Paseo por las estrellas

>

Hemos visto en Media Architecture Group esta preciosa imagen de la plaza de Molard, en Ginebra (Suiza). Doscientas luces (LED) en otros tantos adoquines que empiezan a brillar tan pronto como anochece. La densidad de las luces se hace mayor recordando la proximidad del lago, simulando el brillo del agua a luz de la luna. Nos parece una solución urbanística muy poética y sutil.

 

 

Un ático en blanco y negro

>

He de decir que me gustan los toques de color en decoración, pero el ático de ivy style33 en blanco y negro combinado con tonos naturales me ha encantado. Como solemos decir, es en los detalles donde se marca la diferencia, y aquí hay varias cosas que transforman este salón en un lugar personal: esa composición de la palabra LOVE hecha con alambre y cuentas por ella misma, el rollo de papel pintado a modo de lienzo, el banquito para sentarse en la mesa, que es en realidad un estante, el espejo con mensajes manuscritos. Y si encima se tienen esos ventanales que dan paso a una linda terraza, la luz convierte el interior casi en exterior. ¡Gracias Ivy por esta visita a vuestro precioso ático!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una casa de 1924

>

Esta es una antigua casa de 1924 remodelada por una joven pareja. Os recomendamos ir a la galería fotográfica, nos parece un bonito ejemplo de cómo respetar el estilo de una vieja construcción sin renunciar a un estilo propio y utilizando muebles de diversas épocas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una habitación diferente para una niña

>

Hemos visto en Ohdeedoh esta increíble habitación infantil, para la nueva hija de la fotógrafa Ashley Ann (podéis visitar su blog siguiendo el enlace del artículo donde se presenta la habitación, os lo recomendamos). Toda la habitación está llena de exquisitos detalles, la mayoría no muy ajustados a lo que se espera en una habitación de bebé y, sin embargo, tan bonitos… Destacamos todos los cuadros, espejos y láminas enmarcadas (tanto el contenido como el marco), la maravillosa decoración del techo (a base de farolillos, pompones de papel y una guirnalda), la combinación de muebles antiguos (como la cómoda) con muebles de diseño modernos (la mecedora, por ejemplo), las maravillosas telas, los detalles decorativos tan personales y, sobre todo, el fantástico proyecto de cama de lectura hecho con palets. No es el primer proyecto que vemos que aprovecha palets para crear una cama o un sofá, pero sí el más espectacular y conseguido.

Lo más sorprendente es que esta maravillosa cama de lectura, y toda la habitación en conjunto, no está hecha por un equipo de profesionales dirigidos por un diseñador de interiores, sinó por una madre con tres hijos pequeños y en avanzado estado de gestación de su primera hija (ha nacido hace poco). Según cuenta ella misma en la entrevista, en esta habitación hay elementos pertenecientes a cinco generaciones de su familia y muchas cosas recibidas en herencia. Más allá de los gustos personales de cada uno (a mi me encanta), me parece un ambiente totalmente inspirador y en el que se nota que se ha puesto mucho amor y dedicación.

 

 

 

 

 

Las casas de cuento de Carmel

>

En 1927 un matrimonio de Carmel (California), Hugh Comstock y Mayotta Browne, dedicada ella a la fabricación de muñecas de trapo, decidió ampliar su casa para exponer sus creaciones. Hugh no era arquitecto, pero dibujaba muy bien y le diseñó a Mayotta un pequeño y coqueto cobertizo al que llamaron Gretel. En aquella época las casas de Carmel eran sencillas construcciones tipo caja, sin ninguna pretensión estética, pero todo esto cambió cuando a Hugh le llovieron proyectos para convertir aquellas casas y tiendas en pequeñas granjitas con falsas fachadas. Deliberadamente no usaba lineas rectas lo que contribuyó a crear ese aire de pueblo sacado de cuento.

¿No es una historia preciosa? La conozco gracias a Linda Yvonne a la que encontré en flickr, que me ha descubierto este pequeño mundo. En su photostream podéis ver más casitas.

 

 

 

     

 

 

 

 

 

Mi casa, proceso

Por fin reúno esta colección de fotos: todo un año desde que compramos la casa donde vivo, una casa construida en los años 20, nunca reformada y sin habitar hacía ya tiempo. Es la metamorfosis de un lugar en el que muchos no eran capaces de ver ni entender cómo podíamos tener ganas de meternos. Después de toda esta reforma se vende, quien sabe, igual en un tiempo estoy metida en otra aventura como esta…