La casa de Dore Doris

 

Esta preciosa casa totalmente blanca es como un lienzo donde los colores vivos y los estampados vintage "pintan" el cuadro. Es de Dore Doris y la hemos visto en Dos family. Carolina, la propietaria, tiene una tienda online de ropa infantil de inspiración vintage.

Particularmente me han gustado los cuadrados en la pared de una de las habitaciones infantiles, parece mentira que algo tan simple y colores que de entrada no juntarías den ese toque tan genial. Y me fascina la despensa, sueño con tener una de ese estilo, un amplio espacio destinado al almacenaje de comida, botes, paquetes, tarros, cajitas…

 

 

 

 

 

 

 

 

Yoga con gracia

 

En nuestra sección eco hoy os muestro un proyecto de reconversión de una antigua fábrica textil en Yoga con gracia, un taller de yoga en el barrio de Gracia, en Barcelona.

Me cuenta su propietaria, Juliette Allard, que cuando llegaron a la fábrica su objetivo fue no tocar apenas nada pero añadir toques orgánicos y naturales, como la madera de pino para la tarima, no tratada con elementos nocivos.

Se restauraron 15 ventanas, y se llenó el local con mobiliario de segunda mano, recuperado de la calle o de anticuarios. Juliette tapizó las sillas con telas que había estado guardando desde que las consiguió como ayudante de decoración de cine y publicidad. Las cortinas son sábanas de abuelas, mezcla de lino y algodón, con una caída muy bonita. Las estanterías son cajas de vino, para guardar velas e inciensos. El pomo de la puerta de entrada es el respaldo de una silla, este toque les encanta a sus alumnos. También es una idea de reciclaje ya que se recuperó de una silla rota.

Para Juliette este local es una mezcla entre La India y Nueva York donde practicó y aprendió. Con el estilo que le ha dado ha querido huir del halo espiritual-místico, que personalmente no le corresponde. Ha preferido impregnarlo de ese espíritu reciclador que le caracteriza y que lo hace más accesible a la gente del barrio que acude a las clases, muchos de ellos, fans de Kireei, como me cuenta.

Aquí podéis ver fotos del local. Se ve muy acogedor y un buen lugar para relajarse y enriquecerse personalmente.
 

                             

              

 

        

 

           

 

            

 

 

Julie Hendriks

 

Vi esta casa de muñecas en Sweet sweet life, uno de mis blogs preferidos, y quedé prendada, parece sacada de un álbum ilustrado. Me cuenta Julie Hendriks, una madre y artista holandesa, que la consiguió en una tienda de segunda mano, la pintó y decoró ella misma cuando su hija cumplió dos años. Aquí la podéis ver vacía.

 

 

 

 

   

 

 

Julie pinta estos coloridos cuadros de aires naïf, podéis ver más en su tienda online y en su portafolio.

 

 

 

 

Y ya que tengo el permiso de Julie, os muestro rincones de su casa, que como podéis ver está concebida como una gran casa de muñecas, donde los niños tienes múltiples espacios donde jugar y crear.

 

 

 

 

 

 

 

 

Little Circus

 

 

Otra vez de tiendas, esta vez en Bélgica. Esta pequeña boutique de sugerente nombre, con local físico en Bruselas pero presencia en la red a través de su web Little Circus, es una recopilación de exquisiteces: libros de Corraini, muñecos de Apolline, tarjetas de Egg Press, prendas de Lotta Jandsdotter, creaciones de Tamar Mogendroff… Una selección de objetos decorativos, juguetes, accesorios y papelería diferente de lo que se encuentra en las tiendas habituales, y capaz de inspirar otros ambientes de carácter más personal y único para las habitaciones infantiles. No en vano "placeres y maravillas para niños" es la frase que preside y define la tienda.

 

  

 

 

Os animo a visitar la tienda y también el blog, y a conocer el resto de las obras de sus creadores (es significativo que con esa denominación clasifiquen sus objetos, y no por marcas o fabricantes).

 

* Fotografías de Mathieu Provansal.

 

 

La casa de Kari Anne Marstein

Salvando la distancia que separa las casas escandinavas de las casas o más bien pisos de nuestra zona, hay muchas cosas de aquellas perfectamente adaptables a nuestro entorno. En la casa de la artista Kari Anne Marstein hay obras de arte infantil por toda la casa, y digo infantil para entendernos. Me gusta este espíritu, el de considerar cualquier pieza de la casa un lugar donde lo "infantil" tenga presencia. Pienso que no lo hacen ni siquiera deliberadamente, por lo que conozco sobre la gente en Escandinavia, es algo que ocurre de manera totalmente espontánea. Es lo natural, todo viven en la casa, lo de todos está por todas partes.

 

 

 

 

 

 

 

¿Y que me decís de este armario con la ropa a la vista? Otro elemento que puede descolocar, acostumbrados como estamos a tenerlo todo guardado. La decoración, almacenamiento, toques de arte y elementos prácticos en casa muchas veces van ligados a la costumbre, a cierta inercia. Por eso me gusta encontrarme con este tipo de casas. No quiero decir que vaya a convertir la mía de pies a cabez,a pero en estos hogares encuentro ideas que me hacen replantearme cosas que he dado por sentadas desde siempre, me sirven de inspiración, más que nada.

 

 

Este expositor me ha recordado al que os mostramos hace poco aquí. Qué divertido me parece.

Kari Anne es noruega y es la autora de todos los cuadros que lucen en su casa, mirad unos cuantos más, a mi me han gustado muchísimo. Me encantaría tener uno de ellos en mi casa.

 

 

 

 

 

También vende lienzos con fotos de este estilo, muy divertidos.

 

Seguid estos enlaces si queréis seguir explorando el arte y la casa de Kari Anne Marstein.

Su blog.

Su tienda online.

Galería flickr de su casa.

Galería flickr de su arte.

  

La casa de Veronka

 

Como sabéis hace poco abrimos un grupo flickr llamado rincones de mi casa. En poco tiempo ya posee casi 70 miembros que suben y comparten fotos de sus rincones especiales en casa. Hoy os quiero enseñar la casa de Veronka, quien gustosamente se ha animado a que la mostremos aquí.

Veronka, su marido y sus dos hijas llevan 6 años viviendo en este hermoso apartamento en Valencia.  Como no sabe cuanto tiempo se quedará ya que viajan mucho por motivos laborales, no la tiene 100% como le gustaría pero intenta que sea una casa especial, con toques mágicos y llenos de amor, como a ella le gusta.

Me cuenta Veronka que lo bueno de no tener un lugar definitivo es que te da la oportunidad de conocer muchos países y de poder elegir en que lugar de la ciudad quieres vivir. Ellos le dan prioridad a las vistas, a la luminosidad de la casa, a los ambientes espaciosos.

Algunos muebles los compran en los rastros, muchos elementos son reciclados (de botellas a jarrones, de cajas de frutas a guardapañales) y la decoración la van cambiando en función de las niñas. Dice que Kireei, entre otras webs, le sirve de mucha inspiración.

Su hija de 3 años ahora quiere lucir sus dibujos, adora el color rosa y las flores, y la de 1 año requiere un lugar seguro y práctico. Por eso tratan de que en cada habitación tengan un espacio para jugar. Estos son los rincones que a mi más me han gustado: 

 

Me gustan la abundancia de cojines en este rincón del sofá, y las tazas, pintadas a mano por su madre, por cierto:

 

 

Una preciosa galería de arte:

 

Esa cesta llena de cuentos y juguetes es adorable:

 

Esta casita de tela, hecha a mano, seguro que es el rincón favorito de las niñas, y no me extraña nada:

 

 

Los corazones que cuelgan en la pared los ha hecho ella misma:

 

Las chichoneras de la cama se han convertido en espacios para guardar juguetes:

 

Una buena idea para guardar revistas:

 

Gracias, Veronka. Estés donde estés en el futuro seguro que será en una casa tan acogedora como esta.