Lotta

 

He aquí otra tienda de las que me gustaría tener cerca de casa: Lotta, una tienda de ropa y complementos para niños de 2 a 10/12 años, que nació en noviembre de 2009 en el Eixample barcelonés. Es una propuesta que recoge el espíritu de PIPPI-LOTTA Calzaslargas como fuente de inspiración. Con eso ya lo dicen todo: colorido, diversión, imaginación, juego.

Elena, su propietaria, define Lotta así:

La idea era abrir un espacio que invitara a entrar, una tienda clara y abierta, donde encontrar ropa divertida, diferente y original a unos precios asequibles. Ropa pensada para niños, hecha para ellos, con materiales orgánicos y respentando el medio ambiente y la mano de obra. En LOTTA sabemos lo que hay detrás de las prendas que vendemos.
No nos interesan las marcas, creemos y apostamos por la creatividad que hay en cada uno de nosotros para ser más originales, más atrevidos. Buscamos salir de “lo que está de moda y lo que no”, y creo que lo hemos conseguido. Tenemos prendas y objetos de todas partes, España, Dinamarca, Suecia, Holanda, India, Australia… Buscamos aquello que nos gusta donde sea y estamos abiertos a todo aquel que nos quiera enseñar cosas bellas.
Para nosotros los niños no son pequeños adultos. ¡Queremos que sean niños durante muchos años!

 

 

Me ha gustado mucho este gran espacio diáfano lleno de ropa colorida y bonita que dice mucho de la estela de alegría y creatividad que siempre acompaña a los niños.  

Además, de cara al futuro tienen pensado poner en funcionamiento el mercado de 2ª Mano: todos lo que compren ropa en LOTTA, podrán volver a traer las prendas compradas en la tienda cuando ya no les sean de utilidad, siempre limpias y en buen estado, dejarlas en depósito y llevarse el 50% del precio de venta de 2ª mano. Sin duda, una estupenda idea.

 

Colorín colorado

 

 

Colorín Colorado es otro de esos proyectos originales y deliciosos que tanto nos gusta enseñaros en Kireei. Es una iniciativa de dos hermanas, Aina y Tanit, que se presentan así:

 

COLORIN COLORADO es un pequeño jardín de complementos, lleno de colores. Clips, diademas, broches, pendientes, anillos… cada pieza es única y de pequeño tiraje. Las telas son muy originales, solo las encontraras aquí. Antiguas, retros, japonesas, flamencas y divertidas, delicadas, coloristas… ¡¡¡El color da vida!!!

 

He leído en un artículo que les dedicó la prensa en el que comparan su mundo con el de Amélie y, la verdad, no me ha parecido una mala comparación. Desde la música de su web hasta su estética, algo nos hace pensar en un mundo de cuento, así que el nombre les va que ni pintado. Los complementos que crean utilizan telas únicas: heredadas, regaladas por amigos, compradas en sus viajes por el mundo, reutilizadas… Su tienda, situada en el barrio del Raval de Barcelona es, además, un taller en el que crean más "flores" para su jardín de complementos.

 

 

 


 

Colorín Colorado está en la calle Lluna, 7 bajos, en Barcelona.

Bateau Lune

 

Últimamente voy poco de tiendas. Por un lado, porque compro cada vez más por internet, y por otro, porque ahora mismo vivo algo alejada de las tiendas más interesantes, y, oye, si no es para ver tiendas bonitas, no me muevo de casa. Si viviera cerca de Bateau Lune seguro me pasaría por allí a menudo.

Después de unos años residiendo en Francia, Fabian y Ana volvieron a Barcelona donde hace nueve años nació su hija mayor, Léa. Gracias a ella descubrieron que los juguetes ya no son lo que eran pues la tecnología y el plástico habían dejado en el olvido la imaginación y los materiales naturales y era muy difícil encontrar aquellos juguetes de siempre que les habían hecho pasar tan buenos ratos durante su infancia. Como respuesta a esta inquietud, decidieron abrir Bateau Lune, un espacio lleno de color e imaginación, situado en el corazón del barrio de Gracia (Barcelona).

 

        

 

 

Este espacio lleno de fantasía tiene ahora 7 años, sus juguetes proceden de todo el mundo y han sido fabricados con materiales nobles de calidad, ecológicos y no tóxicos. También se pueden conseguir diferentes productos personalizados (CD’s para bebés o cumpleaños, mochilas o delantales bordados con el nombre o teatros de marionetas personalizados). 

Además, Bateau Lune organiza regularmente una serie de actividades gratuitas dirigidas a los más pequeños como lectura de cuentos, funciones de marionetas, etc.        

 

 

              

 

              

 

Me cuenta Ana, su propietaria, que sus juguetes provienen sobre todo de Alemania, Francia y Bélgica (de donde es su marido, Fabian). Los buscan en distintas ferias europeas a las que van cada año y a menudo se inspiran en artículos que encuentran en encantadoras tiendas en París, donde vivieron varios años y a donde vuelven siempre que pueden. Pero la gran fuente de inspiración son sus dos hijas: Léa de 9 años y Mia de 4; gracias a ellas empezaron esta aventura.

 

"Estamos situados en Gràcia ya que es el barrio donde vivimos (es como un micro pueblo dentro de Barcelona). Tuvimos la suerte de encontrar local en la Plaza de la Virreina, una plaza con mucho encanto. La tienda la hemos ido renovando y ampliando poco a poco. El año pasado unos buenos arquitectos nos hicieron un precioso árbol de madera en medio de la tienda.

Las actividades gratuitas las hacemos delante de la tienda, en la misma plaza. Nosotros disfrutamos organizándolas y los clientes y curiosos de la plaza disfrutan un rato en familia, con los cuenta cuentos, marionetas… se crea un ambiente muy lindo.



 

Por suerte para gente como yo, Ana y Fabian montaron hace un año Petilea, una tienda online, como continuidad del negocio.  En Petilea se vende una selección, los productos más naturales y ecológicos.

Gracias, Ana, por esta charla, y por abriros camino online. Y, sobre todo, por la inspiración que siento al ver la pasión con que lleváis vuestro pequeño mundo y vuestra familia. Bateau Lune será visita obligada cuando vaya a Barcelona. 

 

BATEAU LUNE
Plaça de la Virreina, 7
08024 Barcelona
T. 93 218 69 07 / info@bateaulune.com
www.bateaulune.com
venta on-line: www.petilea.es 

 

La Varieté

 

Guardo un precioso recuerdo de mi primer y único viaje a Menorca. Paseando por las calles de Ciutadella recuerdo que pensé que me encantaría vivir en una ciudad así, bella y al lado del mar. Seguro que en uno de esos paseos pasé por la tienda que visitamos hoy, La Varieté, porque recuerdo haber visto alguna tienda así, tan llena de encanto y cosas bellas.

 

la variete

 

 

 

Ricard, su propietario me cuenta como nació Varieté:

Nace después de visitar Tailandia tres años atrás, y mi fascinación por este país no quedó en vano. A las pocas horas de pisar Bangkok supe que algo pasaría y que no iba a quedarse en un mero viaje de woks, playa y visiteo, que por ello ya vale la pena. ¿Qué nos pasa a la mayoría de occidentales cuando pisamos Tailandia o cualquier país cercano? ¡Que en un par de minutos nos tiramos a la calle con una simple tela y chancletas en los piés! Comemos fruta sin cesar y para nada nos importa comernos un Pad thai entre miles de tuktuks echando humo a nuestro alrededor. Y es que nos rompe los esquemas a los que estamos acostumbrados. Su felicidad rompe las estructuras de lo más hermético, su capacidad de integrarse a un desarrollo caótico y sin orden les hace vivir sin miedo, reinventádose a cada instante, supliendo la falta de medios con una creatividad enorme aplicada a la supervivéncia, a lo cotidiano, a la necesidad…
Total, que me ví como un pequeño Marco Polo perdido entre mercadillos, como probablemente se siente todo visitante con los ojos abiertos sin parpadeo alguno. Y me pregunté si esa vida estéticamente tan rica y divertida podía aplicarse a mi alrededor. Un concepto de vida, la estética del color, la ligereza, lo fácil, lo práctico, lo diferente, lo imperfecto y no siempre lo nuevo, lo viejo, lo gastado, lo imprevisible…
Y así nació La variété, entre viajes, tratando de encontrar pequeños destellos de originalidad mezclando estilos estéticos, entre lo asiático, lo mediterraneo, lo nórdico, lo africano… lo que me gusta. Y con la idea de dar espacio y posibilidades al creador autónomo sea de donde sea, compartiendo sus creaciones con las nuestras propias. 
 

 

 

 

 

 

                   

 

Ricard me cuenta que de momento el crecimiento es lento por la dificultad de medios y dinero pero que sigue intentando tirar adelante el mundo Variéte con su otra dedicación: la pintura.

Ojalá pasen estos tiempos difíciles y Varieté y las creaciones de Ricard tengan el lugar que les corresponde. Si vuelvo a Menorca seguro que me pasaré por este rincón que pone de manifiesto que otro tipo de comercialización y estilo de vida no solo son posibles sino también necesarios.

 

 

Re-found objects

 

 

 

Simon Young y Jenny Vaughan abrieron esta encantadora tienda en 2003 en Corbridge, un pequeño pueblo en Inglaterra. Se llama Re y es justo el uso tan ingenioso que hacen de este corto pero versátil nombre lo que más me llamó la atención cuando la vi. Todas sus categorías contienen estas dos letras, cuyo origen se encuentra en un rastro en París, donde las compraron, ¿quién les iba a decir entonces que se convertirían en el concepto de su tienda?. REfrescarse, REdescubrir, RElajarse, REciclar, REcetas… Una de esas tiendas que tanto nos gusta en KiREei. :)

 

  

 

           

 

 

             

 

 

 

 

 

Muchos de sus productos son de rastro, reciclados, rescatados y restaurados. Me ha gustado esta manera de definir esta tienda inclasificable:

No tiene sentido intentar resumir la gama de productos de RE en un solo párrafo, pero si necesitas una figura de la virgen María o el mejor gel de baño del mundo, este es tu sitio. Tenemos un público muy variado, y todo el mundo sale con algo, ¡aunque solo sea con una sonrisa en su cara!

 

 

Kebonikö

 

 

En la calle Penedès, número 3, en el barrio de Gracia de Barcelona, hay una pequeña tiendecita llena de objetos bonitos. Es Kebonikö. Hoy os invito a visitarla virtualmente y os animo a verla en directo si podéis.  

Kebonikö es, como la define Ariadna, su propietaria, "una tienda de pequeños-grandes objetos hechos por pequeños-grandes diseñadores. Hechos con el corazón. Tiernos. De los que arrancan una sonrisa. Hechos con amor. Originales. Divertidos. Sorprendentes. Hechos a mano. Fruto de una vocación. Naturales. Dulces. Suaves. Sencillos (no simples). Bonitos. Especiales. Únicos. Hechos de manera justa. Llenos de color. Fantásticos. En definitiva… ¡muy kebonikos!".

 

 

La tienda fue un proyecto que surgió de manera poco planificada. Primero nació keboniko como marca de bisutería textil, como un hobby de Ariadna, y poco a poco fue comercializándolo en tiendas. Cansada de trabajar en un estudio de arquitectura, decidió tomarse un tiempo de reflexión y así se le ocurrió abrir una tienda-taller para vender los kebonikos y otros productos de filosofía similar. En noviembre de 2007 se inauguraba Kebonikö.

La condición para que un objeto tenga espacio en Kebonikö es que esté hecho con el corazón, sea elaborado a mano o no. Los productos que ofrece son únicos o parte de pequeñas tiradas, y no son fáciles de encontrar en otras tiendas. Además, Ariadna busca acabados profesionales y piezas con funciones originales.

Las creaciones más exitosas entre el heterogéneo público de la tienda son la bistuería de Lady Desidia, las láminas de Cosas Mínimas, los complementos textiles de Lia&Cia, las bolsas de Caterina Pérez, las agujas y fundas de Yohi&Olivia, los portachupetes de tipitipi… y también los kebonikos.

 

 

 

 

 

 

Dos años después de abrir la tienda, Ariadna afirma haber encontrado su sitio y su vocación. Desde pequeña le han hecho sonreír las cosas pequeñas, trabajar con las manos, los detalles, los materiales… de modo que se siente feliz en el universo Kebonikö, de cosas bonitas hechas con alegría. El balance, pese a las dificultades, es totalmente positivo, especialmente por el proceso de aprendizaje personal que acompaña al esfuerzo del día a día.

Su próximo proyecto, que aborda con mucha ilusión, es poner al día Kebonikö y crear la tienda on-line. Desde Kireei le deseamos mucha suerte.