Iniciación al patchwork

 

 

>

Hace tiempo que tengo ganas de emprender un pequeño proyecto de patchwork, pero ¿por dónde empezar?, ¿qué materiales necesito?, ¿cual es la técnica de costura que se requiere?, ¿qué tipo de telas?. Pienso que a muchos de vosotros también os debe haber picado la curiosidad por esta linda aficción, por eso hemos invitado a Marian, de Patch Marian para despejarnos todas estas dudas de principiante y ella, no conforme con echarnos un cable, ha cosido un miniquilt infantil exclusivamente para mostrárnoslo a través de un detallado tutorial. Gracias Marian, se que has estado muy ocupada y por eso tienes doble mérito, no se cómo expresarte mi admiración ante esta pequeña joya.

A continuación doy paso a Marian… 

 

Realización de un mini quilt

Antes de enseñaros la realización de este mini quilt, quisiera explicaros que es el patchwork y resumir su historia.

Parece una técnica de costura muy novedosa o incluso moderna, pero realmente se trata de un arte muy antiguo, que llegó a Estados Unidos, entre los siglos XVII y XVIII, gracias a los inmigrantes Europeos.

Patchwork es un vocablo anglosajón, que significa trabajo de retales, que se unen formando dibujos y que posteriormente se acolchan.
En España también se ha hecho patchwork desde tiempos muy antiguos, pero aquí se le conoce como “almazuelas”. Las ropas que se utilizan son básicamente 100% algodón.
Hoy en día existen infinidad de diseños de ropas para realizar este tipo de trabajos que encontramos en tiendas especializadas.
Los quilts se dividen en tres partes: el top (parte superior del quilt, realizada en varias piezas), boata (que colocamos en medio del trabajo) y la ropa inferior. Las tres partes las uniremos con un acolchado a mano o máquina.

 


Materiales que vamos a necesitar:


Retales de ropas de varios colores, tijeras para papel y otras para ropa, lápiz, dedal, hilo, agujas, alfileres, regla, descosedor, cutter redondo, papel freezer, papel Heatnbon, unas hebras de lana y pequeños botones.

 

 

- Cortamos la ropa que hemos escogido como fondo.

- Colocamos por el derecho de la ropa de fondo, la ropa que hará de tierra que previamente habremos dibujado por el derecho una curva, simulando un pequeño monte, que fijaremos con alfileres.

- Pasamos un pequeño hilván por la línea que hemos dibujado, haciendo un pequeño dobladillo.

- Cosemos la ropa marrón con un punto escondido y retiramos el hilván.

 

         

 

- Calcamos los patrones de la muñeca y el perrito, en papel freezer.

- Colocamos las piezas, que hemos cortado justo por el borde del patrón, en el derecho de cada ropa que hemos seleccionado , y planchamos para que queden fijadas provisionalmente. Reseguimos con el lápiz de punta bien fina y cortamos medio centímetro por fuera de la línea trazada. Una vez cortadas, se retira el papel freezer. Los trocitos de ropa que sobran después de cortar las piezas, se guardan para aprovecharlas para futuros trabajos. En patchwork todo se aprovecha.
- Pasaremos un hilván en todas las piezas, doblándolas hacia adentro por la línea trazada, y presentaremos en la ropa de fondo, fijándolas provisionalmente con alfileres. Esta forma de coser las piezas se llama aplicación con punto escondido.

- Coseremos todas las piezas, una a una, con un punto escondido, y retiramos el hilo del hilván. Decoraremos el perrito con un pequeño botón, que simula el collar, y un pequeño pespunte alrededor del cuello. Para la muñeca, trenzaremos unas hebras de lana que coseremos simulando el pelo y decoraremos con unos botoncitos en las puntas de cada trenza.

 

             

 

 

 

 

- Utilizando el cutter, cortaremos dos tiras de medidas idénticas que colocaremos, una a cada lado del top, encarando derecho con derecho y cosiendo a medio centímetro del borde.Una vez cosidas, coseremos las tiras superiores e inferiores. Y después cuatro tiras más, con ropa de otro color y más ancha. Planchamos bien.

                  

 

 

 

 

- Prepararemos el trabajo sobreponiendo las tres capas de ropa. Arriba el top, en medio la boata y abajo la ropa que quedará por el reverso del trabajo. Colocar según la foto.

 

 

- Fijaremos provisionalmente con alfileres. Con hilo pasaremos un hilván, comenzando desde el centro del top, hacia fuera, de manera que queden varias lineas de hilván. Retiramos los alfileres.

- Dibujaremos con un lápiz de punta fina un dibujo en el fondo del trabajo, que nos servirá como plantilla para acolchar. Para acolchar utilizaremos una aguja de tamaño reducido y con hilo especial para acolchar, con puntadas del mismo tamaño. Tambien podemos acolchar alrededor de todas las tiras que hemos cosido.

 

 

 

- Coseremos unas pequeñas aplicaciones, unos corazones y unos huesitos, con otra técnica, utilizando papel Heatnbond, que es un papel que engancha por las dos caras. Para ello, dibujaremos las aplicaciones directamente en el papel, por la cara lisa y recortamos justo por la línea dibujada.

- Colocaremos las piezas recortadas en papel Heatnbond por la parte trasera de la ropa seleccionada, y las fijaremos pasando por encima la plancha caliente. Recortamos justo por el borde del papel. Una vez cortadas, separamos el papel, y colocaremos directamente en la zona deseada del quilt, por el lado que se pega y volvemos a planchar. Ahora quedan las piezas enganchadas al trabajo.
Coseremos un pequeño festón alrededor de la pieza.

 

          
 

- Ya tenemos el quilt a punto para colocar una tira en todo el borde, que coseremos como las otras tiras con la diferencia que ésta será una única tira que dará la vuelta a todo el trabajo, y que, con la parte que queda en el exterior, coseremos por la parte trasera para dejarlo acabado del todo. 

 

 

 

              – Trabajo acabado, con primeros planos de los detalles.

 

 

(nota: el diseño de las figuras de la muñeca y el perro, pertenece al libro japonés Shinnie’s quilt Child’s talk).
 

 

 

 

Muñecos de cuento de Fem Manuals

Otra vez os enseñamos una de las estupendas manualidades que hace Cristina Moreno con sus alumnos en su clase mágica. Esta vez se trata de personajes de cuento hechos con tapones de corcho. A mi me han parecido absolutamente adorables. Qué detalles, qué expresiones…

En primer lugar, los tres cerditos, que Cristina acompaña de la versión del cuento de James Finn Garner extraído de “Cuentos para niños y niñas políticamente correctos“. Si no tenéis este libro, ya estáis corriendo a comprarlo, ¡es genial! Está editado en castellano por Circe y en catalán por Quaderns Crema.

 

Atención, que hay cuatro cerditos. En realidad, la cuarta es una cerdita. Y el lobo es terrorífico.

 

También han hecho Blancanieves, con texto de Luis Fernando Verissimo.

 

El príncipe es un tapón, nunca mejor dicho.

 

Los enanitos son mis preferidos. Creo que son los mejores enanos que he visto nunca.

 

El leñador es auténtico, y la malvada madrastra está que trina.

 

Aquí están todos los personajes, incluyendo la madrastra disfrazada de anciana (estilo bruja). Este cuento ha sido sin duda el más trabajoso, con tantas caracterizaciones.

 

Y no podía faltar Caperucita Roja, con un cuento de Gianni Rodari tomado de sus extraordinarios “Cuentos por teléfono“.

 

La cestita es muy mona.

 

La troupe al completo. ¡Hay que felicitar a los artistas!

 

Broches de fieltro

Una buen día mi hija (cómo viene su generación, ¡sólo tiene 13 años!) me enseñó una tienda Etsy que cambió mi idea y mi percepción del fieltro. Es la tienda de Lupin y estos son unos ejemplos de lo que me dejó tan impactada. Absolutamente lindísimo:

 

 

Realmente esto me abría las puertas a un sinfín de ideas de collages, mezclas de tela… Pero claro, ¡yo no había inventado nada! Por ejemplo, el blog de Yo missmita me demostró que a ella ya se le habia ocurrido antes. ¿No son monísimos?

 


¡Ah!, pero cuando encontré estos otros broches de aguja, tan estilosos ellos… Qué delicia, ¿verdad? Son de Broches sin reproches.

 

 


Asi que yo también quise hacer mi aportación a los regalos de cumpleaños familiares. Estos dos que vienen a continuación son los que hice yo, muy influida por esos preciosos ejemplos que os acabo de enseñar hace un momento:

 

 

No dejéis de visitar las tiendas y blogs de LupinYo mismita y Broches sin reproches, seguro que os gustarán tanto como a mi.

 

Un sobre para las agujas

Este proyecto es de los que yo llamo "hecho con cariño". Se necesita mucha devoción para dedicarle unas horas, en esta época tan huérfana de tiempo, a coser una funda tan especial para algo tan mundano como unas agujas de coser, y más cuando se trata de algo que se puede guardar sin complicación en el estuche donde se compran.

Lo realiza skebba y, como véis en las imágenes, además de bonito es una idea de lo más original: una carta con sello incluido. Seguid el enlace para ver todos los pasos de este entrañable proyecto.

 

 

 

 

 

 

Sellos con tapones

Hace unos meses os hablamos de los sellos de goma y os mostramos distintas posibilidades aquí. En the long thread hemos visto esta otra manera de estampar dibujos que reutiliza tapones y bandejas de poliestireno. Cuenta Ellen que pasó una tarde divertida con sus hijos de esta manera tan curiosa (¡qué poquito se necesita a veces!). El más pequeño, de cuatro años, quiere volver a repetir una y otra vez.

El proceso es el siguiente:

Se cortan círculos de espuma en la medida de los tapones. Los niños dibujan sus propias creaciones y un niño mayor o un adulto realiza los surcos con un objeto punzante. Si hacéis palabras tened en cuenta que hay que dibujarlas en "negativo" o como si lo vieramos en un espejo, para que al estamparlo salga al derecho. Al final se pegan los círculos a los tapones y listo. El único material que hay que comprar es el tampón de tinta.

 

 

Cortar una foto en cuatro

Si soléis colgar fotos por las paredes de la casa, esta idea os gustará. La hemos visto en homeworkshop y consiste en imprimir la imagen escogida en tamaño grande, cortarla en cuatro y enmarcar. De esta manera un plano general se convierte en cuatro puntos de vista distintos y una composición de lo más decorativa.

 

 

 

 

 

Podéis hacer pruebas imprimiendo en papel primero.