Cerca

>

Natalia Colombo (1971, Buenos Aires) es la autora de Cerca, Premio Internacional de Compostela al mejor álbum ilustrado 2008. En este magnífico álbum ilustrado, el señor Pato y el señor Conejo escenifican una historia de incomunicación y soledad. Sin final feliz y sin moralinas forzadas, pero con una puerta abierta a lo que podría haber sido, este libro es una magnífica forma de acercar a los niños al mundo de las complejas relaciones humanas de los adultos.

 

 

 

 

Estad atentos, porque ya hay nuevo ganador del Premio Internacional de Compostela al mejor álbum ilustrado 2009 (su segunda edición). Es el mexicano Felipe Ugalde, y la obra será publicada a finales de este año.

  

El mapa de mi cuerpo

>

El año pasado, la editorial Media Vaca nos sorprendió con una nueva colección: El mapa de mi cuerpo, de Genichiro Yagyu. Agujeros de la nariz, Plantas de los pies, Tetas, Dientes, Costras y Ombligo son los títulos que la componen, un compendio de saber científico desgranado con sentido del humor.

 

   

 

Incomprensiblemente, los libros no aparecen en la web de la editorial aunque los libreros juran y perjuran que los culpables son Media Vaca. Así que, como no podréis entreteneros leyendo los textos promocionales de El mapa de mi cuerpo, os invito a que leáis detenidamente esta reflexión sobre los libros para niños (haced clic en el apartado del mismo nombre bajo la foto). Quizá, si no conocíais la editorial, os empiece a interesar. Quizá, si no os habíais parado a pensar mucho sobre literatura infantil, se os ponga el mundo del revés (y descubráis que, por fin, está del derecho).

Mercer Mayer

>

 

Mercer Mayer (Arkansas, 1943) es un autor e ilustrador de gran éxito en los EEUU. Sus series más famosas son "Little Critter" y "Little Monster", publicados en formatos baratos de gran difusión. Algunos de sus libros más populares fueron traducidos al castellano y publicados en los años 80 en España pero ya están agotados. Mercer Mayer ha ilustrado muchos libros en estilos muy diferentes.

Actualmente tenemos en las librerías dos libros magníficos, "Un niño, un perro y una rana" (publicado por Los cuatro azules) y "Una pesadilla en mi armario" (por Kalandraka). La calidad de ambas editoriales ya es un aval para ambos libros, pero por si sirve de algo, puedo decir que son dos de los libros más populares en mi casa.

 

 

 

 

"Una pesadilla en mi armario" (1968) es un libro sobre los miedos de los niños que no resulta un insulto a su inteligencia: sabe tratar con humor, ternura e inteligencia este tema tan recurrente en la pseudoliteratura infantil. Por eso, "Una pesadilla en mi armario" no es pseudoliteratura sino todo un clásico de la literatura infantil que los expertos (y los niños) celebran ver reeditado. El paso de los años se nota en las ilustraciones, hechas con plumilla y solo dos colores (verde y naranja) pero, desde luego, aquí reside también gran parte de su encanto.

 

 

 

 

 

"Un niño, un perro y una rana" (1967) es otro clásico de la literatura infantil, un álbum ilustrado sin palabras que cuenta la historia de tres personajes (los del título) que se encuentran en un río, una tarde de verano. Tampoco aquí hay ilustraciones a todo color: plumilla sobre papel blanco. Es suficiente. Este libro, que marcó el inicio de la carrera de Mercer Mayer y también contribuyó a abrir camino al álbum ilustrado tal como lo conocemos hoy, nos parece ahora de estilo muy clásico. Ya no resulta revolucionario como en su día, pese al sorprendente final, pero continua vigente: los niños quieren "leerlo" una y otra vez.

 

Os invito a que presentéis clásicos como estos a vuestros niños. Si no están acostumbrados a este tipo de literatura quizá no les hagan mucho caso el primer día (o quizá os sorprendan) pero a medio plazo es dificil que se resistan. Hoy en día, cuando la corrección política, los cuentos vacíos y moralizantes y el colorín gratuito invaden las estanterías (por suerte, no en todas las librerías y, afortunadamente, con la heroica resistencia de un buen puñado de editoriales de calidad y muchos autores e ilustradores actuales), rescatar joyas del pasado es una buena manera, una de las diversas maneras, de enriquecer la biblioteca infantil y llenar las lecturas de los niños de belleza y autenticidad.

 

Follow the line

 

 

>

 

Laura Ljungkvist es una ilustradora sueca afincada en Nueva York autora, entre otros, de este libro que os queremos presentar hoy: Follow the line. Basado en una idea tan sencilla como seguir una línea, Laura nos conduce a través de diferentes escenarios en un recorrido fascinante para los más pequeños.

 

 

 

 

 

 

Después del original Follow the line, Laura ha publicado Follow the line through the house y Follow the line around the world.

 

                           

              

 

En casa, de Anita Kaushal

 

 

>

Marta, una de nuestras lectoras, nos recomendó este libro porque le pareció muy del estilo de Kireei. Nos dijo que había encontrado la reseña en el blog de Eva Monleón, misakomimoko, y la verdad es que tiene muy buena pinta. No vamos a redundar en lo que cuenta Eva, así que os animamos a que paséis por su blog a leer su reseña, ver el resto de imágenes y, de paso, disfrutrar del resto de entradas…

El libro se vende, por ejemplo, aquí.

 

 

 

Yo, el lobo y las galletas (de chocolate)

>

Delphine Perret es una joven autora e ilustradora francesa con una ya relativamente nutrida bibliografía en francés. De todas sus obras, una ha sido publicada en castellano por la editorial Kókinos: Yo, el lobo y las galletas (de chocolate). Se trata de un álbum ilustrado, cercano por su formato al cómic, en el que a lo largo de 11 capítulos, profundiza con ternura y humor en la relación de un niño con El Gran Lobo Malo.

 

 

 

Una vez empiezas a leer, no puedes dejarlo. No importa la edad, tanto niños como adultos se verán obligados a devorar esta historia ingeniosa acerca de un lobo flacucho y miedoso al que un niño, con ayuda de sus galletas de chocolate, ayudará a recuperar la autoestima. Tanto en el texto como en las ilustraciones, hechas con trazo negro sobre papel blanco, no sobra nada. No hay aquí grandes florituras sinó una economía del mensaje que nos lleva a lo principal, sin adornos gratuitos. Un libro totalmente recomendable.

Lo podéis conseguir aquí.