Lecturas recomendadas

 Estas son algunas de las novedades que han pasado por nuestras manos últimamente. Podéis leer su sinopsis y seguir el enlace a la editorial para obtener más información.

 

Sin_manos-1024x773

 

Sin manos. Y otras proezas de la infancia. De Rodrigo García y Raúl Jiménez. Bang Ediciones. 

Sin manos es un entramado de microhistorias que giran alrededor de la familia. Es un libro sobre niños astronauta, padres imaginarios y superhéroes con ciática. Sin manos parece un libro, pero es en realidad un pasadizo que te lleva de vuelta a la infancia. El primer amor, los primeros miedos, la complicidad y los celos entre hermanos. Sus personajes son algo locos e imprevisibles, pero muy divertidos y fascinantes, y todas las historias están contadas con la inocencia y el desparpajo que solo tienen hoy los niños y los viejos. Revive en estas páginas la espontaneidad, la fiebre, las luces y las sombras de la niñez.

9788494402616

Cómo abrió Don Nicanor el gran circo volador. De Mar Benegas & Ximo Abadía. Editorial Tres Tigres Tristes.

Este es Don Nicanor
que vivía en una flor.
Esto que os voy a contar
lo saben aquí y allá:
que el bueno de Nicanor
montó un circo por amor.

Así comienza la historia contada en verso de Don Nicanor, un altruista y fantástico personaje que recorre el mundo rescatando animales en problemas. Juntos deciden abrir el Gran Circo Volador, en el que cada uno de ellos participa aportando sus peculiares habilidades.

Al final del libro encontrarás una adaptación teatral de las aventuras de Don Nicanor, para representar en la escuela, en casa, con los amigos… Contiene descripción de los personajes, decorados, luz, música, vestuario y glosario con vocabulario teatral.

cub_osa

Osa, de Julia Cobo y José Ramón Alonso. Narval editores.

 

Osa está sola y aprovecha los últimos días cálidos del otoño para comer fruta. No le gusta el aire frío del invierno, así que se refugia en su osera donde duerme y duerme. Cuando llega la primavera, Osa ya tiene compañía.

 

Teatro de marionetas con cucharas de madera

Make-Your-Own-Puppet-Theater-1024x1024

 

Qué idea tan divertida la de Crafting Connections. Un teatro de marionetas hecho con cucharas de madera pintadas. Muy creativo el proceso y muy divertido el resultado.

 

Putting-on-a-Puppet-Show

Lauvely. 10% de descuento

lauvely-sirenas-kireei

 

Los muñecos de lana de Lauvely me parecen unos de los muñecos más bonitos que he visto en nuestro entorno desde que empecé a navegar, son una preciosidad, y la sesión de fotos tan bonita que ha organizado Laura Cima, su creadora me parece muy muy acertada, añadiendo aún más encanto a sus muñecos.

Lauvely es un proyecto que se ha cocinado a fuego lento, con mucha dedicación para lanzar con todo orquestado de manera muy especial. 

Esta semana tenéis un 10% de descuento usando el código LAUVELYKIREEI. 

Podéis comprarlos en su tienda online y seguir sus actualizaciones en su Instagram.

Esta es su presentación:

Lauvely es una pequeña marca de muñecos tejidos, diseño e ilustración cuyos deseos son trasladar una pasión sincera en cada elaboración y disfrutar creando objetos entrañables con la ilusión de que se puedan convertir en el juguete preferido de cada niño y por qué no, de algún adulto; porque no sólo los niños se abrazan a su ‘héroe’ favorito para alcanzar el mundo de los sueños.

Detrás de Lauvely está Laura Cima, diseñadora gráfica de formación, que se ocupa de todo el proceso: crea, diseña y elabora manualmente todas las piezas, mimando cada detalle, porque todo cuenta, y haciendo que cada creación sea una pieza única y especial.

Laura Cima nació y creció en Oviedo, en una pequeña casa de aldea donde trepaba a los árboles, salía a recoger castañas en otoño y moras en verano, comía guisantes a escondidas directamente de la huerta de su padre y pasaba el día montando en bicicleta. Además, estaba rodeada de animales, sobre todo, de gatos.
Su madre, que siempre hacía jerseys para toda la familia, le enseñó a tejer y a hacer ganchillo, y vestir a sus muñecas con sus propios jerseys se convirtió en otro de sus pasatiempos.
Siempre quiso hacer Diseño de Moda pero terminó estudiando Gráfica Publicitaria y, con suerte, descubrió una profesión apasionante que le permitió entrar en contacto con la fotografía y la ilustración. Durante más de 10 años trabajó como diseñadora gráfica, “hasta que llegó un día que pensé que era mejor diseñar para los mejores clientes: los niños”. Así nace Lauvely.

lauvely-monking-kireei

lauvely-cannonballhugo-kireei

 

lauvely-cannonballmatilda-kireei

 

lauvely-dalilelion-kireei

 

lauvely-elefantriste-kireei

 

lauvely-gelsomina-kireei

 

lauvely-isadora-kireei

 

lauvely-piratejack-kireei

 

 

 

lauvely-zampano-kireei

Regala Kireei para Reyes. Número anteriores a 7 euros y sin gastos de envío

04_promoKireei

 

Apenas nos quedan unos 300 ejemplares de los número 4, 5 y 6 de Kireei magazine. Los números 2 y 3 están casi agotados, nos quedan unos 20 de cada. Los hemos puesto todos a 7 euros y sin gastos de envío. Ahora es el momento de completar vuestra colección. Podéis comprarlos en la tienda online. De cara a Reyes sería un detallazo regalar la colección entera.

 

kireeis

 

Captura_de_pantalla_2014-09-25_a_la(s)_17.12.11

 

portada

 

portada_baja

Captura_de_pantalla_2012-11-19_a_las_10.38.03

PortadaKireei_post2-1

 

 

 

 

Boookids. 26, 27 y 28 de diciembre en Madrid, Feria de libro infantil

Boookids-Conde-Duque

 

Desde mañana hasta el martes tenéis una buena cita para disfrutar con vuestros hijos de literatura infantil, propuestas, cuentos, talleres, y un montón de actividades que giran todas alrededor de la literatura infantil. Boookids se celebra en el centro Conde Duque y podéis consultar todo el programa en su web.

 

bandiz

 

daniela

 

emo

 

esemundo

Cartas de Papá Noel, de J.R.R. Tolkien

 

 

 

 

 

Si hay un libro para leerles a los niños durante el adviento, para mi es, sin duda, el que recoge una selección de las cartas que Papá Noel les escribió a los hijos de Tolkien durante más de 20 años. La primera llegó cuando John, el mayor, tenía 3 años. La última, cuando Priscilla, la más pequeña, cumplió los 14. Todo esto sucedía entre los años 20 y 40 del sigo XX; la última se escribe en medio de la Segunda Guerra Mundial. Este es un fragmento de esa carta:

“¡Feliz Navidad! Confío en que este año vuelvas a colgar el calcetín, porque todavía me quedan algunas cositas para ti. Después, tendré que despedirme más o menos: me refiero a que no me olvidaré de ti. Siempre guardamos los números antiguos de nuestros amigos de toda la vida, y su cartas; y con el tiempo esperamos a volver a saber de ellos, cuando se hacen mayores y tienen casa propia e hijos.”
 

 

Estas son algunas de las fotos que se conservan de la familia Tolkien de esa época. El niño dormido es Christopher Tolkien, hoy anciano, que se hizo cargo de la herencia literaria de su padre y editó sus obras póstumas. Su mujer, Baillie, editó las cartas de Papá Noel. 

 

Los cuatro hijos de Tolkien disfrutaron durante este tiempo de las cartas que llegaban todas las Navidades, escritas de la mano del propio Papá Noel, con su letra temblorosa y vacilante. Más adelante, también empezaron a participar sus ayudantes: el Oso Polar del Norte, con sus trazos gruesos, y su secretario elfo Ilbereth, con su elegante caligrafía. Los personajes son cada vez más numerosos: Paksu y Valkotukka, sobrinos del Oso Polar, elfos de la nieve, gnomos rojos, muñecos de nieve, osos de las cavernas… Estas cartas, llenas de relatos sencillos y, a la vez, maravillosos, venían acompañadas de ilustraciones, anotaciones, sellos del Polo Norte y sobres magníficamente caligrafiados. Pero lo mejor, los relatos fantásticos de la vida en el Polo Norte, tal como podemos leer en la solapa de la edición de El Aleph:

“cómo se soltaron todos los renos de los trineos y se desperdigaron los regalos por doquier; cómo el inoportuno Oso Polar escaló el Polo Norte y se cayó por el tejado de la casa de Papá Noel para aterrizar en el comedor; cómo rompió la Luna en cuatro partes e hizo que el hombre que vive en ella cayera en el jardín; y ¡cómo se declaró la guerra a una horda de trasgos picapleitos que vivían en unas cuevas debajo de la casa!”

 

 

 

Nosotros hemos empezado esta pasada noche a leer las cartas de Papá Noel y los niños están absolutamente maravillados. Existe también una edición que lleva facsímiles de las cartas, no se si todavía se puede conseguir.

En todo caso, es una obra indispensable aunque no se tenga especial interés en el resto de la obra de Tolkien y en el universo fantástico que creó. Si con el Hobbit, el Señor de los Anillos y el Silmarillion fue capaz de refundir la mitología del norte de Europa para crear un mundo completo, coherente y fascinante, con estas sencillas cartas crea una pequeña mitología casera y encantadora para sus hijos de la que también pueden disfrutar los nuestros. ¡No os quedéis sin vuestras cartas de Papá Noel!