Nualan Gunea

>

Una de las cosas que más nos gusta en Kireei es conocer tiendas como la que os muestro hoy, Nualan Gunea. Muchos de vosotros la conoceréis pues Nuria, su propietaria, lleva ya algunos años ofreciendo este espacio para que artistas, artesanos y diseñadores emergentes puedan vender sus creaciones, tanto en la tienda que tiene en Durango (Bilbao) como online. El espacio Nualan es un referente para el handmade y no sólo es una preciosa y acogedora tienda, también alberga exposiciones, talleres, eventos, etc. Cómo me gustaría tener una como esta cerca, me convertiria en asidua seguro.

 

 

Nuria también es diseñadora. Seguramente es por eso por lo que la relación comercial entre ella y sus proveedores es cercana, muy de tú a tú, con la complicidad y el apoyo de quien sabe que hay detrás de todo este mundo: pasión e ilusión por crear otro tipo de productos de decoración, complementos de moda, ropa y arte en general. Aquí podéis ver una pequeña selección de lo que se vende en Nualan.

 

      

    Aroura                                                           Las sandalias de Ana                                      

 

        

      Zapaburu                                                         Elena Relucio

 

         

     Pica design                                                            Comopika

 

No debe ser fácil llevar a cabo una aventura como esta. Los negocios que más funcionan, como todos sabemos, no suelen ser de este tipo. Se necesita una fuerte vocación y amor por lo hecho a mano y todo lo que lo rodea. A Nuria no le debe faltar de ninguna de las dos, a la vista está.

 

Duduá

 

 

Si buscamos uno de los puntos de referencia en el mundo de la creatividad y el DIY (do it yourself, hazlo tú mismo), deberemos aterrizar en Barcelona, en el casco antiguo, concretamente en la calle Rossic nº 6. Quizá ya habréis adivinado que se trata de Duduá. Era inevitable acabar hablando de esta tienda (que es mucho más que una simple tienda) ya que muchos de los artistas que hemos mencionado durante estos meses tienen sus productos a la venta allí, o se iniciaron en uno de sus talleres, o nos han hablado del proyecto con mucho entusiasmo.

 

 

 

 

Alícia abrió esta tienda en 2006, al darse cuenta de que en Barcelona había mucha gente creativa que no tenía un espacio en el que dar salida a sus obras, ya fuera para vender o simplemente para exponer. De este modo, con obras de sus amigos y con productos de los Estados Unidos (donde la tradición del producto hecho a mano ya hace tiempo que goza de gran popularidad y prestigio), Duduá abrió sus puertas. Con el tiempo ha podido incorporar muchos más objetos producidos en España y dar apoyo a los creadores locales. Además de estos productos artesanales, también ofrece fanzines, libros de pequeñas editoriales, y vinilos y CDs de sellos independientes. ¡Y también tiene autoservicio para hacer tus propias chapas!Todo son productos diferentes, originales y que justifican una visita a la escondida callejuela en la que se ubica Duduá. En su tienda online hay una muestra de los productos que ofrecen.

 

              

 

Pero la actividad de Duduá no acaba aquí. De hecho, Duduá organiza tantos cursos, talleres y eventos que una simple enumeración ¡sería demasiado larga para reproducirla aquí!
 

Haciendo un resumen, Duduá organiza:

- Talleres: de ganchillo freestyle y de amigurumi (en colaboración con All you knit is love), de muñecos de tela, de costura, de fieltro de lana moldeable, de encuadernación japonesa… Como dice Alícia, no hace falta ser un genio para hacer una cosa bonita, solamente una buena idea y un poco de gracia.

 

             

            

 

- Exposiciones mensuales: Ya han hecho más de 30 y han expuesto artistas, ilustradores, fotógrafos y diseñadores gráficos de aquí y de todo el mundo. Se trata de dar una oportunidad a gente joven que tiene dificultades para poder enseñar su trabajo.

 

 

              – Conciertos.

 

- El famoso concurso de pasteles de fantasía que Duduá organiza anualmente en el patio del convento de Sant Agustín, en la calle Comerç, que además cuenta con taller infantil de decoración de pasteles.

 

 

 

Y una cita para no olvidar: en diciembre, en la cripta de la librería La Central del Raval (calle Elisabets), organiza una feria craft: la primera edición de Festivalet, que tendrá lugar durante el sábado día 12 por la tarde y domingo 13 todo el día. Participarán Sirena con Jersey, Yohi & Olivia, Bukubuku, Caballo Ganador y Mia Accesorios, entre otros.

 

Con esta propuesta tan innovadora y la iniciativa e ilusión puestas en organizar todo tipo de actividades y eventos, no nos extraña que la acogida por parte del público y la prensa haya sido totalmente positiva. Os aconsejamos visitar su blog para poneros al corriente de su agenda.

 

 

Bons costums

>

 

 

 …el olor del mar, el pastel de la abuela, la inocencia de los niños, la hierba mojada, el canto de los grillos, la luz de las velas, desayunar sin prisas, el silencio, la belleza de lo imperfecto, aquella cena con amigos, lluvia de estrellas, tu canción preferida…


Estas son las palabras con las que Elisa, de Bons Costums, empieza a definir lo que inspira su tienda cuando le pregunto. La verdad es que llamar tienda a ese maravilloso rincón me parece quedarse corto.
 

 

 

Después de una larga trayectoria profesional en dos grandes empresas españolas, Elisa decidió cambiar de rumbo. Varios sucesos vitales la llevaron a montar su propio negocio, replanteándose su ritmo de vida y arriesgándose a hacer lo que realmente le apetecía.
Bons Costums es una tienda de alimentación artesana y de regalo, ubicada en una plaza con mucho encanto, en el casco antiguo de Mataró (Cataluña), frente a un singular mercado modernista construido entre 1891 y 1893.
Elisa buscaba que, al entrar en Bons Costums, la gente se sintiera como “en casa de la abuela” e incluso notara cierta sensación de melancolía. La decoración, la música y los escogidos productos nos llevan atrás en el tiempo. También tiene un par de mesas con sillas, típicas de un bistró francés, que invitan a sentarse y degustar alguno de los productos mientras se lee tranquilamente el diario o una revista.
Bons Costums no usa bolsas de plástico. En su lugar, fomenta el uso de bolsas de tela o capazos de los de toda la vida. El coste ambiental de importar productos de regalo desde Dinamarca o Francia se intenta compensar con la oferta de productos de alimentación procedentes de artesanos locales.
Elisa ha demostrado tener una gran iniciativa y un gusto exquisito, así que creemos que su pequeño negocio saldrá adelante. Sin embargo, ella se muestra positiva incluso ante la idea de que no sea así, ya que lo importante, dice, es intentarlo y aprender de todas las experiencias, sean buenas o malas. Desde Kireei le deseamos a Elisa toda la suerte del mundo y esperamos visitar algún día en persona el delicioso rincón que ha creado en Bons Costums, ese espacio en el que recuperar "las buenas costumbres" de vivir pausadamente y saborear lo auténtico.