¡Ah del castillo!

Las camas elevadas proporcionan un espacio adicional de juego o almacenaje que no viene nada mal cuando la habitación no anda sobrada de metros. Pero, además, abren todo un mundo de posibilidades para el juego infantil. Este tipo de camas y sus accesorios suelen ser bastante caros pero… ¿nos atrevemos a montar nuestro propio castillo por poco dinero?
Algunas ideas: esta cama de ikea , unos metros de tela y algo de imaginación pueden dar resultados sorprendentes.
Y, después del castillo, ¿nos animamos con un barco pirata, un palacio, un observatorio espacial o una pecera? Si quieres compartir tus proyectos, envíanos tus fotos.


 

Where The Wild Things Are

 

Este álbum ilustrado, obra de Maurice Sendak, y publicado en España con el título de Donde viven los monstruos (si no lo conoceis, leed la reseña que le hace El perro en la luna), es uno de mis libros preferidos. Cuando me enteré de que estaban haciendo la película tuve sentimientos contradictorios: por un lado, alegría; por el otro, miedo de que estropearan esta bonita historia.
Pero he visto el trailer y ahora la espero con muchísima ilusión, creo que promete, ¿no os parece?
 

  Si os apetece podéis comprar el libro aquí.

Para no caerse
de la cama

 

 

Cuando mi hijo de dos años quiso tener su propia habitación no me atraía la idea de poner una cama convencional: él se movía mucho, se levantaba en sueños y temía que se cayera. Ni siquiera una baranda parecía efectiva. Así que dimos con la solución perfecta: una cama en el suelo. Por experiencia propia – con dos años le entusiasmaba su nueva habitación pero no la idea de quedarse a dormir él solo – puedo dar fe de que era muy cómoda. Tomando la precaución de airear el colchón a diario y mantener el suelo siempre muy limpio es una solución práctica y divertida. A todos los niños que nos visitaban les encantaba la idea: por fin una cama en la que saltar sin peligro y a la que incluso los bebés podían subir sin ayuda. Es buena idea cubrirla con una colcha durante el día para que no se ensucie la ropa de cama porque el uso que se le da a una cama así suele ser intensivo. No conservo fotos de aquella habitación, pero este es un ejemplo muy similar.

Clementina en el bosque

Clementina es como de la familia. Nuestra pequeña hada, imaginada por Elena y hecha realidad por Meisi, tiene su propio cuento, en el que se dispone a descubrir el mundo que hay más allá de su cajita de los tesoros. ¡A nuestros niños les encanta!

Sorteamos dos libros para celebrar nuestro estreno en la red. Haced click abajo en la palabra comentario y anotad tres temas que os gustaría ver publicados en Kireei. La recogida de comentarios acabará el día 19, domingo, y los ganadores, elegidos al azar, serán anunciados el lunes 20 de abril a primera hora. ¡Suerte!

La diferencia está en el detalle

Nos gustan las habitaciones infantiles que poseen pequeños detalles que las personalizan y las llenan de encanto y originalidad. A continuación os mostramos algunas ideas vistas en las house tours del blog de cookie magazine para que os sirvan para inspiraros y animaros a ir añadiendo toques de cosecha propia que conviertan las habitaciones de vuestros niños en lugares únicos.
 
 
Muebles para libros en el suelo, peluches pocos, de tela, y hechos a mano, rincón de lectura.
 
 
Pósters memorables y juguetes antiguos.
 
 
Bloques de letras con sus nombres, estantería bajas para acceder a los libros fácilmente,
alfombras coloridas.
 
 
Rincón con mesa y sillas, sus dibujos expuestos de manera original.
 
 
Móviles originales, guirnaldas coloridas.
 
 
Más guirnaldas, a poder ser hechas a mano; paredes con murales.
 
 
Camas diferentes y divertidas.
 
 
Algún mueble y juguetes antiguos.
                                                                                           

Área de juego

Al decorar una casa en la que van a vivir niños, uno de los aspectos más importantes es planificar el área de juego. Hay quien la sitúa en la habitación infantil, también puede ubicarse en el salón o en la cocina o en cualquiera que sea el espacio en el que la familia pasa el tiempo libre. Nos ha gustado este ambiente porque en él todo está al alcance del niño, incluso las baldas se han colocado bajas para permitir la total autonomía a la hora de alcanzar los libros y los juguetes. También nos ha llamado la atención que el mueble para el almacenaje no sea un diseño específicamente infantil. Puede ser una manera de sacar más rendimiento al mueble y seguir usándolo cuando el niño crezca pero nos gusta pensar que también puede ser un indicio de que este rincón es parte de la dinámica general de la casa y no solo un bonito rincón infantil del que no pueden salir los juguetes y, ¡sobre todo!, las pinturas.