Novedades Greta Barcelona. Gastos de envío gratis

sonny-angel-2

 

Ya os hemos hablado de Greta Barcelona anteriormente, una tienda rebosante de cosas bonitas, en decoración. Hoy nos muestran novedades, artículos de cocina en estilo retro, utensilios en madera, las Sonny Angels, y marcas como Rice, Minilabo, Deglingos, Snug, etc.

Esta semana tenéis los gastos de envío gratis introduciéndo el código KIREEI04, hasta el 11 de mayo. Seguid este enlace para ir a la tienda online.

 a04

 

3_birdside_L

 

cacerola-verde

 

Grey_Styled

 

lampara-miffy-s-2

 

Noodoll_2013_0085_copy_1024x1024-2

 

poster-loves-cats-2

 

snug.cloud1

 

set-of-table-brush-03

 

 

La capsa de colors en Kireei 5

1-17

 

Uno de los reportajes que más me gustó y emocionó en Kireei magazine 5 es el dedicado a La capsa de colors, el proyecto de Gemma López, un espacio para la creatividad ubicado en la C/ Pare Laínez, 15, en Barcelona, con texto de Elena Ferro y fotografías de Montse Marmol.

Gemma, Montse y Elena consiguieron plasmar en palabras e imágenes lo que para Kireei es central en nuestra visión de la creatividad, y que incluso va más allá, ocupando aspectos de la vida. Está claro que creatividad y vida se trenzan de tal manera que se hace imposible desligarlos.

Los que tenéis la revista ya lo habéis leído pero me apetece mucho que los que no lo leáis también, por eso lo publico entero en este post, junto con fotos publicadas y algunas inéditas. Siempre se nos quedan algunas imágenes fuera, por falta de espacio y esta es una buena oportunidad para darles un espacio.

1-2

 

La expresión artística, tanto dentro del sistema educativo como fuera de él, se ha convertido demasiado a menudo en una mera copia de modelos, en la enseñanza de técnicas y en la búsqueda de un ideal estético para contentar a los demás. Pero hay profesionales, tanto dentro como fuera de las escuelas, que apuestan cada vez más por devolver la expresión artística a su verdadero significado y potencial: el que pone el acento en la capacidad creadora que todos tenemos. Así, podemos encontrar talleres de expresión artística en los que se huye de modelos y se apuesta por el juego libre. Este es el espíritu que anima proyectos como el de Gemma López, La Capsa de Colors.

 

1-3

La génesis de la aventura.

Gemma nació en Barcelona hace 40 años siendo la última de cuatro hermanos en una familia de artistas. Una madre pintora, apasionada por viajar, y un padre escultor, dedicado a la joyería, llenaron la infancia de sus hijos de fines de semana en la naturaleza y de domingos de museos. “De una manera sencilla y natural, creo que siempre he estado rodeada de cosas relacionadas con el arte y no muy alejadas del contacto con la naturaleza”, explica Gemma.

1-11

Estudió Bellas Artes, especializándose en escultura de hierro, y aprendió el uso de colores con esmaltes al fuego en la Escola Massana. Al acabar la carrera decidió seguir formándose en Gestión Cultural y también se sintió atraída por la idea de montar un taller para niños. Pero aunque tuvo la oportunidad de hacerlo en el mismo local en el que finalmente se ubicaría La Capsa de Colors, no se sintió preparada para el reto. En su lugar empezó a trabajar como profesora: “Fue así como aprendí lo que es ser educador y descubrí la maravillosa tarea que hacen muchos docentes en un sistema que no valora lo suficiente la educación artística. Guardo muy buen recuerdo de esa etapa.”

Al cabo de un tiempo Gemma volvió a sentir la necesidad de estudiar y retomó un viejo interés que no había seguido en su momento: la Arteterapia. “Formarme como arteterapeuta me ha servido sobre todo a nivel personal. Me quedo con la idea del potencial que tiene el proceso creativo en sí. Ha sido una experiencia muy enriquecedora que, además, me ha permitido conocer de cerca la etapa vital de la vejez”.
A pesar de seguir trabajando como profesora y, desde su formación como arteterapeuta, colaborar con centros de la tercera edad, Gemma cada vez tenía más presente el deseo de abrir su propio espacio. “Recuerdo perfectamente el día que pensé y sentí… ¡ahora es el momento! ¡Acabo este curso y empiezo la aventura!”.

1-5

 

¡No quiero una típica academia de arte!

La Capsa de Colors es el resultado de toda esta experiencia previa. Podría decirse que es la materialización de las ideas e inquietudes que ha ido recogiendo Gemma a lo largo de la vida. El mismo nombre (“caja de colores”) surge de la experiencia personal, en la que las dudas, los miedos e inseguridades se plasman en colores y se convierten en recursos. “Una caja de colores es un mundo lleno de recursos que puedes utilizar según lo que necesites. Además, todo el mundo tiene o ha tenido alguna vez una caja de colores”.

El primer paso en la creación de La Capsa de Colors fue decidir qué quería que fuera. Gemma tenía claro que no quería una típica academia de arte pero la definición de lo que sí quería no ha sido fácil y ha ido evolucionando con el tiempo. “Por eso aposté por un espacio de creatividad, que es un concepto abierto y flexible. Lo que me interesaba era ofrecer un espacio donde niños y adultos pudieran venir a crear y a jugar en una estructura nada rígida, donde no importara el resultado estético sino el proceso. Quería un lugar en el que se pudiera hacer sin prejuicios, lo que uno quisiera, dentro de un contexto preparado”.
Después del qué venía el cómo y aquí entró en juego todo el proceso legal y administrativo, un proceso pesado y jalonado de dudas e inseguridades. “Yo diría que la palabra clave es persistencia, creer firmemente en lo que quieres hacer y nunca perder la ilusión por muchos tropiezos que encuentres porque siempre son aprendizajes para mejorar”.

La Capsa lleva dos años en marcha, ofreciendo extraescolares, talleres y actividades en familia, y lo más difícil ha sido darse a conocer. Gemma reconoce que internet le ha facilitado las cosas, pero en su caso más que de vender un producto se trataba de convencer de una experiencia por lo que el boca-oreja ha sido fundamental.

1-10

Centrarse en el proceso y no en el resultado.

La creatividad es la palabra clave de este proyecto. Es algo que Gemma tiene muy presente y que me describe con detalle cuando le pregunto sobre ello: “La creatividad es un aspecto elemental del ser humano que hay que reencontrar, potenciar y desarrollar durante todas las etapas de la vida. Es un elemento imprescindible para el desarrollo personal, la identidad, la confianza y la autoestima. Los niños (y los adultos) son creativos por naturaleza. Pero parece que la sociedad y la educación quieran crear personas uniformes, con un pensamiento unificador relacionado con «ser productivo» en vez de «ser único». Entiendo la creatividad como un aspecto global de la persona. No tiene nada que ver con el arte, con hacer «cosas bonitas» que gusten a otros… Tiene que ver con SER. Y no hay que manipular esta capacidad de las personas sino que hay que asistirlas y acompañarlas para que esto sea posible.”

Reconoce, sin embargo, que su idea no es cerrada y que está en constante proceso de aprendizaje. De hecho dice estar desaprendiendo muchas ideas y prejuicios que tenía establecidos al principio. Relacionada con su formación en Arteterapia, Gemma ya tenía la idea de abrir un espacio en el que expresarse de manera creativa sin ser juzgado y en el que lo importante fueran los procesos y no los resultados. La expresión de sentimientos y emociones, la autoestima… todo esto estaba ya presente. Sin embargo Gemma no quiere darle demasiada importancia a la vertiente terapéutica. “Pienso que hay un abuso del concepto terapéutico. ¡Todo es terapéutico! Y esto trae muchas confusiones. Que haya tanta demanda y oferta de terapias de todo tipo es señal de que algo no funciona bien en la sociedad. A parte de poner un remedio hay que pensar de dónde viene, ir hacia atrás y ver qué nos hace estar mal, y buscar lo que nos beneficia a nivel personal y, por lo tanto, colectivo. ¡Tenemos que reencontrar nuestra responsabilidad como personas con capacidades propias! Después de conocer la educación creadora estoy en proceso de reflexión sobre todo esto.” Y es que para Gemma un punto de inflexión importantísimo ha sido conocer la dinámica del taller de Arno Stern a través de Miguel Castro y Vega Martín, que ofrecen una formación en “Educación creadora” en su taller Diraya en Bilbao. “De repente sentí que aquel era mi camino y se tambalearon todos los esquemas que hasta el momento tenía relacionados con el rol de profesora y sobre cómo entender la educación artística. Se trata – es una frase de Vega – de no «robar» la capacidad creadora a las personas.”

Poco a poco La Capsa ha ido adoptando una dinámica similar a la de la educación viva, que respeta las necesidades de los niños; en este caso limitada al espacio de un taller de artes plásticas.

1-6

 

Del rol de profesor al rol de acompañante.

El espíritu de La Capsa, centrado en la iniciativa personal y la libertad para escoger, no es contradictorio con la organización. “Planificar un taller es sencillo para mí. Vengo del mundo de la educación y, entre otras cosas, lo que siempre se pide es tenerlo todo planificado.” Pero cuando mencionamos la planificación no estamos hablando en absoluto de rigidez. “Siempre se me ocurren muchas ideas, cualquier pretexto es bueno para desarrollar la actividad creativa. ¡Se trata de imaginar y jugar!”

Aunque al principio Gemma intentó elaborar una lista de posibles talleres nunca acababa, y su creciente interés por opciones educativas alternativas la ayudó a ir desaprendiendo el rol de profesora “yo sé – yo explico” en favor del rol de acompañante, cambiando el discurso a “vosotros podéis, sabéis y tenéis las capacidades, y estoy aquí para ayudar pero no os diré lo que tenéis que hacer”.

1-7

En La Capsa Gemma organiza dos o tres espacios preparados para diferentes actividades: un espacio pictórico, uno de manipulación o construcción, a veces un espacio de juego… y son los niños y los jóvenes los que deciden qué hacer y cómo hacerlo, dentro de unos límites establecidos.
De todos los materiales que Gemma ofrece a los niños el de mayor éxito es aquel con el cual pueden desarrollar toda su imaginación. “Por ejemplo, el cartón. ¡Ha triunfado! Los niños necesitan cosas sencillas con las que puedan construir su mundo. Y creo que estas cosas son precisamente las que no cuestan dinero.”
Durante el curso ella sola atiende a los grupos extraescolares, con un máximo de doce asistentes, pero durante el casal de verano monitores de ocio en prácticas hacen de ayudantes y practican el rol de acompañantes atendiendo los diferentes espacios. “Primero sorprende este rol pero después adquiere sentido. Lo que hacemos es confiar plenamente en la capacidad de los niños y dejarlos ser creativos. Aquí tampoco juzgamos, todo es válido porque surge de uno mismo. Los niños lo entienden enseguida. ¡A los adultos les cuesta un poco más!”

Insistiendo en ese punto, Gemma se maravilla de la gran capacidad que tienen los niños en contraste con los adultos para entender esa manera de funcionar: “Me encanta la rapidez con la que se integran perfectamente en el funcionamiento del espacio. No preguntan qué hacer. ¡Hacen! Cada uno a su ritmo, son respetados y se muestran respetuosos con todo lo que aquí sucede.”

1-8

 

Los sueños son posibles.

Para Gemma, una de las conclusiones más importantes a la que ha llegado después de todo este proceso ha sido la idea de que “las cosas son posibles”.
Es decir, que si tienes un sueño debes luchar y darlo todo para hacerlo realidad. Gemma opina que cada uno debe ser el único responsable de su vida y que saber asumir los errores del mismo modo que los éxitos es parte del aprendizaje.
“Hay mucho miedo, mucha inseguridad, muchas excusas y el entorno no favorece el pensamiento creativo. Sin embargo poco a poco las prioridades pueden cambiar: uno se hace consciente de sus necesidades y se responsabiliza de la vida que quiere llevar.”

 

1-9

 

1-16

 

 

Tomi Ungerer

Ungerer_underground_sketchbook

 

Tomi Ungerer (Estrasburgo, 1931) define sus libros infantiles como “la pesadilla de los pedagogos” por ser tan políticamente incorrecto. También es un autor muy reconocido por sus ilustraciones para adultos, publicadas en The New York Times, Esquire y Life, entre otros.

Cree que en muchos casos la literatura subestima a los niños, quienes según el nacen críticos y sin prejuicios y es por esto que sus libros no contienen filtros que endulcen textos e imágenes.

 

tomi-ungerer-home

 

UngererBild_073

 

tomi2

 

Tomi_Ungerer_04

 

tomi ungerer ask me a question (4)

 

Deception432

 

poltrona

 

25 tomi_ungerer_ christmas

Carton papa

582122_original

 

Carton papa son las creaciones en cartón para niños diseñadas por un papá arquitecto de Rusia. Podéis ver más en su tienda y en su blog.

586818_original

 

598806_900

 

602721_original

El número 7 de la calle Sebastopol

Captura de pantalla 2014-04-28 a la(s) 23.26.50

 

Ya conocéis nuestro nuevo proyecto, Batiscafo, libro de cuentos ilustrados y muchos de vosotros estáis realizando la compra anticipada en la tienda online con el descuento. También os hemos hablado de uno de los cuentos del libro, El ratón del desván. A lo largo de las siguientes semanas os iremos presentando los otros 6 cuentos que contiene el libro.

El número 7 de la calle Sebastopol (en catalán “El número 7 del carrer Sebastopol) ha sido ilustrado por Natascha Rosenberg y escrito por mi misma. Como no puedo ser objetiva a la hora de hablaros de el, le he pedido a mi compañera Elena Ferro, que lo haga ella. Gracias, Elena, por tu bella reseña y por acompañarme en el proceso de creación, y gracias Natascha, por dibujar a nuestros sorprendentes de esa manera tan memorable, tan tuya. Ha sido un placer compartir esta historia contigo. Os dejo con las palabras de Elena y con esta pequeña muestra de imágenes de Natascha:

 

Captura de pantalla 2014-04-28 a la(s) 23.17.20

 

Conocí a las familias del número 7 de la calle Sebastopol cuando se estaban instalando. Tuve el privilegio de ver cómo sus vidas sorprendentes iban tomando forma y a la vez que se desplegaban sus peculiaridades. Pude asistir a la creación de la historia de la mano de Cristina y ver cómo la belleza de lo absurdo se unía a lo metafórico con cierta dosis de ternura en un París imaginario. 

Desde el primer momento me pareció un bonito cuento que contrastaba la riqueza de aquello diferente frente a la monotonía de “lo normal”. Pero va mucho más allá, acabando con una auténtica epidemia que empieza a propagarse rápidamente mientras nosotros, lectores, nos retiramos de la historia con una sonrisa. 

Ahora , tras ver el cuento ilustrado por Natascha Rosenberg, por fin he podido poner cara a los Dupont y a los Perrier, a los Rousseau y a los Leblanc… a todos los inquilinos del número 7 de la calle Sebastopol y a sus normales vecinos. Parece que Natascha tomó el tren especial a ese París alternativo para visitarlos porque los ha retratado fielmente con unas ilustraciones entre detallistas y naïf. Ya no puedo imaginar la historia con otros personajes y otros colores. ¡Fantástico trabajo! 

Creo que no me equivoco si digo que “El número 7 de la calle Sebastopol” es un cuento estupendo para inaugurar las aventuras de la batiscafo Katiusca.

 

Captura de pantalla 2014-04-28 a la(s) 23.17.44

 

Captura de pantalla 2014-04-28 a la(s) 23.18.30

Venta privada Smallable. 40% de descuento

VP-PRESENTATION-ES

 

El concept store Smallable tiene en marcha esta semana una de sus habituales Ventas privadas con descuentos de hasta el 40% en las colecciones de ropa infantil de Primavera-verano 2014, decoración y juguetes. Seguid este enlace para ir directos a la tienda online.