Concurso de pasteles Threadless

>

 

Los pasteles creativos son siempre sorprendentes, ¿verdad?. Me maravillan los diminutos detalles que pueden llegar a tener y la originalidad en la composición. A continuación podéis ver los ganadores del concurso organizado por una de las tiendas de camisetas online con más presencia en la red, Threadless. Se propuso a los participantes realizar pasteles a partir de diseños de camisetas que se vendían en la tienda (¡original idea!), y estos fueron los resultados:

 

                                                 Primer premio: Noah Express 

 

 

Segundo premio: Bird migration 

 

Tercer premio: The red

 

Cuarto premio: you are the best. 

 

Quinto premio: flowing inspiration. 

 

Aquí podéis ver la galería de participantes.

 

Panna cotta

>

Este es uno de los postres más fáciles de hacer que existen. Eso sí, hay que prepararlo la víspera. Panna cota significa nata cocida en italiano y, en realidad, hay poco más. Sorprende que algo tan simple esté tan delicioso. Yo lo conocí en un restaurante italiano al que iba a comer con mis compañeros de trabajo. A mitad de jornada laboral ya se me estaba haciendo la boca agua pensando en el postre.

Ingredientes:

400 ml de nata

200 ml de leche

100 grs de azúcar

20 grs de gelatina neutra en láminas o agar agar

Mermelada, sirope o coulis de frutos rojos

 

Se hierve la nata, la leche y el azúcar durante unos minutos. Aparte, se mete la gelatina en agua fría unos minutos también. Cuando la gelatina esté blanda se agrega a la nata. A continuación hay que removerlo, y verterlo en un recipiente redondo o en flaneras individuales. Se deja enfriar y se mete en la nevera durante 24 horas. Al día siguiente se desmolda y se decora con mermelada de frutos rojos. Yo me he decantado por una de cereza que vi en el herbolario y me llamó la antención por ser un sabor que no había probado todavía. Probad a hacerlo, seguro que repetiréis.

 

 

Estas flaneras tienen más de treinta años, ¿se nota? La tabla con el gatito la compré en Londres hace veinte, es de las pocas cosas que he guardado a lo largo del tiempo, ojalá hubiera guardado más.

 

 

 

Tarta de queso y melocotón

>

 

Recetas de tarta de queso hay muchas; por eso me he decidido a darle un toque distinto a la mía. Como estamos en época de melocotones y siempre hay cantidad en casa he pensado utilizar esta deliciosa y aromática fruta para darle un toque extra de sabor. Aquí veis el resultado, y de sabor ni os cuento para no haceros la boca agua. Además se realiza toda en crudo, lo mejor para el verano, alejarse del horno durante un tiempo.

 

Estos son los ingredientes que he usado:

2 paquetes de galletas corrientes.
2 terrinas de mascarpone (podéis usar otro queso fresco de vuestra elección).
1 kilo de melocotones (o un bote grande de melocotones en almíbar).
Media terrina de mantequilla.
1 cucharada de copos de agar agar para espesar.

2 vasos de agua.
2 cucharadas de azúcar.

Triturad las galletas y mezcladlas con la mantequilla (dejadla templar fuera de la nevera previamente). Poned esta base en el fondo del recipiente para tartas y meted en la nevera para que se endurezca. Triturad la fruta y juntadla con el queso, mezclad bien para que se incorporen ambos sabores y agregad el azúcar. Aparte, disolved el agar agar o, en su defecto, placas de gelatina en dos vasos de agua caliente y añadídlo a la mezcla de queso con melocotón. De esta manera la tarta adquiere una buena consistencia. Vertedlo sobre la fuente con la galleta y dejad en la nevera hasta que se espese (si queréis metedla en el congelador para acelerar este proceso pero no dejéis que se congele).
 

 

 

 

Hacer helado casero

 
Si me dieran a elegir qué comida me llevaría a una isla desierta, escogería el helado. Me gusta en todas sus formas, sabores y colores. Aquí os dejo algunas ideas y trucos caseros para hacer helado sin máquina, para aquellos que, como yo, en estos momentos no dispongáis de espacio en la cocina para el práctico artilugio. Ahora que apetecen tanto (aunque el resto del año también), es una buena idea para el fin de semana, para meterse en la cocina con los niños a divertirse haciendo helados y, sobre todo, comiéndoselos después.
 
 
 
Helado de fruta: La fruta que elijáis se ha de congelar previamente. Para realizar el helado sacáis la fruta, la cortáis a dados, la metéis en la batidora de vaso de cristal y trituráis. A continuación añadid nata y seguid triturando, un poco de azúcar y listo. Metedlo un rato en el congelador para conseguir un poco más de consistencia. Este delicia tiene la textura de helado derritiéndose.
 
Helado de chocolate: Hervid leche y añadidle unos trozos de chocolate hasta que se derritan o, en su defecto, cacao en polvo de desayuno. Batid tres yemas e id añadiendo la leche con chocolate poco a poco para que no se corten, y un poco de azúcar. Dejad al fuego al baño maría unos minutos para que se cocine el huevo y se espese. Apagad, dejad enfriar y meted en el congelador. A partir de ahí, hace falta pincharlo cada 45 minutos para romper los cristales de congelación y conseguir la textura de helado. Si queréis tropezones añadidle pepitas o láminas de chocolate.
 
Helado agitado: He visto esta técnica en videojug y me ha parecido un experimento divertido para hacerlo con niños. Se necesita una bolsa de plástico pequeña y una grande. La grande se llena de cubitos de hielo y un par de cucharadas de sal. La bolsa pequeña se llena de leche, azúcar y el ingrediente extra que se desee (chocolate, fresa, vainilla), se cierra y se coloca dentro de la bolsa grande. A continuación se agitan las bolsas durante 5 minutos y ¡voilà!, dentro de la bolsa pequeña se habrá formado un rico helado. Se puede hacer también en un bol como véis en el video. Haced la prueba con pocas cantidades, para que no pese demasiado y lo puedan agitar los niños, y también para no estropear demasiados ingredientes si no os gusta el resultado. Contádmelo, por favor, que yo aún no lo he probado.
 


Sweet: How To Make Ice Cream In 5 Minutes

Tiramisu

 
 
 
 
 
 
 
Este es el postre que más preparo, tanto en casa como fuera. En casa de los demás, cuando nos juntamos, muchas veces me llevo los ingredientes y lo preparo allí en un momento porque es sencillísimo y no requiere cocción.
 
Para 6 personas:
Una tarrina de mascarpone
Un paquete de bizcochos de soletilla o lenguas de gato
1 taza grande de café recien hecho y enfriado
2 cucharadas grandes de azúcar
4 huevos
Unas gotas de licor (opcional)
Cacao en polvo
 
Se blanquean las yemas con el azucar (consiste en remover las yemas junto con el azúcar con fuerza, para que se obtenga una textura cremosa).
Se añade el mascarpone y se mezcla todo.
Se montan las claras a punto de nieve y se agrega a la mezcla con cuidado, se remueve hasta conseguir una textura homogenea.
Se mojan los bizcochos en el café al que se le han añadido unas gotas de licor si se desea y se monta el plato en una fuente honda colocando capas de bizcochos intercaladas con la mezcla. Al final se agrega cacao espolvoreado por encima y se mete en la nevera (medio día) o congelador (una media hora), y a disfrutar de este popular postre italiano increíblemente delicioso. Siempre queda bien.

 

Foto Creative Commons de boo_licious.

Brownies

 
 
Ingredientes: 
1¼ tazas de harina
½ cucharadita de sal
¾ cucharadita de levadura
una tableta pequeña de chocolate puro, picadito
12 cucharadas de mantequilla
2¼ tazas de azúcar
4 huevos
1 cucharada de extracto de vainilla
 
 
1. Mezclar la harina la sal y la levadura en un recipiente y dejar a un lado.
2. Derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría o al microondas (45 segundos, remover y 30 segundos más). Cuando la mezcla esté cremosa sacar del fuego y añadir el azúcar primero y los huevos después (uno a uno). Añadir la vainilla y acabar incorporando la mezcla de harina poco a poco. Remover hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa.
3. Verter la mezcla en recipiente pastelero y formar una capa uniforme con la espátula. Hornear hasta que al introducir un palillo salga casi seco, normalmente 30 minutos a 200 grados. Dejar enfriar durante unas dos horas, sacar del recipiente y cortar a cuadritos.