la recesión económica o el calentamiento global. Palabras como gratitud, aprecio y aceptación, estados que no siempre consigo pero que persigo cada día”.

Podéis ver más fotos en su photostream flickr o en su tienda etsy

 

Carteles vintage

>

No se si alguno de vosotros pasó su juventud ojo avizor por las calles por si veía alguno de esos chicos que se paseaban (y se pasean) por la ciudad pegando carteles de conciertos y todo tipo de eventos culturales y de ocio. Yo lo hacía, y más de una vez me acerqué a pedir un cartel intacto. Por desgracia los perdí, pero ahora ya habrían pasado a la categoría de material vintage. Ideal para decorar una pared.

Por otra parte, a veces, en el metro, me he sorprendido al ver que unas obras habían descubierto carteles antiguos, anuncios de los años 50 y 60, con todo su encanto kitsch, y da auténtica pena ver cómo se pierden víctimas del deterioro y el abandono.

En Australia – sí, siempre me voy muy lejos – hay una galería a la que han llamado Galerie Montmartre, buscando sin duda los ecos de ese nombre que sugiere automáticamente arte. Se dedican a la venta de posters vintage de todo el siglo XX: anuncios de compañías aereas, tabaco, bebidas, electrodomésticos, música… Cualquier tema es bienvenido siempre que sea lo suficientemente antiguo. Algunos son muy bonitos (y no precisamente baratos) y hasta tienen algún Mucha y obras de otros artistas importantes del cartelismo. Para muestra, esta pequeña selección:

 

             

 

         

 

         

 

          

Pared patchwork

>

Me ha gustado esta pared patchwork hecha con cuadrados de papel pintado. Es una idea original para una habitación infantil, solamente hay que tener un poco de buen gusto a la hora es escoger los papeles y combinar tonos y motivos para un resultado tan bonito como este: