Mar Villar ilustración

Cabecera2013_2

 

He conocido el trabajo de la ilustradora Mar Villar y me ha gustado mucho. Me transporta a mi infancia. Esta es la manera en la que, de niña, me hubiera gustado dibujar, de mayor. Mar nació en Alicante y estudió Bella Artes en Altea y Salamanca, ha publicado en Santillana y SM, entre otros. También ha estudiado Diseño gráfico. En la actualidad vive en Madrid.

 

Frase2Fragmento

 

05

 

familia_rara_con_trueno_1383

 

08_2

 

pagina05_2_2


Owls PlumPudding3

 

pagina09

 

pagina08

Suculentas

Echeveria

Echeveria

 

Llevaba tiempo publicando posts en los que salían suculentas, y me estaba llamando a grito uno recopilatorio de ideas e imàgenes de estas plantas tan bonitas y, como se suele decir, agradecidas.

 

5f74e6e0537ff24ea544b1068bf6ed33

Suculentas en cucharones

suculentas

Centro con velas

 

suculentas 2

En un tronco

 

suculentas 3

En latas

Hola, Otoño

tumblr_mzk6elPZdW1rdk02no1_500

Foto

El otro día vi esta imagen y aunque simboliza el paso del tiempo y la transformación que éste produce, a mi me llevó a pensar en otra idea: en cómo limitamos nuestras vidas con nuestros pensamientos, con nuestras inercias. Cosas como “lo que debo hacer, lo que toca hacer, lo que los demás quieren que haga, lo que creo que no soy capaz de hacer” y así sucesivamente…son pensamientos restrictivos y limitantes que dictan sentencia incluso antes de que ocurra nada, que hacen que experimentes la vida parcialmente, con un único color, muy poco acorde con tu propia esencia. Además, también por el otro extremo limitamos nuestra existencia: “lo que sueño hacer, lo que espero hacer algún día, lo que la presión externa me empuja a hacer, lo que los mensajes positivos implican que hay que hacer para ser feliz”, y así hasta el infinito…son pensamientos que sitúan tu día a día pendiente de una expectativa, de un potencial futuro, de algo que aún no ha ocurrido.

Esta imagen me transmite una sensación completa y libre, un flujo natural que me resulta más acorde con cómo somos realmente. Con esta idea me apetece darle la bienvenida al otoño. Que viváis estos meses pendientes de vuestra esencia, con toda su amplia gama de colores. Nota al margen y contradictoria (como la vida): no dejéis de soñar. 

Kalua K Krynska

22-9-2014 18.9.24 4

 

Kalua K Krynska es arquitecta y fotógrafa y vive en Polonia. Me ha gustado mucho su mirada. He seleccionado algunas de las fotografías. Como me suele pasar las de gatos han captado mi atención de inmediato. Seguramente a ella también le pasa cuando ve un gato merodeando por los alrededores, que no puede evitar fotografíarlo.

22-9-2014 18.9.29 1

 

22-9-2014 18.9.39 5

 

22-9-2014 18.9.49 3

 

22-9-2014 18.9.34 2

 

22-9-2014 18.9.39 9

 

22-9-2014 18.9.59 6

 

22-9-2014 18.9.16 12

 

22-9-2014 18.9.14 8

 

22-9-2014 18.9.9 11

 

22-9-2014 18.9.9 7

 

22-9-2014 18.9.1 10

Victoria García

victoria-garcia-birdbranch

 

Espectaculares y fascinantes los trabajos de la artista, ilustradora y diseñadora de superficies australiana Victoria García.

 

Victoria-Garcia-AnemoneYardage (1)

 

vg-justlikehoney

 

 VG-14_1000

 

Victoria-Garcia-HiddenPlace_1000 copy

Albarrán Cabrera

 20-9-2014 8.9.29 2

Ramón pasea por el Jardin du Luxembourg

Más o menos mientras Alain reflexionaba acerca de las distintas fuentes de seducción femenina, Ramón se encontraba en las proximidades del museo situado cerca del Jardin du Luxembourg, donde, desde hacía ya un mes, es exponía la obra de Chagall. Él quería verla, pero sabía de antemano que nunca se animaría a convertirse por las buenas en parte de esa interminable cola que se arrastraba lentamente hacia la caja; observó a la gente, sus rostros paralizados por el aburrimiento, imaginó las salas en las que sus cuerpos y su parloteo taparían los cuadros, y no tardó más de un minuto en dar media vuelta y encaminarse parque a través por una alameda.

Allí, la atmósfera era más agradable; el género humano parecía escasear y estar más a sus anchas: algunos corrían, no por ir deprisa, sino por gusto; otros paseaban tomando helados; otros aún, discípulos de una escuela asiática, hacían en el césped lentos y extraños movimientos; más allá, en un inmenso círculo, estaban las dos enormes estatuas blancas de las reinas de Francia y, aún más allá, en el césped entre los árboles, en todas las direcciones, esculturas de poetas, pintores, sabios; se detuvo delante de un adolescente bronceado que, seductor, desnudo debajo de su pantalón corto, le ofreció máscaras que reproducían las caras de Balzac, Berlioz, Hugo o Dumas. Ramón no pudo evitar sonreír y siguió su paseo por ese jardín de los genios, quienes, rodeados por la amable indiferencia de los paseantes, debían sentirse agradablemente libres; nadie se detenía para observar sus rostros o leer las inscripciones en los pedestales. Ramón inhalaba esa indiferencia como una calma consoladora. Poco a poco, apareció en su cara una larga sonrisa casi feliz.

Fragmento de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera.

Fotografías de Anna Cabrera y Angel Albarrán.

20-9-2014 8.9.21 1

 

albarran cabrera 3

 

albarran cabrera 4

 

albarran cabrera 5

 

albarran cabrera 6

 

albarran cabrera 7

 

albarran cabrera

 

albarran cabrera 2

 

20-9-2014 8.9.19 3