Bruno Munari

 

En la librería La casa del libro hemos encontrado este libro de culto: I prelibri . En realidad, se trata de una colección de libritos sin palabras, compendio de colores y texturas.
 

 

Bruno Munari fue un revolucionario en el campo del diseño gráfico e industrial, la museología, la pedagogía… Sus libros para niños son verdaderos tesoros, la mayoría no están editados en español pero vale igualmente la pena hacerse con ellos porque son auténticas obras de arte.
 
La cul­tu­ra es­tá he­cha de sor­pre­sas, es de­cir, de lo que pri­me­ro no se sa­bía, y hay que ejer­ci­tar­se en re­ci­bir­las y no en re­cha­zar­las por mie­do a que se de­rrum­be el cas­ti­llo que nos he­mos cons­trui­do.” (Bruno Munari)
 
Para saber más sobre Bruno Munari: Centenario de Bruno Munari. Revista babar.
 

Coleccionando naturaleza

Hace unos días os hablábamos de cómo a muchos niños les encanta recoger y coleccionar tesoros del bosque. La recogida puede ser totalmente espontanea, o ir debidamente equipados, como hace Riley (foto vista en el blog LMNOP, realizada por Ian MacPherson).

 

 

Hoy os queremos enseñar cómo podemos exponer esas colecciones de una manera realmente bonita con estas imágenes de Good + Happy Day (el blog de Patricia Fuentes, que os recomendamos visitar: está lleno de buenas ideas y bonitas imágenes).

Nos encanta que los niños puedan participar en el día a día de la casa y que sus contribuciones no sean acogidas solamente por ser de nuestros queridos niños sino también por el valor que tienen en si mismas.


 

Podéis ver más colecciones de objetos naturales en In Heywoods Meadow.

 

Cuna adosada

¿Falta espacio en la cama? Quitando una barrera de la cuna y sujetándola bien a la cama para que el niño no pueda colarse entre cuna y cama, conseguimos una considerable incremento del espacio disponible. Mi hijo pequeño durmió de esta guisa varios años y he de decir que una de las ventajas respecto a usar un solo colchón de mayores dimensiones es que los movimientos del niño no molestan a los mayores y los de los mayores no perturban el sueño del niño. El inconveniente evidente es que si el niño quiere dormir en medio, nadie puede aprovechar el espacio de la cuna… En esta caso la cuna es el modelo Gulliver de Ikea.

 

 

Plantillas de Sarah Jane

Este proyecto para convertir dibujos infantiles en cuadritos enmarcados nos ha entusiasmado. La idea es de la ilustradora Sarah Jane cuyos productos se pueden obtener en su tienda sarahjanestudios. Podéis imprimiros las lindas plantillas que propone (elefante, foca, pájaro) o incluso usar cualquier otra, recortar las obras de arte de vuestros niños - a poder ser hechas con pinturas de dedos o acuarelas, cuando más abstracto mejor - pegar y enmarcar. El resultado es digno de galería de arte.

 

 

 

 
        
 

Rita y su perro

 

Gallimard Jeneusse ha publicado una colección que nos parece muy divertida. Sus autores son Jean-Philippe Arrou-Vignod (texto) y Olivier Tallec (ilustración). La colección Rita et Machin tiene como protagonistas a una niña y su perro. Un dúo insolente en un universo a la vez cáustico y tierno. Nos encantan los dibujos y el planteamiento de las historias. En castellano tenemos algunos títulos publicados por Serres, sello editorial de RBA, como Rita y Morro.
También la ha publicado en inglés la editorial independiente Chronicle Books, con el nombre de Rita and Whatsit y queremos felicitarlos por la imaginativa promoción que le están haciendo a través de este delicioso video que encontramos en youtube:
 

Tesoros

 

En los años 80 la psicóloga infantil Elinor Goldschmeid acuñó el término “juego heurístico” para referirse a la actividad que desarrollan los niños pequeños cuando exploran las propiedades de los objetos cotidianos. Muchas escuelas infantiles han adoptado esta idea y organizan dos tipos de actividades, según la edad de los niños. A partir de una cesta de tesoros, los bebés se preguntan qué son esos objetos, mientras que los niños algo mayores quieren saber qué se puede hacer con ellos. Cuando me enteré de todo esto me sorprendió porque mis hijos lo habían puesto en práctica por su cuenta sin necesidad de constructos teóricos.
A una edad en que el juego heurístico ya ha quedado muy lejos, mi hijo mayor sigue recogiendo todo tipo de objetos y coleccionándolos en su cesta de los tesoros, explorando sus características e inventado nuevas utilidades para ellos. Elabora a menudo cestas temáticas, su preferida es la de objetos encontrados en el bosque.
Se que muchos niños de esta edad tienen la misma afición a recoger todo tipo de cosas interesantes, como piedras o palitos. Y algunos tienen la suerte de que esos objetos sean aceptados en sus casas como preciosos objetos decorativos: no hace mucho vi una estantería en un pasillo decorada íntegramente con ramitas, piñas y piedras recogidas por los niños de la casa. Sin duda es el pasillo más bonito que he visto nunca.

Esta estantería vista en Maya*Made tiene algo de ese espíritu.