Kireei 6 en casa de Lady Desidia

kireei-portada

 

La semana pasada fue una locura. Nuestro entorno se llenó con fotos de Kireei 6, con la preciosa portada de Estibaliz. Este es uno de los momentos más dulces de todo el proceso (donde también hay momentos muy difíciles también), ver llegar la revista a vuestras casas con todas esas lindas fotos que hacéis de ella en vuestro entorno. Gracias a todos por acompañarnos en esta aventura. Estas fotos que veis son de nuestra admirada Lady Desidia que aparece en un amplio reportaje que hemos dedicado al diseño de estampados, o pattern design, fantástico artículo escrito por nuestra también admirada Inés de La Casita de Wendy. Aquí podéis ver el post entero que le dedica Lady Desidia y que nos ha encantado.

 

pattern-kireei.baja

 

Lady-Desidia-Kireei2

 

El-lucernario1-kireei.baja

Àfrica Fanlo

Sr.-paraigua_01

 

Conocí el trabajo de África Fanlo a raiz de incluir una de sus ilustraciones en el post de Imaginar, por amor al arte. África es ilustradora, vive en Barcelona y aplica su arte a libros, láminas, y encargos variados para clientes como Intermón Oxfam, Combel Editorial,  Océano Travesía,Alba Editorial, Oxford University Press, LAMONO o LONDJI, entre otros.

África acaba de estrenar nueva web, me he dado una vuelta por allí y seleccionado alguno de sus trabajos. Incluye su portafolio y tienda online para sus creaciones. Me gusta mucho su mundo, esas criatura de un solo y enorme ojo, y ese aura que tiene todo de collage hecho a mano.

02

 

cover Hare

 

JoanaRaspall-01

 

my-pirate-puzzle

 

portada Le crayon entrega OK

 

th-3POSTCARDS

 

Tralala-jardi_850 WEB_Big-valisette

La chambre aux oiseaux

bird-kids-room

 

Encontramos en Petit and small esta bonita habitación de los pájaros. Nos gusta ver en ella algunas creaciones de artistas y artesanas que nos gustan, pero también los detalles que la hacen única, cosas que son hallazgos personales y marca de la casa, y nunca mejor dicho.

 

colorful-room

 

vintage-room

¿Qué es lo peor que me puede pasar?

Cosmosnail_Alone_01

Ilustraciones de Belhoula Amir

 

Hablaba el otro día con una amiga sobre la relación que hay entre el miedo y la libertad personal, sobre cómo uno no es del todo libre hasta que no se hace amigo de sus miedos. 

El miedo está ligado a nuestro cerebro más primitivo, el reptiliano, a la amígdala. Ese miedo es útil, es de supervivencia, nos ayuda a saber qué cosas son demasiado arriesgadas para nuestra integridad física. El problema es el miedo innecesario, y por tanto el sufrimiento innecesario, es el que creamos dentro de nuestras cabecitas, en el cerebro más reciente, el neocortex, el del razonamiento. Y es que pensar, en este caso, es letal. Ahí está el peligro. Hay miles de citas: el peor miedo es el miedo al miedo (todas van en esa línea).

Es el miedo que limita nuestra libertad personal, el pavor a que nos juzguen los nuestros por lo que queremos hacer, el temor a ser apartados del grupo, el miedo a fracasar, a perder, a hacer el ridículo, entre otras cosas, y es fruto de lo que nos contamos, lo que prevemos, las catástrofes que visualizamos antes de que ocurran. Un cocktail perfecto para la ansiedad, para no vivir tranquilos en el presente, ocupados como estamos visualizando las futuras consecuencias nefastas de nuestros decisiones.

¿Qué es lo peor que me puede pasar? Esta es una pregunta-amuleto para mi. Ya no la formulo en mi cabeza así, literalmente, porque con el tiempo la he interiorizado, funciona en piloto automático. Funciona bien en el día a día, y mejor aún en el terreno de proyectos y creatividad. La respuesta a esta pregunta casi nunca es catastrófica. Y aunque a veces lo es, no es nada comparado con lo mejor que me puede pasar. Sin riesgo no hay belleza, como diría el autor. 

Si vuestra idea es empezar un proyecto nuevo, sea laboral o vital (que al final son lo mismo) no está de mas sopesar los riesgos, actuar con prudencia y todo lo demás, pero no se pueden evitar todos los riesgos, son parte del juego. El camino fácil, carente de dificultades e incertidumbres suele ser un camino lineal donde no ocurren demasiadas cosas. Dicho esto, el camino difícil puede ser tanto cambiar como decidir que en estos momentos lo mejor es no cambiar, a veces no moverse en estos momentos es la mejor decisión, y también tiene sus riesgos.

Convivir alegremente con el miedo y la inseguridad no es fácil, requiere mucho trabajo pero ¿qué es lo peor que nos puede pasar ? Me da la impresión de que al final, lo peor que nos puede pasar es no intentarlo… por miedo.

 

Cosmosnail_Alone_02 Cosmosnail_Alone_05 Cosmosnail_Alone_06 Cosmosnail_Alone_04

 

 

Tengo 40 años. Y ahora, ¿qué?

24-10-2014 17.10.56 1

Fotos de Carmen Hache

Estar en la cuarentena hoy es haber nacido en dictadura, haber crecido con la esperanza que generaba una joven democracia y haber estudiado la EGB (y quizá el BUP y el COU). Es haber visto la tele en blanco y negro, recordar una tele con dos canales (UHF y VHF) y, por supuesto, sin mando a distancia. Es haber visto Heidi, Marco, la abeja Maya, Mazinger Z y el bosque de Tallac. Es haber ido al estreno de Regreso al Futuro, Terminator, La historia interminable o Indiana Jones. Es haber asistido a la aparición de los primeros ordenadores personales. Es haber pasado una adolescencia y juventud sin teléfono móvil. Es haber despertado a la conciencia política en un mundo regido por Reagan, Tatcher y Gorvachov, haber empezado a conocer el ruso con las palabras glasnost y perestroika, y haber visto caer el muro de Berlín. Somos la última generación que pudo conocer a un pariente vivo nacido en el siglo XIX (quizá algún bisabuelo). Y hemos llegado ya a la edad de la nostalgia: el éxito de ventas de libros que nos hablan de nuestra infancia y de los productos de consumo que nos marcaron lo demuestra.

Yo, con cuarenta, me siento en el pico de una montaña. No las más alta a la que hubiera podido llegar, pero un pico. Miro hacia la ladera, al escarpado ascenso, y me da miedo girarme y ver al otro lado el descenso, tan temido. Oye, que me empizan a doler las rodillas, pronto voy a necesitar gafas, ya tengo demasiadas canas para mi gusto y… en fin, que no me siento incansable como antes. Quizá pueda quedarme aquí una década más. O dos. ¿O tres? Pero en algún momento tendré que empezar a bajar y al cabo de un tiempo más habrá acabado la excursión. Entre los treinta y los cuarenta fui perdiendo la sensación de invulnerabilidad adolescente (que a mi, por lo que véis, me duró bastante) y haciéndome a la idea de que seguramente no era inmortal. Un drama.

Pero me vienen dos pensamientos a la mente.

El primero, que todavía quedan picos por escalar. No hace falta esperar sentada en este a que sea el momento de bajar, ¿verdad? 

El segundo, que hago mía la reflexión de Lluís Llach: “Ir muriendo empieza muy pronto. Y mi teoría es que morir bien, que puede durar treinta o cuarenta años, consiste en saberlo. Me cuesta aceptar el ser humano que va como una máquina de tren hasta que la muerte lo para, ¡paf! (…) Quiero ver todo lo que viene y vendrá como una curiosidad bonita, e intentar luchar contra las partes más feroces y dolorosas, y aprovechar toda experiencia, aunque a veces sea para romperla”.

Los cuarenta son un punto de inflexión, ese cambio de década tiene un peso psicológico, igual que lo tienen los veinte, los treinta, los cincuenta… Pero, creo yo, es también un momento de plenitud. Quizá de crisis. Pero de esperanza y de ilusión, como creo que deben ser el resto de inflexiones que me esperan (que ojalá sean muchas). Y mientras digo esto me pregunto si alguien me contemplará con ternura y benevolencia desde la sabiduría de sus ochenta o noventa.

 

24-10-2014 17.10.0 7

24-10-2014 17.10.23 4
24-10-2014 17.10.9 5

24-10-2014 17.10.7 11

24-10-2014 17.10.5 9

 

24-10-2014 17.10.31 3

24-10-2014 17.10.47 12

24-10-2014 17.10.27 8

Amarillo

El amarillo no me gustaba nada antes, y ahora me encanta. Cosas de la vida…

aparador amarillo

Sanna & Sania

 

mecedora amarilla

Mommo Design

 

puerta amarilla

Sfgirlbybay 

 

amarillo

Apartment Therapy

 

aparador amarillo

Ark pad

cortinas amarillas

Woonblog

 

sofa amarillo

My Scandinavian home