Libros de tela

 

No es la primera vez que os mostramos un libro de tela hecho en casa (en inglés, quiet book). Aquí tenéis una selección de estos pequeños (pero inmensos) proyectos dignos de guardar para toda la vida. Puedo imaginar este libro pasando de generación en generación, de niño a niño, como un tesoro familiar, seguid el enlace a Empty bobbin para ver todos los detalles que tiene esta maravilla.

 

Y aquí tenéis otro maravilloso ejemplo de lo que os decía. Un libro con multitud de caras distintas (que corresponden a los miembros de la familia del niño) de Little mr moo. Nunca dejarán de sorprenderme tanta creatividad y cariño al hacer cosas a mano.

 

 

Como tejer un colgante

 

Si tenéis niños y niñas con edad para poder manejar una aguja (de las gordas) esta es su actividad de verano. Skip to my lou nos enseña como hacer un mini tejido con hilos de colores y convertirlo en colgante. Si les gusta pueden incluso montar su primer stand y venderlos a familia y conocidos. Un dinerito de bolsillo que les vendrá muy bien y una mini experiencia emprendedora que también.

 

 

Posters hechos con patatas y pintura

Jordan, de Oh Happy Day se ha mudado temporalmente a París, y no quiere hacer grandes gastos en decoración y arte. Por eso, una vez más ingenio y creatividad se aliaron con ella para realizar estos posters hechos con sellos de patata. ¿No son encantadores? seguid el enlace para ver cómo se hicieron.

 

Cojín en tonos azules

 

Show Tell Share nos trae una idea de costura fácil: si no dominamos el tema de la máquina de coser es cuestión de echarle valor, el trazo es libre así que no hay preocupaciones por ese lado. Se trata de conseguir un bonito efecto con la gama de colores que escojamos. Ella nos cuenta que vió algo similar en una tienda y al llegar a casa se animó a intentarlo por su cuenta. ¡Me encanta oir estas historias!

 


Cisne de papel

 

Como si se tratara de una construcción modular, que puede servir para poner lápices, por ejemplo, este cisne de la abuela que hace Serene Teresa Soh de Whimsy Beams es un ejercicio que ha de contar con un poco de paciencia, aunque por otro lado no es difícil. Se trata de repetir un patrón, unos pequeños conos de papiroflexia que encajan una y otra vez. Aquí tenéis la primera parte y la segunda parte del tutorial.

 

 

 

Archivador de recuerdos

 

Esta idea de Blue moss es justo lo que necesito para archivar postales, tarjetitas, notas manuscritas, cintas, recuerdos, alguna foto suelta y todas esas cosas que tienen una carga sentimental y un significado pero que acaban desperdigadas en varios sitios. Me ha gustado mucho. Ahora solo me falta encontrar un archivador de este tipo.