Siempre falta un calcetín

El fenómeno del calcetín perdido es común en todas las casas, ¿verdad? Siempre me pregunto adonde irán a parar todos esos calcetines que nunca encontramos, es algo digno de Expediente X.

Y hablando de fenómenos paranormales, hemos visto en bodenusa a estos tres dignos candidatos a película de extraterrestres. Mirad que sencillo es convertir un calcetín desparejado en estos simpáticos muñecos.
1. Dale la vuelta al calcetín y colócalo con el talón mirando hacia arriba.
2. Cose una W en la parte central del pie y corta el sobrante. Al darle la vuelta al calcetín esta W se convertirá en los pies del muñeco. No tires el trozo que te ha sobrado.
3. Rellena el calcetín y cose la parte de arriba, cortando la parte de la goma. En estos momentos tendrás la parte básica del muñeco, a partir de aquí solo queda añadirle los detalles a tu gusto. Con el sobrante de los pies se pueden coser brazos, y con la goma también sobrante orejas.
Podéis ver gráficos del proceso aquí.
 

Calendario perpetuo

 

Este es un proyecto ideal para los amantes de la fotografía. Consiste en tomar fotos de los 31 números que componen un calendario. Llevaos la cámara allá donde vayáis, poco a poco iréis encontrando los números en distintos lugares con distintas tipografías. Haced fotos también de las letras que representen los 7 días de la semana y 6 fotos extra para rellenar los huecos y a partir de ahí realizad el calendario imprimiendo las fotos, cortándolas en forma cuadrada, plastificándolas si se desea preservarlas del polvo y uniéndolas con los clips que muestra la foto. Al mes siguiente se debe recomponer el conjunto para que cuadren los días. Un calendario original y único, no habrá dos iguales. Podéis encontrar más información en el tutorial de photojojo, así como los clips en venta en su tienda online.

 

 

Cuadros de reciclaje

 

 
En casa teníamos una funda nórdica para cuna que no nos servía para nada y ya hace días que andaba dándole vueltas, a ver qué nuevo uso podríamos darle. Revolviendo en el armario de los niños encontré unos marcos de colores que había comprado en Ikea por muy poco dinero y que tenía para enmarcar dibujos. Ahí se me encendió la bombilla: ¿por qué no usarlos para enmarcar los bichos de la funda nórdica? Los niños escogieron sus insectos preferidos y me ayudaron a recortarlos y encajarlos en los marcos. Fue muy fácil, baratísimo y el resultado no está nada mal.
Todavía me queda una buena cantidad de tela que no he usado para los cuadros. Me pregunto qué nuevo uso podría darle…

 

Su primer regalo

 

 
Este muñeco es el primer regalo que recibió mi hijo a las pocas horas de nacer. Su autora solamente tenía 10 años entonces y ya hacía estos lindos personajes. Fue toda una sorpresa, la guinda de la entrañable visita de Meisi para compartir charla sobre la magia del parto y el plácido inicio de la lactancia, con las caricias y el torrente de emociones entre mi bebé y yo.
¡Muchas gracias, Sara! Lo guardo como un pequeño tesoro.
 
 

Árboles y animales de papel vintage

 

 
Seguro que nunca pensaste que esos viejos rollos de papel pintado iban a servir para nada. Ah, que no guardaste ninguno. Pues qué mala suerte, porque el diseñador holandés Inke nos da unas ideas magníficas para decorar las habitaciones infantiles con papeles vintage. 
Nuestra preferida, un árbol con una casita de pájaros que además es una lámpara.
 
La preferida de mi hijo mayor, entusiasmado con los músicos de Bremen:
 
 

Si te has enamorado de estas siluetas, puedes comprar el kit “hazlo tú mismo” en la página web de Inke. También se detallan los puntos de venta en los diferentes países. Y si tienes algún papel maravilloso o incluso una tela que no sabías para qué usar, ¿por qué no te animas a crear tu propia silueta? Si quieres compartir el resultado, envíanos tus fotos.