Una habitación rosa

 

>

Yo, de pequeña, no era muy amante del rosa. Pero si me hubieran enseñado esta habitación sin duda habría pensado: ¡Menuda suerte la de Elsie!

 
 
 
 


 

Siempre falta un calcetín

El fenómeno del calcetín perdido es común en todas las casas, ¿verdad? Siempre me pregunto adonde irán a parar todos esos calcetines que nunca encontramos, es algo digno de Expediente X.

Y hablando de fenómenos paranormales, hemos visto en bodenusa a estos tres dignos candidatos a película de extraterrestres. Mirad que sencillo es convertir un calcetín desparejado en estos simpáticos muñecos.
1. Dale la vuelta al calcetín y colócalo con el talón mirando hacia arriba.
2. Cose una W en la parte central del pie y corta el sobrante. Al darle la vuelta al calcetín esta W se convertirá en los pies del muñeco. No tires el trozo que te ha sobrado.
3. Rellena el calcetín y cose la parte de arriba, cortando la parte de la goma. En estos momentos tendrás la parte básica del muñeco, a partir de aquí solo queda añadirle los detalles a tu gusto. Con el sobrante de los pies se pueden coser brazos, y con la goma también sobrante orejas.
Podéis ver gráficos del proceso aquí.
 

Pañales de tela

 

 

 

 

Los pañales de tela son una opción cada vez más extendida. Son bonitos, son ecológicos y son buenos para la piel del bebé. Yo los usé con mi segundo hijo y aunque me imaginaba un trabajo agotador con la colada, una vez adquieres la rutina no supone nada inasumible, incluso teniendo un bebé al que cuidar.

Mis preferidos eran los Fuzzi Bunz, pañales rellenables, lo que quiere decir que se componen de dos piezas: el pañal en si, y el relleno (Fuzzi Bunz los trae de algodón orgánico, pero yo usaba también unos de cáñamo más absorbentes). He visitado la web y he visto que si ya eran bonitos cuando yo los usaba, ahora tienen diseños todavía mejores.

 

Por la noche usaba Popolini, supergorditos y suaves. Se pueden usar con cobertores de plástico, de forro polar o de lana.
 
 
 
Si ahora tuviera que usar de nuevo pañales de tela me gustaría probar los Blueberry nappies, ¡sus diseños me parecen tan bonitos! En verano ni siquiera hace falta poner pantalones o faldas a los bebés.
 

 

Hay otras soluciones mixtas, en que se combinan cobertores lavables con rellenos desechables biodegradables. Pero, evidentemente, no es sostenible traer toneladas de rellenos desechables de países lejanos para tirarlos. Así que, de momento, nos podemos limitar a ver con envidia pañales como estos gdiapers.
 
 
Lo que es seguro es que no fue por el ahorro por lo que me decidí a usar pañales de tela. Con los pañales tan bonitos que hay, es difícil resistirse a comprar más de la cuenta.

El pouch está de moda

 

 

Pouch significa bolsa. Se usa en zoología para referirse al lugar en el que transportan los marsupiales a sus crías, todavía inmaduras. También es un portabebés muy cómodo y fácil de usar. Está tan de moda que incluso podemos verlo en este tipo de imágenes.
(Foto vista en mercadolivre.)
 
El pouch tiene tallas, así que el que use la madre seguramente no servirá para el padre. Quizá por eso, porque no hace falta buscar un diseño unisex que sería inútil, Hotslings ha lanzado una colección para hombre, con modelos para el fin de semana y otros que combinan incluso con la ropa de oficina. Nos encantan también los diseños para mujer; los hay para cada día, orgánicos, de diseño e incluso "de alta costura".
 
 

 

Pintura de dedos casera

Foto Creative Imagen Creative Commons de mollypop.

 

3 partes de agua
1 parte de harina de maíz
Colorante alimenticio
 
Disolver la harina en un vasito con agua fría, hervir el resto del agua y retirar. Verter la mezcla y remover hasta que tome una consistencia espesa, luego añadir el colorante deseado. Dejar enfriar.
 
Con esta sencilla receta podéis tener pintura de dedos casera lista en unos minutos. Enseñadnos el resultado.
 

 

La pequeña oruga glotona

 

Este año es el 40 aniversario de The Very Hungry Caterpillar, el famoso clásico infantil de Eric Carle. Se han organizado múltiples eventos conmemorativos e incluso Google se ha sumado al homenaje, tal como explica sfist:

En España lo ha editado Kókinos, nosotros lo tenemos y a mis niños les encanta. La misma editorial también ha sacado una versión del cuento (Mi propia pequeña oruga glotona) que los niños pueden colorear ellos mismos, y que también ha triunfado en casa.

¿Y qué mejor para celebrar este aniversario que una tarta de cumpleaños? Hemos vista esta realizada por Lyndsay Sung (Coco Cake) en el blog Coco Cake Cupcakes. Nos parece una idea estupenda.

 

Gracias, Cris, por avisarme. Con lo fans que son mis niños de la oruga, ¡y se iban a perder su cumpleaños! ¡Y gracias Lyndsay, por darnos permiso para mostrar la foto de la tarta!

Podéis comprar aquí:

La pequeña oruga glotona. / L’erugueta goluda.

La pequeña oruga glotona (desplegable).

Mi propia pequeña oruga glotona (para colorear).