Polenta

 
 
 
 
La polenta es sémola de maíz. Su versatilidad permite prepararla como aperitivo, acompañamiento o plato principal y tanto fría como caliente. Es ideal para niños ya que da mucho juego y al ser un cereal se come fácilmente.
 
La cocción básica es la siguiente:
 
Tres partes de agua o caldo por una de polenta que se añade cuando el agua está hirviendo, una pizca de sal y dejar entre 5-10 minutos hasta que se espese y se consuma toda el agua (hay que remover a mitad de proceso para que no se pegue al fondo). A continuación se vierte en una fuente engrasada y se deja enfriar. Después se corta a cuadraditos más o menos grandes. Se puede comer así en frío o pasar por la sartén con un chorrito de aceite de oliva para comer caliente, o rebozarlo como muestra la foto.
 
Esta sería la receta básica pero se le puede añadir lo que se desee antes de enfriar: guisantes, zanahorias, champiñones, huevo, piñones, pasas… de manera que al cortar los cuadraditos los tropezones quedan por dentro, o bien se le puede añadir puré de verduras de manera que los trozos quedan del color predominante: verde si son espinacas, rojo si es tomate…
También se puede poner queso por encima y gratinar. Experimentad con las posibilidades que ofrece la polenta y contádnoslo. No sólo se puede cortar a cuadraditos, podéis realizar multiples formas con cualquier molde, incluso en forma de patatas fritas, o como base de montaditos como podéis ver aquí abajo.
 
 
                 
 

Primera imagen vista en my recipes.

Segunda imagen vista en Martha Stewart.

Tercera imagen vista en Woman’s day.

 

Picnic vegetariano

Recientemente comentaba en criarconelcorazón ideas para un picnic vegetariano. Lo que en un principio parecía algo limitado resultó tener múltiples posibilidades. Aquí tenéis unas cuantas de las que se sugirieron:
 

-Ensaladas frías (con pasta, arroz, lentejas, quinoa, etc). Se acompañan de lo que se tenga a mano: manzana, nueces, semillas de girasol, maíz, pimiento, tomate, huevo duro, queso, cebolleta, aguacate, melón, brotes de soja, lechuga. El truco es llevarse aparte, en un botecito de cristal una vinagreta.

-Quiche vegetal.

-Pizzas / cocas vegetarianas.

-Diferentes patés vegetales : hummus de garbanzo, de berenjena, de remolacha. Para mojar: bastoncitos de zanahoria, rabanitos, palitos de pan.

-Escalivadas.

-Hamburguesas vegetales.

-Bocadillos y sandwiches variados.

-Pinchitos y brochetas vegetales.

-Tortillas variadas.

 
 
 
Ahora que llega el buen tiempo es el momento de ponerse a experimentar con todas estas ideas y salir al campo a disfrutarlo. ¿Que tal montarse una bicipicnic como esta? Me recuerda a la bibliocicleta de mi amigo Vicent. Incluso se podrían combinar ambas versiones y crear una picnicbibliocicleta.
 

               

Tutorial en evilmadscientist

Cestas ecológicas de picnic vistas en productdose

 

Tzatziki

 
He aquí otra receta sencilla del estilo del guacamole y el hummus, es decir, apta para acompañar, para mojar pan, crudités, preparar en un momento para picar, etc.
Se trata básicamente de yogur y pepino. Es una receta griega y por tanto el yogur que más le va es el cremoso típico de ese país (si no tenéis podéis usar del normal tamizándolo con una telita para quitarle todo el líquido). Al yogur se le añade pepino a trozos pequeños (mejor sin piel y sin pepitas), un poco de ajo, unas gotas de limón y, en la receta original, eneldo, aunque yo lo suelo hacer con perejil que es mas fácil de conseguir. Hay gente que también añade pimiento a trocitos pero a mi me gusta mas la receta mas simple. Probadlo con carnes a la plancha, el contraste con el frescor de esta receta es muy interesante.

 

Quinoa con champiñones

La quinoa es un cereal originario de sudamérica con excelentes propiedades y suave sabor. Es uno de los cereales más ricos en proteínas y hierro, estupendo para los niños. Además, estas proteínas son de alto valor biológico ya que contienen todos los aminoacidos esenciales. Por otra parte no contiene gluten convirtiéndose así en uno de los cereales que primero pueden probar los bebés.

En realidad no es un cereal, pero se suele encontrar englobado en esta categoría porque tiene la versatilidad en cocina que tienen todos los demás cereales. En Quechua significa "cereal madre".

Aquí os muestro como lo cociné recientemente. Sencillo, sencillo. Primero herví la quinoa (dos partes de agua por una de quinoa, lavarla antes de echarla al agua hirviendo y cocer a fuego lento hasta que se consuma toda el agua). Aparte hice un sofrito de cebolla tierna, zanahorias, champiñón laminado y agregé al final unas pasas.

Para presentarlo metí en una taza el sofrito primero y luego la quinoa, lo aplasté un pelín y le di la vuelta en un plato. Voilà!, una linda montañita de quinoa con tropezones en la cima. A mi hijo le gustó todo, incluso el champiñón que aún no lo había probado. Las pasas desaparecieron al instante, fue lo primero a lo que se lanzó a pescar con las manos.

 

Taco a mi manera

 

Este es un plato ideal para una comida informal y, ¡aviso! no pretendo hacerlo pasar por una auténtica receta mexicana. Es una versión libre que en casa nos encanta, niños incluidos (que se dedican a montar los tacos ¡incluso con relleno de pan!).

Yo lo preparo de la siguiente manera:

1. Hago un guacamole (aquí teneis una receta que publicamos hace unas semanas), aunque en este caso yo no le pongo tomate porque luego lo mezclamos con el pico de gallo. Lo hago únicamente con aguacate, zumo de lima (si no tenéis, vale limón, pero no le da el mismo sabor), sal, ajo y cilantro picado.

2. Preparo mi versión del "pico de gallo": uno o varios tomates de ensalada maduros, cortados a cuadraditos, cebolla tierna picada, zumo de lima (si no tenéis, os digo lo mismo que con el guacamole), cilantro picado y sal (nada de aceite). En la receta que tengo indica que se añada jalapeño, pero yo no le pongo. Si a alguien le gusta muy picante…

3. Preparo el pollo: fileteo unas pechugas de pollo, y luego las corto en tiras finas. Sal, pimienta, y a freír en la sartén con aceite de oliva.

4. Mientras tanto, caliento las tortillas en el microondas (también se pueden pasar por la sartén si no tenéis micro). A mi me gustan más las de maíz, pero también se puede hacer con las de trigo.

Y ya está. Fácil, ¿no? Luego, cada uno se sirve la cantidad de pollo, guacamole y pico de gallo que desee, lo enrolla y ¡a comer! Éxito asegurado.

 

Imagen Creative Commons de Special*Dark

 

Esgarraet

Si os gustan los pimientos os encantará el esgarraet y si no os entusiasman, como a mi, este es un plato que sí comeréis a gusto. El secreto es el toque que le dan las migas de bacalao . Es tan sencillo como asar unos cuantos pimientos rojos grandes, quitarles la piel cuando se hayan templado y cortarlos a tiras. A continuación añadir bacalao seco a tiras (hay gente que lo prefiere desalado), la cantidad a vuestro gusto pero yo diría que unos 150 gramos de bacalao para 3 pimientos. Picar dos o tres dientes de ajo y añadirlo por encima, un chorrito de buen aceite de oliva y a la nevera unas horas. Este es un aperitivo tradicional valenciano y solemos tomarlo sobre unas buenas rebanadas de pan y acompañado de una cerveza bien fría.