Botellas pintadas por dentro

>

 

 

Una vez más, el estilo y sencillez de los crafts de Martha Stewart. Ahora se trata de darle nueva vida a sencillas botellas que tengamos por casa o quizás algunas otras de las que podemos encontrar en mercadillos.

En este caso mezclamos pintura esmalte blanca con diferentes cantidades de tinte verde para conseguir las diferentes tonalidades de la misma gama. Hay que echarla e ir girando la botella para conseguir que la pintura llegue a cubrir todo el interior del cristal. La dejamos secar boca abajo 48 horas, sobre unas toallas de papel, eliminando el exceso que va cayendo durante las primeras horas.

¡El efecto es precioso!

 

 

                                                              

De cartón de leche a camión

>

En las escuelas infantiles en Japón se celebra una vez al año lo que ellos llaman omiseyasan gokko, que viene a ser un taller del juego, donde los más mayores realizan manualidades diversas para regalar a los más pequeños.
Aquí os muestro lo que realizaron los hijos de origami mommy, unos camiones con cartones de leche. Seguid el enlace para ver las fotos del proceso.
  

 

 

Posavasos de tela

>

Si os acabáis de comprar una máquina de coser y queréis empezar a hacer pinitos, estos bonitos posavasos son vuestro proyecto, al menos yo pienso hacerlos cuando por fin me decida a meterle mano a la costura.
Los hemos visto en makeitandloveit, y son ideales para deshacerse de retales. Necesitaréis varios cuadrados de tela, un relleno para darle grosor, por ejemplo tela de forro polar, y fliselina (el material que se adhiere al planchar).
Se cosen los dos cuadrados de tela, del revés, dejando un lado abierto, se pega el material de relleno planchando la fliselina, que se coloca en el centro. A partir de ahí sólo queda darle la vuelta a todo y cerrar la abertura que habíamos dejado por coser. No es lo mismo beberse el café en cualquier taza, ni tampoco posarla sobre cualquier sitio.
 

 

 

Un mundo secreto bajo la mesa

>

A todos nos gusta escaparnos a un lugar especial de vez en cuando, un sitio acogedor, secreto, nuestro. Para los niños esos lugares pueden estar tan cerca como debajo de la mesa. Esta es la idea que tuvo Jennifer de gardenymph, madre de tres niños, durante un fin de semana largo que pasaron en casa, uno de esos momentos en que hay tiempo para preparar algo especial, para disfrutar largo y tendido.
Aquí veis el resultado, aunque si os pasáis por el blog podréis ver más fotos. Me encanta el ambiente que se ha creado con algo tan simple como unas sábanas, mantas, cojines, farolillos, muñecos, libros. Un lugar mágico donde disfrutar de la ficción, del juego, de la imaginación. Tan cerca… tan lejos.

 

 

 

 

Nuevos usos para una rama

>

Me han llamado la atención estos tres proyectos para reciclar una rama y convertirla en un decorativo y práctico joyero, un perchero auxiliar y una original barra de cortina. No es cuestión de salir al monte a cortar ramas pero algunas veces las podemos encontrar ya caídas, en un paseo por el campo, y por qué no aprovecharlas. Con estas tres ideas se consigue, por una parte, reciclar lo que ya no tiene uso y, por otra, incorporar en casa elementos originales, que no hayan sido adquiridos de forma tradicional. Ahora que digo tradicional, se me ocurre que esta palabra sea, en realidad, más adecuada para referirse a estos proyectos. La innovación y originalidad con frecuencia beben de la fuente de la tradición, sólo hay que pensar en ser prácticos y aprovechar lo que ya tenemos, como se hacía en otros tiempos.

 

Visto en centsationalgirl.

 

 

Las dos imágenes vistas en re-nest.

 

Vestidos hechos con camisetas

>

Hace un tiempo os mostramos un proyecto para reutilizar viejas camisetas a las que les tenemos cariño y nos da pena tirar, y he aquí otra idea del mismo estilo. La hemos visto en adventuresinbabywearing. Steph, madre de dos niños y una niña, nos enseña cómo ha transformado sus camisetas preferidas en lindos vestidos para Ivy. Como ella misma cuenta, le cuesta deshacerse de ropa que tiene algún significado para ella: un camiseta comprada en un viaje, un regalo especial, una que tenga un bonito diseño… Pensó en una amiga que confecciona vestidos a partir de fundas de almohadas (otro proyecto interesante) y le envió sus camisetas para que se las transformara en vestiditos. Aquí tenéis el resultado, no parece nada complicado: