Bonito look

kimono2

 

Kimonos de Khemeia

 

kimono3

 

kimono4

Salir de nuestra pequeñez

daniela henriquez

Ilustración de Daniela Henríquez

 

Desde que nacemos hasta la adolescencia pasamos la vida construyendo una identidad, un ego, es importante ser uno mismo, nos da seguridad, nos aporta los cimientos de nuestra manera de estar en el mundo, nos aporta nuestro yo. Pero también es importante librarse de ese ego en la madurez, despojarse poco a poco de esquemas cerrados, de inflexibilidades, de mirada unidireccional, salir de nuestro ombligo. 

Nuestro mundo, nuestra pequeñez nos limita, pasar todas nuestras vivencias por nuestro filtro nos lleva a mirar la corta distancia solamente, no ampliar la visión para poder ver el cuadro entero ¿Cuántas veces pasamos por un disgusto descomunal para al cabo de unos días relativizarlo todo? Ese disgusto lo vivimos siempre desde el ego, desde el ombligo. Las cosas que nos ofenden, los juicios de los demás a los que nos enfrentamos todos los días, la gente que nos decepciona, el miedo a decepcionar nosotros, y tantas cosas que no notamos que van directas a un punto que podríamos llamar nuestro punto sensible, el punto que te hace saltar. Y cada uno saltamos de diversas maneras, a veces con un gran enfado, a veces escondiéndonos y aislándonos, pero siempre como reacción a algo que nos duele.

¿Se puede entonces vivir sin que te afecte lo que te pasa? Pues no, los golpes de la vida nos duelen a todos pero una cosa es el dolor natural de las cosas inevitables y otra el sufrimiento evitable. Muchos de los malos momentos los vivimos desde nuestra pequeñez porque ciertamente es difícil despojarse del ego.

Salir de tu pequeñez es otro superpoder que vale la pena, salir del “yoismo”. Desde que me he dado cuenta de esto he ido adelgazando mi ego, al menos siendo más consciente de que muchas reacciones mías vienen de ahí y me siento más libre. Sorprendentemente salir de mi pequeñez al final en lo que me ha ayudado es a ser más yo misma, porque vivo sin la mochila que supone un enorme ego, y eso te da ligereza, libertad, te devuelve a tu esencia y a disfrutar de lo que vale la pena, estar más presente.

Cuando sueltas mochila y vas más ligero por el mundo no solo te evitas frustraciones innecesarias, sino que además disfrutas más de los demás, sonríes más, aportas también mucho más, sobre todo a los nuestros, que son con los que mas malestares se generan a lo largo de nuestra vida. En definitiva estás más tranquilo, más en paz contigo mismo. Paradójicamente salir de tu pequeñez al final lo que hace es engrandecerte.

 

Ausadavut Sarum

ausadavut sarum 2

 

La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible. Montaigne

Fotos de Ausadavut Sarum

 

ausadavut sarum 3

 

ausadavut sarum 4

 

ausadavut sarum 5

 

 

ausadavut sarum 6

 

ausadavut sarum 7

 

ausadavut sarum 8

 

ausadavut sarum 9

 

ausadavut sarum 10

 

ausadavut sarum 11

 

ausadavut sarum

 

Una nueva escuela es necesaria

coaner kireei

Ilustración de Coaner

 

El pasado 17 de febrero se cumplía un siglo de la muerte de Francisco Giner de los Ríos, fundador de la Institución Libre de Enseñanza en 1876. Los sucesivos movimientos de renovación pedagógica que tuvieron lugar en España no se entienden sin la labor de este visionario que creía que la regeneración democrática de la sociedad solamente podía venir de la educación, cosa en la que yo también creo hoy.

Sin embargo, solo un día después del centenario se publicaba una entrevista a Joan Maria Girona, profesor y psicopedagogo jubilado que se ha dedicado durante muchos años a la docencia en entornos conflictivos y depauperados y que todavía sigue asesorando y colaborando con institutos de secundaria. La conclusión de la entrevista es que la escuela, por sí sola, puede hacer muy poco para eliminar las desigualdades. “Ya no es solo que los alumnos puedan pasar hambre o no tengan dinero para el material escolar, que es gravísimo, es que se añaden otras consecuencias, como la pobreza afectiva o emocional: adolescentes a los que en casa no pueden quererlos lo suficiente porque los padres están desbordados de problemas y que llegan a la escuela con la autoestima por el suelo. Este desánimo hace rendir menos, aunque tengan más capacidades que otros”, afirma.

La regeneración solo vendrá de la educación, pero ¿puede esta tarea ser delegada en la escuela? Cambiando solamente la escuela no conseguimos cambios en profundidad. Dice Joan Maria Girona en otro punto de la entrevista: “Finlandia no tendría los resultados que tiene sin unas buenas políticas de ayuda a las familias. Porque está demostrado que los resultados educativos dependen mucho más de la familia que no de la escuela, esto aquí y en Finlandia”.

La semana pasada os hablaba de que los nuevos tiempos traen consigo nuevos paradigmas. En este sentido se acabó la idea de escuela como compartimento estanco. Ahora necesitamos considerar la escuela como un nodo más de una red que se retroalimenta. Hay que coordinar las políticas sociales con las educativas, considerar los impactos de los problemas sociales y laborales, implicar a familias y entidades de ocio… La escuela no puede ignorar los aspectos emocionales y afectivos, socioculturales y económicos. La escuela no puede ser una isla de virtudes en medio de un entorno hostil del que está desconectada. Es verdad, la escuela no puede hacerlo todo, no puede hacer milagros y, a la vez, podrá hacerlo todo si no lo hace sola.

La nueva escuela que necesitamos puede aprender mucho de iniciativas privadas o públicas que experimentan con éxito otras formas de entender la educación, poniéndolo todo en cuestión – tiempos, espacios, roles – y de las que podemos hablar otro día. Sin embargo opino que el cambio no empezará a ser relevante hasta que estas otras formas de hacer escuela, las que sean beneficiosas para todos los niños, sean incorporadas a la escuela pública en su conjunto, arropada por un cambio en las políticas sociales. Porque solamente cuando consigamos darles algo mejor a todos, incluídos los hijos de los que no pueden o quieren buscar lo mejor, estaremos cambiando realmente la sociedad.

Elena Ferro

 

La casa de Holly Marder

hollymarder_feb_47

 

Otra preciosa casa que me ha apetecido mostraros en su totalidad. Seguid en enlace a Decor8 para ver mucho más.

hollymarder_feb_01

 

hollymarder_feb_11

 

hollymarder_feb_17

 

hollymarder_feb_27

 

hollymarder_feb_20

 

hollymarder_feb_30

 

 

Algunas casas bellas

Ayer era viernes y hoy vuelve a serlo, esa es la percepción que tengo a veces de lo rápido que pasa el tiempo…

 

27055e652edb635dc228bdf5a4bb5a6a

Design Sponge

 

Vivre-Cote-Paris-Matthew-Brooks-studio_1-584x812

Turbulences Deco

 

fd30e6263d0d761bb4c5cf48d2d3228e

La tazzina blue