Kiwi y chocolate

 

Naranja y chocolate, menta y chocolate, incluso plátano y chocolate, como ya vimos aquí, son combinaciones que ya conozco y me encantan. Pero, ¿qué tal sabrán estos polos de kiwi y chocolate de Cathy Shambley ? Habrá que probarlo…

 

 

 

Galette de higos con queso feta

 

 

Estamos en temporada de higos pero hay que darse prisa pues es bien breve. Si compráis muchos y no los consumís todos en crudo, podéis preparar un postre como esta galette o torta rústica que tiene muy poca complicación. La masa se hace con harina, azúcar, mantequilla y agua bien fría, es decir, una pasta brisa (sin huevo).  Si no os apetece hacerla en casa siempre podéis comprarla hecha, aunque os recomiendo la casera, los ingredientes son de los que siempre tenemos en la despensa y podréis hacer este postre sin salir a comprar nada.

Esta que veis la hice en casa y por primera vez, además probé a hacerla mitad harina blanca mitad harina integral para ver qué tal resultaba. A mi me gustó, aunque la próxima vez la extenderé mejor con el rulo de madera porque me quedaron zonas muy gruesas que no se cocieron bien del todo. Una cosa es hacerla rústica y otra no pode hincarle el diente a algunos trozos. Otra buena idea que pondré en práctica la próxima vez es hacerlas más pequeñas, individuales, para poder trabajar la masa con más facilidad.

El relleno son higos y queso feta, pero esta torta se adapta a casi cualquier otra fruta y acompañamiento. Yo la pienso probar pronto con manzanas y mermelada, por ejemplo.  

 

 

 

 

 

Ingredientes:

200 grs de harina

100 grs de mantequilla

2 cucharaditas de azúcar 

4-6 cucharadas de agua bien fría

6-8 higos

125 g. de queso fetta

 

Proceso:

Empezamos haciendo la masa. Mezclad en un bol la harina y el azúcar y añadid la mantequilla cortada a daditos pequeños. Trabajad esta mezcla con las manos (o bien con una amasadora eléctrica durante pocos segundos) hasta que se haya unido la harina con la mantequilla formando pequeños grumos. A continuación agregad el agua y mezclad hasta conseguir una bola ya más uniforme. Rectificad de agua y harina según la veáis demasiado líquida o dura. Se extiende con el rodillo para preparar la base (o bases, si se quieren hacer más pequeñas), se tapa con film y se mete en la nevera de media a una hora para refrescar.

Ya solo nos queda preparar la galette con su relleno. Primero ponemos el queso desmigado por toda la superficie de la masa, después los higos partidos en cuartos y para acabar se tapa de manera irregular con cuidado para que no se rompa la masa al estirarla por encima, como si de una manta se tratara.

Se le pasa un poco de mantequilla fundida o huevo con una brocha de cocina para que salga doradita si se desea y al horno 45-50 minutos a 180 grados, o hasta que se vea dorada y la fruta empiece a verse caramelizada y con sus jugos burbujeando.

 

 

Mousse de queso para La vuelta al mundo

 

Ni os imagináis lo fácil que es de hacer este postre, no voy a poner ni receta porque lo único que hay que hacer es montar nata, endulzarla, añadir queso fresco bien triturado con el tenedor y mezclar bien para que se incorpore el sabor del queso en la nata. Esa será la base del postre. A partir de ahí, lo que os parezca, the sky is the limit. Yo le he puesto chocolate fundido en la base, frutos secos por encima y un poco de chocolate rallado para decorar, pero podéis adaptarlo a vuestros gustos perfectamente.

 

Con este copa de fiesta quiero felicitar a Jackie Rueda y su grupo flickr La vuelta al mundo por su segundo aniversario. Ya hemos hablado de este maravilloso grupo de aficcionados a la fotografía aquí, un grupo del que formamos parte. Con La vuelta al mundo hemos aprendido, disfrutado y conocido a gente encantadora, no es de extrañar que venga de la mano de Jackie. Lleva dos años funcionando ya, y desde Kireei le deseamos un largo viaje, que siga llegando a todos los rincones y que siga fomentando el mirar alrededor para VER.

  

 

  

  

Tarta de chocolate

 

 

A homemade life es el último libro de cocina que me he comprado. Cuando vi que era de Molly Wizenberg, del blog Orangette, no dudé un segundo. Además de mi aficción por los libros de recetas en general, me encantan los que las entralazan con historias cotidianas, con pedazos de vida. Por eso también me gustan tanto los blogs de cocina, porque estan repletos de vivencias alrededor de la comida. El libro de Molly es un relato sincero de su amor por la cocina, por la familia, y todo lo que se cuece cuando hay una cocina y gente que se quiere frente a los fogones.

Esta tarta de chocolate la llama winning hearts and minds cake, según dice es la tarta que ha usado siempre para las ocasiones especiales en las que quería impresionar a alguien, es una tarta para ganarse el corazón de quien te acompañe. La hizo, como cuenta en su libro, cuando conoció a su futuro marido, y para su boda también, por algo será.

Nosotros la hicimos en la celebración del primer aniversario de Kireei, hace poco, un día muy especial en el que nos juntamos, además, para grabar un video que os mostraremos muy pronto y del que estamos muy orgullosos. Aparte de lo buena que está es superfácil de hacer, lo tiene todo. La he hecho con un molde en forma de corazón porque le iba como anillo al dedo a su nombre y porque, para señalar nuestro aniversario, me apetecía que esta tarta simbolizara el cariño que le ponemos a Kireei y el que nos llega del otro lado. 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

200 grs de chocolate negro

200 grs de mantequilla sin sal

1 taza de azúcar

5 huevos

1 cucharada de harina

Proceso:

Se enciende el horno para precalentarlo a 190 grados y se unta con mantequilla un recipiente para tartas.

En un bol ponemos la mantequilla y el chocolate a trocitos para fundir las dos cosas al microondas o al baño María. Si lo fundís al microondas hacedlo en intervalos de 30 segundos, sacándolo y removiendo hasta que veáis que ya se ha fundido, es muy fácil pasarse y quemar la mezcla, cuidado con eso.

A continuación se incorpora el azúcar, removiendo bien, después los huevos uno a uno y se mezcla otra vez y se acaba la mezcla incorporando la cucharada de harina y mezclando de nuevo.

Se vierte la mezcla en el recipiente y se hornea durante unos 25 minutos hasta que la parte de arriba se ve ya agrietada ligeramente y los bordes se hayan hinchado.

 

Naranja y chocolate

 

Recientemente nos pusimos a fotografiar chocolate en uno de los grupos flickr en los que participo, el surgido del primer Atelier de Jackie, lleno de gente maravillosa y con mucho talento. Mi foto fue esta que veis a continuación, naranja y chocolate, una combinación deliciosa.

 

 

Se me ocurrió hacer un postre con estos dos ingredientes, y quería algo que fuera rápido, sencillo (como suelen ser todas las propuestas que os muestro) pero con un toque de sofisticación que pudiera convertirlo en un postre de fiesta, de invitados, de lucirse. Aquí está el invento, lleva chocolate, queso y naranja. Todavía no le he puesto nombre, ¿me ayudáis? Probadlo, está de cine, para repetir.

 

 

 

 

Ingredientes para 6 raciones:

Una terrina de 125 grs de queso tipo Philadelphia

50 grs de azúcar

Medio litro de leche

3 cucharadas de cacao en polvo (del que se usa para hacer chocolate caliente espeso)

100 grs de chocolate para fundir

3 láminas de gelatina

1 vaso grande de zumo de naranja

ralladura de naranja

 

Proceso:

Por una parte se prepara la primera capa, la de chocolate, poniendo a hervir la leche y añadiendo el chocolate en polvo hasta que espese. Cuando lo haya hecho se apaga el fuego y se añade el chocolate para fundir removiendo constantemente hasta que se funda, y al final se espolvorea con un poco de ralladura de naranja. Se vierte un par de dedos de esta mezcla en cada flanera y se meten en la nevera para que se enfríe en chocolate, quedará después como una especie de natilla.

Mientras se enfría esta capa, se prepara la siguiente. Mezclamos el queso con el azúcar con la batidora. En un bol ponemos agua fría y metemos las láminas de gelatina unos minutos, hasta que se ablanden. Calentamos en un cacito el zumo de naranja durante un par de minutos y retiramos. Al zumo le agregamos la gelatina que ha estado ablandando y todo lo metemos en el vaso de la batidora junto con el queso y el azúcar, batimos unos segundos y lo vertemos en las flaneras para formar la segunda capa. Guardamos en la nevera hasta que esté sólido.

Como decoración tenéis varias posibilidades: una rodaja de naranja glaseada (poned la naranja en una sartén unos minutos con agua y azúcar), o pepitas de chocolate, o incluso una tercera opción que se me ocurrió luego que sería unas cucharaditas de mermelada de naranja si preferís que predomine ese sabor.

Ya me contaréis.

 

 

 

Galletas de canela

 

¡Por fin he hecho mis primeras galletas! No comprendo como aún tenía esta asignatura pendiente, con los años que llevo cocinando (una ya tiene una edad). Es de esas cosas que siempre tienes en la cabeza y nunca ves el momento de ponerte. Y no podría haber empezado mejor, con una receta de galletas sen-ci-llí-si-ma, adaptación de esta. Estoy contenta además porque, también por fin, me meto "en harina" con el tema fotografía, uno de mis propósitos de este año. Estoy haciendo L’Atelier de Jackie Rueda, disfrutando de lo que se hace por devoción y no por obligación y enamorándome, aún más, de este maravilloso arte. Jackie, ¡tú tienes la culpa!

Y como no hay dos sin tres, también por fin, revisito Alicia en el país de las maravillas. Después de la preciosa reseña que escribió Elena me quedé con las ganas de volver a leer Alicia y esta vez por placer y no por asignación académica. Compré la versión anotada, una joya hecha libro, y empecé a leerla el fin de semana pasado, junto con un chocolate caliente para estrenar la taza Alicia de Shinzi Katoh que tenemos en la tienda, mejor imposible.

 

shinzi katoh, alicia, galletas de canela

galletas de canela

alicia en el pais de las maravillas

 

Ingredientes:

200 grs de mantequilla sin sal

150 grs de azúcar

250 grs de harina

4 cucharadas grandes de canela

 

Proceso:

Se deja la mantequilla a temperatura ambiente durante un rato y se mezcla con el azúcar, a continuación se agrega la harina y se mezcla todo (con las manos mejor) hasta que consigáis una masa bastante compacta (apretadla bien). A partir de ahí se trata de ir haciendo bolas, aplastarlas un poquito para darle la forma de galleta y ponerlas sobre la bandeja del horno. Hornead durante 15 minutos a 180 grados y listo.