Así se hizo Batiscafo

10502112_272112686306385_9211015923360553591_n

 

En Kireei 6 publicamos un artículo en el que hablamos de cómo nació Batiscafo. Fue bonito así, unir nuestros dos proyectos bajo una única publicación y también poder explicar los detalles de como nace una publicación de cuentos ilustrados. Este es el artículo completo, para los que no lo habéis leído.

 

Cristina Camarena y Nick Kearney se conocieron hace diecisiete años en una entrevista de trabajo. Nick era el entrevistador y Cristina la entrevistada. Ella consiguió el puesto de trabajo aquel mismo día y empezó una relación laboral que con el tiempo se fue convirtiendo en amistad, especialmente por sus intereses compartidos: la literatura, la poesía y los cuentos infantiles.

Ambos, con el tiempo, se movieron a otros pastos pero siguieron en contacto, compartiendo su poesía y luego los cuentos que escribían, para amigos y familia. Una vez, a leer “El ratón del desván”, Cristina insistió a Nick que tenía que publicarlo. Nick se resistía, no veía la manera, pero ella es persistente por naturaleza. Hablando, hablando encontraron la forma de publicarlo intentando que no fuera otro cuento perdido entre estantes en las librerías. Así nació Batiscafo.

 

11-2-2015 19.2.44 1

 

Así lo vivió Cristina:

La idea nació al comentarle a Nick que Kireei magazine era una revista que, aunque pensada para adultos, también gustaba mucho a los niños porque tenía ilustraciones que les llamaban la atención. Hablando de eso mencioné – ¡por enésima vez! – que me encantaría publicar algo para niños, quizá una revista. ¡Incluso había pensado un nombre provisional para ella! Compartíamos la idea de un proyecto de cuentos que ayudase a fomentar la lectura y especialmente la co-lectura, que asocia la lectura con buenos momentos en familia, y vimos que tal vez para ello un libro grande y atractivo sería incluso mejor que una revista.

A partir de ahí nos tomamos una sobremesa larga dando vueltas al tema transcendente del nombre. En un descanso, cuando nos encontrábamos perdidos ante tantas opciones, nos pusimos a hablar de música. Surgió el grupo Antònia Font y su preciosa canción Batiscafo Katiuscas. Entonces lo tuvimos claro: ese sería el nombre de nuestra publicación. Más tarde nos fuimos dando cuenta de cómo encajaba con la estructura del libro y el cuento que lo organiza. Fue algo mágico, como suele pasar.

A partir de ahí fuimos tomando otras decisiones que dieron forma al proyecto. La primera fue que Batiscafo sería un libro con varios cuentos ilustrados. Uno de los principales motivos fue el hecho de que ese formato es el que nos gustaría personalmente que existiera; es decir, quisimos crear el libro que nos hubiera gustado encontrarnos en las librerías. Lo mismo me había pasado anteriormente con Kireei magazine y también con Kireei web: eran cosas que yo buscaba para mí.
De niña leía mucho una colección de libros de cuentos que tenían unos tíos míos en su casa y que era exactamente eso, colecciones de cuentos, y aquello me gustaba. Acababa un cuento y llegaba otro, y otro, y otro. También nos pareció importante que prácticamente por el precio de un libro con un solo cuento el lector tuviera muchos más.

 

Captura de pantalla 2014-04-28 a la(s) 23.18.06

Por otra parte, queríamos dar peso a la parte visual ya que la ilustración también cuenta el cuento, también es un lenguaje con sus propios códigos. Imaginábamos un libro atractivo por su aspecto, un objeto bello, que la gente hojeara a gusto. Y de hecho, así ha sido: hay una escuela infantil en el suroeste de Inglaterra, a la que ha llegado una copia de Batiscafo en el Mar, donde los niños de tres años, que aún no leen siquiera en inglés, piden a diario “leer” el libro.

Al inicio teníamos tres cuentos. El cuento que inició todo el proceso, “El Ratón del Desván”, ya lo había escrito Nick. Otro era de mi compañera en Kireei, Elena Ferro, “Obtuso pertinaz”. “El Número 7 de la calle Sebastopol” era mi aportación. El trabajo editorial supuso dar mucha atención a la elección de los cuentos y especialmente, trabajar para tener una variedad interesante de historias. Empezamos a leer los muchos cuentos que nos mandaron los escritores con los que contactamos y escogimos tres más: “La casa de al Lado” de Susanna Isern, “Miranda y el Viento” de Estíbaliz Hernández de Miguel y “El Bote de Nocilla” de Noelia Terrer.

El último cuento en formar parte del libro fue el que le da estructura, creando un marco para los otros cuentos: “Katiusca, la batiscafo”, escrito también por Nick. En este hilo conductor de todo el libro nuestra pequeña Batiscafo, exploradora de los fondos marinos, se encuentra pequeños tesoros en grutas y cuevas que no son otra cosa que los otros cuentos.

 

raton en el desvan5

Respecto a los ilustradores, pensamos que al niño hay que ofrecerle la máxima calidad. La ilustraciones tenían que ser bellas y coloridas para despertar el interés del niño y motivarle a querer conocer la historia detrás de ellas. Pero además, nuestra idea era que cada cuento lo ilustrara un artista diferente para ofrecer una riqueza variada de estilos artísticos y, al mismo tiempo, queríamos cierta armonía en el conjunto. Esta fue una de las tareas más difíciles per también enriquecedoras, junto con la elección de las historias. Finalmente contactamos con Natascha Rosenberg, Mariona Cabassa, Subi, Laura Miyashiro, Adolfo Serra y la propia Estíbaliz Hernández de Miguel.

El proceso personal para nosotros, como autores, al ver nuestras palabras tomar forma en sus ilustraciones fue muy interesante, con conversaciones muy estimulantes. Es indescriptible la emoción que sentimos al ver los primeros bocetos. De repente aquellos personajes reflejados en la escritura ya tenían una forma física. Fue maravilloso recibir los cuentos acabados, con todo el colorido, las texturas, la imaginación, la vida de los personajes. Con sus dificultades y sus ajustes también, todo sea dicho.

Otra figura clave en Batiscafo es la de Coaner, la ilustradora y diseñadora del Batiscafo, del libro, de la imagen corporativa, y del cuento conductor. Gran parte de la magia del libro es de Coaner. Además de ser una estupenda ilustradora, trabajar con ella en la gestación de la imagen global del libro fue increiblemente fácil y agradable.

El resultado – y quizá no seamos lo suficientemente objetivos – ¡nos parece fantástico! Nunca pensé, aquel día en el que nació el proyecto, que finalmente iba a ser algo tan bonito. Batiscafo ha superado todas mis expectativas.

El resto de la historia de cómo se hizo Batiscafo pertenece a la logística de poner un producto en venta. Hicimos una web para poner en preventa el libro, un par de meses antes de la publicación en papel. En la web ofrecimos uno de los cuentos para descargar gratis, “El Ratón del Desván”. Era una manera de decir: aquí está una muestra de lo que os encontraréis en el libro, es vuestra, la podéis descargar, imprimir, leer con vuestros niños, etc.

Más tarde, con el libro ya publicado, empezamos a venderlo a través de la misma web y en puntos de venta seleccionados. Trabajamos principalmente con distribución directa, de nosotros a las tiendas. Queremos tener un trato cercano con el librero, que es una pieza clave en el mundo del libro, y vamos a estar buscando relaciones más estrechas en el futuro, apoyando a la venta y a las librerías pequeñas especialmente.

 

Captura de pantalla 2014-05-31 a la(s) 12.18.13

A la vez nació el blog de Batiscafo, donde empezamos a publicar entradas de dos tipos: las relacionadas con las novedades del propio libro Batiscafo pero también entradas sobre el mundo de la literatura infantil y juvenil, sobre la promoción de la lectura, la alfabetización y la co-lectura, entre otros temas. En Batiscafo queremos publicar buenos libros para niños pero también queremos compartir todo lo que rodea el mundo de la lectura y ofrecer un valor añadido. Por eso estamos trabajando ahora mismo en un proyecto de apoyo que contaremos pronto en el blog. Sobre todo nos gustaría que Batiscafo fuera un viaje de descubrimiento y aventura para todos los implicados.

 

Captura de pantalla 2014-05-21 a la(s) 14.32.15

Katiusca, la Batiscafo

Este post se publicó el 15 de mayo de 2014

23x27cm_RGB_portada_linia

 

Seguimos presentando Batiscafo, nuestro nuevo proyecto, un libro de cuentos ilustrados que muchos habéis reservado ya con la compra anticipada en la tienda online y que saldrá de imprenta a principios de junio. Os hemos hablado ya de tres de los cuentos del libro, El ratón del desván y El número 7 de la calle Sebastopol y La casa de al lado. Hoy es el turno de Katiusca, la Batiscafo, escrito por Nick Kearney e ilustrado por Coaner, un cuento que relata el viaje de descubrimiento por el fondo del mar de nuestra Batiscafo ayudada por el calamar Humboldt. 

 

2014_05_06_maquetacio_out

Elena Ferro nos lo reseña de esta manera:

Batiscafo no se llamaría batiscafo si no fuera por Katiusca. ¿Y quien es Katiusca? Una batiscafo que en este primer número descubre que la libertad da algo de miedo pero también permite conocer cosas nuevas y vivir fantásticas aventuras. Katiusca, con la ayuda de Humboldt, el calamar abondona el aburrimiento para descubrir con nosotros un mar lleno de cuentos. De esta manera el texto, de Nick Kearney, sirve de presentación y de enlace entre los diferentes cuentos de Batiscafo, pero es a su vez un cuento en si mismo. Las ilustraciones, de Coaner, tan ricas, densas y llenas de color, son el marco perfecto para el trabajo del resto de ilustraciones. En ningún momento se confunden los estilos ni pisa las paletas de color. Me parece un milagro que Coaner haya conseguido unas transiciones tan fluidas y respetuosas entre los cuentos. Y todo esto sin renunciar a ilustrar la propia historia de Katiusca con todo el mimo y cuidado que merece. Personalmente solo puedo definir como espectacular el trabajo que ha hecho Coaner con la imagen global de Batiscafo y con este cuento que funciona como hilo conductor.

He disfrutado tanto siguiendo a Katiusca que llegar al final me ha dado algo de pena. La buena noticia es que el final de este número de Batiscafo no es el final de la historia de Katiusca. Nuevas aventuras nos esperan… 

 

2014_05_06_maquetacio_out

 

2014_05_06_maquetacio_out

 

Print

 

 

 

Obtuso pertinaz

Este post se publicó el 23 de mayo de 2014

22x26_OBTUS_72dpi_CAT

 

Continuamos con las presentaciones y reseñas de los cuentos incluidos en el libro Batiscafo en el mar. Os hemos hablado ya de cuatro de los cuentos y nos queda por descubrir tres, muchos de vosotros estáis haciendo la compra anticipada online, tanto en castellano como en catalán. El libro saldrá de imprenta a mediados de junio.

Hoy es el turno de Obtuso pertinaz, de Elena Ferro, ilustrado por Mariona Cabassa. Hasta ahora era la propia Elena quien reseñaba los cuentos pero en este caso, por razones obvias, lo hemos hecho nosotros. 

Obtuso Pertinaz vivía en un mundo inhóspito y desolado. No se podía contar con nadie allí. Cargaba con un saco lleno de cosas valiosas. Nunca sabía uno cuando las podría necesitar.

Así empieza el cuento que ha escrito Elena Ferro para Batiscafo en el mar.

Cuando leí este principio supe que estaba delante de un cuento distinto a los demás, especialmente porque el personaje es, como bien sugiere su nombre, muy obtuso. Y pertinaz. El cuento nos describe un ser huraño, egoísta, antipático y obsesivo. Ubicado además en un mundo desolado y desolador.

A primera vista pueden parecer ingredientes poco apropiados, pero el conjunto, un cuento extraño pero cautivador, funciona bien, el paisaje del cuento y los seres que lo habitan tiene cierta fascinación, (como cuentos como el Momo de Michael Ende por ejemplo) y lo que es más, la autora no busca soluciones fáciles. El obtuso sigue en sus trece. Como muchos de su calaña!

El cuento de Elena Ferro es una fábula, un relato que nos sugiere que la avaricia rompe el saco, y nunca mejor dicho, que no siempre el que tiene cosas en abundancia es más feliz, aunque si quizás el más empeñado! Y llaman la atención los personajillos humildes, que acaban heredando esa tierra! Pero evita moralejas obvias, estas conclusiones se sacan después, hablando del cuento (esa parte tan clave de la co-lectura)

Mariona Cabassa tiene antes sí un reto creativo con un texto en principio no demasiado fácil de ilustrar. Ha logrado capturar y dibujarnos este mundo extraño, con un obtuso como es, avaricioso y cruel pero con un punto entrañable que despierta el interés en el y su inevitable destino. Conforme la historia progresa hacia un mundo más amable también notamos en la ilustración ese cambio, con la incorporación de nuevos colores y elementos. Colores, texturas, capas, un estilo de ilustración muy artístico que le da a Batiscafo justo la variedad que buscábamos, para ofrecer al niño una amplia visión de lo que es imaginar historias a través de dibujos y todas sus infinitas posibilidades. 

 

Captura de pantalla 2014-05-21 a la(s) 14.31.47

 

Captura de pantalla 2014-05-21 a la(s) 14.32.15

 

Captura de pantalla 2014-05-21 a la(s) 14.32.44

El bote de nocilla, en Batiscafo

Esta entrada se publicó el 3 de junio de 2014

22x26_NOCILLA_72dpi_ES

Acabamos nuestra presentación de Batiscafo en el mar con El bote de nocilla, uno de los siete cuentos que están incluidos en el libro, una historia divertida y gamberra escrita por Noelia Terrer e ilustrada por Subi. Os recordamos que aún podéis disfrutar del descuento del 30% por la compra anticipada en la web de Batiscafo. En un par de semanas estará fuera de imprenta y se venderá, además de online en algunas tiendas y librerías, las mismas en las que podéis encontrar Kireei magazine.

Elena Ferro nos reseña el bote de nocilla:

 Captura de pantalla 2014-05-31 a la(s) 12.19.12

Los ingredientes de este cuento son:

Un bote de Nocilla • Un trozo de pan
Un cuchillo de punta redonda • Carlitos
La abuela de Carlitos

¿Quien no ha untado tanto el pan que al intentar comerse el bocadillo la nocilla rebosa por todas partes? Este acto de golosería de Carlitos tendrá consecuencias catastróficas: calles cubiertas de nocilla por culpa de una inofensiva merienda. ¡Pero, esperad, quizá no sea tan catastrófico como parecía!
Una historia ideada por Noelia Terrer, algo absurda y muy divertida. Las ilustraciones de Subi, con su estilo tradicional pero absolutamente reconocible, añade un punto entrañable a la vez que humorístico. Un cuento tan redondo como la punta del cuchillo que la abuela de Carlitos le deja usar para prepararse la merienda él solito.

 

Captura de pantalla 2014-05-31 a la(s) 12.18.59

 

Captura de pantalla 2014-05-31 a la(s) 12.18.33

 

Captura de pantalla 2014-05-31 a la(s) 12.18.13

Batiscafo visto por Mireia Niubó

batiscaf4

 

Mireia Niubó es fotógrafa colaboradora de Kireei casi desde nuestro inicios. Nos conocemos también personalmente y me hace mucha ilusión ver a su niña con Batiscafo en esta preciosa sesión con su Batiscaf al mar. Además nos cuenta que Mariona se lo ha llevado al cole y ha gustado muchísimo, cosa que nos hace mucha ilusión. Mireia Niubó se especializa en fotografía de niños para también hace preciosas sesiones de producto, de proyectos, lifestyle y de interiores. Podéis ver su portafolio aquí.

 

batiscaf6

 

 

batiscaf2

 

batiscaf7

 

 

 

 

batiscaf10

 

batiscaf14

 

Extraña forma de vivir, de Ricardo Lezón y Estibaliz Hernández de Miguel

IMG_0267

 

Si me fuera a una isla desierta y tuviera que elegir entre literatura, pintura y música, elegiría literatura, y si tuviera que elegir entre poesía y prosa, elegiría poesía. Leer es una de las maneras más potentes de añadir vida a tu vida, si todo lo demás desaparece, te quedan los mundos que contienen los libros y la poesía es también la forma más potente de leer, en mi opinión. Cuando no me apetece leer nada siempre me apetece leer poesía aunque sea un solo verso. 

Hace unos meses tuve la gran suerte de colaborar en la edición de Extraña forma de vivir, el precioso proyecto de mi admirada Estibaliz Hernández de Miguel, un libro de poemas escrito por Ricardon Lezón, y que ella ha ilustrado. Ahora que lo pienso, extraña forma de vivir contiene poesía, pintura y en cierta manera, música también, pues Ricardo es cantante del grupo McEnroe, y ciertamente se nota, sus poemas son canciones.

Dice el poeta Joan Margarit que escribir un poema es mirar dentro de la vida propia y extraer aquello que es universal, aquello en lo que el lector se puede ver reflejado. Esa es la magia de la poesía, entre otras, la conexión que se crea entre escritor y lector por aquello que ambos sienten como propio. Extraña forma de vivir es el relato, en 25 poemas, de una historia de amor, desamor y vida, llena de melancolía, un monólogo interior con un halo de tristeza y con mucha intensidad. El tiempo, los recuerdos, los caminos vitales que trazamos….bellas poesías, que como digo, suenan a canciones.

Las ilustraciones de Estibaliz (25 también) con un estilo pictórico que seguramente os resulte nuevo en ella, si estáis familiarizados con otros trabajos suyos, acompañan cada uno de los poemas, o más bien, forman parte de la historia que allí se cuenta. Me ha encantado la forma en que Estibaliz ha interpretado los poemas de Ricardo, de todas las maneras en las que puedes visualizar cada poema la suya seguro que es distinta, muy personal, sugerente y evocadora. Ambos trabajos creativos conviven de manera sutil, y se refuerzan. Gesto y palabra unidos en esta extraña manera de vivir. 

Hace poco Estibaliz y Ricardo presentaron el libro en AH! Bilbao. Me contaron que fue muy bonito estrenarlo entre amigos en un ambiente muy cálido, y con la música de Ricardo. Me hubiera encantado estar.

El libro se ha autoeditado en tirada corta, lo podéis comprar aquí. El diseño y maquetación es de Laura Eguiluz. Desde Kireei les deseo una bonita travesía, y les mando un abrazo por este proyecto tan bonito y lleno de sensibilidad y amor al arte y la palabra. 

 

 

IMG_0329

 

IMG_0230

 

 

IMG_0330

 

IMG_9936

 

IMG_0331
IMG_9944

 

IMG_0240

 

IMG_0229