Ukelele Little Textiles.

cojines_ukelele

 

Ukelele Little Textiles es una marca de complementos textiles para bebés y niños. Nos gustan mucho sus colorido y sus diseños. Clara Moranta nos cuenta su proyecto con más detalle. Además esta semana con cualquier pedido tendréis un bandana (babero) de regalo usando el código KIREEI en el apartado de “notas y solicitudes especiales’ que encontraréis en la cesta de la compra. Si queréis, podéis especificar en el mismo apartado si la bandana es para un niño o una niña. Podéis seguir sus actualizaciones en su Facebook, twitter, Instagram y Pinterest.

El ukelele es una guitarra de cuatro cuerdas muy graciosa y pequeñita. Tiene un sonido alegre y juguetón que evoca con su música y la estética que le envuelve, la atmósfera que me gustaría transmitir a mis diseños.

Tenía la gran ilusión de volcar en un sello totalmente personal todo lo que había aprendido trabajando en el textil infantil. A principios de este año, lancé mi nueva marca y poco después la página de venta online www.ukelele.eu. Partía con la ventaja de poder seguir trabajando con gente que ya conocía mi trayectoria y eso me ha ayudado a empezar con buen pie.

Me gusta hacer las cosas como si fueran para mis propios hijos. Disfruto buscando telas y otros materiales para combinarlas, que me inspiran en mis diseños. Sigo siempre aprendiendo, pensando nuevos productos o cambiando detalles que reinventan uno ya existente. Mi lema es que todo se puede mejorar, porque creer en lo que haces compensa todos los esfuerzos.

mochilas_grupo (1)

Los artículos de Ukelele están hechos a mano, en pequeñas producciones y están confeccionados en talleres locales. No es artesanía, en el sentido de que lo que vendo no lo he hecho todo yo. Yo lo diseño, busco y combino materiales, cintas, broches y fieltros, pero la producción se hace en pequeños talleres, a cargo de profesionales de la confección. Muchas veces ellos aportan soluciones a una pieza que son mejores que las que había planteado yo, porque tienen la experiencia de años de trabajo que me gusta valorar y aplicar.

El concepto de Ukelele como marca de ropa defiende la idea de una moda más sostenible, menos cambiante y con más proyección en el tiempo. Como pequeñísima empresa, no puedo competir y aguantar el ritmo de las grandes marcas, que dictan los tempos insostenibles de la moda actual, sacando nuevas colecciones sin parar y haciendo que lo que apenas ha salido al mercado hace unos meses parezca obsoleto e inservible y provocando unos métodos de producción inhumanos o, cuando menos, poco éticos. Yo tengo una colección de base y poco a poco voy sacando nuevos modelos, novedades que refrescan la colección a medida que se van acabando los productos existentes.

 

manta_africanblue (1)

 

Para mi es también muy importante apoyar la confección local y transmitir conciencia social con mi trabajo. En esta línea, parte de la producción de Ukelele se realiza en los talleres de la Fundació Ared, donde trabajan por la reintegración laboral de la mujer. Además colaboro con otros proyectos, como el de DGeneración por la divulgación y concienciación social de la ELA, para que se dediquen más esfuerzos en la búsqueda de tratamientos para paliar esta enfermedad.

muka_detalle (1)

 

portadocumentos_marieta

 

arrullo_doblado

 

babero_bandana_abcdinos_cerrado

 

cambiador_africanorange_cerrado

 

chupetero_detalle_1

 

Mini albums de Scrap de Diari de colors

diari de colors 6

 

Diari de colors es el precioso blog de Mariona Cardona. Lo había visitado alguna vez pero después de descubrir sus mini álbums de scrap me he paseado más a fondo y os recomiendo hacer lo mismo. Es un blog entrañable. Os dejo con una selección de las maravillas que hace Mariona, quien también da cursos de scrap. El mejor papá del mundo, family time, Navidad, álbums anuales. Instantes de vida recogidos de manera creativa para guardar como tesoro.

 

diari de colors 5

 

diari de colors 7

 

diari de colors

 

_MG_5093firma

 

_MG_5073firma

 

_MG_4670firma

 

diari de colors 4

 

diari de colors 3

 

diari de colors 2

 

diari de colors 8

 

Smallable. Promoción 6º aniversario

aniversario (1)

 

Smallable cumple 6 años y lo celebra con estupendas promociones descuento, y con un gran sorteo. Ya sabéis que Smallable es un gran concept store online con numerosas marcas de moda, complementos, juguetes y decoración infantil. Todo un referente. Seguid el enlace para obtener más información sobre todas las promociones.

 

sorteo

 

regalo (1)

Caracubo, punto de venta de Kireei magazine y Batiscafo, en Palencia

IMG_5971

 

Caracubo es un bonito y amplio local recién inaugurado en Paseo del Salón, 7, en Palencia. A partir de ahora también punto de venta de Kireei y Batiscafo. Caracubo es un espacio armónico y seguro donde crecer, expresarse y relacionase. Un lugar acogedor que motiva y estimula a los niños y niñas en las primeras etapas del desarrollo, para que alcance todo su potencial. Y siempre desde el respeto, el reconocimiento a su individualidad y a sus necesidades. Música, danza, talleres de creatividad, yoga, teatro, ciencia. Muchas son las disciplinas que se despliegan en este espacio creado con mucho mimo y dedicación. Podéis seguir sus actualizaciones a través de su Facebook.

 

IMG_5967

 

IMG_5935

 

IMG_5050

 

IMG_5940

 

IMG_5973

 

IMG_5982

 

IMG_5990

Llenarse la cabeza con tonterías y otras cosas superficiales

space invaders bordado

 Foto

“– ¡Venga, deja de leer, que te vas a quedar sin vista!
– Más vale que salgas a jugar, hace un tiempo estupendo.
– ¡Apaga la luz! ¡Es tarde!
Sí, siempre hacía demasiado buen tiempo para leer, y de noche estaba demasiado oscuro. (…) Al descubrimiento de la novela se añadía la excitación de la desobediencia familiar. ¡Doble esplendor!”

Estas palabras están recogidas del libro “Como una novela” de Daniel Pennac, que se identifica personalmente con una generación a la que se le impedía leer. Leer era una pérdida de tiempo más allá de las tareas escolares, un medio de evadirse de la realidad, que llenaba la cabeza de fantasías, apartaba al niño de la vida sana al aire libre y lo convertía en un individuo apartado y asocial.

Y qué no daría ahora cualquier padre por pillar a su hijo absorto en la lectura de Ana Karenina, como pillaban a Daniel mientras Ana galopaba veloz hacia su Vronski. “Se amaban contra papá y mamá, se amaban en contra del deber de mates por terminar, en contra de la redacción que entregar, en contra de la habitación por ordenar, se amaban en lugar de sentarse a la mesa, se amaban antes del postre, se preferían al partido de fútbol y a la búsqueda de setas…, se habían elegido y se preferían a todo… ¡Dios mío, que gran amor! Y qué corta era la novela.”

Fantástico.

Ahora voy a parafrasear a Daniel Pennac, poniéndome en el lugar de la generación de nuestros hijos, en una nueva situación que no existía hace 40 años.

“– Venga, deja ya la maquinita, que te vas a quedar sin vista!
– Más vale que salgas a jugar, hace un tiempo estupendo.
– ¡Apaga el ordenador! ¡Es tarde!
Sí, siempre hacía demasiado buen tiempo para jugar, y de noche había que dormir. (…) A la diversión del juego se añadía la excitación de la desobediencia familiar. ¡Doble esplendor!”

“Mi torre con pasadizos secretos y vacas-seta en Minecraft se había construído contra papá y mamá, se había construído en contra del deber de mates por terminar, en contra de la redacción que entregar, en contra de la habitación por ordenar, se levantaba tozuda en lugar de sentarse a la mesa, me llamaba antes del postre, la prefería al partido de fútbol y a la búsqueda de setas…, era mi gran creación y era mejor que todo… ¡Dios mío, menudo laberinto había montado! Y una vez construído, qué rápido era recorrerlo entero.”

No, líbreme dios de comparar Ana Karenina con un juego de ordenador. Pero en mis recuerdos de adolescencia, La isla del tesoro de Stevenson no está muy lejos de las aventuras del pirata LeChuck en Monkey Island. Las películas de Indiana Jones me traen casi tantos recuerdos entrañables como el humilde laberinto del sultán, con su machacona musiquilla. A veces sonrío cuando recuerdo el ruido que hacía el cassette del Amstrad al cargar los juegos, igual que sonrío cuando recuerdo las muñecas que me fabricaba con una mazorca de maíz.

Sí, soy de la primera generación que jugó a juegos de ordenador. Y quizá por eso no contemplo con horror esa tecnología, no la veo incomprensible, ni lejana, ni especialmente peligrosa. Naturalmente el uso que se le da puede ser bueno o malo. Hay juegos fantásticos y juegos horribles, igual que hay libros dañinos por las retrógradas ideas que inculcan a los adolescentes y no por eso se demoniza la lectura. “Que lean lo que sea, mientras lean”, he oído a menudo.

Podría ahora dar una lista de todos los beneficios congnitivos y emocionales que pueden proporcionar los juegos de ordenador, de todas las destrezas – incluídas algunas sociales – que ayudan a desarrollar, para compensar la lista (a veces alarmista, a veces razonable) de peligros y perjuicios. Pero no lo voy a hacer. No es necesario. Aunque, si alguien quiere, puede leerse este artículo, donde ya hay quien ha pensado en los juegos digitales como artefacto cultural aprovechable dentro del aula. Yo, simplemente, voy a seguir disfrutando con mis hijos sin olvidar el sentido común.

 

La semana en el blog de Batiscafo

10502112_272112686306385_9211015923360553591_n

 Hemos retomado nuestra actividad en el blog de Batiscafo y lo hemos hecho estrenando una serie de posts que escribiremos sobre los contenidos del libro, en este caso hablamos de uno de los nombres de uno de los protagonistas, Humboldt, el calamar. También hemos hablado de una experiencia en una escuelita en Inglaterra, Carlingtton, donde Batiscafo se ha convertido en el libro que muchos niños piden ojear.

 

Batiscafo-3